La otra cara de la Memoria Histórica – Francisco Javier de la Uz Jiménez

CAJÓN DE SASTRE

Y me definí a mí mismo no de un modo positivo, sino de un modo negativo. No me dije: yo soy esto, sino que me dije: yo no soy esto. Más claro; yo no me sentí hombre de «derechas», ni «fascista», ni «tradicionalista», ni «falangista», etc., etc. Yo me sentí únicamente anti-izquierdista de las izquierdas españolas. Y ello por puro patriotismo; por puro y exclusivo amor a España”. (JARDIEL PONCELA)

/2/13

Con respeto absoluto a la verdad del pasado, esta entrada, como la misma fuente de donde se obtuvo la información, quiere responder a las insistentes referencias del ex Presidente Rodríguez Zapatero, sobre el periodo de la II República como origen de la democracia, y que constituyen un ejercicio de ingenuidad e inmadurez política, un penoso desconocimiento de la reciente historia de España y un volver a situar a la sociedad española en el enfrentamiento ideológico. En cuanto a la proposición de ley de Esquerra Republicana de Cataluña para recuperar la “Memoria Histórica Republicana y Antifascista”, por su texto sectario se desprende que más que recuperar la historia, se pretende recuperar los odios y las confrontaciones ideológicas. Aún así, esta ley fue aprobada por el anterior Gobierno y no corregida por el actual.

Chiste de Mingote publicado en ABC el 29 de abril de 2.006

Según la norma establecida por el Papa León XIII para historiadores y cronistas: “La primera ley de la Historia es no atreverse a mentir; la segunda, no temer decir toda la verdad”.

El historiador Nicolás Salas, dice:”Tan verdad es que los que siembran odios lo pagan ante la historia, como que al final también acaban pagándolo los inocentes”.

La  persecución religiosa en tiempos de la II República, el Frente Popular y la Guerra Civil española, provocó un martirologio  y una destrucción de enormes e incalculables riquezas patrimoniales del arte y de la cultura, cuyo olvido o ignorancia, además de producir odio, produce resentimiento e indefensión de los muertos al falsificar el pasado.

Con esto, no se desea enfrentamiento de ningún tipo, sino sólo informar, recordar y recuperar hechos históricos ineludibles, y hacerlo con testimonios documentales y gráficos, que prueban como era la “paz” durante la II República y el Frente Popular, tan añorada por el ex Presidente y reivindicada por Esquerra Republicana de Cataluña.

El señor Zapatero ha conseguido dar alas  al revisionismo histórico de la Guerra Civil y de la II República, pero siempre a favor de una de las partes enfrentadas en lucha fratricidas.

¿Añorar aquella República?… Las cosas empezaron a cambiar en mayo, cuando la República desveló su faceta negativa: empezando por la bárbara ofensiva anticlerical, que implicó la destrucción de monumentos y joyas de arte irrepetibles. -¡aquella maravillosa Virgen de Belén, de Pedro de Mena (Iglesia Santo Domingo, Málaga), convertida en pasto de las llamas…!-  (Carlos Seco Serrano, académico de la Historia. ABC, 14 de abril de 2.006).

Anthony Beevor, historiador: “¿Qué es la república? La república no es coherente, son muchas cosas: liberales, demócratas, centristas, comunistas, anarquistas, miembros del POUM… El mito de una república inmaculada, como “edad dorada” que fue destruida, no existe. Era una contradicción, era todas las contradicciones posibles a izquierda y derecha”. (ABC. 21 de septiembre de 2.005)

Es un hecho que la República fracasó y así Azaña, Prieto o Zugazagoitia reconocieron en sus memorias, muchos de los errores e injusticias cometidas por los republicanos. No sólo en la Guerra Civil, sino también en los años precedentes, en los que se toleraron o no castigaron con suficiente energía abundantes desmanes justificados en nombre de la ideología.

