Iglesias, el nuevo Orwell que amordaza al periodista Tertsch – Verdades Ofenden

“Si alguien puede lograr la revolución en Italia, ese es Benito MussoliniLenin.

“Marcha sobre Roma del socialista Benito Mussolini. El comunista Pablo iglesias asalta los cielos, Madrid.”

Hablar de contradicción y marxismo es un pleonasmo tan manifiesto como falso defender la libertad llamándose comunista, o reivindicar la guillotina de la revolución francesa como “la madre de la democracia” tal y como proclama Iglesias, otra perversión marxista leninista que busca travestir de legalidad libertaria el asalto al derecho del prójimo vivido ayer en la comuna revolucionaria francesa, o cualquier otra que nos pretendan imponer.

Es el eterno latrocinio marxista del léxico, llamado “justicia popular”, falso “púlpito” que busca justificar una ética falaz para robarte hasta la verdad de la palabra. Las maleducadas élites comunistas, aciagos hijos de sociedades burguesas, jamás trabajaron, medran del sistema que parasitan mientras idean destruirlo. Es la realidad socialista, hija de la envidia al progreso de tu prójimo que mi admirado anarco-comunista Antonio Escohotado o el renegado marxista Federico Gimenez Losantos relatan en “Los enemigos del comercio” e “historia del comunismo”.

Y si el terror fue el máximo exponente de la comuna francesa, pavor causa ver como hoy se pretende reescribir, parodiando al ex miliciano Orwell (1984) la más documentada historia contemporánea; nuestra guerra civil.

Decía Voltaire con acierto “Cualquiera que tenga el poder de hacerte creer idioteces, tendrá el poder de cometer injusticias” . Y si injusta es la sentencia contra Tertsch por contar los crímenes de la familia del comunista Iglesias, idiotez supina es creer sus postulados de esa falsa democracia Chavista con la que mantiene engañada a “la gente” como auténticos idiotas,

¿si se puede? Vean:

“La palabra democracia mola, por lo tanto, hay que disputársela al enemigo. La palabra dictadura no mola, aunque sea dictadura del proletariado. No mola, no hay manera de vender eso. Aunque podamos teorizar que la dictadura del proletariado es la máxima expresión de la democracia”

En esa disputa con “el enemigo” a los que habría que partir la cara, iglesias se muestra como el mayor fascista, ese hijo del socialismo: el comunismo. Por eso, aunque señalen a quienes primero le dieron voz televisiva, Intereconomía, sus fascistas son también todos Uds., amantes de la verdad histórica, no solo Tertsch, Losantos o yo mismo, vetado en twitter por reportes facuos de trolls marxistas.

Hoy, quien discrepa de sus cainitas designios es depurado en su propio partido Chavista, pero pronto, con la bastarda ley de venganza histórica vigente seremos también procesados miles, previamente estigmatizados y señalados con esa palabreja, “elementos del fascio a depurar”, término que la idiocia Volteriana emplea para marcar a quienes narran los crímenes de los camaradas milicianos de su abuelo, que pidieron, anunciaron y provocaron la guerra civil, destruyendo ese “parnaso de Delfos” que dicen fue su prostituida II República, asaltada por ellos mismos, varias veces y antes que Franco.

El abuelo de Iglesias fue juzgado por pertenecer al entorno de la criminal Margarita Nelken como él mismo reconoce, y fue señalado por muchos testigos, entre ellos víctimas como María Ceballos Zuñiga y Solís, Marquesa viuda de San Fernando, natural como Manuel Iglesias de Villafranca de los Barros (Badajoz), quien cuenta como el abuelo de Pablo Iglesias iba en la partida de milicianos que el 7 de noviembre de 1936 detuvo a su hermano, Pedro Ceballos y a su esposo Joaquín Dorado y Rodríguez de Campomanes, Marqués de San Fernando. Entregados al centro de torturas miliciano (checa) de la calle Serrano 43, su cuerpo apareció, como otros miles, asesinado al día siguiente en la Pradera de San Isidro. Fue absuelto.

Salvado por falangistas de una condena a muerte (no sabemos a cambio de que) el abuelo de iglesias fue liberado 5 años después y premiado con un buen empleo en el ministerio de trabajo del ministro falangista Girón de Velasco; convirtiéndose en lo que un sindicalista llamaría un “esquirol” o un “vendido” y su cacareada represión eso, un empleo reservado solo para los hijos del régimen.

Con un empleo “fascista”, el abuelo crió a un vástago que “tonteó” con colaboraciones en el FRAP en los años 70, y cuyo retoño Vallecano, huyendo del lumpen universitario, hoy ejerce como “marqués de galapagar”, en cuyo chalet de burgués hay habitaciones de sobra para unos cuantos inmigrantes que jamás veras, 12 cámaras de seguridad protegen de asaltos el perímetro de su privilegiada villa para que nadie viole sus fronteras, su familia y perturbe la paz que le ofrece las inmejorables vistas que posee sobre el valle de los caídos, donde miles de víctima del comunismo reposan junto a los restos del general que detuvo aquel crimen, y a cuyo régimen debe una prospera infancia llena de libertades que jamás habría tenido en la URSS, esas libertades perdidas en Venezuela, donde la dictadura del proletariado está perpetrando el último holodomor comunista.

La sentencia contra Tertsch es el advenimiento del anunciado “ministerio de la verdad” que señalara a quien desmienta la impuesta versión oficial de la guerra civil, mientras la idiocia que denunciaba Voltaire quema en la hoguera de la vanidad comunista la verdad histórica de la que nace nuestra imperfecta democracia, hoy agónica a golpe de LAZIS y decretos que imitan a Franco, cuyos restos son ya combustible para el altar del marxismo Gramscista universitario que los nuevos Savonarolas alimentan.

Destruida la libertad de información de la podemita RTVE y con La Secta líder de audiencia, leer los quirúrgicos artículos de Tertsch quizás no nos salve del desastre, pero conoceremos con anticipada precisión la verdad de nuestra actualidad y el devenir de nuestro presente político, desde el rigor de un periodista que fue también comunista, y que junto al desaparecido Bueno o la brillante cabeza de Albiac, por haber bebido de esa mentira, hoy la saben desenmascarar. Unas verdades que ofenden y que pronto nos llevaran presos.

Anticipando un estallido como el del mayor genocidio cristiano vivido en Europa desde roma, cometido a partir de 1931 sobre un pueblo español católico, hoy retorna la misma mentira marxista bajo las mismas falsas verdades que aquel “caballo de troya” Republicano intento: es la nueva “dictadura del proletariado” bolchevique que como proclama hoy iglesias y anunció entonces el golpista Largo Caballero, es la única democracia, y cuyas consecuencias el escritor naturista Emile Zola advirtió: “Cuanto más duramente se oprime la verdad, más fuerza toma, y la explosión será terrible”.

Lean a Tertsch. @verdadesofenden

Fuente: el correo de Madrid

Un comentario en “Iglesias, el nuevo Orwell que amordaza al periodista Tertsch – Verdades Ofenden

  1. El adoctrinamiento de los medios de comunicación y de la educación pública ya está dando sus frutos, pues no se escuchan apenan voces contra la imposición de la falsedad comunista como verdad absoluta.

    Es que no ven lo que está pasando en Cuba y Venezuela?

    Juventud, reacciona!

    Me gusta

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s