D. Felipe se queda – Verdades Ofenden / El Correo de Madrid

Los intencionados libelos filtrados sobre el rey emérito y Casado, el nuevo líder del PP, dibujan un elaborado plan mediático para deslegitimar lo que la izquierda viene en calificar “régimen del 78”, nuestra imperfecta monarquía democrática envidiada por muchos estados, que ha situado a España como líder en derechos, libertad y prosperidad y cuyos éxitos aplaude la comunidad internacional, con la única excepción de los totalitarios regímenes que apoyan a esa cainita izquierda marxista que se hace llamar “roja” en clara alusión a la guerra civil.

La intencionalidad política con la falsa relevancia de un master que Casado no busco (se lo ofrecieron) y cuyo peso en su currículo es inocuo, por esa maledicente prensa mediática que diseño Soraya, sorprende ante el cómplice y clamoroso silencio con la tesis que el ministerio de industria de Sebastián confeccionó para el actual e ilegitimo presidente del gobierno, algo que además de gravísimo explica el objetivo: mantener en sus complejos, amordazada, a una parte de la sociedad calificada de fascista si protesta, y a la que “los rojos” provocan con anuncios de profanación de tumbas cono en el 36, mientras ensalzan el asesinato y el golpismo marxista de ayer (Companys, Carrillo, Largo Caballero, Pasionaria) y de hoy (ETA) que exigen perdonar y olvidar.

Convocaré elecciones inmediatas” era el humo necesario que camuflo su “asaltar el cielo – Podemos” y desmantelar en los próximos dos años el estado Español hacia un modelo marxista y federal falsamente apaciguador.

Rendirán la constitución a las insaciables ambiciones del provinciano y corrupto separatismo golpista teledirigido desde el complice chavismo de Pablo Iglesias, hijo de un terrorista y contacto de ETA en Madrid.

Se trata de disolver una España aún prospera que aborta sus hijos, en una socialdemócrata Europa, idiotizada, buenista y sumisa, tomada por inmigrantes musulmanes importados a través del ultimo negocio de trafico de seres humanos – las ONG – y el marxismo  cristianofobo y antisemita que abomina de nuestra cultura, historia y pasado.

En un último giro de muñeca, se busca desgastar el prestigio de la corona. A tal fin se la expondrá al escarnio público ante la prensa mundial en la conmemoración de los atentados islamistas en Barcelona, cuyos gobernantes racistas, esos que invitan a Otegui, ya han mostrado su abierta hostilidad ante su visita por defender y representar a la nación.

Poco tiempo parecen dos años para acabar con la actual monarquía constitucional. Sin embargo, apenas tres se necesitó para pasar de las leyes Franquistas a la democracia, o unos meses para asaltar la legalidad de 1930 hacia una república federal que nos llevó a la guerra civil. Las similitudes de ese asalto asombran:

-El plan electoral en 1931 del gobierno Aznar (duró 3 meses) era comicios municipales el 12 de abril, provinciales el 3 de mayo y cortes el 7 de junio. En 1ª vuelta los resultados eran de 14.018 concejales monárquicos y 1.832 republicanos.

La agitación marxista padecida en las calles exigiendo imponer la república los meses pasados parecía diluirse.

En l2ª vuelta electoral, el 12 de abril volvió a repetirse la aplastante victoria monárquica, cuyos concejales, 22.150, cuadruplicaron a los republicanos, 5.575.

¿Cómo es posible que ante estos datos se lograse la estafa Republicana? Tres factores lo hicieron posible:

1-El conspirador y acomplejado político liberal y consejero real D. Álvaro de Figueroa y Torres “conde de Romanones” les dio categoría de plebiscitario al proclamar temerariamente: “Se ventila el porvenir de España y  su forma de Gobierno.”

2-Las persistentes algaradas marxistas tomaron el 13 de Abril las principales ciudades proclamando la victoria de la izquierda (real solo en las capitales. Saborit en Madrid, PSOE, hizo votar hasta a los muertos) creando una psicosis revolucionaria que la prensa extendió.

3- Abrumado por los disturbios en Madrid, el presidente del gobierno Aznar incendio a la opinión pública con aquella frase lapidaria que precipitó todo: “España se acostó monárquica y se levantó republicana” legitimando el carácter plebiscitario de Romanones que imbuye al timorato ministro de la Guerra, Dámaso Berenguer, quien envia un telegrama urgente a las capitanías generales pidiendo tranquilidad ante unos resultados que aún no se conocían, mientras el general republicano director de la guardia civil Sanjurjo (jefe del alzamiento nacional el 18 de julio) se negaba ante Romanones a defender la legalidad y a la corona, reprimiendo con un baño de sangre las algaradas rojas que asaltaban la paz y el orden exigiendo república.

Los datos oficiosos que publicó el Anuario Estadístico de 1932 a iniciativa del Instituto Nacional de Estadística (y no el Ministerio de la Gobernación como era preceptivo) mostraron, pese a su manipulación y retraso, que los monárquicos obtuvieron mayoría absoluta.

Todo estaba consumado: Cuando Romanones y Maura ofrecieron al comité revolucionario elecciones a Cortes constituyentes, estos exigieron la inmediata marcha del rey antes de la puesta del Sol del 14 de abril, con riesgo de su vida de no hacerlo. Su primo el Zar Nicolás y toda su familia habían sido asesinados 17 años antes también por marxistas.

Se proclamó así una II República sin respaldo legal ni democrático, soñada por unos intelectuales que la denunciaron y combatieron después – Ortega, Marañón, Pérez de Ayala – agrupados por derechistas ex monárquicos (Alcalá-Zamora, Miguel Maura) en el Pacto de San Sebastián de agosto de 1930, quienes tras intentar un golpe militar en diciembre (Jaca) transformaron un fracaso golpista en éxito político gracias a las “facilidades otorgadas por una cobarde derecha monárquica” Maura.

Frente a este relato histórico del advenimiento de la II República, parece que la historia pretende repetirse.

La mil veces corrupta izquierda promete regenerar un envidiado estado desde una nueva falacia republicana que aplacara el provincianismo cleptómano de unas rupturistas élites nacionalistas locales por un lado, y una pseudo intelectualidad marxista universitaria y anti monarquica, arribista y burguesa que promueve el criminal socialismo chavista como panacea de la nada, criminalizando a una media España acomplejada que quiere amordazada hasta en Twitter (@verdadesofenden) para desmantelar el actual estado del bienestar de la sociedad liberal.

Pero de aquel ayer a nuestro hoy un factor determinante marca el devenir de nuestro presente político, cuya legítima fuerza nace en la ley, en su capacitada formación personal y en los derechos históricos que le asisten, esos que otros agitan para legitimarse mientras los niegan al mejor de sus apoyos, el del soberano pueblo Español.

D. Felipe.

V.E.R.D.E.

Fuente: el correo de Madrid

3 comentarios en “D. Felipe se queda – Verdades Ofenden / El Correo de Madrid

  1. Absolutamente cierto y documentado.
    Aunque pasa de puntillas sobre un hecho bochornoso: la deserción de S.M. el Rey Alfonso XIII que para mayor escarnio abandona la nave del Estado antes que las mujeres y los niños… embarcando en un barco de guerra en Cartagena.
    Al día siguiente lo hicieron, desde el Escorial y en tren, la reina y los infantes.
    Efectivamente… las similitudes de aquel proceso revolucionario con el actual son asombrosas y alarmantes.
    Pero “Historia magister vitae”
    De volver a repetirse el desenlace, los españoles deben evitar que el comandante de la nave se fugue:
    O salva la nave o se hunde con ella.

    Me gusta

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s