El Islam no es una religión de paz — Verdades Ofenden.

[Img #12919]

La fuente única del Islam es el Corán por ser la palabra dictada por Alláh a través del arcángel Gabriel a su profeta Muhammad, perfecta e inalterable. Pero el Islam considera igual de válidos y fiables los ‘hadices’ o hechos sobre Muhammad, escritos por sus compañeros en vida y los posteriores eruditos del Islam.

Ambas fuentes son contradictorias. Tan pronto predican paz y tolerancia como ordenan al musulmán exterminar al infiel. ¿Cómo hay que interpretarlos?. Occidente reflexiona sobre estas contradicciones. La respuesta está, de nuevo, en la historia.

Sin entrar en disquisiciones sobre la formación hebrea del profeta y sus posibles orígenes judíos, lo cierto es que el comerciante Mahoma (Muhammad) tras recibir la revelación directamente de Dios a través del arcángel S. Gabriel en año el 610, comienza a predicar el nuevo credo monoteísta, en La Meca. Pero en aquella ciudad politeísta habían muchos credos, cristianos, judíos o religiones animistas, etc..

Al difundir su prédica, Muhammad critica los otros credos por falsos, y al hacerlo ataca y ofende a quienes vivian allí, casi todos paganos politeístas, aunque el mensaje de Mahoma entonces era de tolerancia y diversidad religiosa:

Sura 109 o de los incrédulos:

“En el nombre de Allah, el Misericordioso, el CompasivoDi: ¡Incrédulos! Yo no adoro lo que adoráis, ni vosotros adoráis lo que yo adoro. Yo no adoraré lo que vosotros adoráis, ni vosotros adoraréis lo que yo adoro. Para vosotros vuestra adoración y para mí la mía.”

Los musulmanes de nuestros tiempos recurren frecuentemente a citarnos este pasaje del Corán como prueba indiscutible de su carácter pacífico desde el inicio.

Mahoma logró así los primeros seguidores. En esencia derrochaba tolerancia hacia el público, pero escondía una intención que pronto se hará evidente: la conquista. Prueba de ello está en el volumen 6 del historiador islámico al-Tabari: ‘Grita conmigo Alá es el único dios y dominaras el mundo’.

En el Islam actuar de una manera en público y de otra completamente opuesta en privado tiene nombre: taqiyya. ¿En qué consiste? básicamente faculta a un musulmán poder mentir y engañar sobre su fe para protegerse a él a o a la comunidad islámica.

Sura 16:106.

“Quien reniegue de Allah después de haber creído, salvo que haya sido coaccionado mientras su corazón permanezca tranquilo en la creencia, y abra su pecho a la incredulidad… La cólera de Allah caerá sobre ellos y tendrán un enorme castigo.” 

Pero taqiyya no es sólo esto. También es pretender ser amigo de los no musulmanes a pesar de que los odies.

Corán Sura 3:28.

“Que los creyentes no tomen a los incrédulos como aliados en lugar de los creyentes. Quien así lo hiciere no tendrá nada que ver con la religión de Allah, a menos que lo hagáis para preveniros de ellos. Allah os exhorta a que Le temáis, porque ante Él compareceréis.[Aal ‘Imraan 3:28]”

Los moriscos en España emplearon la Taqiyya hasta la saciedad. Eran el brazo armado del turco (cerca de 350.000 hombres, una fuerza considerable) y por esa razón fueron expulsados. Varios comentaristas islámicos de diversos países, con entidad y respetados, lo confirman con rotundidad: ‘Sonreídles con la cara, maldecidles con el corazón’.

En esencia esto es lo que hizo Mahoma, mentir. Los no creyentes en su tiempo eran mayoría frente a los recién llegados musulmanes, así que el profeta aplicó la Taqiyya. Y se promociono como el profeta de la religión de paz. ¿Les suena?

Pero cuando la masa crítica de musulmanes comienza a tomar entidad, Mahoma y sus cada vez más numerosos seguidores comienzan a menospreciar, señalar y burlarse de las creencias de los hombres de la Meca.

Ridiculizar su fe y tradiciones  ofendió a su religión y a sus dioses. Lo narra el propio al-Tabari en su sexto volumen. Si lo analizan con paciencia esto mismo está ocurriendo en Europa. Hagan un ejercicio de empatía; sustituyan La Meca por nuestras ciudades y lo entenderán.

Tras una llegada sumisa y amorosa, la arrogancia sustituyó sus modos tan pronto se sintieron multitud. El prepotente desprecio sobre los credos pre-existentes en la Meca llevo a cotas insuperables, exigiendo que dejasen de adorar ídolos paganos en el santuario de la Kaaba, esa caja negra que existe en la Meca y razón de que millones de musulmanes peregrinen cada año.

Pero la Kaaba antes era politeísta y no islámica. Es pues parte del expolio sobre el que se ha construido el islam tras su extension en el orbe conocido en aquel entonces (Mezquita de Córdoba tras destruir la basílica de S. Vicente).

Ante estos hechos, la reacción de los habitantes de La Meca fue la esperada. Comenzaron a perseguir con saña a todo musulmán, hartos de soportar abusos y ofensas sobre sus costumbres, dioses y creencias.

