El Consejo General del Poder Judicial y la ciencia – José Luis Sariego Morillo

José Luis Sariego Morillo | 08 Abril, 2019

Muchos se preguntarán qué tiene que ver la ciencia o el método científico con el órgano de gobierno de los jueces de nuestro país, al que se le supone es uno de los pilares básicos de nuestra democracia.

Mucha gente confunde el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) con los jueces, pero no debemos olvidar que los jueces son independientes en su función jurisdiccional, y que el CGPJ es su órgano de gobierno, pero en realidad es un órgano político.

Como órgano político, depende su opinión de los vaivenes de la democracia, sin que sus decisiones sobre la interpretación de las normas, tengan mucha perspectiva de ser permanentes en el tiempo.

Ello provoca, cosas tales como que antaño (1) rechazó la ley integral de violencia de género (Ley Orgánica 1/2004) en su informe previo preceptivo, aunque no vinculante.

También nos encontramos con el hecho de que la mayoría de los miembros del CGPJ son nombrados por la clase política y ello va en contra del Tratado de la Unión Europea.

Esto ha ocurrido en Polonia, país al que la Unión Europea ha amenazado con echar de la Unión Europea, sin no cambian las leyes que permiten al Gobierno a nombrar jueces, ya que ello, rompe las bases del reparto de poderes y del Estado de Derecho.

Incluso ya hay órdenes de la UE contra Polonia por la influencia de la política en el nombramiento o decisiones sobre los jueces (3).

Pertenezco a un grupo de juristas que ya hemos denunciado esto mismo en la UE, con respecto a los nombramientos del CGPJ en España.

Tan ideologizado y politizado está nuestro CGPJ que nadie se extraña de que desde los medios se hable de jueces conservadores o jueces progresistas.

Incluso, hay asociaciones de Jueces que se denominan a si mismos como Jueces Progresistas, o yendo más allá, la sorprendente asociación de mujeres juezas que se presentan con una una ideología feminista (4), y a nadie le parece mal.

A mí, no sólo me sorprende, sino que me espanta.

Porque no me imagino a una asociación que sólo permitieran estar hombres jueces, ya que eso va contra la LO de Igualdad.

Pero la dictadura de lo políticamente correcto, o el miedo imperante a decir lo que se piensa, no permite hablar mal de nada relacionado con el feminismo hegemónico que impera en nuestro país.

Pero ello, no obsta, para que unos pocos juristas, hayamos denunciado en Europea la existencia de esta asociación que excluye a miembros en su seno, simplemente por ser hombres.

Lo mismo ocurre en el CGPJ, ya que hay consejeras que pertenecen a asociaciones o han fundado asociaciones que no permiten a hombres en sus filas, como es el caso de la consejera nombrada desde Andalucía.

Pero volvamos al asunto de la ciencia en el CGPJ.

Debo explicar que el feminismo hegemónico rechaza muchos hechos científicos, y no me voy a centrar en muchos de estos casos. Sólo me voy a centrar en un sólo dato científico que rechaza oficialmente el CGPJ en uno de sus guías prácticas para jueces y magistrados del 2016, recomiendan no usar la alienación parental en sus resoluciones (5).

Deben fijarse que son medios de ideología claramente de izquierda o de ideología feminista, quienes se hacen eco de dicha noticia, como un éxito político, el hecho de imponer un dogma sobre el poder judicial.

El dogma de que la alienación parental no existe. (6 y 7).

Porque un dogma es aquella idea que rechaza la evidencia científica. Es como si volviéramos de pronto, a aquellos tiempos en los que el poder establecido, imponía la idea de que la tierra era plana.

Pero veamos si la alienación parental es un concepto científico.

A mediados de la década de 1940 (Reich 1943), los médicos que trabajaban con familias divorciadas comenzaron a publicar sus observaciones sobre los padres que intentaron romper el amor del niño por el otro padre y reclutar a sus hijos como “aliados” contra el padre rechazado (Rand, 2013).

No fue hasta la década de 1980 que se acuñó una etiqueta para este fenómeno: el síndrome de alienación parental (Gardner, 1985). Por una variedad de razones el término más usado hoy en día es simplemente alienación parental (Lorandos, Bernet, &Sauber, 2013).

La investigación sobre este tema ha aumentado sustancialmente en las últimas décadas; Hoy en día, hay más de 1,000 libros, capítulos de libros y artículos en revistas profesionales sobre el tema en 35 países y seis continentes (Bernet, 2013).

¿Pero qué es la alienación parental?

La alienación de los padres se refiere a una condición psicológica en la que un niño se alía fuertemente con un padre alienante (o preferido) y rechaza una relación con el padre alienado (o objetivo) sin una justificación legítima (Lorandos et al., 2013).

