Doña Ofidia (Margarita Nelken) …AY, AY, ESA MEMORIA HISTÓRICA

22 abril 2010

AY, AY, ESA MEMORIA HISTÓRICA

Vivimos tiempos al revés.

Por un lado, tenemos que, a raíz de las querellas contra Su Señoría el Juez Garzón, el Gobierno ha movilizado al personal para impedir que Su Señoría sea juzgado (¿la sombra del Caso Faisán?) e incluso desde ese mismo Gobierno se pone en entredicho nuestro sistema judicial, tal y como hoy ha manifestado el señor Ministro de Justicia, planteando la necesidad de suprimir la figura legal de la acusación particular y dejar que sea la Fiscalía quien decida a quién hay que juzgar (con lo que nos encontraremos que algunos políticos podrán lanzarse sobre los fondos públicos a la vista de todo el mundo y sin ocultarse ya que se privaría a los ciudadanos de ejercer su derecho a denunciarlo y si la Fiscalía no lo cree oportuno no se le juzgará).

Por otro lado, nos encontramos con la infame campaña propagandística que se está realizando por este motivo y, hasta ahora, ningún medio de comunicación se ha preocupado de desarrollar el tema en profundidad con algo tan sencillo como presentarse en cualquier acto de los que se están llevando a cabo en defensa de Su Señoría y preguntarle a cualquiera “¿Por qué está usted aquí?”. Casi me atrevería a pronosticar que la respuesta sería: “Para apoyar a un juez valiente que quiere juzgar al franquismo y sus crímenes y los fascistas se oponen” y, si el periodista preguntara a esa persona: Franco y sus más inmediatos colaboradores ya han muerto, entonces ¿a quién quiere usted que se juzgue? entraríamos en el terreno de la conjetura, porque pueden pasar, básicamente, dos cosas: que el interpelado se calle por no saber qué contestar o que diga, sin ningún tapujo: “hay que juzgar y meter en la cárcel a los del PP, por franquistas”

Y ése es el meollo de la cuestión, porque cualquier mente espesa, como la mía, puede llegar a creer que ésa es realmente la cuestión, es decir, se están dando los primeros pasos para que en un plazo más bien corto que largo, los partidos de derecha (si es que hay alguno) a los que inmediatamente se les atribuye el titulillo de “franquistas” o “ultraderechistas” sean declarados ilegales, como ya ocurrió en la Alemania nacionalsocialista de Hitler; el Estado Novo, de Oliveira Salazar, en Portugal; la Italia fascista del socialista Moussolini o la España de la dictadura de Primo de Rivera, que con el apoyo del Rey de España, creó el Directorio Militar, que al final se convirtieron en dictaduras, y declararon ilegales los partidos políticos contrarios. Por este motivo Don Mariano, el patriota, dice que no sabe nada del Caso Gürtel, pero del peligro que corre sí que es consciente y por eso se esfuerza en ser bueno, procurando no darles disgustos a los socialistas y les apoya en todo, por aquello de que quien siembra recoge y tiene la esperanza de que si realmente, en virtud de la memoria histórica y supresión de los simbolos franquistas a alguien le de por solicitar a Su Señoría cuando quede absuelto (que quedará, ya verán ustedes, y se reincorpore en su puesto, cosa que por ahora aún siguen ocupando porque todavía no ha sido suspendido de sus funciones ni cesado) que se ocupe de él , dejando más tiempo guardado el Caso Faisán, hasta que la Fiscalia vuelva a pedir, de nuevo, el archivo de ese caso y reabra el Caso Gürtel y utilice la ley de memoria histórica para disolver partidos “ultraderechistas o franquistas” y llene los penales de señorias franquistas .

Lo intrigante de esto es que Su Señoría, que tantas veces ha pedido respeto a la Justicia, sabiendo que actualmente la sociedad española está dividida entre “los fascistas” que quieren que se haga justicia y se investigue y los “democráticos” que salen a las calles sin saber a qué, exiguiendo que la Justicia sea desterrada y sólo se pueda juzgar a los “franquistas” no haya pedido calma y solicitado que la Justicia trabaje sin presiones para que él pueda demostrar su inocencia.

