Ciudadanos: anatomía de un teatro de sombras – Esteban Ordoñez / ctxt.es

La ola españolista y los poderes económicos y mediáticos vaticinan un futuro brillante a C’s. ¿Cómo ha llegado hasta aquí un partido sin apenas implantación territorial, mimado por figuras caducas del bipartidismo y con una historia voluble y confusa?

LUIS GRAÑENA
MADRID | 16 DE FEBRERO DE 2018

El pasado 5 de febrero, el CIS catapultó a Ciudadanos en las encuestas y lo situó por encima de Podemos, en tercera posición. Y, otra vez, los sondeos de diferentes grupos mediáticos han empezado a estirar las estimaciones del organismo oficial: el partido naranja ganaría los comicios aventajando al PP en 1,5 puntos, según un sondeo que ABC publicó en enero. La encuesta de Metroscopia para El País, la semana pasada, alargó el chicle todavía más: otorgó a Cs un 28,3%, 6,4 puntos por encima del PP. Este efecto burbuja en algunas encuestas viene excitado por un hecho histórico, real: en diciembre, Inés Arrimadas ganó los comicios catalanes. Entonces se rompieron inercias de voto y alcázares de los partidos tradicionales: el cinturón rojo socialista de Barcelona y Tarragona, por ejemplo, se tiñó de color butano. ¿Cómo ha llegado hasta aquí un partido con 12 años de historia un tanto incierta, con un líder elegido por orden alfabético, una alianza con la ultraderecha en 2009, unas posiciones cambiantes y una endeble (y confusa) implantación territorial fuera de Cataluña?

Ciudadanos nació como un movimiento de reacción contra el nacionalismo catalán, y sus últimos éxitos siguen confirmando esa esencia. Hay una correspondencia de espejo entre el soberanismo y los naranjas: a mayor empecinamiento de los primeros, más se consolidan los segundos. La futura proyección del partido se vislumbrará en las próximas autonómicas y municipales: entonces se verá si se ha producido un cambio de motor, es decir, si C’s ha dejado de funcionar como dique de contención para hacerlo como proyecto completo y autónomo.

El factor Maragall

El germen de Ciudadanos brotó por generación espontánea en la órbita de apoyos que atesoraba tradicionalmente el PSC. En 2004, el periodista Arcadi Espada convocó a una serie de intelectuales descontentos: Félix de Azúa, Albert Boadella, Francesc de Carreras, Félix Ovejero, Xavier Pericay… De ahí nació la plataforma Ciutadans de Catalunya, en alusión a las palabras de Tarradellas al regresar del exilio. El escritor y crítico literario Ferrán Toutain, otro de los fundadores, habla de la acción política de Pasqual Maragall como catalizadora del movimiento: “Lo único en común que teníamos era que estábamos decepcionados con la postura de Maragall. Él era una esperanza, en su época en el Ayuntamiento se había opuesto al pujolismo, pero luego hizo un tripartito con ERC e Iniciativa per Cataluña, un tripartito nacionalista”, opina Toutain. “La mayoría éramos independientes: los había cercanos al centro derecha y al centro izquierda; era una mezcla compleja de ideologías”.

Francesc de Carreras, catedrático de Derecho Constitucional, recuerda que, tras diversas reuniones, se percataron de que existía un vacío de representación política: “No había un partido no nacionalista, estaba el PP, pero ninguno en el centro o centro izquierda. No sabíamos a quién votar”. Se celebraron diferentes cónclaves entre 2004 y 2006. En ese tiempo arreciaba el debate sobre el Estatut, y el grupo, que en principio parecía dudar entre limitarse a una asociación o dar el salto político (“éramos intelectuales, no estábamos dispuestos a hacer política y tampoco sabíamos hacerla”, dice Carreras), decidió constituir un partido. La idea era asustar al PSC, obligarlo a centrarse en el tablero.

En 2006 celebraron el congreso fundacional. Fue un bautismo de agua salobre, dividida e inestable, que culminó con aires berlanguianos: como no conseguían cerrar un acuerdo entre propuestas, y acarreaban ya muchas horas de debate (algunos, cansados, se marcharon a casa), el presidente fue elegido por orden alfabético: el veinteañero Albert Rivera era el primero de la lista. Hay, no obstante, quienes sugieren que se eligió este método a sabiendas. En cualquier caso, el abogado de La Caixa se convirtió en el líder de un partido líquido: Ciutadans definió su ideario aunando la socialdemocracia de unos y el liberalismo de otros.

