El libre albedrío de las mujeres – Pablo Malo Ocejo | Desde el exilio

Firmas Invitadas 2 diciembre, 2017
El problema del libre albedrío es probablemente el más irresoluble de la filosofía y ya hemos hablado aquí de él. Mi postura es que lo que somos es fruto de genes, ambiente y azar y que no tenemos ni voz ni voto en nada de todo ello. Lo que hacemos es consecuencia de lo que somos y, por lo tanto, si no hemos elegido lo que somos no hay mucho lugar para decir que hacemos libremente lo que queremos. Pero, como se suele decir, el jurado sigue reunido y no hay todavía sentencia final sobre esta cuestión. Sin embargo, la sociedad está llegando a una solución innovadora y original al problema. La nueva respuesta es que los hombres sí tienen libre albedrío pero las mujeres no.
Viene esto a cuento del nuevo movimiento que defiende que las mujeres no deberían ir a prisión y  que pide que se cierren las cárceles de mujeres. Se vienen publicando artículos sobre este tema tanto en Reino Unido como en EEUU pero no sabía que un organismo que apoya la propuesta es la mismísima ONU (hay que decir que la resolución de la ONU excluye a las mujeres condenadas por crímenes violentos o graves).
En el artículo de The Guardian que he enlazado más arriba, Mirko Bagaric (director de un centro para sentencias basadas en la evidencia de Melbourne) da varios argumentos para defender esta postura aunque el que me interesa especialmente es el último: 1) que los delitos cometidos por mujeres son de menos gravedad y tienen que ver con delitos contra la propiedad y relacionados con las drogas (me parece muy bien pero no veo razón para que este mismo argumento no se pueda aplicar también a hombres que hayan cometidos delitos relacionados con las drogas o con robos), 2) que las mujeres reinciden menos (10% menos de recidivismo, dicen), 3) que las mujeres sufren más en prisión 4) que el encarcelamiento de las mujeres afecta más a la sociedad porque las mujeres suelen ser las cuidadoras de otras personas como hijos o padres 5) que las mujeres son menos culpables cuando cometen un crimen.
Como decía, me interesa este último y no voy a entrar en los otros. Sólo hacer el comentario general de que los beneficios penitenciarios o la aplicación de atenuantes no debe ser nunca basada en el sexo sino en las circunstancias y características de las personas. Si un hombre es el único cuidador de su padre mayor con demencia se le deberían aplicar las medidas pensadas para cualquier persona que sea  la cuidadora de alguien. Pero vamos al último punto de Bagaric ya que, según él, existe una profunda y devastadora relación entre la victimización infantil sexual y violenta y los delitos de las mujeres. Cita estudios en USA que muestran que el 23-37% de las presas han sufrido abuso sexual antes de los 18 años. En Australia las tasas son más altas y concluye que encarcelar a las mujeres es a menudo un caso de victimización de la víctima.
Bien, quiero comentar aquí el siguiente artículo de la revista Child Abuse Review: Individual, Family an abuse characteristics of 700 british child and adolescent sexual abusers. En este estudio analizan las características de 700 jóvenes (el 97% chicos) referidos a 9 servicios para adolescentes que han  cometido abusos sexuales (los atienden hasta los 18 años de edad). Merece la pena recordar que entre un cuarto y un tercio de todos los abusos sexuales los cometen niños y adolescentes. Es el estudio más grande que se había publicado hasta esa fecha (2013) con una de las muestras más amplias de cualquier estudio internacional. Algunas de las cosas que los investigadores encuentran son las siguientes:
  • la edad media a la que se refiere a los jóvenes es 14 años y el 42% tiene ya una condena judicial
  • el 38% tienen discapacidad intelectual
  • El 66% ha sufrido trauma infantil incluyendo abuso físico, emocional, psicológico, abandono severo y rechazo parental, rupturas y conflictos familiares, violencia doméstica y abuso de drogas y alcohol por los padres.
  • El 50% ha sufrido abuso sexual durante la infancia, en el 31% hay pruebas documentadas de que estos chicos han sido victimizados sexualmente en la infancia y en un 19% hay fuertes sospechas del equipo  pero no hay evidencia documental.
¿Son estos chicos más culpables que las mujeres que han sufrido abuso infantil? ¿El vínculo profundo y devastador entre la victimización infantil y los delitos posteriores no existe en el caso de los hombres? ¿Estamos victimizando a víctimas en el caso de los chicos? La pobreza, el maltrato infantil, la discapacidad intelectual, etc., ¿solo afecta a las mujeres y no a los hombres? ¿los hombres son superhéroes que están por encima de la influencia de estos factores de manera que su responsabilidad nunca se ve afectada y con su libre albedrío siempre podrían haber elegido no hacer el mal? Habría muchas cosas que analizar aquí pero voy a señalar un par de ellas. Una sería que hay un dogma prevalente en nuestra sociedad que dice que sólo puede haber una víctima y ese rol de víctima ya está adjudicado: las mujeres. Sugerir que muchos hombres son víctimas y que sufren desventajas o discriminación es anatema y no se puede siquiera ni plantear. En segundo lugar, creo que es una contradicción que las mujeres quieran ser consideradas a efectos legales y morales en igualdad de condiciones con los hombres pero que a la vez pidan un trato diferente para ellas por el hecho de ser mujeres.
Por otro lado, aunque en este tema que estamos tratando de pedir que las cárceles sean solo para hombres es donde se ve más claramente hay otros ejemplos en los que se considera que las mujeres no son realmente responsables de sus decisiones y preferencias, se cuestiona si son válidas, como veíamos por ejemplo en el tema de las elecciones de carrera en la entrada sobre la paradoja sexual o sobre la elección de carreras STEM. Creo que esta postura implica que las mujeres, a diferencia de los hombres, no son agentes autónomos sino entes pasivos que necesitan ser tutelados como si fueran niños. No es sólo que todos esos argumentos no se sostengan sino que realmente disminuyen e infantilizan a las mujeres. Finalmente, señalar que un sistema que no es justo con todas las personas no es un sistema justo.
@pitiklinov
Referencias:
Mirko Bagaric. Why we should close women’s prisons and treat their crimes more fairly. The Guardian. June 2016

Pablo Malo Ocejo es psiquiatra, miembro de la Txori-Herri Medical Association y del grupo de psicorock The Beautiful Brains. Interesado en Psicología y Biología Evolucionista es administrador de los blogs Evolución y neurociencias y La Nueva Ilustración Evolucionista.

@pitiklinov

Origen: El libre albedrío de las mujeres| Desde el exilio

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s