De hecho, cada dos por tres cercan las sedes del PP e, incluso, las atacan, como ha ocurrido, por ahora, en Galicia. Exactamente igual que ocurrió en la primera mitad de la década de los años 30 cuando las sedes de los partidos republicanos eran atacados e incendiados por las milicias socialistas.

Lo curioso de esto es que sea, precisamente, al PP a quien se ataca, cuando su propio presidente, es decir, Don Mariano, el patriota, ha manifestado que su partido es de centro derecha y en las purgas que llevó a cabo, (cuando logró quitar del medio a María San Gil, para que nadie le hiciera sombra) al no poder deshacerse de personas de gran talla política, como la señora Esperanza Aguirre, manifestó que “quien no estuviera a gusto en el PP que se fuera a partidos de derechas o liberales”, es decir que según los postulados del patriota, el PP no es derecha ni liberal, y pese a eso, es el blanco de ataques y amenazas, a lo mejor porque, desgraciadamente, es el partido más fuerte de la oposición.

Sin embargo, mientras todo esto ocurre, el entierro de un destacado franquista y militante falangista, que ocupó algunos cargos políticos al servicio del Caudillo de España, generalísimo de los ejércitos españoles Don Francisco Franco Bahamonde, al que tan lealmente sirvió, como fue el señor Juan Antonio Samaranch, prácticamente ha constituido carácter de Jefe de Estado, con la asistencia de importantes personajes de la política.

O sea, por un lado, quieren juzgar a no sé quién del franquismo y, por otro, ya ven.

¿Alguien entiende algo?

Pero vayamos a la segunda parte.

¿Recuerdan la polémica suscitada en torno a la retirada del nombre de la siniestra Margarita Nelken de Badajoz?

Si recuerdan los que siguen este blog, algunos llegaron a decir que la culpa había sido mía por “asesorar” a la señora concejala de Cultura.

No fue así, porque quien “asesora” cobra, como bien saben algunos “asesores” y yo no cobré nada, aunque si bien es cierto, que ejerciendo mi derecho ciudadano, remití un escrito al señor Alcalde solicitando que, en cumplimiento de la ley de Memoria Histórica, al mismo tiempo que se retiraban del callejero nombres “franquistas” también se hiciera con otros nombres “de la guerra civil” como eran Margarita Nelken, Sinforiano Madroñero o Simeón Vidarte.

Al final, el nombre de la tal Margarita Nelken fue suprimido, lo que trajo consigo que los defensores del genocidio y de los golpistas patalearan y berrearan, aunque el del desertor Sinforiano Madroñero sigue ahí.

Pues bien, como no podía ser de otra forma, algunos “prestigiosos” historiadores y partidos políticos, rápidamente inundaron los medios de comunicación protestando por la supresión del nombre de “aquella gran demócrata”.

Pero claro, la vida da muchas vueltas y hay documentos, memorias personales y fotografías que permanecen el baúl del olvido hasta que alguien los encuentra y dan al traste con tantas mentiras (muchas de ellas consentidas).

Es el caso de los democráticos Nicolás de Pablo y Margarita Nelken de quienes, como me ha pasado a mí, si alguien habla algo que no se ajuste a las directrices de los subvencionados, rápidamente te llaman “fascista”.

Gracias a la inesperada ayuda de un señor cuyo nombre, por petición propia, omito decir hasta que, si lo estima oportuno me autorice, he logrado tener conocimiento de las memorias de Inocente Pavón Pavón.

¿Y quién narices fue este señor? Dirán algunos.

Pues alguien nada sospechoso de ser un fascista ya que se trata del que fue alcalde socialista de Almendralejo en 1931. Para más información les invito a visitar la página Web http://www.almendralejo.tv/LACAPITAL.pdf y lean el artículo firmado por Pepe Sierra y José Joaquín González, titulado Fernando Sabido Ortiz (junio-agosto, 1931) (Cuando entren en esa página, tengan un poco de paciencia, porque al menos, en mi ordenador, tarda unos instantes en abrirse).