PARA LAS ELECCIONES EUROPEAS DE 2009, ALBERT RIVERA, HOY EUROPEÍSTA DECLARADO Y DEFENSOR DE LOS VIENTRES DE ALQUILER, INTEGRÓ UNA COALICIÓN EUROESCÉPTICA, CATÓLICA Y ANTIABORTISTA JUNTO A LIBERTAS

A lo largo de los años, la alusión a la socialdemocracia ha ido asemejándose más a una nota de color que a una convicción programática. Para las elecciones europeas de 2009, Albert Rivera, hoy europeísta declarado y defensor de los vientres de alquiler, integró una coalición euroescéptica, católica y antiabortista junto a Libertas. El pacto se fraguó en la trastienda de Intereconomía. El multimillonario irlandés Declan Ganley quería infiltrar en Bruselas una fuerza ultraderechista y su idea era contratar a Ciudadanos para que se convirtiera en su filial española. En una entrevista a El Plural, Enrique de Diego, fundador de la cadena, contó que con el pacto Rivera se aseguraba un trato de favor en el canal. “Estaba bien dispuesto a cambiar de principios y a pasar del centroizquierda proclamado a la derecha euroescéptica”, dijo De Diego. Francesc de Carreras recuerda cómo hirió este volantazo a la militancia: “Fue muy difícil y generó la salida de mucha gente, algunos abandonaron la dirección del partido, pero fue en 2009, y creo que Rivera se arrepintió inmediatamente”.

La consumación liberal

El debate sobre las fuentes ideológicas siempre ha estado presente en el partido. Pero la cuestión identitaria de la defensa de la unidad nacional aglutina las filas y ayuda a relativizar como un mal menor el dilema del posicionamiento en el eje derecha-izquierda. Mientras tanto, Rivera ha ido virando el partido hacia un liberalismo sin cataplasmas. Como cuenta Iñaki Ellakuría, periodista de La Vanguardia y autor de Alternativa naranja, en el congreso de Coslada (Madrid) de febrero de 2017, la cúpula decidió eliminar del ideario la defensa explícita de los valores socialdemócratas y fijar como seña de identidad el término “liberal progresista”.

Hubo quejas entre los militantes más orientados a la izquierda. El sector catalán propuso una enmienda a la totalidad que se rechazó. De Carreras considera que la alteración de la definición no implicó un giro a la derecha: “El liberalismo progresista engloba la idea socialdemócrata básica del Estado Social. Aquí los valores no han cambiado”. Desde su perspectiva, la socialdemocracia europea ya ha logrado sus objetivos y por eso, ahora, está en una “encrucijada”, es decir, desmovilizada. En la socialdemocracia moderna, “se afirma más la economía de mercado que la intervencionista”, defiende.

Lo que ocurrió en Coslada fue una confirmación: la eliminación de una etiqueta semántica que se había ido vaciando con anterioridad. El libro De Ciutadans a Ciudadanos, la otra cara del neoliberalismo analiza en profundidad los cuadros de la formación y concluye que se trata de un partido business: una generación de vástagos del solchaguismo, de la España inmobiliaria (Jordi Cañas), hostelera (Matías Alonso), del mundo de la consultoría (Inés Arrimadas) o el management (Juan Carlos Girauta); hijos, en definitiva, del discurso del progreso basado en el éxito y el enriquecimiento. Francesc Miralles, coautor del libro con Pep Campabadal, observa un desvío explícito hacia la derecha en los últimos años: “Cuando pactaron con Pedro Sánchez aún se presentaban con una pátina socioliberal. Es sintomático que la gente que Rivera necesitaba en 2014 ahora le estorbe. Hay mucho oportunismo. Carolina Punset, que venía del entorno verde y se marchó del partido, es un buen ejemplo”.

España Constitucional

Albert Rivera entró en los círculos de poder madrileño por la puerta grande y amparado por dos viejos barones del bipartidismo. En mayo de 2013, Eduardo Zaplana y José Bono presentaron al líder catalán en el club Siglo XXI. Rivera ejemplificaba el tipo de personalidad política que necesitaba un proyecto ideológico como el que los dos exministros habían montado meses atrás: la Fundación España Constitucional, a la que también se adhirieron pesos políticos como Ángel Acebes o Rodolfo Martín Villa y altos directivos de Telefónica, Iberdrola, Gas Natural, Endesa, Prisa, Aldeasa, Everis o Deutsche Bank. ¿El objetivo? Defender los “valores constitucionales y de la Corona”, y contrarrestar el “tsunami independentista catalán”. Rivera completó su debut capitalino pisando moqueta en una gira por los despachos de algunos banqueros. Ahí encandiló a sumos sacerdotes del sector financiero, como José Ignacio Goirigolzarri (Bankia), que años después se declararía impresionado por su “frescura y preparación”.

