Patxi López, en esencia – Carlos Cuesta – El mundo

Resultado de imagen de Pilar Ruiz Albisu patxi lopez

Vivimos tiempos de ausencia de líderes. De falta de personas que se entreguen por un sincero servicio público. Pero puede ser gente como Patxi López los que conforman el retrato más frío de una falta de coherencia, de un exceso de cinismo. De lo que algunos definen como político puro y que, por desgracia, da su peor nombre a la dedicación política.

El anuncio de Patxi López de optar a la Secretaría General del PSOE resultaría cómico de no ser porque aspira a controlar el segundo mayor partido de España, llamado a entrar en el Gobierno cada determinado periodo, y necesitado de un verdadero rumbo constructivo por el bien de España. Y de no ser porque el mismo Patxi López que hoy se presenta es el mismo que animó a Pedro Sánchez a pactar con populistas y nacionalistas, el mismo que luego le pidió que ni se presentara a las primarias, y el mismo que hoy se presenta para quedarse el nicho de voto del mismo al que animó, luego desanimó y ahora pretende desheredar.

Patxi López llegó a la política como aquello que critican sus potenciales aliados. La casta. Y es que si la esencia de esa casta es la designación familiar, qué decir de quien, hijo de histórico político -Eduardo López Albizu, ‘Lalo’-, se afilió con 16 años, estrenó carné del PSE con la mayoría de edad, dejó sin terminar sus estudios universitarios y con 26 años era ya primer secretario general de las Juventudes Socialistas de Euskadi y diputado.

López siguió en política como aquello que ahora aborrece. Si para él nada puede ser peor que un pacto con el PP, llegó a la Lehendakaritza gracias al apoyo del PP y gracias a que la ilegalización de Batasuna permitió sumar apoyos suficientes entre PSE y PP.

López no dejó de sembrar de perlas su camino. «Dirás y harás muchas más cosas que me helarán la sangre», le dijo Pilar Ruiz Albisu, madre de Joseba Pagazaurtundua (militante del PSE asesinado por ETA en 2003). Y es que López no dudó en sentarse con EHAK (marca vinculada a Batasuna y más tarde ilegalizada) en 2005, en reunirse con Otegi o en impedir el acceso de Rajoy a la familia, para dar el pésame, en la capilla ardiente de Isaías Carrasco.

Un político que acabó regalando a la opinión pública un último capítulo para el anecdotario cuando, en medio de la legislatura frustrada recién vivida, se trasladó a prisa y corriendo a la residencia oficial del presidente del Congreso -cargo que también logró gracias al respaldo del PP-, vacía durante una década, para disfrutar unos meses del edificio de tres plantas, sus 1.000 metros y su servicio.

Patxi López. En esencia.

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s