Origen y desarrollo de la ideologia de genero.

Imagen relacionada

PARTE  1  Origen y desarrollo de la ideología de género

¿Qué es la ideología de género?
Lo primero es definir el término “ideología”. Dicho término hace referencia a cualquier corriente de pensamiento que persiga transformar el sistema político, social, económico y cultural existente. Para lograrlo, las distintas ideologías presentan dos frentes de acción bien definidos: por un lado tienen un ideal de la sociedad que pretenden conseguir, para ello, y por otro lado presentan un programa político de acción social invasiva para conseguirlo. Por lo tanto una ideología de carácter totalitario es un pensamiento sociopolítico completo, que opera como un sistema cerrado de creencias, y cuyo fin principal es conseguir la uniformidad de una doctrina única que establezca pautas de comportamiento universales. Todo ello hacia la consecución de un nuevo orden mundial. Dichas doctrinas se convierten en un dogma de fe contra el que no se puede disentir ni opinar, so pena de padecer multas, cárcel, y por supuesto la marginación social como disidentes, al estilo de los “mejores” regímenes dictatoriales.
Asimismo cuando hablamos de género tenemos que clarificar varias cosas. El vocablo “género” en origen, corresponde al campo de la lingüística y es usado para definir la propiedad de algunos términos gramaticales que pueden tener tres modalidades o “géneros”: masculino, femenino y neutro. Posteriormente y dentro de la dialéctica de los movimientos feministas y su círculo de influencia, fue aplicado al campo de las ciencias humanas para defender una nueva forma de comprensión de la sexualidad, según la cual el género, en su origen natural ligado al sexo, se separa de este y sólo se concibe como una construcción social subjetiva, no limitada a las restricciones de la biología, y por lo tanto sujeta al capricho arbitrario de la decisión de cada individuo, independientemente de su sexo biológico.

La ideología de género es una ideología política de corte neomarxista y sesgo totalitario, que defiende que las diferencias entre el hombre y la mujer, a pesar de la obviedad anatómica y biológica, no corresponden a una naturaleza fija, sino que son construcciones culturales y convencionales, que responden a roles y estereotipos que a lo largo de la historia la sociedad ha ido creando. En torno a este discurso se desarrolla toda una maquinaria sociopolítica que por los intereses que ahora mencionaremos, actúa como ideología impuesta en muchos países, e incluye multas e inhabilitación profesional a quienes se opongan o la critiquen .

¿Cuáles son los orígenes de la ideología de género?
La génesis de la ideología de género, el feminismo radical y los movimientos en pro del marxismo cultural, hunden sus raíces en doctrinas ideológicas de corte marxista y en los grandes acontecimientos sociopolíticos que durante el siglo XX se sucedieron en Europa. Cuando Marx desde su modelo de lucha de clases, proclama que la religión es el opio del pueblo, Engels publica “El origen de la familia, la propiedad privada y el estado”, y Nietzsche, desde el nihilismo sentencia la “muerte de Dios”, se constata el resquebrajamiento de los fundamentos sociales, morales y éticos que contenían principios normativos y universales.

Parte de los acontecimientos mencionados también se refieren a cuando posteriormente en Europa se desmoronan los frentes comunistas de la URSS, de Alemania con la caída del muro de Berlín, y de distintos países de Europa del Este. Los viejos postulados de la ideología marxista comunista que se apoyaban en la lucha de clases y la oposición al capitalismo burgués, al desaparecer, tuvieron que ser sustituidos de urgencia por otros frentes de acción que dieran sentido a la utopía comunista. Aprovecharon entonces el impulso de los movimientos contraculturales, para abanderar y pervertir la causa del feminismo y la oposición al concepto de familia tradicional asociado al mencionado capitalismo burgués. De forma que se sustituyó la lucha de clases por la lucha de sexos, y la lucha contra el capitalismo burgués por la lucha contra el sistema familiar tradicional mantenedor de una hegemonía patriarcal y opresora. A partir de aquí los nuevos rumbos de las estrategias políticas de sesgo marxista, confluyen en el viejo concepto de marxismo cultural, que ahora explicamos.
La era moderna, industrializada, competitiva y cada vez más despersonalizada, unido al capitalismo feroz, al aumento del proletariado y el incremento de conflictos sociales, provocó que amplios sectores de una juventud idealista, muy desencantada del “statu quo” y de una sociedad hipócrita y aburguesada, comenzaran su propia revolución. Surge en Estados Unidos el movimiento hippie, en Europa el mayo del 68 francés, la revolución sexual, el estilo de vida naturista pacifista y nudista, la vida en comunas y las filosofías orientales, que auguraban un futuro luminoso, bajo la utopía que Aldous Huxley recogió en su  “La génesis de la ideología de género, el feminismo radical y los movimientos en pro del marxismo cultural, hunden sus raíces en doctrinas ideológicas de corte marxista“ obra maestra “Un mundo feliz”.
La familia y el matrimonio, mayoritariamente eclesiástico, se asoció al concepto de burguesía acomodada y religiosa, mantenedora de una hegemonía patriarcal y opresora, a la que había que denunciar y superar. De esta forma todos los movimientos contraculturales mencionados, unidos a la lucha del proletariado, iban asociados a ideologías marxistas, liberales y anarquistas, que veían en la familia mal llamada “tradicional”, el reducto de una sociedad hipócrita, victoriana y rancia que había que combatir y superar. Hay que reconocer que todos ellos, en principio aportaron frescura y aires de libertad, pues partían de reivindicaciones legítimas de base. Había mucho que denunciar en derechos humanos, libertades esenciales,
regímenes dictatoriales, guerras sin sentido, capitalismo feroz y doble moral religiosa. Sin embargo muchos de esos movimientos, astutamente radicalizaron y politizaron sus reivindicaciones. Entre otros muchos aspectos, esto provocó el inicio de la desintegración de todos los elementos normativos de la familia natural y la cultura judeocristiana, que ciertamente se asociaban a una sociedad rancia y obsoleta.
El nacimiento de la línea de pensamiento sociopolítico que provocó toda la convulsión social mencionada, se produjo en la llamada “escuela de Frankfurt” , quienes a principios de los años veinte gestaron el concepto de “marxismo cultural”. Proclamaban que había que extirpar por todos los medios la cultura cristiana occidental en una auténtica batalla cultural. Esta sorprendente línea de acción debía dirigirse hacia todas las instituciones del estado: escuelas, universidades, ministerios gubernamentales, periódicos, medios de comunicación en general, así como a la industria del ocio. Desde ellas, debía extenderse el virus de una contra-cultura que minase los fundamentos y las convicciones de la cultura cristiana occidental, para que así la población una vez debilitada y manipulada en sus convicciones, pudiera adherirse a los ideales marxistas que antes habían sido rechazados de forma natural, al haber sido asociados con un pensamiento muy politizado y ligado a un comunismo caduco y devaluado.

El marxismo cultural se mantuvo como un pensamiento teórico desde finales de los años 30, eclosionó a partir de la década de los 60, con las mencionadas revoluciones, sexuales, estudiantiles, etc., y se está desarrollando hoy en día, a pasos agigantados en nuestra sociedad, a través de su brazo ejecutor: la ideología de género.
De tal manera los conceptos del marxismo cultural han permeado todos los estamentos sociales, que lamentablemente podemos afirmar que tanto las políticas de izquierda como de derecha, han asumido o sucumbido ante sus premisas llevadas a cabo por la ideología de género. Para conseguirlo no ha sido necesaria una revolución violenta con desórdenes sociales de todo tipo, no, la ideología de género se ha acabado imponiendo sutil y astutamente, gracias a la conjunción de cuatro factores principales:
1. La aparición masiva e invasiva de movimientos asociativos. Asociaciones culturales, universitarias, ecologistas, pacifistas, filosóficas, de defensa de los derechos de la mujer, y todo tipo de ONGs imaginable, que han sido creadas o infiltradas por las doctrinas de la ideología de género para conseguir credibilidad y reivindicaciones con sabor a justicia social.
2. El apoyo de la banca internacional y los lobbys económicos, que junto con poderosas fundaciones filantrópicas han sido utilizados, para financiar e impulsar dentro del nuevo orden mundial el proceso de control económico, poblacional e ideológico.
3. La incapacidad de los gobiernos y la clase política para oponerse al avance de la ideología de género, que en muchos países han terminado por aceptar, al venir despolitizadas y revestidas en superficie, de las mencionadas reivindicaciones sociales, logrando así imponer el inquietante concepto de transversalidad de género.
4. El silencio y la pasividad del cristianismo, que en general no ha sabido ser sal y luz, manteniéndose al margen de la dura evidencia social. Desde iglesias, asociaciones, consejos, etc., no hemos sabido movilizar, crear conciencia social y buscar un frente unido y unánime, para no seguir permitiendo la realidad de una masa cristiana acrítica y acomodada, sumida en un letargo conformista y pasivo.
De esta forma aun las políticas más conservadoras se venden y pliegan a la agenda LGTBI y los poderosos lobbys que las financian. Se ha logrado la transversalidad de la ideología de género.

Destacamos dentro de esta confabulación de factores, la astuta conversión de la ideología de género como una reivindicación de corte marxista, a la que se priva de su origen como ideología comunista, disfrazándola para convertirla en una cuestión transversal, de forma que sin aparente corte de ideología políticamente definida, abarque y atraviese todos los espectros y colores políticos, impulsada además por la victimización de la mujer, la defensa de los derechos humanos, la libertad de expresión y la inclusión de los grupos más desfavorecidos socialmente, aspectos con los que todos los partidos si quieren ser “políticamente correctos” deben alienarse.