Pues bien, ese señor, que sabía muy mucho sobre las andanzas por Extremadura de estos dos personajes que, como verdaderos ángeles de la muerte, iban sembrando semillas de maldad y de odio por los distintos pueblos que visitaban para efectuar sus arengas de muerte, a las que seguían capítulos de infinito horror, como sucedió en Castilblanco, Guareña, Barcarrota, Salvaleón y tantos lugares, dejó escritas en sus memorias las impresiones que tenía de estos dos personajes, considerados en la actualidad “defensores de la justicia, la democracia y la libertad”.

Sobre Nicolás de Pablo, manifestó lo siguiente:

“En la capital de la provincia radicaban los comités directivos de la federación provincial socialista, la de sociedades obreras y la de trabajadores de la tierra. Esta última, era la más importante por el número de afiliados que agrupaba y sus directivos los más influyentes. Tanto en una como en otras he conocido personas honorables, sin tachas que puedan desfigurar su verdadera fisonomía de hombres decentes, pero otros, eran distintos y precisamente, los que dominaban a las masas por su demagógica irresponsabilidad; a los cuales no podían gustarles mi forma de proceder y me hacían todo el daño que podían, sin reparar sus medios por reprobables que fueran. El principal capitanejo era Nicolás de Pablo; además de cargo retribuido y, gracias a la presión que desde él ejercía sobre las Casas del Pueblo de la Provincia, tenía la representación de la mayor parte de los ayuntamiento de la provincia, este cargo era una sinecura jugosa y yo recibí indirectamente muchas recomendaciones para que le quitara la representación del mío a Francisco González Arquer y se la diera al compañero de Pablo; cosa que no hice porque siendo el Sr. González Arquer muy competente y cumplidor, no era decente esa injusticia. Cuando de Pablo fue nombrado diputado y por incompatibilidad no podía tener representaciones de Ayuntamientos, a fin de burlar la ley y continuar cobrando, puso a su esposa en las representaciones municipales, que, por cierto, sabía de eso como yo de capar ranas… pero se conservaba la sinecura. El señor de Pablo era de profesión político, fue soldado en el cuerpo de la remonta en Olivenza en donde decían que estuvo envuelto en un asunto de desaparición de unas mantas: En Badajoz llevaba una vida de buen burgués llevando a los cafés, de la cadena, un perrito muy adornado de correítas y cintas que comía bistec y azúcar en los restaurantes en presencia de las comisiones de los trabajadores de la provincia que lo acariciaban muy complacidos como acariciarían al caballo “Incitato” los esclavos de Calígula; y es verdaderamente raro que no se le hubiera ocurrido a ningún incondicional alcalde o presidente de casa del Pueblo poner en alguna esquina “Calle del perrito de Nicolás”

Y con respecto a Margarita Nelken, Inocente Pavón, entre otras cosas, escribe lo siguiente:

