Asaltatumbas trifálica – Alfonso Ussia

(LA RAZON. 17 feb 19)

La ministra asaltatumbas de Justicia, la trifálica, ha manifestado que de oponerse la familia Franco, la Iglesia o la comunidad de padres benedictinos a la exhumación de los restos mortales del general, al Gobierno -¿qué Gobierno?-, le sobran potestades para entrar en la basílica, retirar la lápida, y llevarse a Franco, sin respetar los plazos, el recurso ante el Supremo, y la lógica resistencia de los que custodian los restos mortales de los españoles allí enterrados. Y es la ministra de Justicia. La misma que llamó «maricón» a su compañero de Gobierno -¿qué Gobierno?-, el ministro del Interior, la misma que alentó a Villarejo cuando éste le contó su proyecto de contratar putitas para sus conseguir sus fines, la misma que presenció, silenció y reconoció que algunos jueces alternaban con menores, y la misma que aún se tiene que pellizcar cada mañana cuando despierta para comprobar que no es un sueño su condición de ministra del Gobierno -¿qué Gobierno?-, de España.

En el último Consejo de Ministros, ya con la fecha de las elecciones arteramente elegida, el Gobierno -¿qué Gobierno?-, aprobó su medida estrella. Estrella estrellada, pero estrella. Franco, fuera del Valle y de la cripta de La Almudena. Negación de la propiedad privada y de la voluntad familiar de dejar tranquilos los restos de su abuelo, y en caso de asalto a la tumba por parte del Gobierno -¿qué Gobierno?-, prohibir a sus nietos enterrarlo junto a su madre y su abuela en una tumba vacía de su propiedad. Esa, y no otra, ha sido la medida estrella de este Gobierno -¿qué Gobierno?-, de chulos, incompetentes y cantamañanas. Nueve meses para vencer a un cadáver, y después de nueve meses, intentar mentir nuevamente a la ciudadanía aprobando lo que a la ciudadanía le importa un bledo y que el Gobierno -¿qué Gobierno?- sabe de su incapacidad para llevarlo a cabo. Excepto, claro está, que la ministra de Justicia, la inefable trifálica, ordene asaltar la basílica de Cuelgamuros para profanar una tumba. Apenas costará 3.800 euros la operación, más o menos lo mismo que el alquiler de la suite del Villamagna para preservar en el anonimato el encuentro el día de San Valentín de Pedro y Pablo. No obstante, y a pesar del ímpetu de doña Dolete, sin plazo para proceder a la exhumación por razones de absoluta imposibilidad. Una majadería más de esta gente tan profundamente necia que ha ocupado el Gobierno -¿qué Gobierno?- de España con la ayuda de los aún más necios de Podemos, los separatistas y los herederos del terrorismo. Delicioso.

Lo más importante que ha hecho este grupo de alimoches descoordinados ha sido convertir un olvido en una presencia activa y triunfadora. Para mí, que Sánchez toma sus decisiones en las barras de los bares o dejándose influir por su peluquero o su asesor de estética. Lo que más lamento del final de este Gobierno -¿qué Gobierno?-, es la conclusión de la carrera política del astronauta, que ha llevado las riendas de su ministerio con la misma precisión y efectividad que el cohete con satélite que fue lanzado en Chechenia ante todas las autoridades civiles y militares, y damas de la alta sociedad chechena invitadas al acto, y a los cincuenta metros de altura, en plena ascensión, varió caprichosamente su rumbo, viró hacia la tribuna de invitados, se precipitó sobre ella y procedió a hacer papilla a más de la mitad de los presentes. No obstante, nuestro astronauta Duque, no parece mala persona, y es saludable despedirlo con una palmadita en la espalda.

A la triflálica no. La trifálica -intuyo que quiso decir «derecha tricéfala» y le confundió la lengua alguna obsesión-, nada hay que agradecerle. Sus servicios prestados han sido pavorosos. No ha dicho y hecho más que chorradas, y ha dejado en muy mal lugar -de ahí mi repulsa-, a mi colegio, carísimo y de pijos, el Alameda de Osuna, donde estudió de niña. De niña mal encarada, según recuerdan sus compañeros y profesores, porque eso sí, tiene un temperamento y una mala educación que se las trae.

Le quedan dos meses para asaltar, con nocturnidad y alevosía, la basílica del valle de los Caídos. Lo que más temo cuando finalice la vigencia de este Gobierno -¿qué Gobierno?-, es su retorno a la carrera de fiscal. Con esa amargura, ese carácter y esa proximidad inmediata a la iracundia no se puede ser fiscal. No se puede ser nada que afecte a la normalidad democrática y ciudadana. Y la Celáa. Nos queda la Celáaa. Caray con la Celáaaa. Qué tipa la Celáaaaa.

Pero me he quedado sin espacio.

Un comentario en “Asaltatumbas trifálica – Alfonso Ussia

  1. No sé porque s e emte en estos tringladillos de la neolengua Sobre todo porque, que yo recuerde aun no ha denunciado a sus colegis jueces que se iban de “niñas” en Colombia Si se van con menores son pederastas ¿ o no? Y si son pederastas¿Deberian estar juzgando a la gente? ¿no deberian de ser expulsados de la carrera judicial? Y luego hay otra, si una persona del poder judicial sabe de un delito ¿No es su obligacion denunciarlo?

    Me gusta

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s