Mahoma y sus seguidores lo supieron vender muy bien. ‘Nos persiguen por nuestra fe en Alláh’. Sí, se victimizaron, dándole la vuelta a la sartén, un enroque valiosísimo que perdura aún hoy. Pues los hombres son sensibles ante las víctimas. ¿Les suena?

Se llama islamofobia y lo emplean exitosamente en un Occidente relativista y acomplejado. Mientras se consiente que el islam, sus credos y costumbres ocupen occidente cómodamente gracias a ayudas gubernamentales que pervierten sus facciones mas radicalizaras para asesinar, piden respeto para imponen sus costumbres difundiendo el discurso victimista. Diabólico.

Así, el fértil campo sembrado de complejos, cobardía y autocrítica, decadencia moral y perdida de nuestros exitosos valores, es camino abierto a esta comoda invasión. Los europeos se precipitan al desastre, con el aplauso de una izquierda antisistema que promueve dichos complejos desde el diseño destructor del marxismo cultural. La Europa de los derechos civiles es así asesinada.

Cuando esta persecución al credo de Mahoma se hizo conocida, el éxito de dicho chantaje moral victimista actuó de modo eficaz. Varias tribus cercanas politeístas e incluso las comunidades cristianas y judías accedieron a proteger y ayudar Mahoma y sus seguidores en su huida a la ciudad de Medina. Es lo que se conoce como la Hégira.

Pero tan pronto los musulmanes consiguieron afianzarse allí, el mensaje que promovía el Corán cambió 360º reafirmados ante el número creciente de fieles, suficientes para defenderse de cualquier tipo de ataque a su fe.

Como proclama el sagrado Corán en la sura 22: 39-40. La religión del amor se transforma en la de la guerra y venganza. Ya os podéis defender usando la violencia:

(39) A quienes luchen por haber sido víctimas de alguna injusticia, les está permitido luchar y verdaderamente Allah tiene poder para ayudarles.* 

*[Esta es la primera aleya que descendió dando autorización para la lucha y fue revelada en el momento de la emigración a Medina.] 

(40) Los que fueron expulsados de sus casas sin derecho, sólo porque habían dicho: Nuestro Señor es Allah. Si Allah no se hubiera servido de unos hombres para combatir a otros, habrían sido destruidas ermitas, sinagogas, oratorios y mezquitas, donde se menciona en abundancia el nombre de Allah. Es cierto que Allah ayudará a quien Le ayude.
Verdaderamente Allah es Fuerte y Poderoso. 

Los musulmanes, instalados en Medina y cargados de la razón que asiste a la víctima expulsada de La Meca, eran ya hombres vengativos. Comenzó el terror, saltando caravanas comerciales que transitaban por el desierto arábigo hacia La Meca. La versión medieval del terrorismo actual sobre Occidente, señalado como culpable de los males que padecen los hombres del libro.

Los ciudadanos de la Meca, mercaderes en su mayoría, respondieron en la batalla de Badr. Se inició la primera guerra santa. Pero Mahoma ahora contaba con tropas numerosas e ideologizadas y vencieron en aquella batalla, tomando la Meca.

El poder de Mahoma era ya indiscutible. Una vez ocupada la Meca ordenó matar a los críticos del Islam alegando que amenazaban la fe y usando como excusa los ataques previos.

Al lograr una aplastante mayoría, el mensaje de Alá se concretó, cambiando una vez más. Del discurso original del amor trasformado en defensivo, se pasó al belicista. El islam entro directamente a la ofensiva.

Sura 9:123. Sura 9:29. Hadiz Sahih Al-Bukhari 6924. Y un millón más. Hay infinidad.

“¡Vosotros que creéis! Combatid contra los incrédulos que tengáis al alcance, y que encuentren dureza en vosotros.
Y sabed que Allah está con los que Le temen. 

¡Vosotros que creéis! No toméis a vuestros padres y hermanos como aliados si eligen la incredulidad en vez de la creencia.
Quien de vosotros los tome por aliados, ésos son los injustos. 

Combatid contra aquéllos, de los que recibieron el Libro, que no crean en Allah ni en el Último Día, no hagan ilícito lo que Allah y Su mensajero han hecho ilícito y no sigan la verdadera práctica de Adoración, hasta que paguen la yizia* con sumisión y aceptando estar por debajo.
*[La yizia es el impuesto que han de pagar los dhimmíes, que son aquéllos de la gente del Libro que establecen un pacto con los musulmanes que les permite vivir bajo la protección de éstos, quedando exentos de las obligaciones de los musulmanes y siendo respetadas sus propias leyes, pero teniendo que pagar, a cambio, un tributo y aceptar un estatuto determinado.]“

A punta de espada y siguiendo el divino consejo de Alá, Mahoma invadió todo lo conocido, convirtiendo al Islam a toda Arabia, después el norte de áfrica, Israel, Constantinopla, y media Europa, hasta Austria y España. Una brillante estrategia que tras más de 1.400 años apenas ha cambiado.

Quien cambio fue Occidente. Ayer combativo y poderoso, hoy es próspero, burgués, corrupto y condescendiente, relativiza su éxito y sus defectos ante quienes, bajo un credo totalitario, impondrán en tierra ajena su violencia y su horror.

Pasó antes y esta volviendo a pasar. ¿Lo vamos a permitir?

Origen: El Islam no es una religión de paz — La Tribuna del País Vasco

3 comentarios en “El Islam no es una religión de paz — Verdades Ofenden.

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s