“Para elegir diputados a Cortes, hubo que celebrar elecciones en la provincia a causa de haber renunciado Don Juan Morán diputado socialista que fue también elegido por Córdoba; los socialistas presentaron a Doña Ofidia (Margarita Nelken) y los republicanos a José Manuel Pedregol. Triunfó la socialista; pero para que se vea la inconsecuencia política, dicha mujer no pertenecía al partido socialista, sin embargo cuando después de ser diputada pidió el ingreso en la agrupación de Madrid. Su dimisión fue tan disentida que sólo quedó por dos votos de mayoría. Razones graves se adujeron en su contra entre otras la que sigue “No debía admitirse, por cuanto habiendo observado una conducta tan turbia en la guerra del año 14 al 18 (dicha dama era alemana) y teniendo la minoría parlamentaria que discutir asuntos relacionados del gobierno sobre cuestiones internacionales, no se podía tener confianza en dicha diputada. Visitó mucho mi pueblo y se hizo amiga mía. Me buscaba para que la acompañara a muchos pueblos y cuando iba a Madrid me trataba con singular deferencia, tanto que llegué a creer en su sinceridad. Pero yo veía que en sus discurso y en su modo de proceder no eran el de una persona que siente las ideas que fingía defender, y observaba que por todas partes que pasaba iba dejando una estela de odio y rencores innecesarios, qua a menudo terminaban en reyertas sangrientas, con su secuela de resquemores, enconos y desconfianzas. En una oportunidad con ocasión de celebrarse un mitin en la Plaza de Abastos de Almendralejo, entre otros exabruptos dijo que la religión era una inmoralidad y que las mujeres que se confesaban eran algo así como prostitutas. En otra ocasión nos invitó a tres amigos, por no ir sola, a visitar al teniente de la Guardia Civil, creyendo que fuera alguna visita de cortesía lo hicimos y en nuestra presencia le dijo que era delegada por el Gobierno de la República para intervenir entre los conflictos entre la Guardia Civil y el pueblo y tratándolo con bastante desconsideración; tanto que yo al salir le afeé su proceder y le dije que de haberlo sabido no la hubiera acompañado. Después el teniente y nosotros supimos que la tal delegación era una de sus innumerables mentiras de diputada y, como en todas partes, allí también extremó el rigor la Guardia civil contra la asociación obrera.
Yo asqueado de tan indigna conducta, acierta a caer en mis manos un ejemplar del semanario Blanco y Negro de Madrid correspondiente al 13 de abril de 1930, fecha de Semana Santa, un año antes de implantarse la República, en la sección titulada “La vida y nosotras”; escribía creo que haciendo la critica artística de algunos cuadros de asuntos religiosos, cosas que si no con algunas pocas palabras si en sentido exacto” No hay mujer que por alejada que esté de los misterios cristianos, que no sienta en este día en su pecho, los siete puñales de María”. Y más adelante: “… El monje que sacrifica su vida es el mayor bienhechor de la Humanidad… y fuera, al pie de los muros del convento, ruge la barbarie de la época; siglos de tinieblas que no se han disipado aún ¿se disiparan quizá algún día?”. Esto y cosas por el estilo decía doña Ofidia un año justo antes de la República ¿Cómo pues se explica una vuelta tan completa? ¿Una convicción con tanta rapidez? ¿No parece más fácil una conveniencia de caer del lado que más utilidad y provecho se extraiga? Porqué en la época de primo de Rivera, colaboró con la dictadura u obtuvo buen fruto creo que en cosa de carreteras, de su a… marido o algo así ¡pobre República! ¿Cómo podía aguantar tanto veneno de las picaduras ponzoñosas de los miles y miles de víboras que con engañosas caricias te estaban devorando? Esto hizo que me apartara totalmente de esta aventurera y en un diario de Badajoz, publiqué un artículo criticando como se merecía semejante conducta”.

Repito que esto lo escribió un destacado miembro del PSOE.

Pero, claro, como parece que estamos viviendo en el mundo al revés, vayan ustedes a saber si a partir de ahora, no les da por decir que este alcalde socialista, en realidad era un infiltrado fascista.

Por cierto, otro día, con más calma, hablaremos sobre la famosa fotografía que presentó la señora Concejala en la que se veía a una individua uniformada luciendo un pistolón enorme, (que es la que ilustra esta entrada) a raíz de lo cual el sector progresista y “democrático” junto a sus historiadores de plantilla, manifestaron que no era Margarita Nelken, sino la dirigente de milicias del POUM Mika Etxebere.

Anda que si fuera que no, es decir, que no fuera Mika Etxebere, sino que realmente se tratara de Margarita Nelken vestida de esa “aguerrida” guisa para asistir a un acto del Quinto Regimiento en Madrid, (mis primos, los pimientos rojos, compañeros de viaje, valientes y sinceros como ellos solos, pero con la cabeza llena de alquitrán) al que también asistieron Miguel Hernández y Rafael Alberti para animar a las milicias de Madrid a resistir y al “no pasarán”.

Pero cada cosa a su tiempo. Tampoco hay que abusar tanto y no se puede dar tantos disgustos seguidos a estos recuperadores de memoria y “prestigiosos” investigadores.

GUERRA CIVIL EN BADAJOZ: AY, AY, ESA MEMORIA HISTÓRICA.

Un comentario en “Doña Ofidia (Margarita Nelken) …AY, AY, ESA MEMORIA HISTÓRICA

  1. La foto no corresponde a Margarira Nelken. Esa mujer es Mika Feldman, argentina, que llegó a ser capitana de una milicia del POUM. Llegó incluso a tener bajo su mando a un batallón entero. Su sobrenombre era la “capitana”. Ruego subsanes el error

    Me gusta

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s