(Fragmento) Política lingüística: lengua, cultura e identidad, el ejemplo de Cataluña – Mercè Pujol Berché

 

Expondremos, para empezar, unos cuantos datos que jalonan la relación entre la cultura, la lengua catalana y la identidad desde un punto de vista político. La lengua catalana es considerada como elemento definitorio de la identidad de Cataluña, elemento por lo tanto del particularismo cultural y lingüístico con relación a España. El debate actual en Cataluña alrededor de la realización de una consulta popular por la independencia y la creación de un estado independiente de España no es nuevo, es el producto de la historia que se inicia en el siglo XVIII con la sucesión a la corona española (1700-1714). A pesar de la prohibición de la lengua catalana durante el siglo XVIII (decreto de Nova Planta1 de Felipe V) se observa una fidelidad lingüística bien enraizada; en otras palabras, la gente utiliza cotidianamente esta lengua. A partir de mediados del siglo XIX surge una conciencia todavía más clara sobre el uso de la lengua en los ámbitos públicos y el debate sobre la lengua, la identidad y la nación emerge con fuerza. Destacaremos obviamente, la celebración de «Els Jocs florals» (Juegos florales2) con el resurgimiento de la literatura, la reanimación de la catalanidad, al mismo tiempo que se reivindicaba la españolidad de Cataluña3, como así lo demuestran las palabras pronunciadas por el secretario de estos últimos, Antoni de Bofarull, en 1858, quien subraya que el «pasado glorioso de Cataluña es compatible con la españolidad del presente»4. Este «doble vínculo», esta doble identidad o, en el ámbito de la lengua, este bilingüismo diglósico5 se observa también en la famosa «Oda a España» escrita en 1898 por Joan Maragall que empieza de forma explícita con una declaración a la vez de la España plural y de la españolización de Cataluña6. Así durante todo el siglo XIX el imaginario catalán se fue nutriendo de componentes míticos y mistificados, a la vez históricos7 y literarios8, imaginario en el cual el mito catalán y el mito español van oscilando a partir de la ley Moyano9. Dicho de otra forma, las tradiciones, las artes y obviamente la lengua van promoviéndose de forma ideológica para ir creando una comunidad imaginada10.

Con la industrialización, Cataluña se transforma demográficamente puesto que la gente del campo se dirige hacia las ciudades y van llegando españoles procedentes de otras regiones, sobre todo de Murcia, que lingüísticamente se van integrando en la sociedad catalana. En el ámbito político, la Lliga Regionalista creada entre 1898 y 190111, como consecuencia del desastre de 1898 y la incapacidad del Gobierno español de llevar a cabo un proyecto político, estará en el poder hasta la dictadura de Primo de Rivera (1923) y mostrará un catalanismo conservador (burgués), muy regionalista aunque con algunos valores progresistas12. Uno de sus principales líderes fue Prat de la Riba quien animará los debates sobre la nación y el estado y sobre la nacionalidad y el estado, siendo la finalidad de los mismos la de reclamar que Cataluña es una nación. Este político publicó La nacionalitat catalana (1906), en donde hace una clara distinción entre estado y nación13. El Estado es una «organización política y creación artificial», mientras que la Nación es una «entidad natural con una historia y una cultura en común, con una lengua propia que tiene gran importancia para la creación y la consolidación del sentimiento nacional, con un arte, un derecho»14. A partir de ahí estos conceptos van adquiriendo un fuerte valor simbólico. Vemos pues que el debate en torno a «nación» (nación catalana), con el corolario de lengua catalana e identidad no es nuevo.

7Barcelona crece de forma fulgurante entre las dos exposiciones universales (1888-1926), sigue recibiendo emigrantes tanto en la misma ciudad (sobre todo) como en el resto del área de su influencia (Baix Llobregat, Vic, Berguedà: colonias industriales de minas carbón, textiles, etc.) y el tema del uso de la lengua en las escuelas es de gran vigencia15. Recordemos que ya se había solicitado a la Reina Regente (María Cristina de Habsburgo-Lorena, esposa de Alfonso XII) durante el Congreso Pedagógico16 de 1888, el derecho a escolarizar en lengua catalana al menos en las escuelas de párvulos. En 1906 se celebra el Primer Congrès Internacional de la Llengua Catalana, organizado y presidido por Antoni M. Alcover, en el cual la ponencia de Joan Bardina plantea claramente la polémica de que el catalán sea la única lengua de enseñanza.