Purgas, cuentas irregulares

Zaplana le abrió los portones de la capital y, poco tiempo después, su sombra empezó a sobrevolar en movimientos internos y en las purgas que Ciudadanos emprendió en sus agrupaciones de la Comunidad Valenciana. Los militantes de base denunciaron una infiltración de la facción ripollista (Ripoll, implicado en el caso Brugal era, a la vez, zaplanista) que había sido derrotada dentro del PP. Cuatro diputados de Les Corts abandonaron el partido y cayeron al grupo de no adscritos después de denunciar una falta de democracia interna, un esquinazo a los principios socialdemócratas y procederes propios “de la Gestapo”. El revulsivo final del desmarque fue la connivencia de Ciudadanos con el PP para atacar los Presupuestos Generales. Estos cuatro tránsfugas, finalmente, fueron decisivos para aprobar las cuentas del socialista Ximo Puig.

Polémicas similares se repitieron en otros lugares. Se destaparon por toda la península casos que cuestionaban la limpieza y la transparencia que esgrimía el partido. El coordinador de Zaragoza José Luis Juste y el riojano Federico Pérez tuvieron que dimitir cuando sus nombres aparecieron en los Panamá papers. También emergieron negligencias contables. En mayo de 2016, CTXT detectó una plaga de “errores administrativos aislados” en las cuentas del partido. Ya en 2014, con el salto al ámbito nacional, las cuentas cuadraban con dificultad. En la Región de Murcia se encontraron gastos de viajes, reportajes fotográficos o de manutención que, según un informe, no se podía asegurar que fueran “necesarios para el funcionamiento del grupo”.

Ibex, González, Aznar

Además de saber manejar y reorientar sus estrategias de comunicación y de que el tiempo político haya jugado a favor de su discurso (sobre todo por el procés), Ciudadanos ha disfrutado de un ecosistema de poder amigable que le ha dotado de fuerza. Han contado, en distintos momentos y grados, con el favor de la patronal, de la banca y las grandes empresas y de los titanes mediáticos a través de su información, sus editoriales  y sus opinadores (El País, Cadena Ser, Antena 3…).

En relación al Ibex, para Miralles hay una relación de conveniencia. Por un lado, el elector del PP envejece, no es una apuesta de futuro, y por otro, Rivera carece de las ataduras de los conservadores: “La inercia funcionarial de partido de Estado, criado dentro del Estado, y su vinculación con la iglesia católica hacen que el PP no pueda desmontar ciertas cosas del Estado de Bienestar, hay ciertos elementos culturales que tiene que mantener; pero Ciudadanos no tiene ese tipo de frenos”, analiza Miralles. “El Ibex necesita a la generación probusiness”.

LOS NARANJAS COMBINAN EL OFRECIMIENTO DE CARAS FRESCAS Y NUEVAS CON UNA BUENA DOSIS DE NOSTALGIA CONCILIADORA. UNA MEZCLA SUPERFICIAL, PERO QUE PUEDE ANESTESIAR COMO NINGUNA OTRA EL DESASOSIEGO DE UNA MAYORÍA SOCIAL

La pasada Navidad, desde la Fundación Faes, el expresidente José María Aznar mostró su creciente admiración por Albert Rivera. En una reciente entrevista a El MundoFelipe González confesó que se veía con el líder catalán: “Tres o cuatro veces en el último año y medio”, precisó. Ciudadanos se congracia con expresidentes y exministros que sus propios partidos mantienen en el trastero de los símbolos devaluados. Una jugada inteligente en una época de desorientación e inestabilidad políticas: los naranjas combinan el ofrecimiento de caras frescas y nuevas con una buena dosis de nostalgia conciliadora. Una mezcla superficial, pero que puede anestesiar como ninguna otra el desasosiego de una mayoría social que se encuentra políticamente desmovilizada.

El fundador Ferrán Toutain asume estas relaciones como parte del ADN del partido: “Rivera siempre ha reivindicado la figura de Suárez y la de Tarradellas, y también la de Aznar y González. La de Zapatero, no. Aparte de los claroscuros de sus gobiernos, Aznar y Felipe han tenido un compromiso absoluto con el orden constitucional. Me parece un elemento muy valioso para asesorarse bien sobre los atributos que debe tener un líder político”.

El puente naranja

En algunas regiones, Ciudadanos tiende puentes cuya escenificación directa y explícita sería impensable hace un tiempo: es el territorio de acuerdo del PP y el PSOE, el reservado de restaurante del bipartidismo. Enarbolan el discurso de la regeneración y contra la corrupción, pero pactan con el PSOE de los EREs y con el PP de Gürtel, Púnica y Lezo… El periodista Iñaki Ellakuría siguió de cerca la gestación de esas alianzas: “Estaba el debate sobre si se entraba o no. Creo que apoyarlo servía también para diferenciarse de Podemos, para sostener que ellos impedían la parálisis y presentarse como un partido serio ante el voto joven que se disputan con Podemos”. En Madrid afloran sin pausa nuevas informaciones sobre la corrupción que cada vez se acercan más a Cristina Cifuentes. “Han endurecido el discurso, pero quizás llegue un momento en que eso no baste y haya que tomar una decisión. En esa línea roja está el peligro de caer en la contradicción”, reflexiona Ellakuría.