Esto es, en pocas palabras, cuando un niño se pone de parte de un progenitor, contra el otro, llegando un momento en que incluso el niño rechaza el cariño y el contacto con el otro progenitor. En estos casos, encontramos casos muy graves tales como la inducción maligna a la falsa memoria de los niños. Por ejemplo: Un niño que cree que su padre abusó de el cuando era un bebé, porque su madre se ha dicho varias veces.

Hay falsas memorias buenas, como es el hecho de que los niños llegan a creer en los Reyes Magos o en Papa Noel.

Otras, sin embargo, son tan malignas como hacer creer a los hijos que es que: “papá me pegaba mucho, pero tú no lo sabías, porque estabas en tu cuarto dormido”.

Hace poco hemos conocido el caso de una “experta” que ha estado colaborando con la Universidad de Granada o que ha comparecido en el congreso y en varias instituciones y medios de comunicación, le decía a su hijo que es que su padre era el diablo (8).

Típico caso de la persona maltratadora y maligna que se hace pasar como salvadora, y se disfraza de víctima.

Las conductas alienantes de los padres (madres en un 82% y 18% los padres) se han considerado recientemente como una forma de maltrato grave a los niños. Se explica que son conductas que coaccionan, controlan y generan miedo en los niños.

Este comportamiento lo convierte en maltrato infantil para los niños como víctimas y también es violencia doméstica con el padre víctima de este tipo de maltrato.

La alienación de los padres es el resultado de la coerción, el control y la generación de temor de un padre alienante en el niño hacia el padre víctima, lo que hace que esta sea una forma muy compleja de violencia familiar (Clawar y Rivlin, 2013 ; Harman et al., 2018).

Los investigadores han documentado cientos de conductas alienadoras de los padres, incluyendo hablar mal del padre y de su familia extensa (abuelos sobre todo), involucrándose en conductas de control coercitivas para forzar una alianza con el niño y rechazar al padre víctima, diciendo que “tu padre no te quiere”, confiando en el niño asuntos de adultos (tu padre no paga la hipoteca), limitando el contacto del niño con el otro padre (secuestro parental), violando las órdenes judiciales con respecto al tiempo de crianza y comunicación (incumplimientos de visitas), socavando la autoridad del padre objetivo con el niño (es que tu padre no sabe hacer esto o lo otro), dejando que el niño elija si visitar al padre víctima (el niño emperador decide), y hacer falsas acusaciones de abusos sexuales o maltrato (Baker & Darnall, 2006 ; Harman, Biringen, Ratajck, Outland, & Kraus, 2016 ; Harman et al., 2018).

En España, tenemos varios estudios muy rigurosos sobre la alienación parental.

Así, se ha demostrado que los niños alienados a menudo no tienen contacto alguno con su padre durante largos períodos de tiempo; esta separación junto con las conductas alienantes de las madres se asocia con un mal ajuste psicológico entre los niños, que suelen desarrollar trastornos psicológicos y desajustes graves en su desarrollo emocional (Seijo, Farña, Corras, Novo y Arce, 2016).

Suscribo las palabras de Asunción Tejedor cuando nos recuerda que “La falta de ambivalencia representa una distorsión de la realidad y, como tal, podría interferir con el desarrollo, el bienestar y la capacidad de su hijo para funcionar en el mundo real”.

La mayoría de las personas tiene cualidades buenas y malas, y cree que las personas son “lo bueno o lo malo es poco realista y simplista. Un niño que asume que alguien menos que perfecto debe ser rechazado es un niño que crecerá para tener pocos amigos y será muy difícil mantener las relaciones e interactuar de una manera madura y apropiada”.

Así, yo mismo escribía un capítulo en un Manual (Fernández Cabanillas et. al 2018) donde recordaba que:

“Si educar a un niño es un acto de amor y de humanidad inconmensurable, deberíamos pararnos a pensar, tan sólo un instante, sobre aquel momento en que uno de nuestros padres o ambos, decidió un día educarnos sobre la base del odio, del enfado, de la venganza, o por cualquier otro motivo.

“Y aquí entra la alienación parental, o cómo educar en el miedo hacia los demás, hacia lo que es diferente, a lo que es desconocido, en una palabra, criar a un niño en el rechazo hacia alguna persona o grupo”.

Y el doctor Edward Kruk nos recuerda que “El odio no es una emoción natural para un niño; es algo que tiene que ser enseñado desde la infancia. Un padre que educa a su hijo en el odio o el miedo al otro padre representa un peligro grave y persistente para la salud mental y emocional de ese niño. Los niños alienados no resultan menos dañados en su salud mental que otros niños víctimas de conflictos extremos, tales como niños soldados y los niños secuestrados, que se identifican con sus verdugos, para evitar el dolor y mantener una relación con ellos para sentirse a salvo (similar al síndrome de Estocolmo), siendo ello una clara relación abusiva del menor, que constituye en sí mismo una forma cruel de maltrato”.

