¿A qué se refieren los podemitas con ‘Arderéis como en el 36’? (1, 2 y 3) – Juan E. Pflüger

Juan E. Pflüger 

/ 17 junio, 2015

“¡Arderéis como en el 36!” El grito de guerra con el que algunos pretenden reivindicar, desde el entorno de Podemos y su planteamiento del laicismo más radical, los ataques a la Iglesia nos lleva a alguno de los episodios más negros de nuestro pasado reciente. No solamente por la brutalidad criminal que reivindican, sino por los hechos que pretenden conmemorar, conviene recordar qué están demandando los bárbaros de hoy, herederos intelectuales de aquellos otros bárbaros que cometieron crímenes como el martirio de los 51 claretianos de Barbastro.

La comunidad claretiana misionera de Barbastro estaba formada por 60 miembros: nueve sacerdotes –de los que tres tenían el rango de superiores de la congregación-, doce hermanos y 39 seminaristas. Desde que se inició el alzamiento militar en los territorios españoles de Ceuta y Melilla habían vivido casi enclaustrados en el interior de la sede congregacional hasta que el 20 de julio irrumpieron violentamente un grupo de milicianos comunistas y anarquistas armados que, en lugar de luchar en el frente se dedicaron a la represión en la retaguardia, y que con la excusa de que los religiosos estaban almacenando armas para los sublevados, armas que jamás se encontraron como es lógico, detuvieron a los tres superiores y confinaron en la escuela de los Escolapios al resto de los claretianos.

Desde el primer momento quedó claro que la búsqueda de armas solamente era una excusa ya que los testimonios escritos por los seminaristas en sillas, paredes, y cualquier papel al que tenían acceso (incluso en los envoltorios de los alimentos) dejan claro que lo que pretendían era su apostasía y la explicación de comunistas y anarquistas de que lo que odiaban no eran “sus personas, sino sus creencias y sus hábitos negros”.

Los asesinatos sin juicio previo empezaron pronto. El 2 de agosto tras ser martirizados, apaleados y vejados, los tres superiores de la congregación fueron fusilados. Mientras, los jóvenes seminaristas eran tentados llegando a introducir a prostitutas en su lugar de reclusión para intentar tentarlos. Del mismo modo, eran frecuentes las palizas y las agresiones físicas y verbales.

El 12 de agosto asesinaron a otro grupo de seis, el resto entre los días 13, 15 y 18 del mismo mes. Así hasta un total de 51 asesinatos, junto a una ladera con una fosa común cavada donde eran arrojados los cuerpos, según la autopsia recogida en la Causa General, “sin tiro de gracia” y algunos de los cuerpos “con decenas de fracturas” que dejaban clara la tortura a la que habían sido sometidos.

 

Junto a los mártires de Barbastro fue asesinado Ceferino Giménez ‘El Pelé’, un gitano de gran devoción religiosa que fue golpeado y asesinado por negarse a entregar un rosario bendecido que pretendían profanar. ‘El Pelé’ se ha convertido en el primer gitano beatificado por la Iglesia Católica, al igual que sus 51 compañeros de martirio.

En este mismo contexto y con los mismos autores materiales fue brutalmente torturado y asesinado el obispo de Barbastro, Monseñor Florentino Asensio. Detenido el 18 de julio, se le encarceló en las celdas municipales el día 22. El 8 de agosto le trasladaron a una zona solitaria de la cárcel municipal donde fue torturado durante horas, llegando los anarquistas y comunistas a cortarle los testículos en la orgía de odio que vomitaron en aquellos días en la población en la que todos se conocían, puesto que no superaba los 7.000 vecinos.

Monseñor Asensio fue asesinado en la madrugada del día 9 de agosto y su cuerpo, tras arrancarle la dentadura, mutilarlo y robarle la ropa que vestía, fue arrojado a la fosa común en la que reposaban los restos de los 51 claretianos y ‘El Pelé’.

Barbastro es solo una muestra de los incendios de 1936 que los “podemitas” piden que se repitan. En esa localidad de Huesca los número lo dejan claro: fueron incendiados 14 edificios religiosos; asesinaron a 123 de los 140 religiosos que había en el pueblo, además del presidente de la Acción Católica local; también la represión se cebó sobre los falangistas que fueron sacados por la noche de sus casas y fusilados por los milicianos en un número no concretado que va de las 13 a las 19 víctimas; y 15 personas reconocidas como derechistas también recibieron el mismo “castigo revolucionario”. Es solamente un ejemplo de lo que supuso que en 1936 ardieran los templos ¿es esto lo que reivindican los “podemitas”?

2ª parte.

El 18 de julio de 1936, pese a la férrea censura de prensa impuesta por el Gobierno revolucionario del Frente Popular, toda España conocía ya el pronunciamiento militar de la víspera en las guarniciones de Ceuta y Melilla. Una de las respuestas inmediata de los revolucionarios fue el ataque a la Iglesia, eso que los podemitas reivindican con su lema “Arderéis como en el 36”.

