Las relaciones del “Estat Catala” con el III Reich NAZI

Enlace permanente de imagen incrustada

José Dencas y los escamots del “Estat Catalá”

¿EXISTIÓ REALMENTE UN FASCISMO CATALÁN? 

EL PAPEL OLVIDADO.

Las guerrillas, LOS AÑOS 30. Stanley G. Payne.

Historiador y profesor en la Universidad de Wisconsin (EEUU), autor entre otros libros de “Historia del fascismo” 

Desde la segunda mitad del siglo XIX, el nacionalismo ha tenido tendencia a deslizarse hacia la derecha y, en Europa, su expresión más extrema fueron los movimientos fascistas de las décadas de 1920 y 1930. El nacionalismo catalán, en cambio, ha funcionado casi siempre dentro de un contexto liberal y generalmente democrático. De acuerdo con el tópico de la división del carácter catalán entre el “seny” y la “rauxa”, suele atribuirse al catalanismo (como diferente del nacionalismo vasco) un gran predominio del “sentido común”. La principal excepción a esta afirmación se produjo en 1934, un momento histórico en el que el elemento más radical del catalanismo estuvo representado por el doctor José Dencás y la milicia de los Guerrillas, los que se ha llegado a acusar el año pasado de representar un “fascismo catalanista”. 

 Enlace permanente de imagen incrustada
 

El primer nacionalismo de “acción directa” en España había sido el catalanismo radical impulsado por Macià tras la Primera Guerra Mundial, y una respuesta a este fue la formación de la primera organización nacionalista extremista españolista, “La Traza”.

Esta organización se creó en Barcelona en 1923 y seguía a la aparición, también en Barcelona, ​​de una publicación llamada “La camisa negra” que, aunque sólo contó con un único número en 1922, constituyó la primera expresión en España de un intento de imitar el fascismo italiano. Aunque las diversas expresiones del catalanismo político se movieron casi siempre en la dirección de un marco constitucional y parlamentario, algunos catalanistas sintieron una fascinación inicial por la crecida del fascismo italiano como movimiento “palingenètic” capaz de lograr la “renacimiento” plena de la nación y, a la vez, unificar las fuerzas sociales más amplias. Este fue el caso, por ejemplo, del poeta JV Foix, director del nuevo órgano del partido Acción Catalana durante 1922 hasta 1923. Cuando el fascismo se transformó en dictadura, Foix dejó de interesarse por él, pero durante unos años perviviría, un poco exagerada, la leyenda del “foixista Haz” (sic).
El autoritarismo fracasó en España durante la década de 1920, pero los conflictos de la Segunda República no tardaron en adoptar un creciente fondo radical.

En Madrid comenzó a emerger, aunque con debilidad, un auténtico fascismo español, y tanto en la derecha como en la izquierda se habló cada vez más de soluciones drásticas y autoritarias. La mayoría de las organizaciones políticas constituyeron movimientos juveniles, muchos de ellos con camisas distintivas, y se hizo alarmantemente frecuente la práctica de diversas formas de “acción directa”.

En Cataluña, la nueva organización Izquierda formó su propia organización juvenil en 1931, las Juventudes de Esquerra republicana de Cataluña -Estado Catalán (JEREC). Su líder oficial era el joven catalanista radical Miquel Badia, pero el inspirador era un médico joven, José Dencás, nacido en Vic en 1900. Con el advenimiento de la República, Dencás, que era un catalanista ferviente, desempeñó un papel político cada vez más activo y participó en la formación de Izquierda y en el proceso de autonomía catalana, inspiró la creación de las JEREC y obtuvo un escaño en el Parlamento catalán en las elecciones de noviembre de 1932.

