Hacia la sociedad homosexual en la ideologia de genero. Entrevista a Kate Millet – Lidia Falcon

Derogacion de la Ley feminazi de genero, YA!

Kate Millet: “El amor ha sido el opio de las mujeres”

Quien pueda, que se haga con el librito de Pio Moa, “La Sociedad homosexual y otros ensayos”. Ahí se dará cuenta de adonde nos pretende dirigir el feminismo totalitario de género.

Una de las ideólogas de esta aberración, fue entrevistada para El País por la cerril y sectaria Lidia Falcón (una perla de feminista que estuvo implicada en el asesinato de Carrero Blanco)

He aki la entrevista completa de Kate Millet, una lesbiana que aboga por implantar lo que Pio Moa llama Sociedad Homosexual, aboliendo la heterosexualidad

“La heterosexualidad, una monstruosidad”

Entrevista con la feminista autora del libro ‘La política del sexo’

Kate Millet es escultora, escritora, feminista. Cualquiera de estas actividades basta por sí sola para llevarla al éxito. Pero tuvo que ser el escándalo el que la convirtiera en una mujer famosa. Su libro Sexual’s politics (La política del sexo), que fue su tesis doctoral, dio la vuelta al mundo, sobre todo a partir del momento en que se atrevió a definirse como bisexual y la revista Time publicó en portada su retrato para vergüenza suya y de su grupo feminista. Ya todo aquello pasó. Kate puede sonreir cuando recuerda ciertos años, que hoy para nosotras, las vergonzantes feministas españolas, son nuestro presente. Un presente plagado de disputas y lucubraciones teóricas esterilizantes.

“Las feministas norteamericanas no somos todas la misma cosa”, dice Kate Millet. “Hay todo tipo de mujeres y de enfoques, pero no gastamos nuestra energía en luchas intestinas. La canalizamos en la lucha por la igualdad de derechos, por el aborto, por el salario igual”.La marca de fábrica del feminismo europeo es la lucha de clases mucho más marcada en este continente que en América, y que condiciona todos los restantes movimientos.

“Ése es, probablemente, uno de sus problemas”, ironiza Kate, “en Europa, naturalmente. En Estados Unidos apenas hay izquierda. Nuestra tradición es muy pobre, apenas se conoce a Marx o las cuestiones de la lucha de clases. La gente, de Reagan para abajo, se pasa la vida mirando las estupideces de la televisión. Esa gente, a quien Reagan ha jodido, despojándola de sus derechos, de sus ayudas económicas, sigue respaldándolo. Y nuestra clase obrera, medida por el criterio europeo, es la más inconsciente y la más confundida del mundo. Así que existe este enorme vacío en la izquierda norteamericana, lo que es una enorme tragedia y un gran fracaso, mientras que en Europa, donde la izquierda está tan bien desarrollada, el feminismo se identifica con la izquierda en gran medida. Pero eso también tiene problemas, puesto que dificulta la difusión y el desarrollo del pensamiento feminista, ya que siempre la izquierda le está diciendo lo que tiene que hacer”.

Kate hace hincapié en la frustración que ha supuesto para la izquierda de Estados Unidos la pérdida del sentido de lucha que tuvo durante la guerra de Vietnam. Y el vacío que se sintió en aquel momento en la lucha de la mujer, que fue llenado por el feminismo.

“Es una verdadera pena que no tengamos un partido feminista en Estados Unidos, donde el movimiento es una fuerza política independiente y poderosa. Me parece estupendo que fundarais vosotras uno. Aquí haría falta primero establecer a las mujeres como clase política. Ésa sería la toma de posición política más fuerte que ninguna otra que conozca en Estados Unidos”.