La II República utilizó el puño cerrado, emblema del comunismo, como muestra inequívoca de sus objetivos revolucionarios soviéticos. (Fragmento de la portada del libro de Stanley G. Payne, El colapso de la República)

En primer lugar, la misma proclamación de la II República (14 de abril de 1.931) como consecuencia de una elecciones municipales (12 de abril de 1.931) en las que no se planteaba la forma de Estado y que  las izquierdas convirtieron en plebiscito. Ningún historiador ha considerado que, de hecho, fue un golpe de Estado popular. La Monarquía obtuvo más concejales que sus adversarios en el conjunto nacional, veintidós mil cien frente a cerca de seis mil, aunque perdió en las capitales, menos Palma de Mallorca, Cádiz y Lugo. Ante el hecho consumado de la proclamación de la República, el Rey Alfonso XIII decidió abandonar el país.

La proclamación de la II República, el golpe de Estado más perfecto de la historia española 

La Revista CLIO, publicó en su número de abril de 2.006, un esclarecedor informe del profesor Enric Ucelay-Da Cal, catedrático de la Universidad Autónoma de Barcelona, en el que explica cómo se gestó el golpe de Estado “invisible” que proclamó la II República. (El artículo, firmado por el historiador Xavier Casals, analiza cómo el cambio de régimen de 1.931, siempre presentado cómo modélico, no fue realmente así).

Transcripción de la Revista CLIO el fragmento de texto que se refiere a la jornada del  14 de abril de 1.931:

…La oposición republicana no jugó limpio ni los días previos al 14 de abril ni durante esa jornada. En realidad, Alfonso XIII se enfrentó a una hábil maniobra de sus adversarios: éstos a lo largo del día 14, sacaron a las masas a la calle para provocar una “toma revolucionaria de los Ayuntamientos, que la radio difundió y estimuló en el marco de una operación en buena medida coordinada a golpe de teléfono y por telégrafo”.

Tal operación, dice Ucelay-Da Cal, colocó al Gobierno del Almirante Aznar en un callejón sin salida, pues “podía rendirse o dar la orden de abrir fuego sobre los felices manifestantes, pero en ambos casos debía de olvidarse de la normalidad constitucional”. Con lo cual, tomara la decisión que tomara, perdía políticamente. Tales maniobras republicanas, “gracias a su invisibilidad”, dieron como resultado “el golpe de Estado más perfecto de toda la historia española”, al salvar las apariencias de vulnerar la legalidad.

De este modo, pese al cambio pacífico de régimen del 14 de abril, los actores políticos de la jornada jugaron la carta golpista. Ciertamente, el Rey partió por no gozar “del amor del pueblo”, según sus palabras, pero también –y esto es más definitivo- por no disponer de Cuerpos Armados que le apoyasen. El Rey perdió y los republicanos se alzaron con el triunfo. Miguel Maura fue explícito  acerca de su fácil victoria: “Nos regalaron el poder”.

En agosto de 1.930, se estableció el pacto de San Sebastián: una alianza de republicanos españoles, catalanes y socialistas, con beneplácito anarquista y militares radicalizados. Esta convergencia de republicanos y revolucionarios, en la que los primeros apostaban por un cambio de régimen y los segundos por la revolución, explica el golpe “invisible” que proclamó la II República.

        Coda: Las circunstancias que sacaron a las masas a la calle para provocar una “toma revolucionaria de los Ayuntamientos, que la radio difundió y estimuló en el marco de una operación en buena medida coordinada a golpe de teléfono  y por telégrafo”, recuerda significativamente lo sucedido en Madrid los días 12 y 13 de marzo de 2.004, vísperas de las elecciones generales posteriores al atentado del 11-M.

Resumen de los años republicanos añorados por Zapatero

    

Las esperanzas de regeneración social de la II República quedaron frustradas en pocos meses. Las libertades democráticas fueron pronto utilizadas por las izquierdas para minar el Estado republicano. Durante el “bienio rojo” el comunismo planteó sin rodeos sus objetivos revolucionarios. Y todas las izquierdas fueron beligerantes contra la Iglesia, considerada enemigo del pueblo. Los incendios y saqueos de templos, la nueva Constitución aconfesional, fueron preludios de una feroz persecución religiosa. La II República fue traicionada. En mayo y junio-julio de 1.931 y abril de 1.932, el marxismo acabó con la paz ciudadana.