Mientras tanto, acabó fracasando completamente el esfuerzo del gobierno de Macià para establecer un modus vivendi con la FAI-CNT, y la atmósfera se hizo cada vez más conflictiva política y socialmente. A principios de 1933, las JEREC organizaron su propia milicia, la que llamaron Guerrillas. Con sus camisas verde oliva y sus desfiles de precisión paramilitar, no tardaron en convertirse en el equivalente catalanista de izquierda de las organizaciones juveniles de socialistas, comunistas, falangistas, carlistas, la CEDA y otros. Desempeñaron un papel activo como rompe-huelgas durante las grandes huelgas e insurrecciones cenetistas de 1933 y formaron sus propios grupos de choque dedicados a la acción directa; protegieron algunos mítines catalanistas y participaron en ocasionales ataques enemigos políticos, aunque no implicaron en episodios de violencia armada.

Aunque sus dirigentes afirmaban que la función de los Guerrillas era defensiva, también boicotearon mítines de rivales más moderados que, dentro de la misma Izquierda, no coincidían con su radical postura de apoyo al sector extremista de Estado Catalán.

Hubo grandes especulaciones sobre las ideas y ambiciones políticas de Dencás. Era básicamente un separatista que aspiraba a un Estado Catalán brillante como la purpurina y fuerte; al parecer, con un partido estatal dominante. Como tantos catalanistas radicales o de izquierdas, aspiraba a un nuevo enfoque de los problemas sociales y, por supuesto, a un sindicalismo estructurado o regulado por el Estado. Las acusaciones de “fascismo” crecieron tras los violentos acontecimientos de 1933, así como después de un festival deportivo especial y un desfile uniformado los Guerrillas en el estadio de Montjuïc el mes de octubre.

Las voces más virulentas no procedieran de los anti catalanistas, sino de los portavoces de los sectores más moderados de la misma Izquierda, los mítines de los cuales habían sido saboteados por los “Guerrillas” y que denunciaron a “nuestros aprendices de nazi de la Izquierda”Joan Lluhí y Vallescà los describió en un discurso en el Parlamento catalán como una “organización… de tipo feixístic, francamente feixístic“. Las denuncias crecieron después de que un grupo de Guerrillas destrozara la redacción del semanario satírico “El Be Negre”, que se había burlado de ellos.

Dencás. Badia y otros portavoces negaron con vehemencia que los Pelotones fueran fascistas en doctrina o espíritu. Señalaron que en ese momento todo tipo de partidos tenían organizaciones juveniles; Jaume Aiguader, un aliado, insistió en el hecho de que “el fascismo no es una técnica sino una doctrina”, y que a era evidente que la doctrina de las JEREC y los Pelotones no era fascista. En diciembre de 1933 la dirección de las JEREC empezó a publicar brevemente su propio periódico “Somos!” y en el primer número Dencás publicó un programa formal que pedía una república federal española con plena autonomía para Cataluña, aunque reconociendo el constitucionalismo, la libertad individual y las elecciones parlamentarias. En este momento los grupos de choque habían sido disueltos oficialmente ya que, según se afirmó, había dejado de ser necesario su papel “defensivo”.

La estrella política de Dencás se encontraba en ascenso de manera que las acusaciones de fascismo no debilitaron su posición. Se convirtió en Consejero de Sanidad y Asistencia Social del siguiente Consejo de la Generalidad formado en enero de 1934 y, después de un activo y eficaz trabajo en este cargo, alcanzó en junio la Conselleria de Gobernación. Entonces los antiguos miembros de los grupos de choque y otros activistas se integraron en el nuevo Sometent del gobierno catalán, y Miquel Badia se haga cargo de la dirección de la policía catalana y adoptó una línea dura contra la CNT. Por sus rasgos físicos y sus gafas, Dencás no parecía en absoluto un caudillo fascista, sino lo que de verdad era en su vida privada, un médico de clase media. Nunca apoyó oficialmente un fascismo ideológico o doctrinal, aunque es cierto es que sus opiniones y objetivos reales eran más radicales que su posición oficial. Su rival en el partido, Jaume Miravitlles, escribiría más tarde:

“Se ha dicho que Dencás era fascista. Amigos íntimos sus aseguran que era comunista. En realidad, no era ni una cosa ni otra. En una de las pocas conversaciones que tuve con él me dijo cosas que ayudan a situarlo políticamente: ¿Soy comunista? ¿Soy fascista? Yo mismo, no lo sé. De lo que me doy es que a toda política, para triunfar, necesita mover fuerzas jóvenes, darles una mística, una disciplina y llevarlas al terreno de la acción (…). Quiero huir de los moldes viejos del republicanismo, no quiero entrar en los moldes-inéditos en nuestro país-pero viejos en otros países de la dogmática marxista, para formar un movimiento político joven y ardiente sostenido sobre dos principios fundamentales: nacionalismo y socialismo “.