‘Estamos asediadas’

  1. ¿Qué esperas del futuro del movimiento en Estados Unidos?
  2. Es un movimiento muy fuerte, muy genuino; así que perdura y se mantiene. Tiene mucho arraigo y perdurará, gústele o no a los medios de comunicación. Pero estamos asediadas, pasando un terrible reflujo. El ambiente de la opinión pública es espantoso, muy conservador con la mayoría moral, un régimen muy reaccionario en el poder, y esto ha atenuado mucho la comprensión de las cosas. La inconsciencia ciudadana permite el desmedido presupuesto militar, la invasión de Nicaragua y de El Salvador. Este régimen ha logrado intimidar económicamente a la población. Los norteamericanos están muy mimados. En otros países, la gente va a la cárcel y enfrenta la tortura para defender sus posiciones. A los norteamericanos les aprietas un poco el bolsillo y son como conejos, sin atreverse a hacer ruido. Hay una tendencia general hacia todo tipo de autoritarismo: el patriarcado, claro, el militarismo. Los que están en el Gobierno saben bien lo que hacen, el pueblo acepta a la CIA y a las otras agencias secretas, la reglamentación de la vida de los ciudadanos, la erosión de los derechos civiles. Todo el presupuesto se ha modificado: lo que antes se dedicaba a servicios humanos, ahora se derrocha en guerras inusitadas. Ahora mismo, éste es un sitio muy sombrío.

A mí me parece sumamente alarmante la conducta del pueblo norteamericano. El silencio y la apatía son sobrecogedores no sólo para Estados Unidos, sino para el mundo entero. Estados Unidos es una potencia imperialista que despoja a otros países de su riqueza, aun de su sustento, manipula sus Gobiernos, viola impunemente el derecho internacional y ha montado este tinglado demencial de confrontación entre las superpotencias y sus dichosos misiles. Me encuentro muy enajenada de Estados Unidos actualmente.

  1. ¿Sólo hablas ahora como ciudadana o como feminista?
  2. Como feminista, me siento más optimista que como ciudadana, ya que estoy vinculada a un movimiento intemacional. Es consolador el derecho del internacionalismo. Verdaderamente, el nacionalismo es una idea fatal, y en Estados Unidos es una especie de tumor maligno. La internacionalización del feminismo es una gran esperanza para todos, es lo que nos vincula con las mujeres de Nicaragua, de El Salvador, de Francia, de España.
  3. ¿Qué significa para ti el amor?
  4. Significa gran parte de mi vida. Conozco el amor heterosexual y el homosexual, y como lesbiana he conocido la persecución, la maledicencia y el maltrato. El amor ha sido el opio de las mujeres, como la religión el de las masas. Mientras nosotras amábamos, los hombres gobernaban. Tal vez no se trate de que el amor en sí sea malo, sino de la manera en que se empleó para engatusar a la mujer y hacerla dependiente, en todos los sentidos. Entre seres libres es otra cosa.
  5. ¿Es preferible el amor homosexual para las mujeres?
  6. Yo creo que para mí, como para otras muchas mujeres como yo en el movimiento, que amamos mujeres, fue algo tan natural como inevitable. La camaradería que fuimos forjando nos llevó a cruzar la barrera sexual simplemente. Pero sobre todo hay que pensar que el movimiento feminista debe mantenerse unido, y ello exige una redefinición del lesbianismo dentro del feminismo. Crear unanimidad y tolerancia entre homosexuales y heterosexuales y luchar por objetivos comunes. Vivimos una época en que no sólo el patriarcado, sino la heterosexualidad, están en vías de desaparición, por lo menos como los hemos conocido hasta ahora, que son verdaderas monstruosidades.

http://elpais.com/diario/1984/05/21/sociedad/453938405_850215.html

Ya lo saben: LA HETEROSEXUALIDAD ES UNA MONSTRUOSIDAD

Y por tanto, que a nadie extrañe que la única relación que se persigue en la LIVG 1/2004 y en los juzgados feminazis sea la heterosexual y más en concreto al hombre heterosexual porque para esa secta fanática somoS el enemigo número uno. El dos es la familia tradicional en sí.

