La fé y el miedo – Jordi Alvarez / diario de Gerona

Jordi Álvarez 07/26/2018 | 12:29

Las tuits en Twitter de Carles Puigdemontsuenan con eco. Son escritas con grandilocuencia y apelan a conceptos bien altos como la democracia, la libertad o la dignidad. El drama es que de fondo hay más pecados que virtudes en la figura del ex presidente. De todos los trapos sucios que se han investigado, hay uno que se ha pasado por alto y sirve para refutar sus palabras vacuas. Cuando entró en política, quien entonces era el número uno de Convergencia en Girona recibió sucesivas llamadas amenazándolo de muerte. La prensa se hizo eco y una consulta por internet nos adverarà de aquella circunstancia. Cuando fueron sus hijos los amenazados, aquel político plegó. Puigdemont ocupó su lugar y en un principio también hizo ver que recibía avisos hasta que la investigación de los Mossos reveló que quien hacía las llamadas era su hombre de confianza, aunque ahora concejal. Como alcalde nos mostró que no era apto para tener la ciudad en la cabeza, nos mintió todo lo que pudo en asuntos que aún colean y nos dejó de regalo un grupo de ramos con una ineptitud manifiesta para hacer funcionar el municipio.

La manipulación política se basa en dos ejes muy simples: la fe y el miedo. Es la fe la que ciega todo de catalanes de buena voluntad que todavía creen que Puigdemont nos conducirá a la independencia. La ocasión ya pasó y él y sus acólitos hicieron lo imposible para hacer fracasar el intento. También en la red podemos escuchar sus discursos encendidos de antes del referéndum para compararlos con las acciones que luego tomó. Más humo. Su fuga implica que el sueño de una Cataluña independiente cae en sus manos. Por suerte, hay independentistas que son conscientes del engaño y pasan vergüenza viendo el de Amer haciendo el payaso para Europa en nombre nuestro. Con la fe ciega, empareja el miedo a un conflicto civil en Cataluña. La comedia de los lacitos amarillos es un entretenimiento que nada tiene que ver con la independencia pero sí funciona para consolidar el prestigio de los políticos que hicieron fracasar la proclamación de independencia, con una inversión de tiempo en prisión que les garantizará una trona para años y cerraduras. El miedo de los processistes los arranca-lacitos no tiene otra función que centrar las posturas del grueso de la población. Cuando los extremos se manifiestan, todo el mundo se acurruca en el centro. Este es el legado de Puigdemont y no otro. Por dignidad, debería dejar estar y seguir su Erasmus piando sobre la belleza de las ciudades que lo acogen.

Fuente

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s