Desde los primeros meses de la II República, la propaganda soviética fue masiva a través de múltiples publicaciones, todas con objetivos revolucionarios sin rodeos. (Archivo de Francisco José de Jesús Pareja)

La persecución religiosa marxista fue una explosión de odio a escala de la sufrida por los primeros cristianos en Roma. Fueron asesinados y torturados (1.931-1.939) 13 Obispos y más de 7.000 Sacerdotes, Religiosos, Religiosas y Seminaristas. 

La quema de Conventos, Iglesias y Colegios religiosos comenzó en Madrid y se extendió por gran parte de España en los primeros días de mayo de 1.931, antes de un mes después de la proclamación de la República. En las imágenes vemos edificios religiosos incendiados en Madrid. (Colegio de las Maravillas, Iglesia Carmelita de Santa Teresa, Convento de las Bernardas).

       Azaña (Presidente del Gobierno Provisional, abril-octubre 1.931), no permitió que Miguel Maura (Ministro de la Gobernación, cargo que más tarde abandonó) evitara la quema de Iglesias y Conventos en mayo de 1.931. El primer ejemplo  de manipulación de la verdad, desde el comienzo de la persecución religiosa, fue achacar formalmente a las derechas el incendio y destrucción de Iglesias, Conventos y Colegios religiosos en ese mes, para desacreditar a la República. Afirmación que el propio Manuel Azaña se encargó de desmentir al justificar con frase lapidaria: (Todos los Conventos de España no valen la vida de un republicano)

Los desmanes antieclesiástico en Alicante: Colegio Marista, Convento de Monjas Capuchinas, Escuelas Salesianas. El afán destructivo fue generalizado el mes de mayo de 1.931

El verano de 1.931 fue sangriento en Sevilla y varios pueblos. La primera “Semana Roja” de España se saldó con más de una veintena de muertos y casi dos centenares de heridos, además de grandes pérdidas económicas.

En la imagen, las tropas proclamando el “Estado de Guerra” en la Plaza del Altozano de Sevilla, las noticias en ABC.

       La Semana Santa de Sevilla se convirtió en 1.931 en tema polémico nacional. El anticlericalismo fijó en la Semana Santa y las Hermandades y Cofradías, sus objetivos anticlericales. Fueron suspendidos los desfiles procesionales durante varios años en la capital y provincia.

En Sevilla, fue incendiada en la madrugada del 12 de mayo de1.931 y saqueada durante la mañana siguiente, la Capilla de San José en la calle Jovellanos, quedando parcialmente destruida, y se perdieron veintiséis obras de arte religioso, algunas atribuidas a Murillo, Velázquez, Martínez Montañés, Esteban Domínguez y otras firmadas por algunos de ellos. Los sevillanos acudieron masivamente a ver los efectos del incendio de la Capilla y los graves destrozos en el edificio y la pérdida de valiosas obras de arte, escandalizaron a la sociedad. Sobre todo cuando conoció que el Gobernador Civil, Antonio Montaner Castaño, no autorizó a las Fuerzas de Seguridad, estacionadas en la calle contigua de Tetuán, evitaran el incendio. “Hubiera sido –dijo el Gobernador- una provocación al pueblo”.

Estado de ruina en que quedó la Capilla de San José, en la sevillana calle de Jovellanos, en mayo de 1.931

        Los más vulgares delitos comunes han ascendido a la categoría de delitos  políticos. Se roba y se asesina en nombre de una idea. Con mostrarse afectos los criminales del régimen, han gozado de la condición de delincuentes políticos. En cambio, los delincuentes políticos no han sido tratados como criminales, con el beneplácito de los gobernantes…Es una farsa trágica la dictadura del proletariado. En el fondo esa dictadura es una dictadura burocrática de una pequeña parte del proletariado. Los directivos sólo procuran apoderarse del bombo de esa lotería de la revolución, y mejor aún, para no esperar los azares de la fortuna, antes del sorteo se alzan con el dinero de los premios. (Jacinto Benavente. Discurso en Málaga, mayo de 1.935)