Lean, si no, estas afirmaciones de otra loca feminazi de género:

 “Debemos recordar que la opresión de las mujeres a través del amor puede presentar expresiones de violencia física y no física, como la psicológica, la económica o la patrimonial, pero también puede presentar las expresiones más crueles y extremas contra las mujeres, como lo son la violencia sexual y la violencia feminicida; a través de la investigación feminista se ha evidenciado que en buena medida, los asesinos de mujeres son sus parejas, ex parejas o algún hombre que haya estado vinculado afectivamente con la víctima. La violencia feminicida está latente para todas, por ser mujeres, sin importar que seamos ricas o pobres, ilustradas o no.

¿Por qué la ideología patriarcal fomenta la contradicción? ¿Cuál es el objetivo tácito? Conservar el miedo femenino a la soledad y que de esta forma tengamos aún la necesidad de validar nuestra existencia a través de la experiencia amorosa con los hombres, algo así como que nosotras sigamos amando y ellos gobernando, aunque tengamos posgrados, una vida profesional exitosa u ocupemos posiciones de poder.”

http://www.mujeresnet.info/2012/08/amor-pareja-opresion-violencia-3.html

El amor de pareja como forma de opresión y violencia contra las mujeres (parte 3)

Por Raquel Ramírez Salgado
Feminista y maestrante en Comunicación por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM

El amor, sin duda, es un estado emocional por el cual la mayoría ha pasado, sin embargo, ¿por qué no puede existir una relación de pareja sin dejar de lado estereotipos que la sociedad ha designado a la mujer? La autora describe y reflexiona sobre la opresión de las mujeres al momento de formalizar o no con alguien.

Parte 3. La crítica del feminismo de la tercera ola al amor patriarcal: ¿Por qué el amor es aún una experiencia insatisfactoria y frustrante para las mujeres?

Tras la publicación de El segundo sexo  de Simone de Beauvoir, el movimiento feminista repensó los cuestionamientos al sistema patriarcal e, innegablemente, se produjo una gran organización política y se construyeron y visibilizaron los derechos humanos de las mujeres.

El derecho de las mujeres al voto, al trabajo, a la educación, a la salud se colocaron como garantías fundamentales del ejercicio de la ciudadanía, pero existe otro derecho humano de las mujeres que es básico, que se conecta con los anteriores y que es violado constantemente, muchas veces sin que lo sepamos: nuestro derecho humano a una vida libre de violencia.

El feminismo de la tercera ola, éste que se ubica en la segunda mitad del siglo XX, colocó a la violencia contra las mujeres en la agenda internacional como un tema vital para el desarrollo humano. Justamente, este ejercicio feminista de nombrar, visibilizar y caracterizar a la violencia contra las mujeres exigió una reflexión profunda para identificar en qué espacios se reproducía ésta; la crítica feminista de la tercera ola llegaba a la conclusión de que en la dinámica de las relaciones de pareja estaba presente la violencia contra las mujeres.

Shulamit Firestone, en su obra clásica Dialéctica sexual , afirma que la principal opresión para las mujeres ha sido el amor, ya que mientras los hombres construían la cultura, las mujeres estábamos ocupadas amando; desde luego que Shulamit Firestone no se refiere a esto como un acto premeditado de las mujeres, sino que se refiere a toda una construcción social del ideal amoroso, que coloca a la mitad de la humanidad en condiciones de opresión y sufrimiento.

El 21 de mayo de 1984 el periódico español El País  publicó una entrevista con Kate Millet [1], importantísima feminista estadounidense que se consagró como un referente obligado de la teoría feminista con su obra Política sexual; en esta entrevista Kate Millet afirmó que “el amor ha sido el opio de las mujeres, como la religión el de las masas”, y no es que “el amor sea en sí malo”, sino que se ha empleado para “engatusar a las mujeres y hacernos dependientes en todos los sentidos”.

Y aunque Simone de Beauvoir ofreció una explicación filosófica monumental sobre la opresión de las mujeres, nuestras ancestras feministas de la tercera ola debían buscar respuestas en concordancia al contexto social que vivían.

