Inmigración ilegal y delincuencia – Jorge Campos Asensi

Por Jorge Campos

Ya les advierto: El artículo con el que me despido hasta el próximo mes no es políticamente correcto ni “buenista”. Es un artículo objetivo y crudo, como los son los datos oficiales que lo avalan:

Los datos del informe estadístico sobre extranjeros y delincuencia elaborado por el Gabinete de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad, dependiente del Ministerio del Interior, en 2016, son más que significativos: En España se cometen al año algo más de 300 asesinatos. La población inmigrante marroquí cometió en 2015 el 18% de ellos, a pesar de que solamente supone el 1,5% del total de la población en España, lo que supone un aumento de casi el 30% de los asesinatos que los inmigrantes de esta nacionalidad cometieron en 2014. Entre los no españoles presos en cárceles de nuestro país, los marroquíes ocupan el primer lugar. Suponen el 10% del total de la población reclusa y el 25% de los extranjeros encarcelados en nuestras cárceles.

Solamente el contingente de rumanos residentes en España supera en número total de delitos a los procedentes de Marruecos. La diferencia está en el tipo de delitos. Mientras que los norteafricanos concentran los crímenes de mayor gravedad –asesinatos, violaciones, maltrato o tráfico de drogas-, los del este de Europa, principalmente de etnia gitana, según fuentes gubernamentales oficiales, se centran en hurtos y robos.

La colonia marroquí en España es muy similar a la rumana. En torno a las 700.000 personas. El mayor contingente de población hispanoamericana en España es el ecuatoriano. Suponen casi 200.000 personas, pero su índice de criminalidad es mucho menor que el de la población marroquí. La población procedente de Ecuador cometió en 2015 6.523 delitos, muy por debajo de los más de 20.000 que cometen miembros de cada una de las dos nacionalidades antes indicadas.

La mayoría de los marroquíes que delinquen en España son musulmanes, una religión que en muchas de sus prácticas choca con la legalidad en Europa. Entre ellas las concernientes al trato y la consideración de la mujer. Por eso los delitos contra la libertad en el ámbito familiar superan a los de cualquier otra nacionalidad.

Más datos: Según el Ministerio del Interior los inmigrantes en las cárceles, en mayo de este año, alcanzan el 28%.

Esta es la realidad que perjudica, principalmente, a los trabajadores de cualificación más baja que son los que se enfrentan a una brutal competencia desleal por parte de una inmigración sin formación alguna. ¿Alguien ha escuchado a algún gran banquero, gran empresario o gran multinacional criticar este tipo de inmigración irregular?

En cuanto a convivencia las más afectadas son las clases medias y bajas, que soportan la presión migratoria en sus barrios y pueblos.

Más datos: Tenemos más de 3 millones de parados, por lo que esta citada inmigración difícilmente va a trabajar. No pagarán impuestos y vivirán de las ayudas sociales que pagamos entre todos, suponiendo un esfuerzo extra para inmigrantes legales o nacionales con sueldos precarios. Campo abonado para los datos sobre delincuencia más arriba apuntados.

Ahora ya pueden seguir disfrutando del verano los buenistas de turno y los que viven sin penurias económicas con el “welcome refugees” (que, además, no lo son), y las “ciutats d’acollida”, o quedarse tranquilos después de escupirnos a los que nos oponemos a este tipo de inmigración que somos de “extrema derecha”, que el resto de los ciudadanos informados seguiremos siendo solidarios pero no bobos suicidas.

La inmigración se debe controlar y sólo debe ser aceptada según las necesidades de la economía nacional y el respeto a los valores occidentales, democráticos, de nuestra sociedad. Aunque denunciarlo sea políticamente incorrecto a la vez que absolutamente necesario para sobrevivir como nación y como sociedad libre y abierta.

Fuente

5 comentarios en “Inmigración ilegal y delincuencia – Jorge Campos Asensi

  1. Estoy de acuerdo. Inmigración legal y con límites que pueda absorber la sociedad de acogida sí. Pero lo que pretenden ahora los “buenistas” es un suicidio social que traerá y ya está trayendo graves consecuencias. Probablemente irreversibles.

    Sucedió lo mismo cuando hace décadas se advirtió de los peligros a medio y largo plazo del fuerte discurso nacionalista excluyente y de odio en Cataluña (mucho peor que en los peores tiempos en el País Vasco) , con imposibilidad de elegir el español en la escuela pública (lo que sí es posible al menos teóricamente en el País Vasco) y con incumplimiento reiterado de sentencias de los tribunales de lo contencioso-administrativo por la administración autonómica catalana.