¿Cuáles son los orígenes de la ideología de género?
En síntesis diríamos que la ideología de género, y su base central de pensamiento que es el marxismo cultural, persigue conseguir 4 objetivos generales:
• Liberar al ser humano de las limitaciones de su biología
• Conseguir la desaparición de la familia natural y su sistema opresor
• Abolir la cultura judeocristiana, su ética y sus valores obsoletos
• Imponer la sociedad igualitaria en el nuevo orden mundial
Sobre estos 4 grandes objetivos, se irán definiendo estrategias, técnicas de manipulación de masas, leyes extra, subvenciones extra, visibilización extra, castigos cada vez más ejemplares contra los disidentes, agravios del pasado, alarma social inflando datos estadísticos, acusaciones infundadas de homofobia y misoginia, victimización de colectivos y marginación de otros, intereses económicos, y diversos factores más, que al confabularse, irán cumpliendo los fines mencionados.
Queda así constatada que la consecución de estos objetivos, se está llevando a la práctica mediante la coalición de poderosos intereses institucionales, económicos e ideológicos, a favor de las políticas de imposición de la ideología de género. Aquí se producen las reivindicaciones de los lobbys LGTBI, la legalización del matrimonio homosexual, la cultura del aborto, los intereses de organizaciones internacionales preocupadas por el control de la natalidad y los recursos alimenticios, junto con diversos intereses comerciales. Todo ello, como ya se ha mencionado, financiado por poderosas asociaciones y fundaciones filantrópicas que mayormente desde Estados Unidos comenzaron a invertir grandes sumas de dinero, asumiendo así enormes cotas de poder e influencia en el mercado capitalista mundial.
Todas estas acciones invasivas influenciaron decisiones políticas en los grandes organismos internacionales como la ONU, la UE, la OEA, la UNESCO, la OMS, y otros, para los que el crecimiento demográfico, el control de la economía y los recursos alimenticios globales, son un grave problema. Problema que en parte puede ser aliviado apoyando políticas abortistas, anti familia, y permitiendo que la agenda LGTBI y sus proclamas, promuevan nuevos modelos familiares que alejen la maternidad, la procreación, y todo lo que huela a cultura judeocristiana.
Los 10 Mandamientos de la Ideología de Género
Feminismo radical: Victimización y exaltación exagerada de la mujer, y cultura de sospecha frente al varón al que se acusa de ser la raíz de muchos males.
Igualitarismo: Negación de las diferencias biológicas entre individuos, en pro del concepto igualitario y el género fluido.
Anticristianismo: Oposición beligerante ante las raíces judeocristianas de Occidente, acusadas de moralidad represora y mantenedora del “heteropatriarcado”8 familiar.
Homosexualismo: Promoción hasta límites exagerados de la cultura homosexual LGTBI y victimización ante los heterosexuales.
Colonización ideológica: Hay que imponer programas de adoctrinamiento desde la infancia, para crear una nueva forma de pensar en nuestros hijos y futuras generaciones.
Relativismo moral: Negación de valores universales y ética normativa, todo es admitible e inclusivo, todo vale, (salvo disentir con estos mandamientos).
Liberalismo ético. Apoyo y normalización de comportamientos que dañan a las sociedades humanas y a la ética más elemental, como el aborto libre, promiscuidad sexual, pedofilia, bestialismo, drogas, etc.
Hedonismo: Búsqueda del placer como un fin en sí mismo y sin restricciones éticas, morales o religiosas de ningún tipo.
Dictadura Ideológica: Pensamiento único y rechazo frontal y beligerante a todas las ideas contrarias al pensamiento totalitario. Oposición a cualquier postura conservadora tachándolo de homófoba, fascista y represora.
Destrucción ontológica del ser humano: Se persigue una auténtica reingeniería antropológica, en aras de un individuo mutante que puede reinventarse a sí mismo y redefinir su género sin ningún tipo de limitaciones. De esta forma la identidad del ser humano, como criatura hecha a imagen y semejanza de Dios, desaparece. Es un término muy usado intencionalmente por la retórica LGTBI para crear una cultura de rechazo hacia la heterosexualidad.
Hasta ahora hemos visto los orígenes de la ideología de género y sus objetivos principales, explicado en líneas generales su contenido y evolución desde el marxismo cultural hasta nuestros días. Ahora y sintetizando, resumimos en 10 puntos, lo que podrían ser sus principales frentes de acción para la consecución de los objetivos ya mencionados:
Esta es la amenaza real que estamos enfrentando en nuestra cultura occidental y que lamentablemente como la pólvora, ya se está extendiendo por otros países fuera de Europa y Estados Unidos . Particularmente esclarecedoras son las siguientes palabras:
“El poder que se otorga a estas organizaciones LGTBI carece de precedentes en nuestra democracia; por ejemplo en materia de educación. Ningún partido político o sindicato -instituciones reconocidas en la Constitución- ha pretendido nunca que su ideología sea de obligatoria visibilización en los curriculum escolares ni que los escolares deban conocer y apreciar positivamente sus postulados ideológicos ni que se permita el acceso a todos los centros escolares de sus militantes para adoctrinar a los escolares en sus postulados ideológicos. Con estas leyes, las organizaciones del lobby de género sí tendrán estos derechos. No es compatible con un régimen democrático este régimen de privilegios ideológicos y orgánicos del lobby LGTBI por mucho que se disfrace torticeramente (en hábil maniobra publicitaria) de lucha contra la discriminación” .
Ni en Estados Unidos ni en Europa Occidental se había llevado nunca a la práctica el modelo económico marxista, más bien se ha luchado contra él. Sin embargo hoy y desde una estrategia calculada, el marxismo cultural ha invadido todos los aspectos de las sociedades democráticas occidentales actuales. Hoy observamos con asombro y estupor cómo la estrategia se redefine y reinventa a lo largo de la historia: del obsoleto comunismo del s.XIX, se pasa al marxismo cultural del s.XX, y de ahí evoluciona a la ideología de género del s.XXI. ¿Cuál será el siguiente paso? Desde luego los pilares fundacionales de nuestra civilización occidental, es decir, el cristianismo, la familia, la sexualidad, la ética con bases cristianas en general, que desde generaciones nos han dado sentido de identidad, desaparecen a un ritmo que supone una auténtica aceleración de vértigo.  Estamos recogiendo los frutos amargos y podridos de lo que lleva muchos años sembrándose y consintiéndose.
Orígenes del feminismo radical y la crisis de la masculinidad
Dado el énfasis que la ideología de género hace sobre las reivindicaciones de la mujer, históricamente marginada, y constatada la evidente crisis de la masculinidad que vivimos, nos hacemos eco de las siguientes palabras “El hombre tiene miedo de ser hombre y la mujer con ser mujer no tiene bastante” . Sin pretender generalizar concluyendo que en todos los hombres y mujeres sea así, no podemos obviar que el empoderamiento de la mujer a costa del empobrecimiento del hombre, se dio desde el feminismo radical y la crisis de la masculinidad, evolucionando el feminismo a partir de los años sesenta y la crisis de la masculinidad a partir de los 80 con la llegada de la posmodernidad.
Al cambiar la lucha de clases por la lucha de sexos, el marxismo cultural comenzó un enfrentamiento entre los géneros, que resquebrajó los conceptos de diferenciación y complementariedad, pilares básicos de la unidad matrimonial, y por lo tanto familiar, y por lo tanto social. De forma que debido a su importancia creemos necesario explicar los orígenes del feminismo radical o de género, así como de la crisis de la masculinidad.
En cuanto al movimiento feminista, comenzó con el llamado feminismo de equidad que abogaba por una equiparación en derechos y libertades para la mujer, sin renunciar a principios de su naturaleza como la maternidad o la constitución de la familia, donde la figura del varón no era demonizada, sino bien emplazada en un nuevo concepto de hombre alejado del machismo y la imposición. Se consolida a final de la década de los 60 con la revolución sexual y la emancipación de la mujer. Empezó, como el resto de movimientos, siendo algo positivo y con reivindicaciones legítimas de base, que buscaba liberar a la mujer de una evidente opresión histórica. Es cierto que históricamente el papel de la mujer ha estado siempre supeditado a la voluntad arbitraria del hombre, y sus derechos sociales claramente recortados. Aun bajo la tradición judeocristiana y debido a una lectura legalista y manipulada del texto bíblico, la mujer ha sido menospreciada en su dignidad como ser humano y su valía como persona, lo que ha contribuido a la mayor radicalización de los colectivos feministas. De forma que la injusticia social al haber permanecido las mujeres oprimidas por siglos, degeneró desde el mencionado feminismo de equidad, en un odio y enfrentamiento con el género masculino, así como en una lucha por imponerse como el nuevo sexo fuerte, promoviendo la rivalidad de género y considerando al hombre como un oponente a superar.
la modernidad líquida es el movimiento
social imperante hoy, y la ideología de género es su principal frente de acción.
La Modernidad Líquida: El último de los movimientos sociales
Las grandes corrientes y movimientos sociales en los que la civilización fue evolucionando desde la Edad Media, junto con la centralidad de pensamiento en cada una de esas etapas, nos ofrece una perspectiva de la involución de la cultura occidental:

Una vez explicada la corriente de pensamiento del marxismo cultural y su ideología, sus orígenes, objetivos y evolución, es necesario mencionar el concepto de modernidad líquida, que se refiere al contexto y entramado social existente, al movimiento intelectual nihilista, cuyo principal instrumento revolucionario y de penetración cultural es la ideología de género. Es decir, la modernidad líquida es el movimiento social imperante hoy, y la ideología de género es su principal frente de acción.
La Edad Media fue una época oscura donde el concepto de un Dios severo que dominaba todas las esferas de la vida, dio paso por reacción al Renacimiento donde el hombre y sus posibilidades dominaron el escenario mundial. Posteriormente la Ilustración, que si bien aportó una importantísima innovación, desarrollo y modernización de la sociedad, al centrar su base de pensamiento en la razón y el análisis empírico de toda realidad, supuso un rechazo de la idea de Dios y abrió la puerta a las ideologías marxistas y liberales. Cuando se constata el fracaso de los sistemas comunistas, el escepticismo y la pérdida de fe en las grandes utopías y causas colectivas, se dio paso con la posmodernidad a una concepción hedonista e individualista de la vida, donde el énfasis está en el individuo y su autorrealización personal. Finalmente la modernidad líquida supone una vuelta de tuerca frente a la posmodernidad, creando una nueva concepción del ser humano que liberado de su biología y de la tiranía de la cultura, es capaz de reinventarse y definirse en multitud de variantes de género, a tenor de la fluidez de sus sentimientos subjetivos.
Este es el entorno social donde se cuece el caldo de cultivo que origina el totalitarismo de la ideología de género: La mutante sociedad de la modernidad líquida, nuevo concepto que sustituye a la ya caduca posmodernidad. Esta filosofía de vida ha dado paso a una nueva cosmovisión global donde ya no solo se transforman las costumbres, las formas o las modas culturales, es algo más profundo y ontológico. Ya no es un cambio de continente, sino sobre todo de contenido. No se trata de cambiar la actuación externa del ser humano, sino de transformar la esencia misma de su propia naturaleza. Como hemos visto género e identidad ya no son importantes, solo aspectos circunstanciales. Todos estos cambios externos se dan en una auténtica aceleración de vértigo donde todo tiene una fecha de caducidad muy limitada y sólo se busca la inmediatez de lo instantáneo.

