Peligros de la gratuidad – Hermann Tertsch / ABC

Quizás un ejemplo especialmente útil para entender esta tiránica moda de la gratuidad nos lo brinde la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, su trayectoria y su triunfo. La segunda capital de España, la joya mediterránea, desde hace más de dos mil años una urbe significada en el comercio, la cultura y el avance de la civilización, obedece hoy órdenes de una mujer vulgar hasta las trancas, cuya trayectoria vital solo tiene un elemento destacable y es que siempre vivió en la plena gratuidad. Ada Colau se dedicó desde su tierna juventud a ocupar propiedades ajenas y utilizarlas como propias. Para ello, Colau y sus amigos crearon una organización y un ideario y argumentario para explicar por qué ellos se tomaban por la fuerza aquello que los demás pagan con sufrimiento. Han sido brillantes en vivir a costa de los demás. Tanto que no solo ocupaban casas ajenas. Cobraban además subvenciones de administraciones públicas para su labor de agitación. Así lograron encumbrar el desprecio a la propiedad privada a la categoría de conducta solidaria, compasiva, ejemplarizante y bondadosa. Así, sin pagar alquileres y violando las leyes una y otra vez, Colau ha llegado a alcaldesa de una ciudad otrora poderosa, soberbia y orgullosa y hoy ya, ombliguista y chata.
Gratis, todo gratis. Porque es un derecho, que todo sea gratis, se dice y machaca a los niños y a los jóvenes para que de mayores sean como Ada Colau. Es lo que pasa con el derecho a decidir. Así que les han dicho a los niños, y a los adultos que, una vez nacionalistas, obedecen a los mismos impulsos y razonamientos que los infantes, que el derecho a decidir es gratis. Que nadie puede negarle a un nacionalista el derecho a decidir, decida lo que decida. Cuando se les dice desde fuera del parque infantil que en el mundo de los adultos las cosas tienen precio y los actos sus consecuencias y costes, patalean y gritan e insultan y llaman cruel e inhumano y hasta fascista, claro, al que recuerda que muchos actos graves tienen efectos graves. Y pueden tener repercusiones muy serias en las vidas de aquellos que las desencadenan.
La cultura de la gratuidad es la de esa impunidad que permite por ejemplo al supuesto caco multimillonario Jordi Pujol viajar por el globo, mientras una tonadillera Pantoja se pudre en la cárcel por cuatro cuartos. Y tolera que Artur Mas se gaste dinero público en un proceso de sedición y golpismo continuado o que un comunista llamado Romeva pretenda que va a partir España en dos porque le apoya el 51% de no se sabe qué participación en cuatro provincias. Se ponen histéricos cuando se les recuerda el derramamiento de sangre que han provocado los últimos procesos de independencia europeos. Y no eran aquellos como España, un Estado Nación de quinientos años que gobernó gran parte del mundo y es una de las grandes naciones de cultura de la civilización humana. Partir en dos un Estado así no es una fiesta. Y quien lo pretenda debe saber que el precio sería inmenso y que a la larga nunca pacífico. Aunque una parte de España, en un instante de ofuscación, dejara ir a la otra, agresividad y expansionismo hacia otras regiones harían inevitable el conflicto entre ambas. Y habría sangre, sí. Y hay que decirlo aunque asuste. Ni es gratis tolerar el crimen y la corrupción, ni lo es abrir sin control las compuertas a la inmigración, ni es gratis pretender destruir el Estado. Se paga caro, tarde o temprano. Y lo pagan los culpables o todos. Es por ello una irresponsabilidad criminal pretender que nada sea gratis cual piso de Colau.

Origen: ABC

5 comentarios en “Peligros de la gratuidad – Hermann Tertsch / ABC

  1. ¿Le pagan por esto? ¿Por lo que escribe o por ser vos quien sois? ¿Le dan la paguita de los arrepentidos que tan bien administra la derecha patria? ¡La pobre tonadillera que ayudó a saquear Marbella es una víctima del sistema! Como Bárcenas, Rato, Rambla, Blasco, Matas, Blesa, pobres víctimas. Por cierto para todo gratis lo de las tarjetas black de Caja Madrid, pero todo, todo.

