Los efectos de la extracción de petróleo (#EivissaDiuNo)

La empresa Cairn Energy ha presentado un proyecto para realizar prospecciones petrolíferas en la costa mediterránea, muy cerca de las Islas Baleares y más concretamente de la isla de Ibiza, donde nací y crecí. Como le tengo cariño a mi casa y Ciencia de Sofá se ha expandido mucho durante este año que lleva funcionando, quiero ayudar a la difundir la situación (que ya ha llegado a medios internacionales gracias al movimiento #EivissaDiuNo) e informar sobre los riesgos que conlleva la actividad petrolífera y su impacto ambiental.

Parte de Cala Comte, en Ibiza.

En primer lugar, ¿Qué es todo esto de las prospecciones?

Las prospecciones sísmicas se hacen mandando ondas de presión (sonido, vaya) contra el suelo oceánico. El sonido atraviesa la roca, rebota de nuevo hacia el barco y es analizado para ver cómo se ha comportado al interaccionar con el subsuelo. Aumentando gradualmente el ruido, éste puede penetrar en la roca hasta una mayor profundidad así que, combinando las señales obtenidas la emisión de ruidos cada vez más fuertes,puede elaborarse un perfil de las propiedades del suelo hasta una profundidad de varios kilómetros.

 Se obtiene un churro así, no os penséis que esto es CSI.  Las franjas representan zonas de diferentes densidades. (Fuente)

Pero para que un sonido atraviese una capa de roca tan gruesa y encima nos llegue eco, se necesita una potencia brutal.

El periódico El Mundo afirma que el sonido emitido por los cañones para detectar el petróleo será de 249 decibelios y lo compara con el sonido con el de las bombas de Hiroshima o Nagasaki. Encuentro una comparación absurda porque creo que ningún lector de El Mundo ha oído una explosión nuclear en su vida. Como quiero intentar ser objetivo, en vez de dar esta especie de referencia especulativa extraña, voy a ponerle cifras a las cosas.

La escala de decibelios (dB) mide la potencia de una onda sonora, pero no lo hace de manera lineal. Es decir, que un ruido que tiene el doble de decibelios no tiene el doble de potencia. En realidad, un aumento de 10 decibelios implica que la potencia ha sido multiplicada por 10.

Por ejemplo, un sonido de 70 dB es 10 veces más potente que uno de 60 dB, y 90 dB serán 1.000 veces más potentes que 60 dB. Para imaginar los 249 dB de las prospecciones, deshagámonos de la comparación con bombas atómicas y vamos a algo conocido.

El motor encendido de un avión produce alrededor de 120 dB. Haciendo un cálculo rápido, los 249 decibelios usados por los cañones de aire para detectar el petróleo serían 7.940.000.000.000 (siete billones y novecientos cuarenta mil millones) de veces más potentes que el motor de un avión en marcha. En otras palabras: una burrada.

ACTUALIZACIÓN PARA LOS VALENCIANOS: las prospecciones suenan 794.000.000.000 (794 mil millones) de veces más fuerte que la Mascletá (máx 130 dB).

Estos ruidos vuelven locos a los animales que estén cerca del foco de emisión, como es normal, e intentan hacer lo único que pueden en este caso: intentar alejarse de la fuente del sonido lo máximo posible y, como ocurre con los animales más grandes, esto puede tener consecuencias fatales si se acercan demasiado a la costa. Vaya, que tiburones y ballenas terminan varados.

ACTUALIZACIÓN: No sólo quedan varados tiburones y ballenas. Jcpalerm me ha señalado este artículo en un comentario en el que se trata el efecto devastador que tienen estos sonidos sobre los moluscos en fase de larva.

De momento este es el único peligro inminente por el que están amenazadas nuestras aguas con estre proyecto. Nadie se sabe si van a encontrar depósitos de hidrocarburos (ya sea petróleo o gas natural) suficientemente grandes como para que la extracción sea rentable. Pero…

¿QUÉ PASARÁ SI ENCUENTRAN PETRÓLEO?

Si se llegara a encontrar petróleo bajo el lecho oceánico, empezarían las tareas de extracción y las empresas petroleras montarían el número de plataformas que encontraran conveniente.

El peor escenario posible en este caso sería que, de alguna manera, algo se rompiera y una gran cantidad de petróleo terminara flotando en el agua. Debido a su baja densidad y su viscosidad, este líquido se esparce rápidamente por la superficie del agua, ocupando un área inmensa. Básicamente, hay tres maneras de que ocurra este tipo de fallo catastrófico:

[1] Que la plataforma petrolífera en sí sufra algún daño grave (un incendio, una sobrepresión, un error humano…) y se rompa un componente que contenga petróleo.

[2] Que reviente alguna de las tuberías que transportan el petróleo desde la bolsa hasta la plataforma. Como las bolsas de petróleo y gas se encuentran sometidas a una presión inmensa, el líquido puede subir por el tubo y llegar al mar hasta que las presiones se igualen o la bolsa quede vacía. Este es el peor escenario posible si se trata de un yacimiento muy grande y no se consigue sellar la brecha a tiempo.

[3] Que el barco que transporta el petróleo sufra una avería y su carga termine en el mar, como ocurrió con el Prestige.

He extrapolado el efecto que tendría sobre nuestra zona del Mediterráneo una catástrofe ambiental de la magnitud del desastre de BP en el Golfo de México en el que se vertieron al mar 780.000 metros cúbicos de petróleo. En ese caso, una gran cantidad de gas entró en una de las unidades perforadoras y explotó, destrozando la abertura a través de la que se realizaba la extracción y liberando el petróleo del yacimiento.