El sociólogo Zygmunt Bauman, es uno de los grandes pensadores de nuestra era, quien acuñó el concepto de modernidad líquida. Leamos lo que dice al respecto:
“La sociedad moderna líquida es aquella en que las condiciones de actuación de sus miembros cambian antes de que las formas de actuar se consoliden en unos hábitos y en unas rutinas determinadas. La liquidez de la vida y la de la sociedad se alimentan y se refuerzan mutuamente. La vida líquida como la sociedad líquida no puede mantener su forma ni su rumbo durante mucho tiempo”
Se trata de un movimiento social que a veces se solapa en sus fines con la ideología de género, ya que viene fundamentado en la trilogía del relativismo, el feminismo radical, y el hedonismo, así como en concepciones profundamente individualistas y autónomas, que desarman el carácter gregario y relacional del ser humano, rechazando la sexualidad natural y estable de la pareja heterosexual, tachándola de represora y limitante. La modernidad líquida es la realidad social de la que se nutre el manifiesto político de la agenda LGTBI . Con todo ello se pretende establecer la sociedad del hedonismo, pues se considera que los seres humanos pueden alcanzar la felicidad en la realización de sus propios deseos, incluidos los sexuales, sin límite moral, legal o incluso corporal alguno, utilizando para ello cualquier medio posible, incluido el control de la natalidad, el aborto, y por supuesto la supresión de la diferenciación sexual, como ya hemos visto y recalcamos.
La nueva modernidad líquida promueve cambios vertiginosos y radicales en la civilización histórica, facilitando la transición hacia un pensamiento más holístico y universal. Esta perspectiva ultramoderna, favorece el resurgir de una sociedad cada vez más uniforme, donde el énfasis se pone en diluir la identidad, el género y la sexualidad de la persona, y en la que los rasgos o características diferenciales antes atribuidas a cada sexo, se presentan indistintamente en ambos géneros desdibujando límites y creando una extraña sensación de producción en serie y de identidad flotante o mutante. Dentro de este nuevo “desorden social” sumergido en un proceso de individualización y narcisismo sin precedentes, los conceptos de androginia y pangénero se vuelven sumamente relevantes, ya que cumplen con la reivindicación histórica de igualdad de oportunidades en todos los campos, tanto para la mujer como para el hombre, generando un rechazo a las tradicionales y monolíticas identidades prefijadas de hombre o mujer.
Todo este caldo de cultivo dificulta el que las personas tomen conciencia de su identidad, ello genera desorientación, falta de arraigo, falta de propósito y sentido de dirección. No hay ideales, ni fe en el futuro. Es un auténtico ataque a la esencia del ser humano a sus raíces teológicas y antropológicas. De esto se nutre y con esto se fusiona la ideología de género creando confusión, vacío, desarraigo, y fomentando la cultura de la sexualidad líquida con sus múltiples y casi infinitas variantes. Son las consecuencias de la falta de asideros morales, éticos y teológicos.
La modernidad líquida es como el ave fénix que renace de sus cenizas. Por eso está de moda promover que los seres humanos no tenemos “ley natural” innata y que la esencia y la verdadera emancipación del ser humano es la libertad para redefinirnos y reinventarnos a nosotros mismos como queramos. Por tanto ya no somos ciudadanos de una urbe organizada donde ocupamos nuestro lugar y respetamos las reglas del juego sin negar nuestras raíces judeocristianas. La civilización moderna ha perdido los rasgos distintivos de la colectividad social. Ya no somos familia, ni siquiera tribu, solo somos individuos de una individualidad sin fronteras, sin patria ni residencia permanente, en tierra de nadie. Vamos claramente hacia la cultura del vacío, como dijera Salomón hacia la nada, el vaho, la vanidad.
Se trata de un viaje a ninguna parte bajo una nueva construcción de la identidad personal, sexual y de género donde todo es subjetivo y circunstancial. En realidad vivimos en la cultura del disparate. Defender que hay niños con vulva o niñas con pene es un agravio a la reglas más elementales de la biología. Estamos generando confusión. Ciencia y teología se dan la mano para coincidir que la ideología de género atenta directamente contra las bases biológicas, antropológicas y teológicas de la humanidad, supone un insulto al sentido común y un atentado directo a la imagen de Dios en el ser humano. Como predijera Chesterton: “Llegará el día en que tendremos que desenvainar la espada para defender que el pasto es verde”.
En la caduca posmodernidad se trataba de definir múltiples posibilidades de género, ahora se excluye el propio concepto que implica siempre “distinción” y se llega al despropósito del concepto andrógino, algo ni masculino, ni femenino, ni homosexual. Pero el desatino de la modernidad líquida y sus doctrinas llega a cotas insospechadas cuando anuncia el llamado sexo o género fluido . La identidad (la que sea) ya no es una condición que se asuma para vivir conforme a esa elección (homosexual, bisexual, transexual, heterosexual, etc.), no, ahora es algo circunstancial sujeto a las emociones, hormonas y capricho del momento que viva el individuo, hoy fluyo como homosexual, mañana como bisexual, pasado quien sabe cómo. Algo parecido al género camaleón que va cambiando a tenor del ambiente donde se ubique. A nivel individual nos encontramos con una institucionalización del subjetivismo y el relativismo donde reina la no existencia de reglas generales universales válidas.
La modernidad líquida y la ideología de género contemplan a la familia natural, como una institución zombie que camina mortalmente herida, y ya ni siquiera debe ser sustituida por la tribu o comunidad, que fueron aspiraciones de la superada posmodernidad, sino que debe ser sustituida por el ya mencionado concepto de “individuo”, donde el valor del compromiso se abarata y diluye en un amor flotante e individual, sin responsabilidad hacia el otro, siendo su activo principal, la fluidez de los sentimientos momentáneos. A la rapidez de los cambios en esta modernidad líquida, y como ya hemos comentado, pronto la homosexualidad será algo superado por aprobado. La conquista social del orgullo gay se consiguió y ahora toca mirar más adelante rizando el rizo hacia el concepto de género flotante y sexo líquido, ¿Cuál será el siguiente paso?.
En decadencia el estado de bienestar, hemos roto la baraja de una ética normativa, ya no hay valores colectivos que transmitan orden y otorguen sentido a la existencia. Quien apoye el estilo de vida de toda la cosmovisión que acompaña a la modernidad líquida y a la ideología de género, al mismo tiempo apoya que los valores judeocristianos de la vieja Europa, sean sustituidos por la alianza de civilizaciones, y por un anticristianismo feroz que de seguir a este ritmo acabará admitiendo la pedofilia, el bestialismo y otras prácticas aberrantes, como inclusivas, normales y legales. Como dijera Adolfo Vásquez “surfeamos en las olas de una sociedad líquida, siempre cambiante, incierta y cada vez más imprevisible” . ¿Quién quiere navegar en este barco? Desde luego los creyentes y las iglesias sólidas no. Al mismo tiempo lamentamos que haya iglesias líquidas capaces de cambiar el mensaje inmutable de la Palabra de Dios y adaptarlo a los nuevos recipientes del humanismo secular, la ideología de género y la cultura del todo vale .
La modernidad líquida y la ideología de género contemplan a la familia natural, como una institución zombie que camina mortalmente herida
Nos ocurre como al principio en Génesis cuando Adán y Eva fueron expulsados del jardín del Edén a la tierra de Nod , de su hogar seguro, al territorio vacío y yermo. En realidad seguimos fuera del Edén, en tierra extraña. Pareciera que el castigo al que fueron sometidos al ser expulsados, condenara al ser humano a vivir como un nómada contemporáneo en la ambigua y líquida aldea global. El hombre que no busca a Dios, sigue perdido intentando re ubicar su identidad en la moderna tierra de Nod, como un peregrino escéptico siempre buscando, siempre cambiando, siempre mutando.
Sin duda que la coalición de todos estos movimientos, bien pudieran responder a un plan detallado para ir convirtiendo al individuo en un ser alienado y despojarle de sus rasgos naturales de identidad. Sí, es una auténtica colonización ideológica que desde el feminismo radical y el lobby gay pretende dar otra vuelta de tuerca a los ya maltrechos conceptos de heterosexualidad y género, diluyendo más su identidad en una fusión donde todo es relativo y cambiante. Este es el movimiento social y la doctrina que como ya hemos mencionado, se está imponiendo en el ideario político de muchos partidos y por tanto de muchos gobiernos. El virus anda suelto y en libre circulación , solo es cuestión de tiempo y debemos estar preparados.
Realmente da miedo observar hacia dónde avanza la supuesta civilización moderna. Estamos cambiando aspectos que pertenecen a la esencia de la creación en el ser humano, es una parcela sagrada a la que no nos es permitido ingresar. El diseño divino no se puede profanar, las fronteras de la ética de Dios no se pueden traspasar sin sufrir amargas consecuencias. Con la violación de nuestra identidad natural perdemos la paternidad y la filiación divina, quedando desnudos y huérfanos, y así navegamos hacia la destrucción de la imagen de Dios en el ser humano y de su carácter social y colectivo.
Por todo ello, las iglesias sólidas reclamamos nuestro derecho a pensar diferente, El diseño divino sin que por ello tengamos que ser juzgados o acusados del delito de homofobia, no se puede reclamamos nuestro derecho a ser una iglesia que sepa diferenciarse de una profanar, las sociedad en la que nos negamos a diluirnos. Queremos defender una iglesia sólida fronteras de la firmemente arraigada en el ancla de valores creacionales y no dependientes de los ética de Dios vaivenes culturales. Y es una iglesia sólida como columna y baluarte de la verdad, no se pueden la que desde el respeto a los distintos colectivos LGTBI, no está de acuerdo y se traspasar sin niega con firmeza ante la imposición de las doctrinas de la ideología de género sufrir amargas y ante los postulados de la modernidad líquida. Lo contrario sería defender consecuencias. un antropocentrismo laicista, frente al teocentrismo bíblico que nos tiene que
caracterizar como sal y luz.