Mucho tiempo después, Enrique Ucelay da Cal señalará que los hispanistas extranjeros han presentado definiciones variadas. Gerald Brenan declaró que las JEREC “eran fascismo catalán“, pero Gabriel Jackson, más cauto, las calificó de “casi fascistas”, y Hugh Thomas utilizaría el término “semi-fascistas”, aunque aclarando que los Pelotones estaban “moldeados según la milicia fascista”.

En tiempos más reciente, las JEREC han sido estudiadas en Cataluña por Ucelay da CalJosé María Morreres-Boix y María Dolores Ivern y Salvá, siendo esta última la que ha llevado a cabo el análisis más extenso. Su conclusión es que las JEREC 1933 tuvieron “algunas características propias de una organización o partido fascista, sin llegar a serlo estrictamente“. Se trata de un análisis muy sensata. Las características señaladas son la formación de una “milicia “con” fuerzas de choque “que se dedicaban a la acción directa, junto con la camisa uniformada y también cierto culto al líder, ya fuera Dencás, Bahía o incluso Macià. También existía la noción de una nueva élite política y el objetivo difuso de una nueva estructura socioeconómica nacionalista.


Por otra parte, las JEREC nunca defendieron públicamente un Estado autoritario o un “Führerpripzip” estricto, no mostraron ningún interés por un auténtico militarismo o imperialismo y no tuvieron una doctrina bien definida de violencia o vitalismo filosófico. Casi todos estos últimos puntos fueron subrayados por Dencás y otros portavoces. Las JEREC estaban claramente influenciadas por ciertos aspectos del estilo. La organización y la práctica fascistas pero tales características podían encontrarse en mayor o menor grado en muchos otros grupos radicales de derecha y de izquierda.

Las JEREC nunca consiguieron unos “mínimos fascistas” claros y no pueden clasificarse como verdaderamente fascistas, como algo distinto de un simple grupo nacionalista radical con algunas características coincidentes con el fascismo pero defendiendo en general una doctrina y una postura política diferente.

Dencás alcanzó la cima de su poder en el verano y principios de otoño de 1934, cuando tuvo a su cargo la seguridad y las fuerzas de policía de la Generalidad. Con unos 4.000 miembros del Sometent y JEREC nominalmente-sólo nominalmente-armados y organizados, fue el responsable de la defensa de la Generalísima durante la crisis que se desarrolló con rapidez. La verdadera responsabilidad, claro, recayó en Lluís Companys, que realizó el pronunciamiento del 6 de octubre sin contar con un plan de acción. Se trata, en esencia, de un pronunciamiento catalanista, el único en la historia del catalanismo (ya que no se puede comparar con el gesto de Macià del 14 de abril de 1931) y, como muchos pronunciamientos, no estaba preparado para una verdadera lucha. Sólo la Alianza Obrera de Maurín estaba preparada para la, violencia, la Generalísima, en cambio, permaneció con los brazos cruzados. Es muy más fácil realizar gestos radicales que llevar a cabo de manera eficaz una acción radical, y Dencás demostró que no tenía un plan táctico de defensa y que era incapaz de coordinar las fuerzas que disponía, 4.000 hombres armados.

Albert Balcells ha sostenido, de manera bastante convincente, que la ausencia de estrategia por parte de Companys fue más importante que la ausencia de táctica de Dencás.
Cuando los dirigentes de la Generalidad fueron detenidos, Dencás y Badía “huyeron del Palacio de Gobernación para una salida preparada previamente a través del sistema de alcantarillado, disfrazados de mujeres”. En el seno de Izquierda, se convertiría en el principal chivo expiatorio del desastre, y su forma de huir, fue objeto de risas y burlas. Dencás sería acusado de fracasar completamente a la hora de cumplir con sus responsabilidades e incluso de ser un agente provocador.