Alguna vez, durante un encuentro de mujeres en Nicaragua, Marcela Lagarde decía a las asistentes que imaginaran la película de su vida y pensaran en la forma en que aún se sentían atrapadas por las obligaciones e imposiciones patriarcales, y al mismo tiempo, en la que se sintieran emancipadas, con ciertas libertades y recursos (Lagarde, 2000: 50). Las mujeres presentes coincidieron que, en definitiva, el amor era una experiencia lastimosa, ya que conjuntaba las contradicciones que vivimos las mujeres contemporáneas, es decir, que somos ciudadanas (con muchas o pocas garantías y derechos), pero sentimos la frustración y el dolor en una experiencia que define nuestra identidad de género.

Esta situación llena de contradicciones, la de las contemporáneas, se llama sincretismo de género; Marcela Lagarde lo caracteriza así:

“Las mujeres del mundo actual experimentamos la contradicción entre tener vidas marcadas por hitos obligatorios y al mismo tiempo, por acciones transgresoras. Esta contradicción es el resultado de la configuración de género en un tiempo de tan agudas transiciones, habiendo, por un lado, una carga de tradicionalidad y por el otro, de modernidad” (Lagarde, 2001: 16).

Y cómo no si, por un lado, la ideología patriarcal impone a las mujeres nuevas exigencias, aunadas a las ya establecidas, por ejemplo, cuando en los medios de comunicación masiva se exalta la figura de las superwomen  o de las todólogas , mujeres bellas, felices, ilustradas, liberadas sexualmente, pero que deben aspirar a lo más tradicional, como la conyugalidad y la maternidad. Y aquí retomo a Kate Millet, no se trata de afirmar que ser esposa o madre de alguien sea en sí malo, sino que desde la crítica feminista se ha visibilizado cómo estas construcciones sociales son utilizadas para alimentar a la opresión de las mujeres.

En el amor pasa lo mismo, la dinámica de pareja está llena de contradicciones lastimosas para las mujeres, donde las dudas son muchas y no tenemos certeza de cómo conducirnos: ¿Debo aspirar a casarme? ¿Dónde está el hombre de mi vida? ¿Cómo lo encuentro? ¿El amor es para mí? ¿Por qué tengo tan mala suerte en el amor? ¿Es bueno tener sexo con alguien en la primera cita? ¿Los hombres prefieren a una mujer que no tome la iniciativa y que se dé a desear ? Si él no me llama, ¿debo llamarlo? ¡Tengo miedo a estar sola! ¡Para amar a alguien debo empezar por amarme a mí misma!

Podría llenar hojas enteras con más dudas y temores insertados en la subjetividad de las mujeres, pero lo que en realidad debo resaltar es que estas ideas devienen de un proceso histórico, económico, político y social muy complejo, y no se trata de que por naturaleza  las mujeres seamos amorosas y tiernas. Ahí está una clave feminista vital para ubicarnos como sujetas que viven situaciones concretas: el amor es histórico y no ha sido vivido de la misma forma a lo largo del tiempo.

Debemos recordar que la opresión de las mujeres a través del amor puede presentar expresiones de violencia física y no física, como la psicológica, la económica o la patrimonial, pero también puede presentar las expresiones más crueles y extremas contra las mujeres, como lo son la violencia sexual y la violencia feminicida; a través de la investigación feminista se ha evidenciado que en buena medida, los asesinos de mujeres son sus parejas, ex parejas o algún hombre que haya estado vinculado afectivamente con la víctima. La violencia feminicida está latente para todas, por ser mujeres, sin importar que seamos ricas o pobres, ilustradas o no.

¿Por qué la ideología patriarcal fomenta la contradicción? ¿Cuál es el objetivo tácito? Conservar el miedo femenino a la soledad y que de esta forma tengamos aún la necesidad de validar nuestra existencia a través de la experiencia amorosa con los hombres, algo así como que nosotras sigamos amando y ellos gobernando, aunque tengamos posgrados, una vida profesional exitosa u ocupemos posiciones de poder.

El amor debe ser, dicen las grandes filósofas feministas Celia Amorós y Graciela Hierro, el gran proyecto de la humanidad, porque exige el desmontaje de jerarquías de género que oprimen a la mitad de la humanidad bajo argumentos sociales naturalizados. Es por eso que la sabiduría de nuestras ancestras feministas nos ofrece aun más respuestas.

