Testimonio ante el juez” – Fernando Sánchez Dragó / El Mundo

20 de septiembre de 2010.

“SEÑOR JUEZ:

quiero prestar testimonio en el proceso abierto contra los crímenes del franquismo. Todos los testigos llamados a declarar son de cargo. Yo lo seré de descargo. Le expongo mis antecedentes:

en septiembre del 36 pasearon a mi padre en Burgos, mi tío paterno fue condenado a muerte al terminar la guerra y pasó varios años en la cárcel, yo mismo di con mis huesos en ella, fui detenido en no pocas ocasiones, sufrí cinco procesos, permanecí un total de diecisiete meses en Carabanchel y casi ocho en prisión domiciliaria, estuve seis años en el exilio…

¿Le basta con eso? ¿Admite mi testimonio? ¿Me reconoce la condición de víctima del franquismo? ¿Tengo derecho a hablar o me sentará, por parecerle facha, en el banquillo? Le recuerdo que, a diferencia de muchas de las personas llamadas por usted a declarar, mi testimonio no es de oídas. Soy testigo presencial de los supuestos delitos que se juzgan y de la época en la que se cometieron. No pueden decir otro tanto Almodóvar, Javier Bardem, Juan Diego Botto o Almudena Grandes, y menos aún los bisnietos de las presuntas víctimas.

Recuerde asimismo que mis palabras no son fruto de ideología, por carecer yo de ella, ni del afán de medro. Al contrario: pueden costarme caras. Nada tengo que ganar y sí mucho que perder. ¿Por qué, entonces, me meto en la boca de lobos que no son feroces, pues con sus plañidos sólo quieren estar cara al sol que más calienta?

Se lo explicaré: vengo aquí movido por la indignación que tanta mentira me produce. Las cosas no fueron como sus testigos las cuentan. Yo estuve muchas veces en Correos y nadie me torturó. Todos los españoles, todos, fueron víctimas de una guerra cuya estúpida crueldad se divide a partes iguales entre los Hunos y los Hotros. Y en cuanto a la posguerra, cierto es que los años del franquismo lo fueron de sombras para algunos, sobre todo al principio, pero también de luces para muchos. Y aun me atrevería a decir, jugándomela, que las segundas fueron más que las primeras.

En la España de Franco que conocí sólo sufrían persecución quienes desde posturas radicales -las mías, por ejemplo- y buscando pelea se enfrentaban al Régimen. Créame si le digo que éramos pocos. Mis recuerdos lo son de un país abierto, alegre, divertido y más libre, en lo menudo, que el de ahora. Basta de mentiras. No reabra trincheras. No dé vivas a la República, que lo fue de infamia. Sobresea al asunto. ¿Habeas corpus? Pues aquí está el mío, señor juez. Ecce homo.”

Testimonio ante el juez”, por Fernando Sánchez Dragó

Publicado en El Mundo.m

3 comentarios en “Testimonio ante el juez” – Fernando Sánchez Dragó / El Mundo

  1. No se puede decir claro, tengo 74 años por lo tanto e nacido en la dictadura, y lo que explican muchos de los hijos que perdieron la guerra es una pura mentira, franco claro que fusilo a muchos, pero que hubieran echo los “rojos” si hubieran ganado la guerra, el odio de la izquierda traerá malas consecuencias a muy corto plazo. yo como se suele decir he sido también una mala pieza, un poco rebelde, pero puedo asegurar que como dice Sánchez Drago si no cometías ningún delito y te comportabas con corrección y no te saltabas las leyes, nadie te decía nada, pero si eras un fantasma impresentable y gilipollas te daban la del pulpo, mis felicitaciones por su testimonio Sr. Drago, un cordial saludo de: Saturnino Lacueva Garcia de Barcones, un pueblecito de Soria

    Le gusta a 1 persona

  2. Lo mismo digo. Mi bisabuelo, militar republicano, prontamente fusilado el comienzo de la Guerra. Mis abuelos – y abuelas- siempre mucho más ecuánimes a la hora de contar cosas de la guerra y los desmanes de uno y otro bando; con menos odio y rencor que la generación posterior, la de los hijos de quienes vivieron e hicieron la guerra.

    No se puede re-escribir y sobre todo, falsear, la historia, haciendo pasar a un bando por los justos, los héroes, los que cumplían escrupulosamente la legalidad, cuando no es así, ni de lejos. Más bien al contrario.

    Las hemerotecas están donde están. Y el comportamiento de las izquierdas, del PSOE de entonces, y de muchos líderes desde La Pasionaria, a Largo Caballero es el que fue y debe asumirse. Auto-crítica, cero… pero está documentado.

    Pero siguen igual, Guerra Civil, Franco, guerra civil, franco y más guerra civil, el bucle eterno, sin fin. Siendo ellos quienes más deberían de avergonzarse precisamente por su responsabilidad en esa guerra civil.

    Me gusta

  3. Todas las personas que vivieron razonablemente bien en el franquismo deberían escribir una carta del estilo de la de Sánchez Dragó y, guardando copia, enviársela a los miserables que nos gobiernan y su “comisión de la verdad”.
    Podía ser una campaña bonita. Decenas de miles de cartas hablando bien de Franco y pidiendo respeto para su figura.
    Es una idea.

    Me gusta

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s