PARTE  2  Fundamentos teológicos del Matrimonio y la Familia
Identidad, sexo y género: marca original del diseño divino
Frente al ataque de la sociedad en la que vivimos, y si no estamos bien firmes en nuestras convicciones y ética de vida, corremos el riesgo de que la singularidad de nuestro cristianismo sea arrastrada y diluida en la corriente de la modernidad líquida. Ro.12 nos advierte que no nos conformemos a este siglo sino que seamos transformados mediante la renovación de nuestro entendimiento. Esto incluye que nuestros pensamientos y conocimientos estén arraigados en una educación integral basada en los principios permanentes de la Palabra de Dios. Por ello en esta segunda parte nos interesa que desde un aspecto preventivo y aún defensivo nos ocupemos no solamente de conocer para evitar, es decir, al mismo tiempo que analizamos aspectos como el marxismo cultural, la ideología de género y la cultura líquida, queremos ahora compensar tanta información sobre la patología social que vivimos, trabajando aspectos básicos y fundamentales de lo que sí nos interesa aplicar y reforzar. Debemos comenzar definiendo el verdadero sentido de los conceptos de identidad, sexo y género, para después ubicar el matrimonio y la familia, dentro del marco teológico que le corresponde.
El tema de la identidad es un asunto clave en la historia del ser humano y en la teología. La identidad es “el todo” de la persona, pues responde a su pasado, presente y futuro. Cuando el hombre y la mujer pecan en Génesis 3 se produce una pérdida de su identidad. Mientras permanecieron en cobertura y obediencia a Dios, todo estaba claro y el hombre y la mujer, como ya hemos mencionado, eran habitantes en el Edén. Bajo el pecado y expulsados del huerto, se convierten en errantes y pasarán toda su vida en una búsqueda incesante de su identidad perdida. Por ello la primera pregunta de la Biblia que se produce en Génesis 2 “¿Dónde estás tú? revela el inicio de la confusión en la identidad del ser humano. Cuando uno no tiene claro quién es, tampoco tiene claro “para qué es” ignorando el propósito de su vida y perdiendo el motor y la fuerza de quien tiene un objetivo definido que cumplir, abriendo además la puerta a la confusión de género y sus múltiples variantes.
La vida de Jesús y el desarrollo de su ministerio están marcados por el reiterado intento de confundir su identidad. Al inicio del mismo en Mt.4 y cuando Jesús
La identidad es “el todo” de la persona, pues responde a su pasado, presente y futuro. estaba siendo tentado por Satanás, las tres tentaciones comienzan de la misma forma: “Si eres Hijo de Dios…”, es decir poniendo en duda su identidad. Luego en Mt.16 se produce la confesión de Pedro ante la pregunta de Jesús, “¿Y quién decís vosotros que soy yo? esa afirmación “Tú eres el Cristo, el hijo del Dios viviente”, “roca” por la solidez de lo que en ella se declara, es la piedra angular de la edificación de la Iglesia, ¿Sobre qué hecho? Sobre la identidad de Jesús, que estaba siendo confundida por muchos. De igual forma y al final de su ministerio, cuando Jesús estaba siendo crucificado, continúa el mismo
ataque a su identidad: “Si eres Hijo de Dios desciende de la cruz” (Mt.27:40). Satanás ataca la identidad de Jesús, para anular su propósito de morir por la humanidad, tienta a Jesús tanto al principio de su ministerio como al final del mismo, justamente en este aspecto, es decir poniendo en duda su identidad como hijo de Dios. Hoy en día se sucede la misma estrategia, todo se difumina y mezcla en una confusión de identidades sin precedentes, que tiene como objetivo final desviar al hombre de su propósito principal: conocer a Dios.
Definiendo sexo y género a la luz de la Palabra
En nuestra sociedad de la modernidad líquida, como ya hemos visto, existe un amplio margen de libertad en la forma en que cada persona orienta y define su sexualidad, máxime cuando esta viene desprovista de un código ético que la regule. En realidad la definición de sexo debería reducirse a la condición diferencial con la que nace el ser humano: hombre, mujer, y por consecuencia género masculino o femenino.
No debería ser más complicado que eso, sin embargo y debido a toda la alteración que sobre este tema se ha dado en nuestra sociedad, mayormente al adoctrinamiento de la ideología de género, cuando hoy día hablamos de sexo, tenemos que diferenciar al menos tres aspectos previos: sexo biológico, sexo cultural y sexo psicológico.

El sexo biológico: Es el sexo asignado a una persona en el momento del nacimiento. Designa la corporeidad de una persona, es decir su aspecto físico diferenciado como varón o hembra. Por tanto constituye “lo dado”, aquello que no podemos elegir. Es decir, se nace con sexo varón o hembra, no hay más opciones y así fuimos creados por Dios . Es por ello que defendemos, entre otros argumentos, que la conducta homosexual y sus distintas variantes polimórficas, no tienen condicionante biológico de peso, ya que vienen determinadas por otros factores como la educación, los estereotipos, sucesos de erotización traumática, la elección del propio comportamiento y la cultura en general. A partir de aquí las siguientes concepciones de sexo, ya están condicionadas por la modernidad líquida y sus doctrinas de género.

El sexo cultural: Tiene que ver con cómo es percibida la persona por su entorno y por el resto de la sociedad y señala la actuación específica de hombre o mujer. En general el sexo cultural responde a procesos históricos y condicionamientos de la propia cultura, refiriéndose a las funciones, roles y estereotipos que en cada sociedad se asignan como

Resumimos lo dicho hasta ahora en el siguiente esquema:
Sexo biológico:
Cromosómico Sexualidad
Gonadal HEREDADO por naturaleza sólida y
Genital permanente  Endocrino

Sexo cultural:
Historia, experiencia  Educación, costumbres INFLUENCIADO por el medio Roles asignados

Sexo psicológico:
Integración personal de valores,  Moral, percepción DECIDIDO por la persona Autoimagen personal

Sexo y género son términos que van inseparablemente unidos y constituyen la identidad sexual natural de una persona
En realidad una equilibrada identidad sexual se forma al asumir la concordancia del sexo biológico y el psicológico, y no dejarse influenciar por la cultura en otros caminos que pretendan separar ambos conceptos y abrir las compuertas del relativismo moral y la cultura del “todo vale”.
Por otro lado cuando hablamos de género, y ya habiendo definido su significado lingüístico, hacemos referencia al género masculino y al género femenino exclusivamente. Sexo y género son términos que van inseparablemente unidos y constituyen la identidad sexual natural de una persona. No estamos de acuerdo con la ideología de género que defiende que el “género” es una construcción social y por tanto no se hereda biológicamente sino que se decide culturalmente, en una elección en la que entrarían posicionamientos absolutamente subjetivos basados en sentimientos y experiencias personales. Es decir que para ellos sea cual sea su sexo, el hombre podría elegir su género. En eso consiste precisamente el género fluido, como ya hemos visto.
el origen de la sexualidad, nace con el origen del hombre, y responde a un problema de soledad
Por ello enfatizamos que nuestro posicionamiento parte de la base de que el género va unido al sexo, es decir que el sexo (varón o hembra) con el que nacemos, determina nuestro género (masculino, femenino). Esto es justificable para nosotros desde el punto de vista biológico, pero también desde el punto de vista teológico. Este es el orden natural con el que Dios nos formó y creó en el principio, a su propia imagen y semejanza: “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó ”.
Toda esta confusión y perversión de la sexualidad, fue provocando una pérdida del sentido y la intencionalidad del acto sexual con lo que todas las formas de entender la sexualidad se pusieron al mismo nivel. El proceso fue el siguiente: si la sexualidad está desvinculada del compromiso matrimonial y de la procreación, si el único objetivo de las relaciones sexuales es la obtención de placer, entonces cualquier relación sexual, con cualquiera y de cualquier manera, es aceptable. El placer, entroncado en la cultura del hedonismo, se convirtió en la norma y la regla de moralidad. Acabamos de abrir la veda para la normalización de cualquier perversión sexual imaginable.
Origen y propósito de la sexualidad a la luz de la Palabra
Dado que no podemos reducir la sexualidad humana a un mero hecho biológico, ni mucho menos degradarla a un instinto primario y absolutamente circunstancial, se hace necesario justificar su origen divino y dignificarla dentro del pacto del compromiso matrimonial y de las relaciones saludables. Nos interesa que el sabor final en todo este asunto de identidad, sexo y género, sea el de la buena aplicación de la sexualidad y su origen divino, noble y puro. Uno de los aspectos fundamentales de la “imago Dei” en el ser humano, se establece en Gn.2:18: “no es bueno que el hombre esté solo le haré ayuda idónea”, es decir en Dios mismo confluye desde su aspecto trinitario, el elemento relacional. Este versículo es fundamental pues ahí nace la sexualidad y como consecuencia el género, el principio de la complementariedad y el carácter relacional del ser humano al haber sido creados a Su imagen. Esta es su esencia profunda que ahora la ideología de género y la modernidad líquida están destruyendo.
De forma que el origen de la sexualidad, nace con el origen del hombre, y responde a un problema de soledad expresado por Dios en el mencionado versículo que volvemos a repetir, Gn.2:18 “No es bueno que el hombre esté solo, le haré ayuda idónea”. Entonces Dios crea a la mujer como el complemento ideal para el hombre, es decir como una “ella” que le distingue de “él” le completa, y le diferencia,  sustituyendo así la soledad por compañerismo.

No fuimos diseñados para vivir en soledad. De esto se deduce que el propósito primario y principal de la sexualidad se expresa muy bien con la palabra “relación”, pues la sexualidad fundamentalmente es cosa de dos, es entrega, es compartir, es intimidad. Por tanto la sexualidad tal como Dios la diseñó promueve relación, justamente lo contrario de lo que produce una sexualidad desconectada, sin principios divinos que la dignifiquen, donde el egoísmo, la soledad, la culpa y el vacío, son sus únicos frutos. Dejamos claro que la sexualidad forma parte de la creación de Dios y que por tanto es buena en gran manera. Nunca debemos olvidar su origen y su limpieza moral, para no dejarnos influenciar por la fea copia en que la modernidad líquida la ha convertido.
Más adelante comentaremos los 3 elementos clave de la institución del matrimonio. El último de dichos elementos dice: “serán una sola carne” y se refiere justamente a la relación sexual, dignificándola y enmarcándola dentro del compromiso del pacto matrimonial. Sin embargo no solo el elemento relacional es el único propósito divino para la sexualidad, en realidad es la base sobre la que se asientan otros tres grandes propósitos: La procreación, la recreación, la protección, y en cada uno de ellos deben estar los ingredientes balanceados del placer y la entrega, del deseo y la ternura.