Las claves feministas propuestas por Marcela Lagarde.

La doctora Lagarde propone un nuevo pacto amoroso, con las mujeres como sujetas históricas y políticas. Para empezar, hablar del amor significa hablar de la soledad, porque el amor, como vínculo, sólo es posible entre seres que se asumen en soledad. Las mujeres debemos deconstruir nuestra soledad y entender que estar solas no pone en riesgo nuestra sobrevivencia, al contrario, nos ayuda a reconocer que somos seres autosuficientes y así no generaremos dependencias (Lagarde, 2001: 39).

La soledad es indispensable para el fortalecimiento personal, para desarrollar nuestra individualidad, para saber quiénes somos, qué queremos, qué deseamos, qué necesitamos, qué podemos. Experimentar la soledad nos ayuda a vivir la mismisidad, esa experiencia donde nadie interfiere con nuestra subjetividad, en el cual podremos encontrarnos, reconocernos por nosotras mismas (Lagarde, 2001: 40).

Tras vivir en la mismisidad, las mujeres podremos reconocernos como seres individuales, y tendremos la capacidad de crear vínculos, no dependencias: no es lo mismo hacer vínculos y elegir cómo serán esos vínculos que convertirse en el apéndice de otra persona y vivir subsumidas en otra persona (Lagarde, 2001: 41).

Que las mujeres vivamos en la mismisidad exige un nuevo paradigma amoroso, en el que cada una viva el amor desde el yo-misma, como autoafirmación de la identidad, para vivir con los otros, no para los otros (Lagarde, 1999: 248).

http://www.mujeresnet.info/2012/08/amor-pareja-opresion-violencia-3.html

Frases célebres de sus ideólogos

gene1

1. “¡No se nace mujer! ¡Te hacen mujer!”; “La mujer casada es esclava. El ama de casa no hace nada. No debe permitirse a ninguna mujer quedarse en casa para criar a sus hijos” (Simone de Beauvoir).

2. “Los roles de la mujer y del hombre son construcciones sociales sujetas a cambios” (Bella Abzug).

3. “El primer antagonismo de clases de la historia coincide con el desarrollo del antagonismo entre el hombre y la mujer unidos en matrimonio monógamo, y la primera opresión de una clase por otra es la del sexo femenino bajo el masculino” (Frederick Engels).

4. “El fin de la familia biológica será el fin de la represión sexual. La homosexualidad masculina, el lesbianismo y las relaciones sexuales extramatrimoniales no serán más visto, al modo liberal, como una elección alternativa. La humanidad podrá caminar para una sexualidad polimorfa” (Alison Jagger).

gene2

5. “Los sexos no son más dos, sino cinco: mujer heterosexual, mujer homosexual, hombre heterosexual, hombre homosexual y bisexuales” (Rebecca J. Cook).

6. “Uno de los derechos esenciales de los niños es el de expresarse a sí mismos sexualmente, probablemente entre ellos en un principio, pero también con adultos” (Kate Millet).

7. “El fin del tabú del incesto y la abolición de la familia tendrá como efectos la liberación sexual y la liberación consecuente de la cultura” (Shulamith Firestone).

gene3

8. “Está comprobado que los contactos humanos con animales de otras especies han sido conocidos desde los albores de la historia y no son infrecuentes en nuestra propia cultura, por lo que hay que considerarlos como naturales” (Informe Kinsey).

gene4

9. “Contribuyamos al bien haciendo el mal; no exijamos castidad, sino perdámosla; no impongamos la dulzura, hagámonos brutales”; “El enemigo de la moral es la religión” (Amelia Valcárcel).

http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=18694

Lo propio de la ideología de género y sus objetivos: abolir el matrimonio, la familia, la maternidad y la religión

Una mirada general a las teorías que ha hecho suyas y difunde el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero; sus características, orígenes, palabras ‘talismán’, cómo funcionan en la vida cotidiana y las consecuencias

ForumLibertas.com

¿Qué se esconde detrás de la ideología de género que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ha enarbolado como su principal bandera y caballo de batalla? ¿Cuáles son sus orígenes y características, cómo actúa en la vida cotidiana y cuáles son sus consecuencias?

