Óscar Pérez, cualquier tiranía es mejor que el comunismo – Verdades Ofenden / La Tribuna del País Vasco

  [Img #13113]

 

El 4 de febrero de 1992, el comunista Hugo Chávez intentó un golpe de Estado contra el corrupto presidente constitucional Carlos Andrés Pérez junto a una fuerte tropa: tres tenientes coroneles (Francisco Arias Cárdenas, Yoel Acosta Chirinos y Jesús Urdaneta), 14 mayores, 54 capitanes, 67 subtenientes, 65 suboficiales, 101 sargentos de tropa y 2.056 soldados alistados.

El golpe de Estado dejó una sangrienta cifra oficial de 32 víctimas mortales. Tras permitir su rendición y posterior juicio con todas las garantías legales democráticas, los golpistas cumplieron apenas dos años de cárcel.

La foto que ilustra esta columna muestra los restos mortales del militar y ex policía Óscar Pérez asesinado el lunes (aparentemente de un tiro en la frente) tras pedir su rendición.

Localizado en “El Junquito”, al oeste de Caracas, se ocultaba junto a 12 personas en una vivienda con civiles, entre ellos una mujer embarazada.

Al haber civiles, Óscar pidió, como hizo Chávez, negociar y entregarse. Tras ser rodeados (12 personas) por cientos de policías y unidades militares con tanquetas y armamento pesado, un fiscal enviado por Diosdado Cabello, brazo ejecutor del comunista Nicolás Maduro, le ofreció una parodia de falsa negociación.

Al golpista Hugo Chávez en 1992 se le brindó la oportunidad, antes de rendirse, de grabar para las televisiones del país una alocución a la nación. Oscar, tras negociar su rendición con garantías, logró a duras penas grabar entre tiros su traición y asesinato con un teléfono móvil, cuyos vídeos logró subir a su Instagram, ensangrentado, antes de dar la vida.

Son cinco vídeos de corta duración que han dado la vuelta al mundo, donde antes de morir, nos cuenta que lo hace por sus hijos, pide a los venezolanos que reaccionen y termina denunciando la traicion:

“Tenemos heridos y nos siguen disparando ¡Nos vamos a entregar, no sigan disparando, aquí hay civiles! No quieren que nos entreguemos, nos quieren asesinar. Estamos negociando para entregarnos”.

El engaño previo al asesinato fue absoluto. Se empleó a un fiscal para la opereta de negociación con garantías. Finalmente, solo le garantizaron plomo. En los vídeos se escuchan cientos de disparos impactando junto a Óscar. Un misil anti tanques de fabricación rusa, ROG-7, termino reventando la vivienda por completo. El tiroteo posterior acabó con los militares sublevados.

Bombardear con armas de guerra una población civil es un acto criminal prohibido en la Convención de Ginebra, que debería tener consecuencias jurídicas inmediatas en instancias internacionales como el Tribunal de La Haya. La narración que hizo el valiente Óscar Pérez de su rendición en redes sociales expone como jamás nadie imaginó las ejecuciones extrajudiciales que viene  practicando el régimen comunista castro-chavista.

Con dicha acción, Nicolás Maduro confirma lo que se ha hartado de repetir en televisión: jamás abandonará el poder. Defenderá la revolución comunista hasta morir, “Patria o muerte, venceremos”. Un grito importado del tiránico imperialismo cubano, perpetuado en el hermano y los hijos de Fidel durante mas de 60 años, con quien sigue negociando una acomplejada Europa, ante los aplausos de la hipócrita izquierda española, esa que viste la toga de democráta mientras pide derribar la próspera, pacífica y democrática monarquía española.

En su desesperación, el régimen tiránico-marxista del usurpador colombiano Nicolás Maduro muestra que la ley y los fiscales son una burla, y su régimen un cártel criminal repleto de sicarios corrompidos, como lo fue el de Manuel Antonio Noriega en Panamá, detenido, procesado, condenado y encarcelado por  EE.UU tras invadir aquella nación, hoy una de las más prósperas de la región.

Venezuela, ayer imperfecta democracia, era libre, rica y próspera, con unas envidiables reservas de petróleo que son aún hoy de las más importantes de todo el planeta. Quienes hoy tiranizan y asesinan a las gentes de Venezuela han logrado llevar al desastre más absoluto de hambre y miseria a esa nación hermana, fundada por españoles, bajo la bandera del cruel socialismo libertario.

El asesinato de Óscar tendrá una repercusión histórica incalculable.Las tiranías comunistas jamás abandonan el poder de modo negociado, y quien aún piensa en una salida negociada se engaña así mismo y engaña del modo mas miserable y cruel a los venezolanos.

Nicolás Maduro puede acabar como Noriega o como Gadafi. Mucho me temo que si no viene la caballería de Donald Trump pronto, el pueblo venezolano puede acabar tan desesperado como quienes fusilaron al criminal Ceausescu o lincharon a Gadafi. Ya es hora.

“Ante la catástrofe, el comportamiento del hombre con coraje honra a las personas; sin coraje las degrada.” A. Escohotado


Nota: “El Gobierno impide el acceso al cuerpo a la familia y prensa debido a las supuestas vejaciones y cruel muerte a que fue sometido. Tampoco habrá autopsia. Incineraran el cadáver y entregaran las cenizas. La foto del cadáver filtrada deja ver un clarísimo impacto de bala en la frente.”

 

Seguir a VerdadesOfenden en Facebook
https://www.facebook.com/VerdadesOfenden/

Origen: Óscar Pérez, cualquier tiranía es mejor que el comunismo — La Tribuna del País Vasco

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s