El 15 de abril comenzaron los ataques a la religión y a la II República. Asalto a la cárcel de Barcelona y liberación de seiscientos presos. Incendio de seis templos y conventos en Madrid, iniciándose la persecución de Sacerdotes y Monjas tanto en la capital como en otras ciudades. El mismo día 14 de abril, el alcalde provisional de la República en Sevilla, Hermenegildo Casas Jiménez (PSOE), habló a la muchedumbre desde la escalera del Ayuntamiento: “… y ahora vamos  a demostrar públicamente que cuando el Gobierno de un país se encargan los que legítimamente representan la voluntad popular, estorban los Guardias, la Fuerza Pública y demás elementos que la Autoridad ilegítima necesita para su sostenimiento”. Los desmanes de aquella misma noche culminaron el día 15 con el asalto a la cárcel del Pópulo, quedando libres doscientos once presos políticos y comunes, entre ellos el Capitán Carlos Cuerda, socialista. Los manifestantes adueñándose del centro de la ciudad, lo pasearon en hombro por la avenida de la Libertad y calle Alemanes.

El Capitán Cuerda, a hombros por las calles de Sevilla. (Foto de Juan Serrano, Fototeca Municipal de Sevilla)

En toda España, la “crónica negra” delictiva ocupa espacio en las páginas de los periódicos: La revolución marxista en el Alto Llobregat (Cataluña), organizada por los mineros (21 de enero). Barcelona es un foco de conflictos sociales donde casi todos los días hay atracos. La ofensiva contra la Guardia Civil se inició con los trágicos sucesos de Castiblanco de los Arroyos (Sevilla) y fue confirmada con los igualmente trágicos de Arnedo (Logroño). Las huelgas  y motines son constantes en toda España. El comunismo anunció en sus publicaciones la consigna de la III Internacional: “(que era) indispensable prepararse para una lucha armada contra el Gobierno burgués y reaccionario”. ”Radio Moscú anunciaba al mundo que los hermanos comunistas de España luchaban en las calles para proclamar la República Roja”. En Madrid (abril), fueron fundadas las Milicias Antifascistas Obreras y Campesinas (MAOC) y el Comité Antifascista.

En el año 1.933, llega el fin del “bienio rojo” y comienza el “bienio negro”: dos etapas funestas. La corrupción política municipal, aparece denunciada por la clase obrera en varias localidades andaluzas y se manifiestan contra los funcionarios municipales.

La epidemia de huelgas y desórdenes violentos que comenzó el 8 de diciembre de 1.933 tuvo muy poco que ver con el cambio de Gobierno. Se debió en particular al ímpetu revolucionario de los anarco-sindicalistas, para quienes tales huelgas y desórdenes eran de desear en sí, para sus proyectos revolucionarios. Se transformaron los quioscos de flores de las Ramblas de Barcelona en nidos de ametralladoras, y hubo violentos choques en La Coruña, Zaragoza, Huesca, Barbastro, Calatayud y Granada… El expreso de Barcelona a Sevilla fue víctima de un atentado, con muerte de diecinueve viajeros. (Salvador de Madariaga. España, Espasa Calpe, 1.978)

En enero de 1.933, la revolución se extendió por varias provincias andaluzas, como acredita la página de ABC.

Los sucesos revolucionarios de octubre de 1.934 causaron en toda España 1.335 muertos y 2.951 heridos.

“Con la rebelión de 1.934, la izquierda española perdió hasta la sombra de autoridad moral para condenar la rebelión de 1.936”. (Salvador Madariaga, España. Espasa Calpe, 1978).

Existen todos los testimonios básicos necesarios para probar históricamente que la Revolución de Octubre de 1.934 fue un golpe de Estado contra la II República, y que la organizaron el PSOE y la UGT, con el apoyo de la CNT y el PCE., partido que al final logró imponer sus objetivos marxistas. Esto es un axioma incuestionable que las izquierdas han borrado de las páginas de la historia de España. Además han convertido los efectos represivos lógicos de la revolución en causas provocadoras que justificaron la acción bélica.

La influencia soviética fue una constante en la vida sociopolítica de la República. Mítines, carteles y pasquines inundaron las calles españolas de propaganda comunista.

Para conocer la realidad del “Octubre Rojo”, existen varios documentos básicos que lo prueban, el primero (del que afortunadamente dispongo), fue publicado por el Gobierno republicano en enero de 1.935 y que contiene todos los datos hasta entonces disponibles, además de un álbum fotográfico que avala tanto la crueldad de los revolucionarios como las pérdidas materiales civiles y eclesiásticas, muchas de ellas de valores históricos y artísticos incalculables.