El esquema podría quedar así:
Relación: La mejor expresión de la unidad
Recreación: Generar placer y bienestarPropósitos de
Procreación: Continuación de la raza la sexualidad Protección: Proteger de las relaciones ilícitas

Diferenciación y complementariedad a la luz de la Palabra
Los principios de la diferenciación y la complementariedad son aspectos sumamente relevantes. En esa pretendida igualdad y uniformidad que promulga la ideología de género, y que permite la fusión y sobre todo la confusión de géneros, debemos hacer una matización importante. La diferencia de género no es lo mismo que la desigualdad de género. La diferencia implica que por razones diversas, los integrantes del género masculino tienen cualidades esencialmente distintas que las del género femenino, que deben ser entendidas siempre en un plano de igualdad. Por ello, de esto no cabe deducir un principio de superioridad del uno sobre el otro. La igualdad de género, como ya hemos comentado, es una reivindicación social que está muy de moda en la sociedad líquida actual. Es cierto que históricamente la mujer ha estado sometida al hombre y privada de los mismos derechos, pero eso no quiere decir, que fuera del ámbito laboral y social donde sí se debe buscar la igualdad, los hombres y mujeres debamos de ser iguales en cuanto a cosmovisión, percepción, enfoque de la vida, o sentimientos, porque entre otras cosas, y de hecho, somos claramente diferentes.

Dice la Palabra en Gn.1 que en el principio la tierra estaba “desordenada y vacía”, y a
Del caos Dios crea el cosmos, es decir el orden en todo lo creado partir de esa realidad Dios comienza el acto creador. Del caos Dios crea el cosmos, es decir el orden en todo lo creado . En ese orden inicial está el principio de la diferenciación que implica que cada cosa se define y caracteriza por el contraste que se da en todas las esferas del orden natural. El mundo se ordena mediante sucesivas separaciones de los elementos.
Esa diferenciación inicial que en principio fue para distinguir lo “malo de lo bueno” (caos, cosmos) se aplica ahora para dar unicidad y carácter distintivo a todo lo creado. Por tanto la creación en su evolución armónica sigue el orden de la diferenciación, pues para cada elemento hay un contrario que lo define, contrasta y complementa (cielo-tierra, sol-luna, mañana-tarde, díanoche, frío-calor, hombre-mujer, masculino, femenino). Por ello defendemos que en el principio de la diferenciación está la identidad del objeto/sujeto y la complementariedad del mismo respecto a otro, así como que hay unas leyes naturales que forman parte del orden de la creación. Se trata de la idea de un “tú” que me contraste y me haga consciente de mi “yo”. Sólo podemos ser nosotros mismos en toda la plenitud de la palabra, mientras exista un contrario con el que compararnos, diferenciarnos, pero también complementarnos, como
Se trata de la idea de un “tú” que me contraste y me haga consciente de mi “yo” veremos en el punto siguiente.

Hay una diversidad natural entre los sexos, opuesta al igualitarismo de la ideología de género, que tiene como fin el principio de la complementariedad. Hombres y mujeres debemos ser distintos para así poder ser complementarios. El principio de la complementariedad se basa en el principio de la diferenciación ya mencionado, pues al ser diferentes, somos complementarios. Un hombre tímido tenderá a buscar a una mujer extrovertida, opuesta en carácter, pues lo que le falta a él será suplido por ella y viceversa. Es como un puzzle, donde las piezas son distintas, pero sólo desde esa característica diferencial pueden juntarse para formar una sola pieza. A esto Paul Tournier lo denomina “mecanismos de compensación.” Cada uno busca en el otro lo que no posee, si eres tímido tu tendencia natural será buscar a alguien extrovertido, si eres de carácter fuerte tu tendencia natural será compensar buscando a alguien más conciliador y condescendiente. Con este principio se consigue el concepto de la unidad y la intimidad, alejándonos del “tu” y el “yo”, pues de esta forma recogiendo lo mejor de cada carácter, llegamos al concepto del “nosotros”.
Todos estos aspectos de la distinción binaria de género, su diferenciación y su carácter complementario, son conceptos completamente antagónicos a los defendidos por la ideología de género, y que se vivencian en su plenitud, desde la perspectiva del matrimonio heterosexual. Es desde estos aspectos donde hombre y mujer se complementan en su máxima expresión y dimensión, dejando la individualidad y el egoísmo, para llegar al mencionado concepto del “nosotros”. Aquí está implícito el principio de “serán una sola carne” que traspasando su primera acepción de sexualidad biológica, aspira a que dos seres diferenciados sexualmente, lleguen a ser UNO por ese principio de la complementariedad.
A modo de conclusión, y cuando hablamos de complementariedad, pero sobre todo de diferencias de género, nos referimos exclusivamente a las que se dan en los dos únicos géneros con los que podemos nacer: masculino y femenino. La naturaleza no se equivoca en su diseño inteligente pues la cuestión del género es un asunto inherente y propio de la condición humana “per se” y no de la cultura. Dios nos creó hombre y mujer, esto no es forzado es natural, y como ley natural sólo podemos reconocer al ser humano en su género y sexo como hombre y mujer. Las cosas en el orden natural funcionan de una manera predeterminada, y no deberíamos tener la pretensión ni la osadía de cambiar la realidad. Nuestra biología es nuestro destino, y si como afirma Nicolosi “la normalidad es aquello que funciona de acuerdo a su diseño”, entonces el orden natural en cuestiones de género, nos demanda cumplir nuestro destino como varón o hembra, masculino o femenino, diferentes y complementarios, pues así fuimos diseñados por Dios. Es por ello que no estamos de acuerdo con otras opciones de vivir la sexualidad que incluyan los neoconceptos asignados al sexo y género fluido. Esto es lo que creemos y defendemos.

Familia y matrimonio: marca original del diseño divino
“Un padre y una madre unidos en matrimonio, tomados de la mano y paseando con sus hijos en brazos, van a ser el gesto más revolucionario e intrépido en este decadente siglo XXI”.
Con esta inquietante afirmación comenzamos el apartado donde nos toca reivindicar el lugar que ocupa el matrimonio y la familia como garante de la sociedad, pues todas las involuciones defendidas por la ideología de género sobre la negación de la biología más elemental, la historia de la civilización humana y sus formas de organización social gregarias, acaban en un ataque frontal a este organigrama biológico básico, el que nos ha protegido física y emocionalmente como especie, y el que constituyendo el principal nido social

Como seres relacionales necesitamos formar parte de redes o sistemas donde poder desarrollar relaciones significativas que otorguen sentido a nuestras vidas
de referencia, nos forma la personalidad y nos da sentido de identidad arraigo y pertenencia.
Como seres relacionales necesitamos formar parte de redes o sistemas donde poder desarrollar relaciones significativas que otorguen sentido a nuestras vidas. Por ello el valor social de la familia es innegable, constituye la célula básica de la sociedad y el primer marco relacional de todo ser humano. Su trascendencia es absoluta pues en ella las personas adquieren las claves formativas con las que tendrán que desarrollarse en sociedad. Todos los conceptos y pautas para que un ser humano se desarrolle emocionalmente equilibrado tanto en su mundo interior como en su red social de relaciones, se aprenden en el contexto de la familia, hasta tal punto que podemos afirmar que la familia, como extensión natural del matrimonio, es el destino de la persona.
Sin embargo la desintegración de la familia y la nula valoración del concepto de matrimonio, son una triste evidencia de un modelo social que hace agua por todas partes. Ahora estamos recogiendo los frutos amargos de una siembra donde no se plantaron los conceptos troncales de la educación (valores, normas, afectividad, disciplina). Vivimos en una sociedad donde hemos “roto la baraja” en todos estos aspectos de una ética normativa. La apertura hacia los derechos del “individuo” ha restado valor al concepto de compromiso y entrega, como consecuencia, el matrimonio y la familia, son las primeras víctimas de esta sociedad líquida y mutante más preocupada en los derechos personales y en la independencia del individuo, que en la búsqueda de relaciones estables y significativas. Hasta hace unas décadas, el enfoque de la sociedad era familiar, pero desde que los conceptos del marxismo cultural y la modernidad líquida entraron en escena, el enfoque es al individuo, desde el egoísmo, el hedonismo y la independencia.
Lo dicho hasta ahora es referido al enfoque social en su conjunto. La situación de la familia se agrava cuando la contemplamos desde la estrategia de la ideología de género. Aquí hablamos de un ataque directo y frontal a la familia como una institución que debe ser extirpada de raíz como objetivo prioritario. Alicia Rubio lo define bien cuando afirma que “La familia aparece en el horizonte de la ideología de género como ese enemigo a batir que protege a la “carne de cañón”, (hombres, mujeres y niños) de la industria del género” .

Alison Jagger, habla en estos alarmantes términos de la desaparición de la familia: “El final de la familia biológica eliminará también la necesidad de la represión sexual. La homosexualidad masculina, el lesbianismo y las relaciones sexuales extramaritales ya no se verán desde el prisma liberal como opciones alternas, fuera del alcance de la regulación estatal; en vez de esto, hasta las categorías de homosexualidad y heterosexualidad serán abandonadas. La misma institución de las relaciones sexuales, en que hombre y mujer desempeñan un rol bien definido, desaparecerá. La humanidad podría revertir finalmente a su sexualidad polimórfica natural” .
Es evidente, frente a un ataque tan directo y frontal, que hay que defender y reivindicar nuestros valores y creencias, y debemos hacerlo con valentía, conscientes de que: “la principal célula de resistencia contra la tiranía, va a ser la familia” .