Por todo esto, considero que el CGPJ, con dicha guía está cometiendo un abandono de los niños que sufren este tipo de maltrato en España, y miran hacia otro lado de lo que significa sufrir una alienación parental.

Y esto debe cambiar de inmediato.

Citas

1.- http://www.poderjudicial.es/cgpj/es/Poder-Judicial/Consejo-General-del-Poder-Judicial/Actividad-del-CGPJ/Informes/Informe-al-Anteproyecto-de-Ley-Organica-integral-de-medidas-contra-la-violencia-ejercida-sobre-la-mujer

2.- http://curia.europa.eu/juris/document/document.jsf?text=&docid=204384&pageIndex=0&doclang=ES&mode=req&dir=&occ=first&part=1&cid=710030

3.- https://curia.europa.eu/jcms/upload/docs/application/pdf/2018-12/cp180204en.pdf

4.- http://www.mujeresjuezas.es/

5.- http://www.poderjudicial.es/cgpj/es/Temas/Violencia-domestica-y-de-genero/Guias-y-Protocolos-de-actuacion/Guias/Guia-practica-de-la-Ley-Organica-1-2004–de-28-de-diciembre–de-Medidas-de-Proteccion-Integral-contra-la-Violencia-de-Genero–2016-

6.- https://www.eldiario.es/sociedad/Poder-Judicial-utilicen-SAP-custodias_0_578842803.html

7.- https://tribunafeminista.elplural.com/2016/11/el-cgpj-insiste-en-recordarle-a-los-jueces-que-no-deben-aplicar-el-sap/

8.- https://www.elconfidencial.com/espana/2019-04-02/secuestro-nino-villar-de-canas-cuenca-maria-sevilla-infancia-libre_1917902/

Bibliografía

Baker, A. J. L., Darnall, D. (2006). Behaviors and strategies of parental alienation: A survey of parental experiences. Journal of Divorce & Remarriage, 45, 97–124. doi:10.1300/J087v45n01_06

Bernet, W. (2013). References in the professional literature. In Lorandos, D., Bernet, W., Sauber, S. R. (Eds.), Parental alienation: The handbook for mental health and legal professionals (Supplemental Reference Guide, pp. 5–77). Springfield, IL: Charles C Thomas.

Clawar, S. S., Rivlin, B. V. (2013). Children held hostage: Identifying brainwashed children, presenting a case, and crafting solutions (2nd ed.). Chicago, IL: American Bar Association.

Cabanillas et al. Manual del síndrome de Alienación Parental, Ed. Paidós 2018

Gardner, R. A. (1985). Recent trends in divorce and custody litigation. Academy Forum, 29, 3–7.

Harman, J. J., Biringen, Z., Ratajck, E. M., Outland, P. L., Kraus, A. (2016). Parents behaving badly: Gender biases in the perception of parental alienation. Journal of Family Psychology, 30, 866–874. doi:10.1037/fam0000232

Harman, J. J., Kruk, E., Hines, D. A. (2018). Parental alienating behaviors: An unacknowledged form of family violence. Psychological Bulletin, 144, 1275–1299. doi:10.1037/bul0000175

Lorandos, D., Bernet, W., Sauber, S. R. (Eds.). (2013). Parental alienation: The handbook for mental health and legal professionals. Springfield, IL: Charles C Thomas.

Seijo, D., Fariña, F., Corras, T., Novo, M., Arce, R. (2016). Estimating the epidemiology and quantifying the damages of parental separation in children and adolescents. Frontiers in Psychology, 7, Article 1611. doi:10.3389/fpsyg.2016.01611

por José Luis Sariego Morillo.

Abogado de familia desde hace casi 30 años. En 1991 fundó junto con otros muchos idealistas la primera plataforma de la promoción de la mediación en España, (AMPE) en Madrid, para promover la cultura del diálogo. Entre 2001 y 2004 fue asesor del CGPJ en prevención de actos de violencia sobre la mujer, niños y otras violencias intrafamiliares. Actualmente es miembro de las Plataformas Europeas de Derechos de la Infancia Colibrí (Italia) y Two Homes (Alemania). Asesor en los 90 de organizaciones de familias con parejas del mismo sexo. Colaborador de diversas universidades, instituciones públicas y privadas, entre ellas los Ministerios de Justicia, Asuntos Sociales, Interior, etc., Junta de Andalucía, Generalitat de Catalunya, CA Galicia, Comisión Europea, Parlamento Europeo, etc. Es autor de varios libros: varios libros: Guía de la separación matrimonial (Tecnos 1998), Familia y Violencia (Dykinson 1999), Guía de la adopción internacional (Tecnos 2004) Guia de la mediación en divorcio (psimatica 2017) y Coautor del Manual del síndrome de alienación parental (Planeta-Paidós 2017).

Fuente

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s