El puente naranja se edificó con éxito en Andalucía. El momento representativo fue la reforma del Impuesto de Sucesiones que extinguía la carga impositiva sobre las herencias. Con la condición de aprobar los Presupuestos, Ciudadanos propuso una modificación que dejaba sin gravar en 95% de las herencias: aquellas que no llegaban al millón de euros serían bonificadas por completo. La propuesta partió originalmente del PP: para los conservadores, con ese impuesto la Junta robaba a los andaluces. Según recuerda Francisco Jurado, asesor de Podemos en el parlamento andaluz, “fue un gol del PP. Hubo una campaña viral muy fuerte con casos extremos irreales porque en Andalucía sólo pagaban las personas más ricas. Al final, Ciudadanos lo metió en el parlamento y se apuntó el tanto. En un momento en que hay que proteger la sanidad y la educación, dejaremos de percibir unos 300 millones al año”.

RIVERA HA APROVECHADO LA CRISIS DEL PROCÉS PARA RECICLAR UN CHOVINISMO ESPAÑOL QUE, HASTA AHORA, ESTABA ENCLAUSTRADO EN EL IMAGINARIO COLECTIVO DENTRO DE LOS CAUCES DE LA DERECHA MÁS CONSERVADORA

Desde las elecciones catalanas y el burbujeo de las encuestas, Albert Rivera ha profundizado la dramatización para tratar de consumar un virtual adelantamiento a un PP al que, en la práctica, mantiene en el Gobierno. Ha aprovechado la crisis del procés para reciclar un chovinismo español que, hasta ahora, estaba enclaustrado en el imaginario colectivo dentro de los cauces de la derecha más conservadora. Ciudadanos ha construido un patriotismo nuevo (en apariencia limpio y sin adherencias ideológicas) que bebe de los estados emocionales que normalmente se reservaban a las competiciones deportivas internacionales: ha politizado la cultura forofa, como se vio en la noche electoral del 20D, festejada por la afición al grito de “yo soy español”. Con esos mimbres ha ido resbalando desde las manifestaciones ultras del Día de la Hispanidad en Barcelona hacia una suerte de macronismo (un populismo de gesto serio), en virtud del cual trata de usufructuar el terrorismo o decide modificar radicalmente su postura sobre la prisión permanente revisable.

En el pacto firmado con Pedro Sánchez en 2016, se contemplaba la derogación de la cadena perpetua, pero en los últimos tiempos han pasado a defenderla. Ferrán Toutain ve “una desorientación o vacilación” en decisiones como esta, que podría “desorientar al elector”, aunque no un “giro a la derecha”. Pero ahora, la estrategia electoral lleva a Ciudadanos a captar a los votantes del PP. En los últimos días, han declarado “congelado” el pacto de investidura, han abandonado la negociación del pacto de la Justicia; amenazan con bloquear, amagan subrepticiamente con forzar un adelanto electoral. Pero los tiempos mandan, y en el fondo, pese a los aspavientos, saben que no es una opción viable. Ellakuría opina que “con la crisis catalana es difícil justificar un adelanto”. “Igual en 3 o 4 meses, si hay un Gobierno en Cataluña… Pero ahora es complicado”, concluye.

Hasta el momento de acudir a las urnas, Ciudadanos se esfuerza en diseñar una ilusión óptica que le permita mantener la tensión favorable que le ha aportado la crisis catalana por otros medios: esencializando los debates, tratando de trasladar el rechazo al procés hacia el resto de nacionalismos periféricos para mostrarlos como secesionistas potenciales y, a la vez, contrarrestando esa faceta huraña con un intento de capitanear y anotarse como propia una posible reforma del sistema electoral.

Pero a Rivera le aparece la primera grieta bajo los pies: es sutil, de momento permanece camuflada por el idilio demoscópico, pero está ahí y su nombre es Inés Arrimadas. Desde el interior, según percibe Toutain, no se cuestiona el liderazgo riverista; hay opiniones dispares, pero dentro de la normalidad. Sin embargo, es innegable que ha emergido una figura potente, un contrapeso, un plan B donde antes no había ningún referente. Miralles, en cambio, detecta heridas en el presidente del partido: “Ha tenido demasiadas vidas y se le ven las costuras. Ha sido muchas cosas, pactó unas cosas con Sánchez, luego invistió a Rajoy, y para el votante es difícil saber quién es hoy”. De una forma u otra, el teatro de sombras que comenzó hace 12 años se acerca ahora a su catarsis.

AUTOR

  • Esteban Ordóñez

    Es periodista, creador del blog Manjar de hormiga. Colabora en El estado mental y Negratinta, entre otros.

Origen: Ciudadanos: anatomía de un teatro de sombras | ctxt.es

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s