Si nos centramos en Madrid, la destrucción de los centros religiosos, con el correspondiente patrimonio cultural y los asesinatos de religiosos, es suficientemente elocuente de qué anhelan los representantes y seguidores de la nueva izquierda seguidora de Podemos.

En Madrid había antes de empezar la Guerra Civil 210 iglesias. En 1939, tras la derrota del Frente Popular el resultado era el siguiente: 45 habían sido destruidas totalmente, 56 habían sufrido daños en más del 50% de su estructura, 84 tuvieron daños leves que afectaron a entre el 25 y el 50% del total del edifico, 14 fueron dañadas en menos del 25% y solamente 11 no recibieron daños en su estructura. Independientemente de los destrozos causados por la turba, las 210 iglesias fueron saqueadas.

Entre estos templos y edificios dañados había algunos de tanto valor como la parroquia de San Andrés, la parroquia de Nuestra Señora de los Ángeles, Nuestra Señora de Covadonga, San Antonio de la Florida, el oratorio de Nuestra Señora de Lourdes, el convento de San Plácido,…. y todos ellos con su rico patrimonio dentro.

Aparejado a la destrucción, quema y saqueo de templos se produjo el asesinato de religiosos y católicos, que también empezaron desde el primer momento. El mismo 18 de julio fueron asesinados una docena de miembros de Acción Católica cuando acudieron a sofocar el incendio de la parroquia de San Andrés, ese día también fue asesinado el párroco de Nuestra Señora de los Dolores y tres sacerdotes de edad muy avanzada y enfermos que se encontraban ingresados en la Mutua del Clero.

En los días que van del 20 al 30 de julio fueron asesinados 43 religiosos más, esto era solamente un adelanto de lo que fue el desarrollo posterior del exterminio de religiosos. Solamente en Madrid fueron asesinados 451 religiosos, 73 religiosas y más de 2.500 personas vinculadas a movimientos de laicos de la Iglesia como la Adoración Nocturna y Acción Católica.

3ª parte

Continuamos con la serie centrada en explicar qué significa el grito de guerra enarbolado por algunos podemitas y la izquierda radical: “Arderéis como en el 36”.Aquellos miles de asesinatos de hace casi 80 años vuelven a cobrar actualidad gracias al nuevo ataque anticatólico que padece España.

Esta vez nos centraremos en la crueldad del martirio de los dominicos de Almagro. Los estudios que se realizaban en el convento de esa localidad de Ciudad Real habían concluido con el inicio del verano y solo una treintena de frailes y estudiantes permanecían en las instalaciones.

El 18 de julio, tras el levantamiento militar los religiosos empezaron a percibir un aumento de los insultos y las amenazas por parte de un sector de la población dirigido desde el ateneo libertario. Tres días después, varios miembros de esta institución anarquista quemaron la Iglesia de la Madre de Dios, próxima al convento. Cuando varios de los religiosos acudieron a sofocar el incendio fueron agredidos por la turba que saqueaba el interior del templo mientras prendían el fuego. Al frente de la gente estaban los dirigentes del ateneo libertario que llevaban desde el principio de la guerra insistiendo al alcalde, el socialista Daniel García Pozo, para que les permitiera fusilar a los religiosos.

El alcalde propuso que los dominicos abandonaran el convento y se instalasen en casas particulares tras enterarse de que los anarquistas estaban planeando incendiar el edificio con sus habitantes dentro. Sin embargo, la presión de los miembros del ateneo libertario obligó a que los religiosos fueran reubicados en una casa abandonada. Para intentar que no fueran asesinados en la localidad, el alcalde les facilitó poco a poco salvoconductos para que fueran abandonando Almagro.

Sin embargo, los anarquistas los seguían en sus desplazamientos para que fueran detenidos y asesinados en las poblaciones en las que eran interceptados. Así, tres religiosos fueron asesinados en Miguelturra y otros tantos en Manzanares, algunos de ellos fueron torturados y mutilados antes de recibir la descarga del pelotón de fusilamiento.

El grueso de los dominicos fue fusilado el día 13 de agosto en Almagro para evitar que fueran trasladados a Madrid a instancias del alcalde socialista. Por la noche fueronllevados a un descampado próximo al municipio donde fueron fusilados uno a uno en presencia del resto de los miembros de la congregación. Mientras les disparaban, eran insultados e instados a blasfemar y abandonar la fe.

Los restos de los 27 mártires de Almagro fueron recuperados tras la Guerra Civil y enterrados en la capilla del convento en el que fueron detenidos en la noche del 23 de julio de 1936.

Puedes comentar el blog con el autor en @Juanerpf

Origen: ¿A qué se refieren los podemitas con ‘Arderéis como en el 36’? | La Gaceta

2 comentarios en “¿A qué se refieren los podemitas con ‘Arderéis como en el 36’? (1, 2 y 3) – Juan E. Pflüger

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s