Con el restablecimiento del gobierno catalán tras la victoria del Frente Popular, Dencás y Bahía no recuperaron sus posiciones políticas. Badía sería asesinado poco después por pistoleros anarquistas, y las JEREC escinden, en dos partes. Dencás conservó el apoyo de los dirigentes provinciales, pero la, poderosa sección de Barcelona se rebeló. La posterior reunificación fue posible a cambio de la marginación de Dencás. Dencás consiguió satisfacer brevemente su gusto por el activismo participando en la represión en Barcelona de la rebelión militar del 19 de julio, pero pronto encontró demasiado amenazadora la posterior hegemonía de la CNT-FAI. Los anarquistas no le perdonarían la firme postura que había adoptado contra el revolucionarismo y las huelgas cenetistas durante el 1933-1934, de modo que no tardó en salir hacia el extranjero. Un barco italiano lo llevó a Génova, donde estuvo brevemente encarcelado; al parecer, bajo la acusación de ser un “rojo” catalanista. De todos modos, pudo utilizar ciertos contactos que había establecido en Roma en 1934, cuando habría intentado obtener el apoyo de la Italia fascista para la causa de la autodeterminación catalana. De esta manera, consiguió entrevistarse con el conde Ciano, yerno de Mussolini y ministro de Exteriores. Mujer impresión de que aún tenía esperanzas de obtener algún tipo de reconocimiento italiano para las aspiraciones catalanistas (también otros dirigentes catalanistas dirigían sus ojos hacia Roma en otoño de 1936 buscando ayuda para liberar Cataluña de la hegemonía anarquista y obtener cierto grado de autodeterminación); pero Ciano le dejó bien claro que el gobierno italiano apoyaba con firmeza a los nacionalistas españoles. Este podría calificarse como el último gesto de Dencás en la dirección del fascismo.

Aunque Ciano le ofreció asilo, Dencás no se encontró ya cómodo en la Italia fascista. Se desplazó a Francia, donde vivió durante un tiempo en Perpiñán. Raíz del triunfo final de Franco, se desplazó hasta Tánger, donde volvió a ejercer la medicina y donde moriría en 1966. Dencás fue el principal ejemplo entre los nacionalistas Catalanes de un fenómeno bastante común en la política radical europea durante la década de 1930: el de un líder político nacionalista o populista influenciado por diferentes aspectos de la doctrina o el estilo fascista pero que sin embargo no abarcaría llena o directamente el fascismo. Dencás, como muchos homólogos suyos de otros países, al final rechaza una fascistización completa.

Otros, como los dirigentes izquierdistas franceses Doriot y Déat, deslizando cada vez más en esta dirección y acabaron convirtiéndose en fascistas de pleno derecho. En Cataluña, a pesar de los excesos de radicales nacionalistas, la tradición constitucional y democrática era demasiado fuerte, y ni siquiera Dencás abrazó de forma oficial un programa político formal que transgreda directamente esta tradición.

RELACIONES ENTRE ESTADO CATALÁN Y el Tercer Reich.

