El mito de Al-Andalus y el importador de esclavos – Xiomara Ramirez.

Por @xiomirb

Almanzor fue conocido como “el importador de esclavos”.

A su sucesor se le solicitó que detuviera el comercio de cautivos, pues había tantas cristianas jóvenes y bellas tan baratas, que los musulmanes preferían comprarlas a casarse, por lo que los nobles musulmanes debían pagar dotes muy elevadas si aspiraban a casar a sus hijas.

Hoy hay una estatua suya en Algeciras que recuerda sus hazañas… Es decir, hay una estatua en España que conmemora la atrocidad sufrida por los nativos a manos de este yihadista.

¿Os imagináis una estatua de Bin Laden en Nueva York?

Almanzor no sería ni el primero ni el último que atacaría a los que no profesasen su fe en la península. Y los cristianos no serían los únicos en sufrir las consecuencias de la invasión.

En 1066, tiene lugar la llamada “Masacre de judíos de Granada”, donde una turba de musulmanes asesinó a unos 4.000/5.000 judíos (según el historiador) en un día.

Mientras, los cristianos del norte se enfrentaban al avance de los musulmanes en un intento por recuperar sus tierras así como expulsar al enemigo. En 1125, Alfonso I de Aragón realiza una incursión en Al Ándalus rescatando a unos 10.000 mozárabes.

Como castigo, los musulmanes enviaron a miles de cristianos y judíos hacia Marruecos como esclavos, lo que hizo que hasta las aljamas de judíos comenzaran a trasladarse a los reinos cristianos.

En 1146, comienzan a llegar -por el sur de la península- los almohades liderados por Abd al-Mumin, quien se enfrenta a los almorávides (musulmanes que controlan el territorio) porque los consideran herejes dado que conviven y negocian con cristianos y judíos.

Comienza así una nueva yihad, donde los cristianos descubrirán aterrados que los musulmanes conocidos hasta ahora eran “moderados”, produciéndose desplazamientos masivos hacia el norte.

En 1169, los almohades vencen y se instaura la sharía en el califato, con capital en Marrakech: purifican todas las mezquitas y lugares conquistados, se ordena a todos los andalusíes acudir ante el califa a mostrar obediencia, se acuñan monedas que se asemejan al Corán…

Se decreta la ley islámica en toda la población: conversión al islam o muerte.

Posteriormente, en 1138 y 1170, otros tantos miles serían nuevamente esclavizados y exportados.

Sin embargo, autores como Ignacio Olagüe -en su libro “La revolución islámica de Occidente”- especulan -sin dato alguno- que no hubo conquista de la península, sino que nos llevábamos tan bien todos que decidimos juntarnos a vivir rodeados de paz y amor.

En los últimos años, en un intento por establecer paralelismos entre aquella época y ésta, a fin de manipularnos en vista a la situación actual de inmigración islámica que vivimos, han surgido múltiples teóricos y “historiadores” que nos venden el mito de la perfecta convivencia.

Preguntaos una cosa: si los musulmanes no nos invadieron, sino que vinieron de buenas a convivir pacíficamente, ¿por qué apenas hay construcciones visigodas en la península?

Afortunadamente, cuando los cristianos la recuperaron si tuvieron la decencia y honor de respetar la arquitectura islámica, y hoy podemos disfrutar de monumentos como la Giralda de Sevilla, la Mezquita de Córdoba o la Alhambra de Granada.

Rafael Sánchez Saus, doctor en Historia por la Universidad Complutense y catedrático de Historia Medieval por la de Cádiz, académico de número de la Real Academia Hispano Americana de Cádiz -de la que fue director y correspondiente de la Real Academia de la Historia especializado en la Baja Edad Media española, nos dice: “Quienes ponen a Al Ándalus como ejemplo de tolerancia, lo que hacen es una manipulación brutal en términos históricos”

Como dije anteriormente, los musulmanes importaron miles de esclavos negros a Al-Ándalus desde África, dejando a muchos en España tras ser expulsados. Los llamaban ladinos.

Algunos de estos africanos fueron los primeros esclavos negros llevados al Nuevo Mundo. Otros, fueron liberados en la península, llegando como hombres libres a las Américas.

Un ejemplo sería Pedro Alonso Niño “el Negro”, que llegó al Nuevo Mundo de la mano de Colón, como piloto de la Santa María, acompañado de sus dos hermanos: Juan al timón de La Niña y Francisco como marinero.

Viajarían de nuevo con Colón en su segundo viaje, cuando descubren Trinidad. Incluso, hijos de Juan y Pedro viajaron con ellos como marineros.

El Negro capitaneó un barco español con 33 hombres a su cargo, recorriendo la costa americana hasta llegar al golfo de Paria, a una provincia cuyos habitantes llamaban Curtana.

Al desembarcar, descubrió un poblado de 29 casas y 50 hombres desnudos que al parecer vivían en otro poblado a tres millas de allí, intercambiando con ellos cascabeles para halcones y otros, a cambio de 15 onzas de perlas que portaban en sus cuellos.