Definiendo el matrimonio y la familia y su importancia en la historia
Como seres relacionales necesitamos formar parte de redes o sistemas donde poder desarrollar relaciones significativas que den sentido a nuestras vidas. El primer sistema de relaciones interpersonales ya hemos dicho que es la familia como extensión natural del matrimonio . El valor social del matrimonio y la familia está fuera de toda duda, no podemos disociar familia de sociedad. Entre las muchas definiciones que encontramos para explicarlos dentro del marco de la Palabra de Dios, destacamos las siguientes:
Matrimonio. “Es una institución divina ordenada y sellada por Dios, donde hombre y mujer pactan un compromiso de vida en común que generalmente es coronado con el don de los hijos.”
Familia. “Es el sistema vivo diseñado por Dios para promover las relaciones primeras del ser humano en base al amor y el respeto, y cuya función principal es la de contribuir al desarrollo integral, a la expresión de afecto, y a la comunicación entre sus miembros, de acuerdo al plan y al propósito de Dios. ”

El matrimonio forma parte indispensable del plan estratégico de Dios para que la humanidad se desarrolle conforme al mandato cultural de Gn.1:28 “Fructificad y multiplicaos, llenad la tierra y administradla”. Este versículo es de suma importancia para entender que el primer encargo divino, el primer mandato al hombre y a la mujer, es el “ministerio” al matrimonio y a la familia. Por tanto dentro de ese orden y de ese plan preestablecido, una de las primeras cosas que Dios hace es fundar la institución del matrimonio como garante de ese llamado inicial.

Siempre hemos afirmado que la Biblia se interpreta en clave familiar, pues cuando circunscribimos la relación de pareja al marco de la Palabra de Dios, vemos que todo en la Biblia se relaciona con el concepto de matrimonio y familia, todo en la Biblia pues, se interpreta en clave familiar. Dentro del contexto de la creación, se sucede el mandato cultural a la multiplicación de la raza humana para poblar la tierra (Gn.1:28), sobre esta declaración, se sucede la creación de Eva como respuesta a la soledad de Adán, constituyendo así la primera pareja de la historia (Gn.2:18), la formación de la propia institución del matrimonio viene inmediatamente después (Gn.2:24), el propósito que la intimidad tiene como fruto y fin principal de la relación matrimonial se da en Gn.2:25. Finalmente el proceso culmina con la promesa hecha por Dios a Abraham en el denominado pacto abrahámico, donde le asegura que en él serán benditas todas las familias de la tierra (Gn.12:1-3). La promesa que Dios le hace a Abraham sobre que será una nación grande, pasa por la bendición de la familia, pues esta, está involucrada en el llamamiento, las promesas y el propósito de Dios para las naciones.

Una vez establecidas, dentro del contexto creacional, las bases del matrimonio y la familia, en la historia del pueblo hebreo, de la nación de Israel y en la venida del Mesías, seguimos observando cómo todo se sigue desarrollando en clave familiar. Deuteronomio 6 es un capítulo fundamental para comprender la importancia de la familia en el desarrollo del pueblo de Dios. Es uno de los pasajes bíblicos que todo judío debía portar sobre su frente y brazo, en una pequeña cajita de cuero denominada filacteria . En las sucesivas deportaciones que el pueblo hebreo sufriría a lo largo de la historia, la única forma de no olvidar su identidad como pueblo escogido por Dios, radicaba en la importancia de que en el entorno de sus hogares, los padres trasmitieran el depósito de la fe a sus hijos. Así la familia se constituía por derecho propio en auténtica iglesia doméstica, garante de su historia e identidad:
Todo en la Biblia se relaciona con el concepto de matrimonio y familia, todo en la Biblia pues, se interpreta en clave familiar. ”Y estas palabras que yo te mando hoy estarán sobre tu corazón, y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa y en las puertas” (Dt.6:6-9)

Posteriormente y durante toda la historia del pueblo hebreo y hasta la formación de la nación de Israel, la estructura familiar fue de central importancia, llegando el mismo Dios a comparar la relación con su propio pueblo en términos conyugales39. Finalmente las últimas palabras del AT también aluden a la familia, pues finaliza este en el libro de Malaquías, con una profecía sobre la restitución futura del orden familiar con la llegada del Mesías prometido (Mal.4:6). “El hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y de los hijos hacia los padres, no sea que yo venga y hiera la tierra con maldición”.
Ya en el NT vemos cómo el evangelio de Mateo comienza con la genealogía y familia del propio Jesús, quien entra en la escena de la historia humana a través del orden natural establecido por Dios: la familia. Más adelante y en las cartas a Timoteo y Tito, donde se mencionan los requisitos para quienes aspiren a posiciones de liderazgo, en ambos casos estos pasan por el hecho de que el candidato posea una familia y unos hijos en sujeción . Es decir que la prueba de integridad y autoridad residía en el buen funcionamiento de la estructura familiar. Y así el NT también finaliza en el libro de Apocalipsis, en clave familiar, pues en la segunda venida al final de los  Toda esta sucesión de tiempos, la relación de Cristo con su Iglesia es de orden marital, Cristo vuelve a por
de acontecimientos, su novia y la historia culminará con las bodas del Cordero41. no dejan lugar  a dudas de que  Toda esta sucesión de acontecimientos, no dejan lugar a dudas de que el el matrimonio y matrimonio y la familia es el vehículo que Dios está utilizando desde el principio
la familia es el para llevar adelante su plan. Repetimos, todo en la Biblia está escrito en clave  vehículo que Dios familiar. Por ello el matrimonio y la familia es y seguirá siendo por derecho propio,  está utilizando la célula básica y troncal de toda sociedad o civilización desde el principio de los  desde el principio tiempos y aún más allá del final de los mismos. Es el pasado, presente y futuro  para llevar adelante de la humanidad.
su plan.
Elementos clave del matrimonio
El hombre y la mujer que son seres relacionales y complementarios, forman el matrimonio y la familia como la única institución que comparte con Dios mismo la capacidad de crear vida dentro de un orden natural. Ahora, es interesante notar cómo la creación de la mujer responde a una necesidad relacional que Dios detecta “sobre la marcha” en el proceso creador. En Gn.1 se da el acto creador siguiendo una fórmula con tres pasos bien definidos:
Expresión de la voluntad divina. v.3 “Y dijo Dios: “sea la luz”
Ejecución inmediata v.3 “y la luz fue”
Declaración final v.4 “y vio Dios que la luz era buena”
39 Os.2.
Esa fórmula en tres pasos se sigue durante todo el proceso de la creación y a lo largo del mismo la frase final es siempre: “y vio Dios que era bueno”, hasta el punto que al finalizar la Obra de la creación, Dios declara en grado superlativo, que todo lo que había hecho “era bueno en gran manera” (Gn.1:31) Esa es la cadencia y el tono durante todo el capítulo 1 de Génesis, resaltar la bondad y armonía de todo el proceso creador. Pero al llegar al capítulo 2 hay un versículo que choca frontalmente con la declaración anterior, es como si Dios reconociera que el hombre estaba incompleto. Nos referimos al ya mencionado versículo de Gn.2:18 donde Dios afirma que “no es bueno que el hombre esté solo.”
El contraste es dramático y Dios se da cuenta que el hombre en sí mismo y como parte de Su propia imagen, es un ser sociable, gregario y que la declaración de “no es bueno que el hombre esté solo” no hace sino evidenciar esa carencia existencial, que inmediatamente Dios suple con la creación de Eva. Después de la creación de su “ayuda idónea” y como una consecuencia lógica, se da la institución del matrimonio en Gn.2:24, dentro del orden natural del proceso creador y como respuesta a la soledad del hombre .
Es decir, la consecuencia natural de suplir la soledad de Adán fue la creación de Eva y la consecuencia natural de la creación de ambos, fue la regulación de esa unión mediante la institución del matrimonio y sus tres elementos clave en Génesis 2:24. Resaltar que es el versículo que más veces se repite en la Biblia, dándonos la verdadera dimensión de su importancia43. Pasemos a detallar sus elementos clave :
“Dejará el hombre a su padre y a su madre”
El primer elemento clave del matrimonio incluye un componente de cierta ruptura. El hombre y la mujer que van a contraer matrimonio deben dejar su familia origen, es decir su antiguo núcleo familiar para pasar a formar un nuevo núcleo familiar, del que se debe respetar su independencia. Este primer elemento clave del matrimonio se solemniza mediante una ceremonia donde los padres entregan a sus hijos y estos anuncian públicamente que han entrado en un nuevo estado, comprometiendo su palabra y dando público testimonio de su intención de estar juntos en un nuevo proyecto familiar.
“Se unirá a su mujer”
La palabra hebrea utilizada aquí hace referencia a una unión similar a la que se produce cuando pegamos dos hojas de papel y las unimos de forma que ya no se pueden volver a separar, so pena de que ambas se rompan. Su significado principal tiene que ver con “adherirse a”, “pegarse a”. La cita bíblica de “lo que Dios juntó no lo separe el hombre” , alude a este compromiso de permanencia que es la base del amor agape. La solidez de esta unión se sucede a lo largo de toda una vida e implica alegría, tristeza, gozo, dolor, frustración, esperanza, así se forja la solidez de un amor comprometido.
“Serán una sola carne”
1. Reflejar la imagen de Dios: reproducirse
2. Suplir la soledad por compañerismo: complementarse
3. Dejar un legado digno: multiplicarse
Este último elemento del matrimonio reúne en sí mismo la consecuencia lógica de haber dejado el antiguo núcleo familiar y pasado a formar uno nuevo fundado sobre la base de una unión estable y permanente. Dentro de ese marco relacional es donde tiene sentido hablar de la intimidad sexual, donde hombre y mujer pueden compartir partes muy sensibles de su persona, su cuerpo y su alma, su propia vulnerabilidad interior, sin sentirse avergonzados y en un contexto de intimidad. Aquí la relación sexual adquiere su máximo potencial al estar asentada sobre valores de afectividad y compromiso.
De tal forma que en Gn.2:24, la institución del matrimonio, unida al mandato cultural de “fructificad y multiplicaos, llenad la tierra y administradla”, nos lanza la idea de diseño y propósito. Dios diseña el matrimonio con la idea de que el hombre y la mujer inicien la aventura de conquistar la tierra y fundar su propia historia, su propia familia bajo las premisas de unidad, indisolubilidad y apertura a la vida. Sobre ese diseño inicial, definimos ahora sus 3 propósitos principales.
Propósitos principales del matrimonio y la familia
Hemos hablado de la naturaleza divina del matrimonio, su origen creacional, hemos mencionado sus elementos principales, y ahora queremos conocer con qué finalidad Dios lo creó. Vamos a resumir en tres, los principales propósitos del matrimonio:
Reflejar la imagen de Dios (reproducirse)
Dejar un legado digno (multiplicarse)
El tronco son los padres, el fruto son los hijos. El mejor recurso pedagógico para transmitir un buen legado a nuestros hijos, es nuestra propia vida. Los padres somos el primer libro de texto que los niños leen, somos el espejo en el que los niños se miran recibiendo el modelo que seguramente reproducirán al multiplicarse ellos mismos en sus futuras relaciones de pareja. La herencia familiar en cuanto a normas, valores, vivencias y recuerdos, forma la mochila que nuestros hijos llevarán toda la vida.
Se trata de vivir en el hogar todo lo que se predica en la iglesia.
46 Otro de los significados es storge.
47 Salmo 101:1.
48 Lo cual no es fácil cuando nos enfrentamos a nuestros egoísmos, diferencias, etc.
Dios es amor y el matrimonio es el único lugar donde hombre y mujer pueden vivirlo en su máxima expresión. De los 3 significados principales del amor46 (agape, filia, eros) sólo el contexto del matrimonio es el lugar donde pueden desarrollarse en su plenitud. Esto se consigue viviendo vidas íntegras y matrimonios estables que reflejen y reproduzcan lo que Dios es y quiere. Se trata de vivir en el hogar todo lo que se predica en la iglesia. Recordemos que la primera lectura de la Biblia ha de ser en clave familiar, porque el matrimonio y la familia son el primer banco de pruebas de la autenticidad de nuestro cristianismo: “En la integridad de mi corazón andaré en medio de mi casa”47.
Suplir la soledad por compañerismo (complementarse)
Ya hemos visto que la soledad no formaba parte del plan de Dios para la humanidad y que no fuimos diseñados para vivir en soledad. También hemos visto cómo Dios suple esa necesidad con la creación de Eva como el complemento ideal proveyendo así compañía y relaciones significativas. Es decir que la satisfacción de esa necesidad de compañerismo y relaciones se da en su máxima expresión dentro del matrimonio y bajo su segundo propósito: complementarse48.