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡¡Como añoro las caricaturas de Terstch en El Intermedio!! ¿Sobre el artículo? No hay por donde cogerlo, me cuesta encontrar algo con sentido ¿en q planeta vive este hombre?

    Me gusta

  3. el todo gratis socialista postfranquista que tenemos, ya hecho Regimen con el 11-M, es lo peor que puede tener una sociedad posmoderna, el paternalismo sureño catolicón elevado a la maxima potencia FIN CIVILIZATIO, con paco1 jesuitas de papi psicopata esquizo progreta y masonil asexuado.

    Me gusta

  4. Ha sido la trampa de Felipe González:

    Nos ha vendido la moto de lo de “progreso”, “modernidad” y “europeos”, y nos ha comprado con “el gasto social”.
    Claro, nosotros la hemos cogido a la primera e intentamos vivir a costa del vecino mientras que nos negamos por todos los medios a pagar el “Estado del Bienestar” con nuestros impuestos.

    De este modo los políticos se ahorran tener que responder del éxito de sus políticas, que no existen, porque nos tienen hipnotizados con la creencia de que con ellos vamos a tener lo que no merecemos:

    gastar más y mejor en los chinos, ir de crucero a algún sitio donde se pueda comprar recuerdos, veranear en la Rivera Maya o los Fiordos Noruegos, o tener un móvil de última generación. Pagado por el vecino, porque todos somos muy solidarios.

    Como votamos para robar al vecino,no estamos votando para defender nuestros legítimos intereses, que es la esencia de la democracia y los Parlamentos.

    Por no saber, no sabemos cuales son nuestros intereses (excepto no pagar a Hacienda lo que debemos).

    No importa, porque nuestros representantes solo representan al que hace las listas electorales, que es el que les eleva sobre el común de los mortales con un puestazo sin hacer nada y un salarión cortesía del “Pueblo, que es idiota” y se las dan todas en el mismo carrillo.

    Y como lo que tenemos (ej las clases de tambor del hermano de la de PODEMOS) no nos cuesta, pues no exigimos calidad, porque a caballo regalado no se le mira el diente, por lo que todo funciona mal y caro.
    (no importa, porque lo paga el vecino)
    Y como tampoco nos cuesta la falta de calidad de la Universidad (total, de todos modos este sistema no crea puestos de trabajo y nuestros hijos no van a tener ningún trabajo, excepto el enchufe que podamos conseguir de nuestros conocidos), podemos financiar principescamente a Errejón con su beca que no nos vale para nada.

    Como esperamos que sea el vecino el que trabaje por nosotros (y el vecino espera que trabajemos por él), pues resulta que no se crean puestos de trabajo. Pero: se ha matado toda iniciativa de prosperar, de emprendimiento y de mejora personal. Resultado: 6 000 000 de parados

    Lo asombroso del caso es que la lógica dice que todos no podemos vivir de las ayudas y de la subvención.
    Alguien tendrá que trabajar,¿no?
    No importa, porque en esta infantilización de la sociedad española -que no existe en los demás países, europeos o tercermundistas- seguimos creyendo que los Reyes Magos (ateos) existen (las ayudas sociales y las subvenciones)
    Así nos va.
    Así nos hemos metido todos en la crisis (democraticamente con nuestros votos, una y otra vez desde hace 30 años. Zapatero ha sido la traca final)
    Lo tenemos merecido por vagos y parásitos.
    (todavía hay alguien, como Pedro Sánchez, que dice que la culpa la tiene Ángela Merkel)
    Háganle caso a Tersch, que por vivir entre dos culturas, la española y la alemana, es capaz de ver lo que nosotros no queremos ver.
    Y como parece que es un patriota y le duele España (si no no se metería en estos berenjenales, que además le han proporcionado una paliza “progresista” de la ceja), pues le gustaría que tuviésemos la prosperidad de Alemania.
    Pero, claro, ¿a quién le gustaría ser como Alemania (aburridos y trabajadores), si todos podemos ser como Zapatero y sus amigos de la ceja?

    Le gusta a 1 persona

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s