Las respuestas a estas preguntas vienen contenidas de forma resumida en un documento elaborado por S.O.S. Familia, del cual se han publicado 20.000 ejemplares.

Las conclusiones de ese documento apuntan como objetivo y consecuencias de la ideología de género a laabolición del matrimonio, la familia, la maternidad y la religión.

Cabe recordar que, en ese sentido, las leyes socialistas como la del matrimonio homosexual; contra la violencia de género; divorcio ‘exprés’; Educación para la Ciudadanía; Reproducción Asistida; de rectificación registral de la mención relativa al sexo; Investigación Biomédica; o Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, han contribuido en gran medida al fomento de la ideología de género en España.

Los orígenes

S.O.S. Familia sitúa los orígenes de “la irrupción pública de las ideas de la ideología de género” en el marco histórico de “la revolución sexual y cultural de la Sorbona, de mayo de 1968”.

Descendiente de las revoluciones protestante, francesa y comunista, mayo del 68 representó “un gran éxito como escenario propagandístico del lanzamiento de las más radicales corrientes del liberalismo sexual”, dice el documento.

Con su expansión a las universidades de Estados Unidos, el fenómeno fue detalladamente analizado en estudios que intentaban ‘demostrar’ que “la diferenciación de roles que el hombre y la mujer representan en la sociedad es una ‘construcción social’, una imposición de la cultura dominante”.

Expresiones propagandísticas de ese fenómeno como “está prohibido prohibir”; “cuanto más hago el amor, más ganas tengo de hacer la revolución, cuanto más hago la revolución, más ganas tengo de hacer el amor”; “el matrimonio es la cárcel para el amor”; o “lo sagrado: ahí esta el enemigo”, definen muy bien el caldo de cultivo para la ideología de género que estaba por venir.

Finalmente, el término ‘género’ para referirse a la identidad sexual de las personas fue acuñado en la Conferencia Internacional sobre la Mujer celebrada en Pekín en 1995, recuerda el informe. Los diferentes organismos de Naciones Unidas y la propia Unión Europea han acabado por adoptar también esta ideología.

En la vida cotidiana

La ideología de género se ha introducido de tal manera en la sociedad que es llevada a la práctica en muchas facetas de la vida cotidiana de las personas, afectando especialmente a los más pequeños ya en el proceso educativo.

“¿Qué se enseña hoy en los colegios? ¿Qué circula en los medios de comunicación o forma parte de los programas de gobierno y de los organismos internacionales?”, se pregunta S.O.S. Familia.

Pues “una de las cuestiones que más se propone a los niños y jóvenes en la actualidad es el asunto de la sexualidad. Desde la más temprana edad, el ambiente social, los colegios, la televisión, Internet y los entretenimientos comienzan a sugerir y presionar al niño –muchas veces por medio de bromas– para que él se inicie en las fruiciones relacionadas con el sexo”, responde el documento.

Y es que “la ideología de género defiende que las diferencias entre el hombre y la mujer son construcciones culturales; una práctica social, independiente del sexo. El género –y no el sexo– caracteriza al ser humano. Género que cada uno escoge libremente y cada vez que lo prefiera”.

Sexualidad polimorfa

En definitiva, aunque la ideología de género reconoce que existe el sexo biológico, “esto no es determinante en la vida ni en la personalidad […] El hombre y la mujer no alcanzarán su liberación y su felicidad en cuanto no procedan de acuerdo a lo que más les atraiga en cada momento, sin llevar en cuenta los roles que artificialmente la sociedad hasta ahora les ha impuesto”.

La ideología de género parte de la base de que a lo largo de la historia la mujer ha sufrido la explotación y el dominio por parte del hombre y ella “debe rebelarse contra este abuso y transformarse en fuerza propulsora de la revolución libertaria”.

