Solos en Cataluña

Muchos tenemos la impresión de que luchamos desde nuestra individualidad con un enemigo todopoderoso que controla todos los medios locales de creación y de manipulación de la información. Y nos sentimos solos.
Nos sentimos solos porque, como españoles nacidos y/o residentes en Cataluña, observamos que desde el Gobierno Central ha habido y hay un desconocimiento absoluto de la situación real en esta comunidad y, abundando más, incluso un pasotismo y una indiferencia generalizada.
Siempre me ha gustado mirar hacia atrás par comprender mejor el presente. Y no voy a hacer ahora la excepción.

Los grandes partidos nacionales que han mantenido el poder desde la restauración de la democracia (PSOE y PP, precedidos por UCD) han preferido negociar con los partidos nacionalistas antes que defender los derechos de los catalanes que nos sentimos españoles.
La cesión de las responsabilidades educativas iniciada ya en 1981 en Cataluña, pudo ser bienintencionada para descentralizar el Estado, pero los resultados han sido funestos para la cohesión social. Jordi Pujol, Presidente desde el año anterior sabía bien lo que se hacía.

Durante las tres mayorías absolutas del PSOE con Felipe González (1982-1993) se ejerce desde Cataluña un cierto nacionalismo moderado, pero trabajando para el futuro (Hoy paciencia, mañana independencia) . Algunos ya lo veíamos venir.
A partir de 1993 comienza un periodo de gloria para el nacionalismo. Felipe González no alcanza la mayoría absoluta y necesita a CiU como socio. El nacionalismo comienza a endurecerse. El objetivo de ser imprescindibles en Madrid para tener vía libre en Cataluña está a su alcance.

La historia se repite en 1996. Gana el PP y Aznar sin mayoría absoluta negocia con CiU y PNV. Anteponiendo la gobernabilidad y la consolidación del poder a la lógica social firma en 1996 el Pacto del Majestic entre PP y CiU.
CiU tiene ya definitivamente vía libre para imponer sus argumentos en Cataluña. El 7 de enero de 1998 se publica la ley de política lingüística o de la la inmersión que da elementos legales para socavar los derechos de los castellano-parlantes en Cataluña. Se fraguan las bases del independentismo.

Palabras del Sr. Durán “durante los años en que el PP estuvo atado por CiU no se cuestionó el modelo de normalización lingüística ni el de inmersión lingüística”. Asimismo afirma que el Pacto del Majestic fue “el mejor acuerdo para Cataluña”.
Conviene recordar que para el nacionalismo el término Cataluña suele excluir a los millones de personas que nos sentimos catalanes y por tanto españoles.

La siguiente legislatura de Aznar (2000-2004) aunque con mayoría absoluta no resolvió nada. Seguramente los españoles de Cataluña éramos demasiado insignificantes ante sus delirios universales con los mayores líderes del mundo.
Y llegó Zapatero. Y con él el desbarajuste total. “Apoyaré la reforma del Estatuto que apruebe el Parlament catalán). Y así nos fue.
Toma como socio a ERC y en su “reinado galáctico” convive con el tripartito en Cataluña.
La alianza socialista-nacionalista-comunista sienta las bases de la ruina del principado y lo deja todo a punto para que el independentismo campe a sus anchas. Al fondo Zapatero con los” miembros y miembras” de su gobierno jalea las iniciativas más inverosímiles.

En 2010 llega Mas a la presidencia de la Generalitat siendo refrendado a la baja en 2012, mientras que ERC, con la independencia como único objetivo, sube posiciones. Entretanto en el Gobierno Central aparece Mariano Rajoy y su “programa para no cumplir”.

Durante estos últimos 20 años los distintos líderes de PSOE y PP se han servido de los partidos nacionalistas para mantenerse en el poder. El nacionalismo, concretamente en Cataluña, ha utilizado la dejadez de los partidos nacionales para sentar las bases de su dominio absoluto en la sociedad local.
Los ciudadanos no nacionalistas hemos asistido a la conversión de una sociedad plural en una sociedad dominada por el pensamiento único con todas sus implicaciones a nivel educativo, lingüístico, social…
“Dejame a mí la educación y tranquilo que….” “Dejame a mí el control de la lengua y tranquilo que…”

Lo cierto es que nos hemos sentido y nos sentimos solos. Sin un Gobierno en Madrid o en Barcelona que vele por nuestros derechos que son, como mínimo, tan válidos como los de los que se sienten solo catalanes.
No quiero hacer esta reflexión demasiado extensa. La verdad es que la huida hacia adelante del independentismo en 2012 con su eclosión en 2013 y la penosa actuación del gobierno central y de los medios de comunicación, en este periodo, dan elementos más que suficientes para una segunda reflexión.

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s