    Bastaba ver TV3. Franco, Guerra Civil, España nos roba, los españoles son tontos, vagos, intransigentes y todo lo que quieran añadir (hasta en los programas de humor como Polonia); hasta en la sopa. De lunes a Domingo.

    Ahora sucede lo mismo con la inmigración ilegal de lo que llaman “refugees” o “refugiados de guerra”. Pero refugiados de guerra no son. En Marruecos y en la infinidad de países por los que pasan o donde provienen no hay guerra. Lo que quieren es entrar en la UE (preferiblemente Alemania o Suecia) y disfrutar de todas las ayudas que les reparten los dirigentes Socialistas-Podemitas-Nacionalistas en Valencia, País Vaco o allí donde gobiernan.

    Sería exactamente el mismo problema si todos estos emigrantes ilegales tuviesen la piel más blanca que la nieve… pero utilizan lo del “racismo” o “fascismo” o “insolidaridad” (los más insolidarios y que viven del dinero de los demás, usan con ganas esas palabras) para criticar e intentar asustar a quien expone su oposición a la masiva inmigración ilegal, con transporte, recogida, alojamiento, “paguita” y tarjetas sanitarias cortesía del contribuyente español. Hasta que reviente.

    Las consecuencias llegarán.

    Entonces echarán la culpa al capitalismo, a la globalización, al neo-liberalismo, a que es culpa nuestra porque estamos explotando África, a la extrema derecha o, como siempre, a Franco y los “franquistas”. Los mantras sin sentido habituales.

    Hemos tenido que esperar hasta Agosto de 2018 para que en “The Economist” digan que es “lícito” y politicamente aceptable (sin que automáticamente seas un fascista, xenófobo y racista) tener una opinión contraría a la inmigración masiva y sin control. Vamos avanzando.

    Sin miedo a dar la propia opinión.

    Le gusta a 1 persona

  2. El impacto económico es aún más lesivo. La amenaza para la libertad de expresión y los derechos civiles en general por parte de los que importan retrógradas ideologías religiosas en una amenaza todavía mayor. La afrenta y el agravio comparativo en el abuso de la beneficiencia pública es de lo pero. Ahora bien, para acabar de ser totalmente justos, habría que comparar el índice de criminalidad de los inmigrantes con el de los españoles de la misma clase socio-económica.

    Le gusta a 1 persona

  3. España en peligro… nuestras calles y casas ya mismo en peligro… cuando puedan organizarse todos los que van entrando habrá alzamiento armado violento contra los españoles…”

    “hay que reaccionar… rechazar inmediatamente esta invasión y apoyar a la Guardia Civil con derecho a defenderse y a defendernos,como única vanguardia de lucha policial o armada que nos queda…”La

    Me gusta

  4. Que los musulmanes inmigrantes en Europa nos están invadiendo y que quieren imponer sus costumbres y religión, así como exterminarnos, vigilarnos, robarnos… es un hecho. Musulmanes de segunda y tercera generación ya nacidos en Europa nos imponen igualmente sus ideas con violencia.

    Que la izquierda fomenta dicha invasión porque cree que esa inestabilidad les ayudará a imponer su dictadura comunista es otro hecho. El nuevo Frente Popular quiere la revancha de la guerra que provocó y perdió hace 80 años.

    Podemos votar a quién luche contra eso. También tendremos que luchar, más pronto que tarde, para defender nuestra cultura, nuestro país y, lo que es más importante, la vida y la libertad de nuestros hijos y nietos.

    Me gusta

  5. Que los musulmanes inmigrantes en Europa nos están invadiendo y que quieren imponer sus costumbres y religión, así como exterminarnos, violarnos, robarnos… es un hecho. Musulmanes de segunda y tercera generación ya nacidos en Europa nos imponen igualmente sus ideas con violencia.

    Que la izquierda fomenta dicha invasión porque cree que esa inestabilidad les ayudará a imponer su dictadura comunista es otro hecho. El nuevo Frente Popular quiere la revancha de la guerra que provocó y perdió hace 80 años.

    Podemos votar a quién luche contra eso. También tendremos que luchar, más pronto que tarde, para defender nuestra cultura, nuestro país y, lo que es más importante, la vida y la libertad de nuestros hijos y nietos.

    Me gusta

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s