Ahora debemos mencionar algo importante. La teología sólo tiene sentido cuando se encarna en la realidad social de cada época. De la creencia debe pasar a la experiencia, de otro modo se reduce a conceptos que solo llegan al intelecto y no afectan la experiencia vital de la persona. La teología, la Palabra de Dios en su conjunto, es nuestro modelo, nuestra guía, es el ideal de vida que tenemos que perseguir con esperanza. El problema es que el ideal choca con la realidad. La irrupción del pecado en el escenario de la vida corrompe la imagen de Dios con la llegada del egoísmo, el miedo, la culpa y nuestros propios fantasmas personales. Por ello en nuestra experiencia personal y en nuestra relación matrimonial hay que perseguir el ideal de vida que Dios nos deja en su Palabra, pero conscientes de que la realidad caída de nuestra existencia, lo va a dificultar en gran manera.
Los nuevos modelos de familia y su diversidad social hoy
Acabamos de mencionar el significado, los elementos clave del matrimonio y sus propósitos principales. Este ideal de vida que Dios nos marca con la creación del matrimonio y la familia en el contexto de la creación en Génesis, al comenzar a encarnarse en el contexto cultural de la civilización, comienza a sufrir alteraciones y cambios. De nuevo: el ideal choca con la realidad.
Desde el principio de los tiempos y especialmente en las últimas décadas, la aceleración en los cambios sociales ha sido vertiginosa, la ética bíblica hace tiempo que dejó de ser el principio rector, de tal forma que hoy en día no podemos tener una definición “cerrada” de familia tal y como la hemos entendido hasta la década de los 80, es decir: padre, madre, hijos y familia extendida (abuelos, tíos, primos etc.) La nueva realidad social abre la puerta a numerosas formas de entender el concepto de familia, cada vez más alejadas de los parámetros bíblicos.
Bajo una perspectiva dentro de la historia bíblica, vemos cómo la estructura familiar fue variando su composición. En la época patriarcal se entendía bajo el concepto de clan, que incluía la convivencia del padre como patriarca sus propios hijos y al menos la generación siguiente de estos, junto con los esclavos que eran considerados parte de la familia . Dichos clanes formaban las tribus que eran agrupaciones de familias unidas mayormente por lazos de parentesco y consanguineidad. Así, con la familia como principal sistema, las 12 tribus formadas por los hijos de Jacob, acabaron conformando la nación de Israel. Clan, tribu, nación. Con el paso del tiempo muchas funciones educativas fueron traspasadas al ámbito

No se trata de variar el número de los miembros del entorno familiar, sino de ampliar a otros supuestos distintos al de pareja heterosexual, la propia concepción natural del concepto de pareja
de la legislación civil a medida que las sociedades se iban organizando. La propia organización arquitectónica de las ciudades limitó el espacio vital de convivencia, que añadido a la transformación social en la normalización de asuntos como el divorcio, el enfoque laboral y el abandono de la maternidad como prioridad familiar, fue provocando la evolución de la familia extensa, hacia el concepto de familia nuclear.
Hasta la década de los ochenta el modelo familiar normativo era el constituido por la familia tradicional, o más exactamente por la familia natura , compuesta por los padres, los hijos y en la mayoría de ocasiones por los familiares en su primera generación (abuelos, tíos). A partir de la revolución sexual a final de los años sesenta y de la llegada de la postmodernidad en los ochenta, se producen cambios estructurales en el concepto de lo que es familia. El cambio más drástico, no es un cambio de continente (número de miembros que la forman) sino de contenido (quiénes la pueden formar). No se trata de variar el número de los miembros del entorno familiar, sino de ampliar a otros supuestos distintos al de pareja heterosexual, la propia concepción natural del concepto de pareja. Es decir, los nuevos modelos familiares se caracterizan por la pluralidad de formas de convivencia no sujetas a ninguna restricción moral o ética. Esta nueva realidad abre la puerta a un amplio abanico de formas de convivencia familiar, con las que podemos no estar de acuerdo, pero que en muchos países ya tienen carta de legalidad, y por tanto debemos conocer y respetar, aunque no las compartamos.

Históricamente la familia se ha clasificado en tres grandes ramas:

Familia extensa o polinuclear.
Formada por el clan familiar incluyendo varias generaciones. Propia de la época patriarcal y de la cultura oriental, donde el padre de familia ostentaba la autoridad manteniendo la unidad familiar, que se extendía a las familias de sus hijos y aún a las familias de los esclavos que estaban a su servicio. Con el paso del tiempo fue reduciéndose en su contenido hacia el concepto de familia nuclear.
Familia nuclear.
Más reducida a padres, hijos, y si cabe a los abuelos. Llegó con la revolución sexual de los años 60, que provocó la emancipación de la mujer y su incorporación al mundo laboral, reduciéndose de esta forma el número de hijos por familia, y normalizándose las instituciones de la tercera edad u hogares de ancianos.
Familias postnucleares.
Es el nuevo concepto de familia producto de la sociedad posmoderna y la modernidad líquida, donde ya no hablamos de un cambio de continente (mayor o menor número de miembros) sino de un cambio de contenido, pues se varía la propia concepción del concepto de pareja o matrimonio, abriendo la puerta a otras formas de convivencia.

Bajo estas estructuras históricas, pasamos a enumerar los nuevos modelos de familia que hoy existen:
Familias monoparentales:
Formadas por sólo uno de los progenitores y por los hijos. No nos referimos tanto a personas que se hayan quedado viudas y al no volver a casarse no tengan otro remedio que vivir la “uniparentalidad” como algo impuesto, sino a personas (mayormente mujeres) que deciden vivir la maternidad o la adopción, sin plantearse ningún tipo de unión estable con su pareja y prefiriendo como familia el modelo monoparental.
Familias homoparentales: Aquellas familias compuestas por parejas del mismo sexo y que ya en muchos países cuentan con reconocimiento legal y con la posibilidad de adoptar hijos.
Familias reconstituidas:
Aquellas parejas que se forman después de divorcios o rupturas anteriores y aportan al nuevo matrimonio los hijos habidos en sus relaciones pasadas.
Familias comunitarias: Se trata de “familias” formadas por jóvenes que desarraigados de su hogar o familia origen, se emancipan y viven agrupados formando comunidades o tribus urbanas.
Familias formadas por parejas de hecho:
Aquellas parejas que conviven “de hecho” pero no han legalizado su situación como matrimonio “de derecho”, pues de hecho conviven aunque no hayan constituido un matrimonio legalizado vía civil o eclesiástica.
Familias genéticas:
Familias formadas por la manipulación genética. Si la ciencia en este campo, sigue su avance sin una clara regulación ética, podrían darse en un futuro cercano familias a la carta, donde los progenitores elijan las características de sus futuros hijos y donde se abra la puerta al mercado de los niños probeta, y a otras posibilidades como la maternidad subrogada, etc.