El catalán, como sucedió en otras construcciones nacionales, pasará de ser lengua ancestral, a lengua nacional de la mano de Pompeu Fabra que permitirá, junto con otros factores, la construcción de una identidad colectiva catalana compartida por casi toda la población de la época. Con el Institut d’Estudis Catalans, creado en 1907 por Prat de la Riba, se lleva a cabo, a partir de la variedad barcelonesa a la que se le quitaron los castellanismos, la estandarización de la lengua (lo que se llama normativización) que será elevada a lengua de Catalonia y de los Países Catalanes17. Pompeu Fabra jugará por lo tanto un papel explícito en la construcción de la nación catalana. Además, gracias a la Mancomunitatcatalana creada también por Prat de la Riba en 1914 se llevan a cabo una serie de acciones culturales a favor no solo de la lengua, sino de la enseñanza y de las bibliotecas. Para los sectores populares, tanto urbanos como rurales, los valores propios de Cataluña eran la lengua, la cultura, las tradiciones y las costumbres, mientras que los burgueses empiezan, según Riquer, a tener una sensibilidad catalanista a través justamente de temas lingüístico-culturales. Catalanizar se opone durante los años treinta a españolizar.

9Hace más de un siglo que el autogobierno (bajo formas obviamente distintas) existe en España puesto que el Gobierno español aprobó, como acabamos de mencionar, en diciembre de 1914 la Mancomunidad con descentralización administrativa y autogobierno en materia de economía. La dictadura de Primo de Rivera (1923) paraliza todo el proceso de descentralización y de autonomía durante ocho años, de 1924 a 1932. Gracias a la II República, Cataluña obtiene su estatuto de autonomía el 9 de septiembre de 193218. El inicio de la España de las autonomías19 se sitúa por lo tanto en ese momento. La República ofrecía una coexistencia pacífica «un tipo de estado que se autodefinía como integral, es decir capaz de admitir el pluralismo territorial y de desplazar el debate sobre la definición polémica de nación hacia contenidos de políticas públicas»20. La concepción de nación por parte de Azaña (movimiento republicano-socialista) tiene carácter jurídico-político dejando de lado las cuestiones emotivas, desgraciadamente presentes y numerosas en este tipo de cuestiones.

Notas

1  Durante el periodo de 1707 à 1715 hay abolición de los fueros, se organizan territorialmente los Reinos de España y el castellano se convierte en la lengua obligatoria de la administración, la justicia y la enseñanza. Después de la Guerra de sucesión de España, se priva Aragón y Valencia (1707), Baleares (1715) y Cataluña (1716) de sus instituciones y del derecho a utilizar el catalán. 

2  Los Jocs Florals tuvieron lugar entre 1857 y 1872. Se consideran los celebrados en 1859, como el primer paso de retorno de la literatura burguesa hacia la lengua catalana. La literatura popular siempre había utilizado esta lengua. 

3  Véase De la Granja, Justo & Beramendi, Justo & Anguera, Pere, La España de los nacionalismos y las autonomías. Madrid, Síntesis, 2001.

4  Anguera, Pere, « Nacionalismo e historiografía en Cataluña. Tres propuestas en debate », Forcadell, Carlos (Ed.), Nacionalismo e historia. Zaragoza, Institución Fernando El Católico & CSIC, 1998, pp. 73-88.

5  Bilingüismo diglósico en el sentido que los catalanes utilizaban el catalán en sus interacciones orales, mientras que utilizaban el castellano en la escritura y en ámbitos orales formales. Hay que decir también que la escuela, factor de alfabetización y de escolarización, no estaba tan extendida como en la actualidad y que por lo tanto la mayoría de la gente de la época era analfabeta.

6  Nuestra traducción : « Escucha España la voz de un hijo que te habla en lengua no castellana. Yo te hablo en la lengua que mi tierra áspera me ha dado. En esta lengua, estos que te han hablado son poco numerosos. En la otra [son] demasiado [numerosos] ». Bonaventura Carles Aribau había publicado en 1832 una Oda a La Pàtria..

7  La primera obra de historia propiamente dicha es la de Antonio de Capmany, luego se publica la de Víctor Balaguer en 1860 (Historia de Cataluña y de la Corona de Aragón), en la que el autor es consciente de la función social de la misma y de la utilización de la historia como propaganda. Aunque si hay algún –ismo es, según Anguera, el españolismo. Cf. Anguera, Pere, « El nacionalismo catalán desde sus orígenes a 1930 », Guereña, J. L. (Coord), Les nationalismes dans l’Espagne contemporaine. Idéologies, mouvements, symboles París, Éditions du temps, 1998, (1998b), pp. 117-146. La primera historia nacional de Cataluña es la de Antoni Aulèstia Pijoan, publicada en 1887, Història de Catalunya.

8  La primera publicación catalana con conciencia reivindicativa es Lo Verdader Català, que se proclama a la vez española y catalana « som espanyols, se dirá, es molt cert, peró la circumstancia de ser espanyols no priva que siam verdaders catalans. Espanya es la nostra nació ; peró Cataluya es la nostra Patria » (Somos españoles, se dirá, es muy cierto, pero la circunstancia de ser españoles no priva que seamos verdaderos catalanes. España es nuestra nación, pero Cataluña es nuesta Patria). Joaquim Rubió i Ors, Lo gaiter del Llobregat. Frederic Soler (Serafí Pitarra) publicando La Esquella de la Torratxa contribuyó mucho a la recuperación de la lengua catalana. 