Para la comparación he usado el comparador de mapas y perfiles Mapfrappe, que tiene en cuenta el cambio de tamaño según la latitud al proyectarlo en un mapa bidimensional.

Parecerá  una exageración porque lo estoy comparando con el peor desastre ambiental de la historia, pero como tampoco sabemos cuánto petróleo hay bajo nuestras aguas y el Mediterráneo está mucho más cerrado que la zona del Golfo de México, creo que nos podemos poner en el peor caso.

Bueno, pero eso sólo ocurre cuando ocurre un vertido muy grave… Dejando eso de lado, tampoco tiene por qué afectarnos la presencia de una plataforma petrolífera, ¿no?

Las plataformas petrolíferas generan basura constantemente. Al fin y al cabo, hay gente viviendo allí todo el año y todo el mundo tiene necesidades.

Y no sólo eso, además producen una gran cantidad de residuos líquidos como resultado de las perforaciones que se alargan durante meses. Almacenar estos residuos, tratarlos y transportarlos hasta tierra firme para su gestión resultaría muy caro, así que las plataformas petrolíferas tienen permiso para descargar periódicamente todos estos deshechos en el mar, siempre y cuando se cumplan unos límites estipulados.

Estos residuos están compuestos principalmente por:

  • El lubricante de las herramientas de corte, que normalmente representa entre 1.000 y 5.000 metros cúbicos de líquido aunque pueden ser docenas de miles o incluso centenares de miles, según el calibre del hallazgo. Suele estar compuesto de algún derivado del petróleo.
  • El barro resultante del taladrado, que está cargado de minerales (hasta 300 gramos por litro de barro, frente a los 35 gramos por litro de agua de mar) y aumenta la salinidad de la zona al ser vertido en el agua. Además, no es raro que las rocas trituradas contengan metales pesados como el arsénico, el plomo, el mercurio o el cadmio, que también son lanzados al mar junto con el resto del barro.
  • Inhibidores de la corrosión, biocidas y absorbedores de oxígeno (como esos gránulos que vienen a veces con los zapatos) usados para proteger el equipamiento.
  • En el caso de que la plataforma además refine el petróleo que extrae, la descarga puede contener hidrocarburos.

Hay que tener en cuenta que se controla la concentración de estos productos químicos durante el vertido para que la concentración de sustancias tóxicas en el agua no supere los límites seguros más allá de un radio de 500 metros de la zona de vertido. Personalmente, aunque no suene muy científico creo que prefiero no verter contaminantes al mar a verterlos respetando ciertas concentraciones límite.

En el caso concreto del Mediterráneo, las plataformas tienen prohibido descargar en el mar cualquier líquido que contenga petróleo y debe ser tratado y filtrado previamente, pero al parecer el detergente que descompone el petróleo y lo vuelve “seguro” forma una mezcla con un alto contenido en hidrocarburos que a veces supera los filtros y termina en el mar de todas maneras.

Además de todo esto, la actividad humana en la plataforma produce residuos plásticos que muchas veces acaban también en el mar, ya sea por un descuido o premeditado. Junto con los cruceros, las plataformas petrolíferas son dos de los responsables de que el océano esté llenándose de trocitos de plástico tóxicos. Trataba este tema más a fondo en este artículo sobre una supuesta isla de basura en medio del pacífico.

Todo lo explicado hasta ahora puede afectar a la flora y la fauna marinas, aumentando los niveles de sustancias tóxicas que contienen sus cuerpos y el de sus depredadores (incluidos nosotros). Pero…

¿Y si me importa un bledo lo que le pase a la fauna marina?

La economía de prácticamente toda la coste este española y las Islas Baleares depende del turismo y la principal razón por la que vienen los turistas son nuestras playas impolutas de aguas transparentes. En las islas hasta el 70% de la población trabaja en el sector servicios, así que… Bueno, creo que no hace falta explicar que una catástrofe ambiental supondría la ruina para nosotros.

Para acabar, en defensa de las plataformas petrolíferas debo decir que su efectividad es del 99.999% (dejando de lado los residuos que vierten regularmente al mar, claro) y que hoy en día es muy seguro extraer petróleo del subsuelo marino. Pero, teniendo en cuenta las consecuencias que conlleva ese 0.001% de las veces en las que algo sale mal, creo que es mejor optar por dejar al petróleo donde está y mantener una certeza del 100% de que nada va a teñir de negro nuestras aguas.

Así que, si queréis echarnos un cable y demostrar al gobierno que no puede hacer lo que le plazca e irse de rositas, tenéis varias opciones:

1) Firmar la petición de Change.org contra las prospecciones petrolíferas, haciendo click aquí.

2) Descargar los documentos para presentar una alegación impresa (aquí las instrucciones para hacerlo y enviarlos) y presentarlas en la delegación del gobierno de vuestra ciudad (ya sea en persona o por correo).

3) Uniros al grupo de Facebook de EivissaDiuNo (IbizaDiceNo), donde hay gente que organiza recogidas de firmas en diferentes ciudades.

Como decía, ya se ha llegado bastante lejos  con este movimiento y todo apunta a que irá a más, ¡Así que necesitamos todo el apoyo posible!

OTRA ACTUALIZACIÓN: ¡Miquel Torres ha mandado este artículo al portal Menéame.net, así que podéis ayudar a difundir la información “meneando” el artículo en este enlace!

www.meneame.net/story/efectos-extraccion-petroleo-ibiza

Los efectos de la extracción de petróleo (#EivissaDiuNo) | Ciencia de Sofa.

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s