   

   Estos documentos que ya han sido publicados en el Blog como: (La Revolución de Octubre 1.934 en España), pueden verse  a través de los  siguientes enlaces: 

http://devale.blogspot.com.es/2012/10/la-revolucion-de-octubre-1934-en-espana.html

http://devale.blogspot.com.es/2012/10/la-revolucion-de-octubre-1934-en-espana_6.html

En 1.972, Francisco Aguado Sánchez, publicó: “La Revolución de Octubre de 1.934”, posiblemente la primera monografía dedicada a esclarecer los orígenes y consecuencias de la sublevación. En 1.984, Enrique Barco Teruel, publicó: “El Golpe socialista, octubre 1.934”, libro que avala las tesis anteriores.

Los periódicos nacionales se hicieron eco durante 1.935 de las actividades del Socorro Rojo Internacional, que coaccionaba a los ciudadanos. El PCE convoca a todas las fuerzas para combatir el Gobierno de derechas (2 de junio). Nace el Frente Popular (16 de diciembre), por iniciativa de Manuel Azaña, ante el fracaso de la convocatoria comunista. Durante todo este año, la agitación social y las perturbaciones del orden público fueron constantes en casi todo el país, como consecuencia de la ofensiva republicana, marxista y cenetista contra los varios Gobiernos conservadores surgidos después de las elecciones de noviembre de 1.933.

El Frente Popular marxista secuestró a la República y llevó el poder a la calle, fue lo que se conoció como “La Primavera Trágica”. El primer documento conocido sobre el germen que propició el Frente Popular, está fechado el 12 de abril de 1.935, por Manuel Azaña, Diego Martínez barrio y Felipe Sánchez Román, en representación de Izquierda Republicana, Unión Republicana y Partido Nacional Republicano, respectivamente. Luego ante la decisión de la izquierda, que hacía imposible el Frente Único propuesto por el PCE, la iniciativa electoral de Manuel Azaña fue decisiva, pues socialistas, comunistas y cenetistas dejaron muy claro que aceptaban una propuesta por Izquierda Republicana.

Cronología de 1.936

La disolución de las Cortes y convocatoria de Elecciones Generales para el 15 de febrero (7 de enero). Firma el pacto el Frente Popular (15 de enero). Victoria electoral del Frente Popular (16 de febrero). Puesta en libertad de todos los presos políticos y por razones sociales (laborales), aprobada por la Diputación Permanente de las Cortes (21 de febrero). Detención de José Antonio Primo de Rivera y otros destacados falangistas (14 de marzo). Destitución de Niceto Alcalá Zamora como Presidente de la II República (7 de abril). Manuel Azaña, Presidente de la II República (12 de mayo). Fueron entre otros, acontecimientos decisivos en aquel año.

Francisco Largo Caballero. (El llamado Lenin español)

Lo primero que tendremos que hacer es desarmar al capitalismo. ¿Cuáles son las armas del capitalismo? El Ejército, la Guardia Civil, los Guardias de Asalto y, en lugar general, la Justicia. Y en su lugar, ¿qué? Esto: armamento general del pueblo. El comunismo es la evolución natural del socialismo, su última y definitiva etapa. El triunfo será nuestro. No hay hoy en España un solo Oficial del Ejército que se atreva a salir a la calle para desenvainar la espada e imponer un régimen contrario al marxismo. La reacción sería  tremenda y aplastante, porque hoy, en España, las masas están organizadas de manera que es difícil, casi imposible, incluso que un régimen de fuerte autoridad mantenida y asegurada por el Ejército, destrozarlas e impedirlas manifestarse. Si ganan las derechas, tendremos que ir a la guerra civil. (Francisco Largo Caballero. Mitin en Alicante. 27 de enero de 1.936.)

Implantaremos en España el movimiento estajanovista –trabajo intensivo- cuando tengamos un Gobierno de obreros, soldados y campesinos, pues aspiramos a implantar una república lo mismo que la Unión Soviética. (José Díaz Ramos. Secretario General del Partido Comunista de España. Mitin del 6 de febrero de 1.936).