Al día siguiente, navegó hasta su poblado donde pasó 20 días con ellos, partiendo luego hacia Canchiete, pues los nativos le explicaron que de allí obtenían el oro que portaban…

Al termino de sus exploraciones, capitaneó él mismo de regreso a España.

También podríamos nombrar a Juan Garrido, esclavizado por los portugueses pero ascendido a conquistador con Ponce de León, en 1513. En 1519, formaría parte del grupo de Hernán Cortés, en México (a ver si lo vemos en la miniserie de Spielberg).

Redescubriendo la Herencia Africana dice (traducción de la imagen):

“Garrido, y otros africanos antes que él, formaron parte de las expediciones a Michoacan de Ocampo, en 1520. Se cree que Nuño de Guzmán arrasó esas regiones en 1529-1530 con la ayuda de negros auxiliares.

Según lo que cuenta sobre Juan Garrido el Servicio del Parque Nacional, los conquistadores africanos como Garrido eran comunes. Muchos encontraron su camino en la vida española, en lugar de ser esclavizados”.

Aquí la Introducción de la Probanza de Juan Garrido, 27 de septiembre de 1538. Archivo General de Indias, Sevilla, México 204, f. 1.

(Os adjunto transcripción para facilitar su lectura)

Decíamos que los Reyes Católicos acababan de reconquistar Granada (1492), terminando con siglos de dominio musulmán sobre la península. Pero los defensores de Alá no iban a ceder en su Yihad sin más:

Todos conocemos la expresión “no hay moros en la costa”, pero pocos saben que se remonta a los siglos XVI al XIX, cuando la piratería berberisca gustó de ir a las costas de la Europa occidental a capturar y esclavizar a 1.500.000 blancos,

usándolos para remar en galeras, en tareas agrícolas o como esclavos sexuales, entre otros.

(Italia, España, Portugal, Francia, Reino Unido, Irlanda, Países Bajos e Islandia)

(La llamada costa Berberisca se refiere a Marruecos, Argelia, Túnez y Libia, siendo los principales enclaves del mercado esclavista Salé, Argel, Túnez y Trípoli).

Para que entendáis lo que suponían 1.500.000 europeos occidentales esclavizados, os diré que la demografía de aquella época iba desde 1 millón de habitantes en Portugal, pasando por España o Reino Unido con 5 millones, hasta Francia con 15 millones.

Desde 1500 hasta 1650, hubo más esclavos europeos en el mercado del Magreb, que siervos/esclavos africanos en América.

Hubo zonas de costa que quedaron totalmente despobladas al ser capturados todos sus habitantes.

Aquí nace la fama del corsario otomano Barbarroja, quién se convirtió en una pesadilla para el Imperio Español y la Europa cristiana.

En líneas generales, Italia fue la que más sufrió la piratería berberisca debido a que no tenía un gobierno central fuerte que pudiera resistir la invasión.

En 1544, 7.000 personas fueron capturadas en una sola incursión de argelinos en Nápoles. Esto hizo caer tanto el precio de los esclavos que se decía que se podía “intercambiar un cristiano por una cebolla”.

En 1554, los berberiscos saquearon Vieste secuestrando a 6.000 personas.

En 1566, un grupo de 6.000 turcos desembarcaron en Chieti… la huida de la población hacia el interior fue tal, que los turcos se quedaron con más de 1.300 km2 de pueblos abandonados.

La costa de Calabria sufrió tres incursiones importantes: en 1636, 700 personas prisioneras; en 1639, 1.000 cautivos; y en 1644, 4.000 secuestrados.

Los minusválidos o los que no tenían valor por su edad eran pasados por la espada.

Los ataques fueron tantos y tan frecuentes que los piratas decidieron establecerse en Isquia y Procida para estar cerca de Nápoles.

Hay que tener en cuenta que por cada gran incursión había docenas pequeñas. Solían atacar de noche para atrapar a la gente dormida. Aquí nació el dicho siciliano “pigliato dai turchi” (pillado por los turcos).

Gustaban sobre todo de atrapar a las mujeres jóvenes, por lo que las zonas costeras se quedaron sin mujeres en edad de procrear.

Éstas eran más caras q los hombres, y eran compradas como esclavas sexuales. A los musulmanes les importaba más tener esclavas sexuales blancas que mano de obra esclava. De aquí viene la expresión “trata de blancas”

El tasfir habla de que Mahoma le preguntó al converso Umayr ibn Wahb (Abu Wahb): “¿Te gustarían las muchachas de Banu al-Asfar? (bizantinas)… El pueblo de pelo amarillo. Oh, Abu Wahb, ¿no te gustaría tener a decenas de mujeres bizantinas y hombres como concubinas y sirvientes?”.

Wahb respondió: “Oh Mensajero de Allah … Si veo a las mujeres de los bizantinos, me temo que no voy a ser capaz de contenerme. Así que no me tientes con ellas…”

A finales del siglo XVII, “las poblaciones costeras se retiraron en gran medida a pueblos fortificados en las colinas, o a ciudades más grandes como Rimini, abandonando kilómetros de costa, ahora pobladas de vagabundos y filibusteros”, Profesor Robert C. Davis.