“Aquí tenéis unas imágenes del libro de Franz pausa “Spaniens tor zum Mittelmeer un die Katalanische Frage” (= La puerta de España al Mediterráneo y la cuestión catalana “) que se publicó en la Alemania nazi y del que he hablado dos mensajes más arriba diciendo lo siguiente: “…Mañana pondré datos sobre un libro publicado en Leipzig, en la Alemania nazi, durante el Reich que trataba justamente de Cataluña y sus reivindicaciones. Este libro proponía un papel determinante para Cataluña en el Mediterráneo en la nueva Europa que pretendían crear los nazis.En este papel Cataluña debía desplazarse Francia en el control del Mediterráneo Occidental. El libro es de un tal Franz pausa, su título (escribo de memoria) se “Spaniens tor zum Mittelmeer und die Katalansische Frage” (= La puerta española en el Mediterráneo y la cuestión catalana). Es un libro sorprendente, el autor explica toda nuestra historia y nuestras reivindicaciones con muchísimo detalle y demuestra conocer muy bien Cataluña. Ya pondré también partes escaneadas de un ejemplar de este libro que formó de la librería de la sede de las SS de Viena. … ” ———————————————- ———- Be, aquí tenéis algunas partes del libro este Secuencia: La guarda del libro con el sello de la librería del Gau (= sección) de las SS de Viena: Una imagen de una página donde habla de nuestra expansión por Occitania: Otra donde habla de nuestra expansión mediterránea: Una donde habla de la Guerra de Sucesión (y del príncipe Jorge de Hessen, lo que interesará a en Axmann 33 seguramente): Una donde habla de la proclamación de la República Catalana hecha por Macià: y finalmente el mapa de una de las llanuras donde habla de todo este proyecto de favorecer Cataluña y ls Países Catalanes en el control comercial del Mediterráneo occidental en detrimento Francia. el mapa el que aparece marcado como “Grosskatalonien nach der Ziel der Katalanischer nazionalista” es literalmente “Gran Cataluña según los objetivos de los nacionalistas catalanes”, es decir lo que conocemos como Países Catalanes: Be ya pondré más datos. Cuando la web de Estado Catalán sea llestaus lo podrá descargar sencillas en PDF”

14 comentarios en “Las relaciones del “Estat Catala” con el III Reich NAZI

  1. Es una lástima que un artículo, cuyo contenido es tan interesante, esté plagado de faltas de redacción, no sé si achaca les a la prisa o a la traducción del catalán. Sería conveniente una buena revisión.

    Me gusta

  2. muy interesante, lastima que el rigor que demuestra en muchos aspectos quede manchado por el insulto, mi pais no es ponilandia, es Catalunya.

    Me gusta

    1. Cataluña no es un país… es una comunidad autónoma, a lo máximo que llegó fué a principado, si nos ponemos tontos, ni tan siquiera tiene bandera, la “Senyera Catalan” no es ni catalana,, las 4 barras son aragonesas, Cataluña nunca ha sido y nunca será un país!!
      I ho diu un de Girona 🙂
      Separatismo Catalán = Fascismo Catalán

      Me gusta

  3. Inentar sacar de la nada un inexistente fascismo catalán cuando todo el fascismo defiende la unidad de España es ridículo y patético.

    Defender la constitucióm es ser nazi. Ser independentista es ser demócrata. Ésto lo sabe todo el mundo.

    Me gusta

    1. Pues no. Defender la constitución es de demócratas. O tú no defenderías la constitución catalana???? Ser independentista no es ser demócrata porque estás dispuesto a saltarte muchas leyes que los mismos catalanes aprobaron.
      En cuanto al fascismo español, te recuerdo que Franco murió hace muchos años y que el nacionalismo español ya casi no existe. Vamos hacia Europa y queremos ser europeos. Lástima que vosotros queréis ir en la dirección contraria.

      Me gusta

      1. A ver, cierto cierto no es. Pues el cumpleaños de la muerte de Franco, las iglesias hacen una misa en su honor. El Partido Popular fue creado por los discipulos de Franco. Una constitución, solo son unas leyes impuestas, pero estas no tienen por que ser democráticas. Si bien es cierto que la constitución fue votada, las circumstancias que llevaron a ello eran obvias: se acababa de morir el dictador, cualquier papel más o menos dempcrático nos llenaba los ojos de ilusión. Pero la sociedad avanza, y las constituciones se tienen que cambiar.

        Me gusta

      2. Te pondré otro ejemplo: Atenas era totalmente democrática, ya que la gente que podía, votaba. Pero no por ello era justa, ya que ni las mujeres ni los esclavos podían votar. Pues en cierto modo, votar la independencia legislativa y económica de un país debería ser igual de posible que permitir que las mujeres voten.

        Me gusta

    2. Todos menos tú, al parecer. Como se puede decir que hay un fascismo españolista al defender la unidad de España y reclamar lo mismo con Cataluña? Viven de contradicciones permanentes, y al final acabarán con algún tipo de esquizofrenia.

      Me gusta

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s