No queremos engañar a nadie, y por eso decimos a la clase obrera que ella sola es la que, abierto el camino, tiene que seguir su ruta permanente hasta que levante sobre las ruinas de la vieja sociedad capitalista otra nueva sociedad  de progreso, como se ha levantado ya en la sexta parte del mundo: la Unión Soviética. (Julio Álvarez del Vayo. Mitin socialista en Barcelona en marzo de 1.936).

La sublevación militar dirigida por los Generales Sanjurjo y Mola, comenzó el 17 de julio en Melilla, y se extendió a varias capitales peninsulares al día siguiente. Uno de los hechos más significativos y, al mismo tiempo, menos investigado, fue la proyectada Olimpiada Popular (Juegos del Trabajo), propaganda para los días 22 al 26 de julio, para concentrar en Barcelona a varios miles de supuestos deportistas de varios países vinculados a la Komintern que apoyaría la revolución marxista. Entre otras pruebas fehacientes de sus objetivos, comenzando por la carcelería de las Brigadas Internacionales que se utilizó en tiempo récord, como prueba de que ya estaba impresa, los supuestos deportistas se convirtieron el mismo día 18 de julio de 1.936 en cuatro Brigadas Internacionales. El armamento de las cuatro Brigadas fue servido por los buques anclados en el puerto de Barcelona desde una semana antes.

En 1.987, Televisión Española manipuló la historia de la Guerra Civil en su programa titulado “España en Guerra”, emitido el 27 de marzo de 1.987. La atroz matanza de las familias Gala y Llera, y allegados, en el pueblo extremeño de Granja de Torrehermosa, obra de los milicianos del Frente Popular el día 24 de septiembre de 1.936, fue presentada como cometida por las Tropas Nacionales. El cruel engaño fue descubierto por supervivientes de las familias citadas con tanto dolor como estupor.

Descubierta la manipulación histórica de TVE y los autores del programa, el diario ABC publicó el 31 de mayo de 1.987 las fotografías de la matanza y los datos correctos. (Fotografías que no he querido  reproducir en este artículo, no sólo por desagradables, sino  por crueles).

      Las cruces de madera alineadas a la izquierda de la imagen indican los lugares donde fueron enterradas las primeras víctimas, que en Granja de Torrehermoso sumaron cuarenta y ocho: 35 hombres, 11 mujeres y 2 niñas. La fosa  que se ve a la derecha fue abierta  por los propios detenidos obligados por los milicianos. Aquellos se salvaron por lo cercana presencia de las Tropas Nacionales y huida precipitada de los milicianos.

Paracuellos (Madrid) símbolo de la barbarie marxista y la mayor matanza de las checas

La retirada de las milicias del Frente Popular, a veces muy precipitada por la llegada peligrosa de las Tropas Nacionales, se saldaba con fusilamientos masivos en los márgenes de las carreteras de acceso a los pueblos. Eran generalmente presos encarcelados desde el 18 de julio y días posteriores.

Lo que se desencadenó en Paracuellos del Jarama no fue algo espontáneo, sino el resultado de un odio  desatado entre las izquierdas (no entre los republicanos)  desde el advenimiento de la II República en abril de 1.931.

No sólo se asesinaron Obispos, Sacerdotes, Religiosos y Religiosas y Seminaristas, sino también a los disconformes y especialmente a los no izquierdistas. Concluye el General Rafael Casas de la Vega, que de los 8.500 asesinados en Madrid entre julio y diciembre de 1.936, unos 3.200 (caídos entre agosto y octubre, antes de las grandes matanzas de Paracuellos) son atribuibles a las checas. En realidad, la actividad aniquiladora de las checas siguió hasta finales de 1.937, donde se calcula que en la misma capital y alrededores, asesinaron a más de 2.300 personas. Procedimiento habitual de los chequistas era “trasladar” a los presos fuera de Madrid y fusilarlos de noche en algún cementerio, donde luego se los encontraban los atónitos vecinos.

Checa característica de aquellos años.

Las checas eran cubículos de 2 x 1,5 metros de planta y 2 metros de alto, con un camastro de obra con una inclinación del 20%; si te dormías, caías al suelo. ¡Y el suelo estaba erizado de una serie de tochos que obstaculizaban los pies si intentabas caminar…! Las paredes se calafeteaban de alquitrán por fuera y por dentro, con lo que el bochorno era sofocante, y en una de las paredes se pintaban dameros, espirales, líneas y círculos con el fin de marear al preso… Además de utilizar todo tipo de artilugios de martirio.