España también sufrió ataques similares. En 1556, hubo una razia de argelinos en Granada en la que se llevaron a 4.000 personas. Se decía que “llovían cristianos en Argel”.

Pero, en 1571, la Liga Santa, formada por el Reino de España, los Estados Pontificios, la República de Venecia, la Orden de Malta, la República de Génova y el Ducado de Saboya, se enfrentó y aplastó a la armada del Imperio Otomano en un combate naval: La Batalla de Lepanto,

cerca de la ciudad griega de Náfpaktos; donde los turcos perdieron 223 galeras de 270 que presentaron a la batalla, mientras los cristianos sólo perdieron 13 de 227.

Tras la batalla, más de 12.000 esclavos cristianos fueron liberados de las galeras turcas.

Esto frenó durante un tiempo los ataques de los berberiscos.

Pero, mientras los turcos pasaron el invierno construyendo nuevas galeras (ayudados por Francia, como ahora veremos), España tuvo que centrarse en sus conflictos con Países Bajos, Francia e Inglaterra…

…Lo que ocasionó que Venecia, viéndose sola, firmara la paz con los otomanos y les entregara Chipre (1573-1574).

Y ¿por qué Francia no se unió a la Liga Santa contra los otomanos?

Francisco I de Francia, quien aspirando a ser nombrado emperador prometía «Si me eligen emperador, dentro de tres años entraré en Constantinopla o habré perecido»;

demostró que estaba dispuesto a pagar cualquier precio con tal de vengarse de Carlos I de España por ser quien finalmente se convirtiera en el emperador Carlos V del Sacro Imperio Germánico, en 1520.

Imagen: Carlos I de España y V de Alemania.

Despechado, en 1521 invadió los Países Bajos en un intento de que Enrique II de Navarra recuperase su reino.

El ejército imperial logró ponerlos de vuelta en Francia, y el emperador firmó una alianza con el Papa y el rey de Inglaterra contra Francia. Entonces, el francés marchó sobre Italia.

En 1525, el ejército francés, con Francisco I a la cabeza, sufrió una de las mayores derrotas de su historia a manos de las fuerzas imperiales, en la batalla de Pavía. Capturado por Carlos, fue retenido hasta que accedió a firmar el Tratado de Madrid

por el que renunciaba al Milaneso, Génova, Nápoles, Borgoña, Artois y Flandes.

Imagen: Francisco I de Francia.

Mientras tanto, la Reina Madre de Francia, Luisa de Saboya, pagó a Enrique VIII de Inglaterra para que rompiera su alianza con España, y aprobó la apertura de una embajada francesa en Turquía.

Como curiosidad, el primer embajador francés no llegó vivo a Estambul, pues el pachá de Bosnia (también otomano) hizo asesinar a toda la comitiva diplomática cuando cruzó su territorio. Francia respondió enviando a un nuevo embajador…

Cuando Francisco I volvió a casa, tras ser liberado a cambio de entregar como rehenes a sus dos hijos mayores, se desdijo de todo lo firmado y reafirmó los acuerdos con los otomanos.

Desde entonces, Francisco I, con su título de Rey Cristianísimo, y Solimán I, Sultán del Imperio Otomano, se

coordinaron para atacar al Imperio español y a sus aliados.

Imagen: Francisco I y Solimán I

A la par, se formó otra coalición entre Venecia, parte de Suiza, el Papa Clemente VII y Francia para expulsar a los españoles de Italia.

Fuente: @xiomirb

3 comentarios en “El mito de Al-Andalus y el importador de esclavos – Xiomara Ramirez.

  1. He leído el primer párrafo y que asombro, “dicen” que los musulmanes prohibieron el tráfico de esclavos porque “los padres tenían que pagar grandes dotes para casar a sus hijas”.
    Bueno, en el Islam quién paga la dote es el varón, al contrario que en el cristianismo y por tanto esa referencia histórica es una mentira y un burdo intento de manipulación. En el Corán se insiste reiteradamente en la necesidad de liberar esclavos, lo mismo en la sunna o dichos del Profeta, la esclavitud no se fomenta en el Islam, se tolera como tantas otras lacras humanas, la civilización que hizo de la esclavitud su sistema económico fue Roma, el Islam se distinguió por su sistema económico basado en el comercio.

    Me gusta

  2. Los bulos, falsedades e intentos de manipulación del articulos son constantes, en ocasiones infantiles y en otras, sumamente ignorantes. Lastima que de vez en cuando aparezcan este tipo de “trabajos” digamos islamofobos, más que nada porque desacreditan al gran número de artículos de investigación sobre historia contemporánea que se publican habitualmente, motivo por el que soy un asiduo lector de esta página, pero que como sigan apareciendo estás burlas a la razón y a la verdad histórica y religiosa conseguirán desacreditar la totalmente, lo que no sería justo ni deseable. Dejen sus fobias religiosas donde no ofendan ni desvirtúen su buen hacer y nos harán y se harán Uds un favor.

    Me gusta

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s