Por todo ello, “es necesario abolir las propias identidades femenina y masculina, subordinadas al sexo biológico, yque las personas se dejen llevar por sus múltiples y variables orientaciones sexuales”, explica el documento.

“Los seres humanos tienen –según esta ideología– un mismo género que puede manifestarse como heterosexual, homosexual, lesbiana, bisexual, etc. Es lo que llaman una sexualidad polimorfa que permitiría un auge de placer, según los deseos del momento y que acabaría con toda dominación y desigualdad humana”, advierte S.O.S. Familia.

Las consecuencias

El documento advierte de las consecuencias que la ideología de género tiene para la sociedad. La primera de ellas es sobre “la familia de siempre, fundamentada en el matrimonio, […] la primera de las instituciones que es necesario destruir, o deconstruir”, según los defensores de esas teorías.

La familia es culpable, según esta ideología, de “imponer artificialmente los roles masculino y femenino a los hijos que educa”, por lo que se ve, un grave delito que hay que erradicar.

La maternidad es el segundo peligro para esta corriente de pensamiento. “La figura de la madre constituye el auge de la sumisión y de la represión sexual que no debe existir. Es necesario liberar a la mujer de la maternidad por medio de los anticonceptivos y del aborto”. Eso es al menos lo que piensan sus defensores.

Además, “el lesbianismo se presenta como una relación ideal por no involucrar dominio del hombre sobre la mujer, ni posibilitar la procreación. La ideología de género propone otras vías de reproducción para la perpetuación de la especie”, que tienen que ver con la reproducción artificial en el mejor de los casos.

El tercer peligro a erradicar para los ideólogos de género es la religión, “la causa principal de opresión de la mujer”, tal como denuncia S.O.S Familia. “La religión es una invención humana y los principales credos han sido inventados para oprimir a la mujer”, piensan los ideólogos de género.

Según la ‘teóloga’ del feminismo Elisabeth Schussler, “los textos bíblicos no son revelados sino una formulación histórica. La teoría feminista insiste en que las Sagradas Escrituras son fruto de una cultura patriarcal”, advierte el documento.

Las ‘palabras-talismán’

La ideología de género, falta de un razonamiento ordenado, claro y simple, que a buen seguro “provocaría un gran rechazo en la opinión pública”, recurre a técnicas de manipulación del lenguaje que conforman el llamado ‘trasbordo ideológico inadvertido’, de efectos tan o más persuasivos.

Son las llamadas ‘palabras-talismán’, que suelen despertar “impresiones,

emociones, simpatías o antipatías que los medios de comunicación ponen de

moda”.

Entre ellas, cabe destacar términos como el propio ‘género’ en lugar de ‘sexo’. En esa línea, ‘embarazo no deseado’ o ‘interrupción del embarazo’ sustituyen a la eliminación del hijo en el vientre materno a través del aborto.

‘Salud sexual y reproductiva’ y ‘sexo seguro’ para justificar los ataques a la vida mediante el uso de preservativos, anticonceptivos, abortos, etc., son otras palabras clave utilizadas por la ideología de género.

Lo mismo que ‘orientación sexual’ y ‘homofobia’, son palabras talismán para defender las conductas homosexuales y lésbicas; o ‘violencia de género’ para culpar al sexo masculino de subyugar a la mujer.

‘Pareja’, para evitar el sentido heterosexual que tienen las palabras matrimonio o esposos; o ‘modelos de familia’, que cambia el único sentido que tiene el término familia, por otros tipos de uniones.

Otras palabras-talismán empleadas por la ideología de género son ‘sexismo’, ‘feminismo’ y ‘machismo’; o ‘educación sexual’, ‘Educación para la ciudadanía’, o ‘Plan de Salud Sexual y Reproductiva’, todos ellos términos empleados para enmascarar un programa de iniciación precoz de los niños en el sexo, con el consabido adoctrinamiento de género

Origen: Hacia la sociedad homosexual en la ideologia de genero. Entrevista a Kate Millet por Lidia Falcon. 21/05/1984 | Derogacion de la Ley feminazi de genero, YA

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s