9  La Ley Moyano integra el proyecto de Ley de Instrucción Pública de 9 de diciembre de 1857 y echa las bases del sistema educativo español. La ley estuvo vigente hasta bien entrado el siglo XX (1970) con la promulgación de la Ley General de Educación de 1970. 

10  Véase Fernández García, Alicia & Petithomme, Mathieu, « Introduction. Du nationalisme d’État aux nationalismes espagnols, la réinvention de la « nation » espagnole depuis la transition démocratique », Fernández García, Alicia & Petithomme, Mathieu (Dir.). Les nationalismes dans l’Espagne contemporaine (1975-2011). Compétition politique et identités nationales. París, Armand Colin, 2012, pp. 6-20.

11  La Lliga Regionalista creada por diferentes grupos políticos catalanes en 1901 se creó como grupo de presión política para reivindicar en Madrid el particularismo lingüístico y cultural de Cataluña. Su órgano de prensa fue La veu de Catalunya (1899-1936). F. Cambó publicó Per la concòrdia (1930) y en el mismo año Jaume Bofill i Mates publicó L’altra concòrdia. 

12  Recordemos algunos datos de creación de partidos políticos. En 1910 se creó la Unió Federal Nacionalista Republicana partido presidido por Pere Coromines que conoció un fracaso considerable. La CNT fue creada en 1901, en 1917 el Partit Republicà Català con Francesc Layret, Companys y Marcel·lí Domingo con una no muy buena implantación. En 1919 Francesc Macià creó La Federació Democràtica Nacionalistay un año más tarde el Estat Català. En 1923 existia la Federació Catalana del PSOE y el mismo año se creó la Unió Socialista de Catalunya. Esquerra Republicana de Catalunya (con la participación de F. Macià que llegará más tarde a ser presidente de la Generalitat de Catalunya) se creó en 1931. 

13  Según Riquer i Permanyer, Borja de, « La faiblesse du processus de construction nationale en Espagne au XIXè siècle », Revue d’Histoire moderne et contemporaine, 41(2), 1994, pp. 353-366. El fracaso del nacionalismo español ante la crisis de 1898 y la convicción de un proyecto nacional (español) tiene como consecuencias el nacimiento de los llamados nacionalismos periféricos, es decir la búsqueda de otras alternativas. 

14  Nuestra traducción.

15  Monés, Jordi, La llengua catalana a l’escola (1714-1939). Barcelona, Barcanova, 1984.

16  Las conclusiones de dicho congreso con relación a las lenguas otras que el español se extendían también al País Vasco y a Galicia. 

17  Graña i Zapata, Isabel, L’acció pancatalanista i la llengua : nostra parla (1916-1924). Barcelona, Publicacions de l’Abadia de Montserrat, 1995.

18  El 2 de agosto de 1931 se votó en referéndum el Estatuto con el 75,09 % de sufragios a favor del sí.

19  La Constitución española de la Segunda República definía a España como un « Estado integral compatible con la autonomía de municipios y regiones » (cf. http://www.gencat.cat/generalitat/cas/guia/antecedents/antecedents15.htm, [consultado el 11 de agosto de 2013]. 

20  Molas, Isidre, « Los nacionalismos durante la II República. Una perspectiva comparada », Beramendi, Justo & Máiz, Ramón (Comps), Los nacionalismos en la España de la II República. Madrid, Siglo XXI, 1991, pp. 13-23.

Fuente

Un comentario en “(Fragmento) Política lingüística: lengua, cultura e identidad, el ejemplo de Cataluña – Mercè Pujol Berché

  1. lamentablemnete al menos un “hecho” al que se refiere el articulista no es cierto

    Lo de los decretso de nueva planta y la presunta porhibicion del catlan eso es falso Los decretos de nueva planta exigen que los tribunales de las zonas catalnas abandonen en sus textos el LATIN y se atengan a al alengua comun del resto de españ No s eporhbe pues la lengua catalana

    En Francia la republica la prohibio las lenguas distintas del frances SI que las prohibio fue mucho despues de los decretos de nueva planta y ?Cuantos hablan catalan o vasco en Francia? mas bien poquitos

    Repetimos las mentiras y al final hasta nos las creemos

    Tampoco nadie “recuerda” que el primer reino peninsular que adopto el entonces lamado Castellano, como lengua de corte fue NAVARRA minetras que en la misma Castilla el idioma d e la corte siguió siendo el LATIN durante otros SESENTA AÑOS

    Saludso

    Me gusta

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s