El historiador César Alcalá, estudioso de las checas de Barcelona, explica en una entrevista algunos crímenes realizados en el territorio sometido al gobierno de la Generalitat de Cataluña durante la guerra civil. Lluís Companys no supo frenar aquellos crímenes, por lo que alguna responsabilidad de éstos podemos atribuirle. Como Presidente de todos los catalanes… 8.352 de ellos fueron asesinados en Cataluña de 1.936 a 1.939, muchos previo paso por las checas.

         Victoria Prego (El Mundo, 6 de septiembre de 2.006), escribió un largo y documentado artículo sobre el cementerio de Paracuellos, en el que dijo entre otras cosas: “El lugar es una extensión inmensa cuajada de cruces sin nombre. No hay tumbas o, mejor dicho, hay siete tumbas gigantescas, fosas comunes, cubiertas de tierra. En esos siete espacios de 200 ó 300 metros de largo, un jardinero arranca con cuidado la maleza.” ”Cazas republicanos derriban el avión en el que viajaban a Ginebra los documentos de las atrocidades cometidas en Madrid. A día de hoy está documentada la identidad de entre 4.000 y 4.600 víctimas enterradas en Paracuellos del Jarama. Los presos, atados de dos en dos, son fusilados por tandas, cogidos con ganchos y arrastrados hasta la fosa. No se les da el tiro de gracia y muchos mueren asfixiados por el peso de otros cuerpos y de la tierra que les sepulta”.

La periodista Victoria Prego junto a las cruces que indican los enterramientos colectivos en el  cementerio de Paracuellos

         Félix Schlayer, encargado de Negocios de la Embajada de Noruega en Madrid, y el doctor George Henny, delegado del Comité Internacional de la Cruz Roja, han sido los primeros en darse cuenta de la existencia de un plan para asesinar de forma masiva a los presos de las cárceles de Madrid. Aunque en ese instante no son conscientes de la auténtica dimensión de lo que tienen delante, ellos son los que descubren los lugares donde se está perpetrando la mayor masacre de la Guerra Civil española. Pero antes de haberse asomado más de cerca a la tragedia, ambos, habían acudido el mismo día 7 de noviembre a denunciar sus sospechas ante los responsables del orden en Madrid. Primero hablan con el General Miaja, que les da seguridad de que “a los presos no les tocarían ni un pelo”. Luego acuden a Santiago Carrillo, delegado de Orden Público, quien asegura no saber nada del tema pero les da toda clase de garantías sobre la protección de los presos.

Plano del enclave  del cementerio de Paracuellos

A esas horas, sin embargo, cientos de cadáveres habían empezado ya a ocupar las fosas recién cavadas. Al día siguiente, y al otro, y al otro, y así durante todo un mes. Las sacas y los asesinatos continúan “sin que Miaja y Carrillo”, escribe Schlayer en 1.938, “se creyeran obligados a intervenir. Entonces sí que no podían ya alegar desconocimiento, ya que ambos estaban informados por nosotros”.

El 8 de diciembre, el delegado de la Cruz Roja Internacional, doctor Henny, viaja en un avión con los distintivos de la Embajada de Francia bien visibles hacia Ginebra donde se iba a celebrar sesión del Consejo de la Sociedad de Naciones. Lleva en sus maletas documentos probatorios de las atrocidades cometidas en Madrid. Pero efectivamente, como describe Victoria Prego, ese avión es derribado a la altura de Pastrana (Guadalajara), por dos cazas rusos y las pruebas documentales de las matanzas de Madrid nunca llegan a su destino.

Esta es la otra cara de la memoria histórica, que tanto el ex Presidente Rodríguez Zapatero como Esquerra Republicana de Cataluña, no quieren reconocer.

“Si ignoras lo que ocurrió antes de que nacieras, siempre serás un niño”, escribió CICERÓN

                                                        

Francisco Javier de la Uz Jiménez

Fuente consultada:

Nicolás Salas.- “La otra memoria histórica”. Editorial Almuzara, 2.006

Origen

Un comentario en “La otra cara de la Memoria Histórica – Francisco Javier de la Uz Jiménez

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s