Dentro de la absoluta permisividad y falta de límites de nuestra cultura de la modernidad líquida, nos vemos obligados a mencionar uniones extremas que están consiguiendo reconocimiento para ser aceptadas como nuevas formas de matrimonio. Nos referimos a personas que se han casado con objetos inanimados (casas, piedras, automóviles, etc.), personas que se han casado con animales en lo que ya se denomina la ley de zoofilia igualitaria , o el concepto de polimatrimonio donde 3 o más personas se casan . A partir de aquí y cuando las puertas están abiertas de par en par, asistiremos a toda clase de uniones, muchas de ellas aberrantes, pero que acabarán teniendo carta de legalidad.
El matrimonio como un pacto heterosexual, monogámico y permanente
Todos estos nuevos conceptos de concebir la familia se apartan del modelo natural y normativo que Dios estableció desde el principio de la creación en Gn.2:24. Por todo ello, los creyentes debemos defender el modelo de matrimonio basado en tres premisas que debemos considerar inviolables. El matrimonio en su condición, composición y duración es un pacto heterosexual, monogámico y permanente. Aún trascendiendo la ética bíblica y desde un plano puramente antropológico, observamos que el modelo de convivencia normativo para toda civilización y cultura en cualquier época de la historia , es el de una unión bajo estas tres características. Sólo en épocas recientes ese patrón ha dejado de ser el normativo, aunque sigue siendo el modelo mayoritario .
En cuanto a su condición: La idea de pacto, no es la de un contrato que regule los derechos de las partes, es la de un acuerdo, una alianza que vincule a ambas partes en un compromiso de libre aceptación, basado en principios de lealtad, entrega y fidelidad. El pacto matrimonial es incondicional y sancionado por Dios y por las leyes, normalmente en una ceremonia pública que solemniza el nuevo estado civil, comprometiendo a las partes delante de Dios y de los hombres. Esa es su garantía y “denominación de origen.”
En cuanto a su composición: Sobre la heterosexualidad la palabra es clara desde el principio: “dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer” (Gn.2:24). El matrimonio según Dios lo estableció es un asunto de hombre y mujer. Pero antes del matrimonio y en la propia creación del ser humano la Palabra también es clara y excluyente: “varón y hembra los creó” (Gn.1:27, 5:2). De forma que la creación del hombre y la mujer excluye la posibilidad de otros géneros, la aceptación de otros supuestos géneros sólo se puede admitir desde una conciencia separada de los principios de la Palabra y por tanto ajena a su marco ético y reglas de vida.
Sobre la monogamia decir que en el principio y bajo el diseño original de Dios, sólo se contempla la unión entre un sólo hombre y una sola mujer. Es cierto que la poligamia también comienza a practicarse al principio de la historia de la humanidad. En Gn. 4 se detalla el inicio de la primera ciudad fundada por Caín al cual Dios maldice y expulsa del paraíso. En ese contexto, fuera de la obediencia y cobertura divina, tenemos la primera mención de poligamia en un descendiente directo de Caín, Lamec, quien “tomó para sí dos mujeres” (Gn.4:19). A partir de aquí se producirá una distinción entre la línea depravada (descendientes de Caín) y la línea escogida, los descendientes de Set, otro de los hijos de Adán y Eva (Gn.4:26) “Entonces los hombres comenzaron a invocar el nombre de Jehová”. Por tanto la aparición de la poligamia se produce en un contexto de desobediencia a Dios y como consecuencia de la separación de su voluntad perfecta.
“La poligamia se ha extendido sólo de manera territorial, y nunca ha sido practicada por más que una pequeña minoría. Incluso en los lugares que ha sido aceptada por la costumbre o el derecho civil, la inmensa mayoría de la población era monógama. Las razones son obvias: no hay suficientes mujeres para que cada hombre tenga varias esposas, ni la mayoría de hombres están en capacidad de mantener más de una. Por ello, los matrimonios polígamos se dan mayormente entre los reyes, jefes, los poderosos y los ricos de la comunidad; pero parece que normalmente se daba bajo la forma de bigamia .”
En cuanto a su duración: El matrimonio tiene vocación de permanencia, es un compromiso hasta el final, hasta que “la muerte nos separe”. Cuando existe ese concepto de entrega total se genera confianza y seguridad en la relación. No importan los problemas que el futuro nos depare, ni estos son un motivo para abandonar la relación. Con ese nivel de entrega es difícil la ruptura matrimonial. Esto sólo puede entenderse desde el concepto ágape del verdadero amor asegurado por el pacto de un compromiso permanente.
Cerramos por tanto este apartado reivindicando el único modelo que Dios estableció para el matrimonio. Es una tesis comúnmente aceptada que la poligamia, el divorcio y aún la homosexualidad no son fenómenos originarios, sino originados, que aparecen en el tiempo no como causa de un proceso creador sino como consecuencia del principio de la depravación en el ser humano. De forma que el significado heterosexual, monogámico y permanente de la unión matrimonial, no es algo que cada generación nueva puede volver a definir libremente en base a sus inclinaciones personales o a las políticas de turno. El significado exclusivo del matrimonio está definido por Dios y por la naturaleza única y complementaria que dio al hombre y a la mujer.
Por todo lo mencionado hasta ahora, donde se mezclan aspectos éticos y teológicos con los usos y costumbres de cada época, reforzamos la idea de que el matrimonio no es un asunto cultural sino creacional. El matrimonio no fue diseñado ni ideado por ninguna civilización o cultura como el medio para regular u organizar la sociedad, tampoco es ninguna institución humana que necesite ser cambiada o actualizada conforme a las necesidades o tendencias de cada nueva generación.
El matrimonio al no ser producto de la cultura ni de la sociedad, es un asunto creacional y no cultural , que ha de ser visto como una institución que nace antes de la historia, y se da en el contexto de la propia creación dentro de lo que en teología se llama el estado de gracia. El estado de gracia es el periodo comprendido entre la creación y la irrupción del pecado en Génesis 3, cuando el hombre y la mujer vivían una existencia de plena armonía entre ellos y con Dios, sin la coexistencia con las consecuencias posteriores del pecado (muerte, dolor, conflictos…) En ese estado de perfección, Dios funda dos instituciones troncales que pretendían ser la base de toda civilización posterior: la institución del día de reposo y la institución del matrimonio.
Mediante la institución del día de reposo Dios se aseguraba la permanencia del culto debido a Su persona, y mediante la institución del matrimonio, Dios se aseguraba la permanencia de la humanidad y el cumplimiento del mandato cultural dado en Génesis 1:28, “Fructificad y multiplicaos, llenad la tierra y administradla.” Por tanto el matrimonio es una institución troncal y fundacional establecida por Dios para regular las bases sobre las que debía asentarse toda civilización posterior. Bases, volvemos a repetir, que al no ser culturales (y por tanto sujetas a cambios, es decir adaptativas) son creacionales (y por tanto enraizadas en valores permanentes, es decir normativas) y sirven para toda edad y tiempo, no pudiendo ser adulteradas y desfiguradas por aspectos culturales como ideologías de moda, filosofías pasajeras o políticas de ensayo.
Lo que Dios estableció en el marco de la creación debe ser normativo para todos los tiempos, no puede variar ni ser destruido por ninguna civilización, pues es un asunto creacional no cultural.
Definiendo términos bajo sospecha: “autoridad, cabeza, sometimiento”
No queremos dejar pasar la oportunidad, de cortar cierto grado de sospecha que parece que todavía subsiste cuando hablamos de determinados términos de contenido bíblico, que han sido erróneamente entendidos y por lo tanto erróneamente aplicados. Es importante que tengamos muy claro el significado de cada una de estas palabras, para privarlas de su connotación negativa y situarlas en su justo contexto. Nos referimos al concepto de “autoridad”, y a las responsabilidades que en el matrimonio Dios le dio al hombre, de “ser cabeza ” y a la mujer de “sujetarse.” Empecemos por definir la palabra “autoridad”. Comenzar diciendo que autoridad no es imposición, de esa forma sería autoritarismo, ni tampoco la autoridad implica estar en un plano de superioridad o distinción sobre los demás. El término autoridad se deriva del verbo latino “augere”, que quiere decir “ayudar a crecer”. Por tanto se trata de un término positivo que en otra acepción de su significado latino añade la idea de que autoridad viene de “autor”, y un autor es alguien que expone no que impone, es decir que convence por exposición de argumentos y no por imposición de los mismos. La autoridad debe estar basada en una relación de afectividad y de amor, ejercida y reconocida de forma natural pues no es algo que se otorga, más bien se gana y se reconoce sin necesidad de utilizar la fuerza de la imposición.
En la Biblia y aplicado al contexto del matrimonio, la autoridad del hombre como cabeza implica un principio de responsabilidad a la hora de proteger y suplir las necesidades de su pareja y familia . También hay que hablar de un principio de liderazgo entendido como la capacidad de tomar decisiones, y resolver problemas, dado que por nuestra naturaleza los hombres desarrollamos más la parte de nuestro cerebro que trabaja con lo lógico, lo racional, lo práctico, los proyectos y la exploración. Por supuesto sin que esto implique ningún tipo de menosprecio hacia la mujer, que desarrolla otros aspectos que al hombre le cuestan más: intuición, empatía, visión globalizada, facilidad de expresión y comunicación . Por tanto hablamos de distintas capacidades que unidas a las funciones o responsabilidades de cada uno, forman el concepto de complementariedad, del que ya hemos hablado.
En cuanto al término sujeción o sujetarse, tiene que ver con el hecho de que la mujer apoye y refuerce a su marido, pues muy lejos de significar servilismo o vasallaje, implica que la mujer posee la capacidad para anular o valorar a su marido, para animarlo a que asuma su papel de cabeza, o para “ayudar” a que se convierta en una triste caricatura de lo que es ser hombre. Por lo tanto, y situando a ambos en un plano de igualdad donde hay distintas funciones o

posibles imaginables e inimaginables. Es por esto que no ha de extrañarnos la confabulación de todos los acontecimientos, movimientos sociales, filosofías e ideologías varias, que junto con el empeño de Satanás y sus huestes espirituales, persiguen un mismo fin: la destrucción del cristianismo, la familia y la imagen de Dios en el ser humano.
Por tanto, y dentro del círculo de aquellos que procuramos mantener una ética de vida en torno a la Palabra de Dios, es imprescindible comprender que el matrimonio y la familia no es un asunto circunstancial, sino que forma parte del plan divino desde el principio de la historia. Asimismo la familia se constituye en el primer banco de pruebas de la autenticidad de nuestro cristianismo, y es el primer sistema relacional donde aplicar todo lo orado, leído y predicado en el entorno de la iglesia, pues finalmente aún la propia iglesia es familia de familias. Todo forma parte de un orden natural preestablecido y de un diseño inteligente en el que entra la lógica y la razón y donde la institución del matrimonio y la familia es uno de los activos más poderosos con los que contamos para defender todo lo que está siendo atacado, es decir la heterosexualidad, la infancia, la monogamia y el concepto del matrimonio que debe ser contemplado como un pacto de compromiso estable y permanente, que asegure la continuidad de la raza humana.
El ideal de modelo que se establece en la Palabra, debemos actualizarlo a nuestro contexto cultural, diferenciándolo de la ética de la modernidad líquida y sin renunciar a sus bases creacionales.

PARTE
3
Hoja de ruta y propuestas
El papel de la iglesia y la familia como sal y luz frente a la corrupción social

“Una nación se sentencia a si misma cuando sus gobernantes legalizan lo malo y prohíben lo bueno, y cuando su iglesia cobardemente se vuelve cómplice con su silencio”
(M. Luther King)

Sin duda se trata de una dura afirmación que nos tiene que remover de nuestra comodidad y hacernos conscientes de que estamos en un escenario de lucha. Como colectivo de iglesias evangélicas en sus distintas asociaciones, como iglesias locales, como familias y como individuos tenemos que tomar partido activamente. La frase “piensa globalmente y actúa localmente” evita la tentación de que argumentemos que frente a tanta problemática social, ¿qué podemos hacer nosotros? El mismo sentido de dicha frase pero a la inversa, es mencionado en el versículo central del libro de los Hechos, donde dice: “Pero recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra” . Desde nuestro ámbito local, desde nuestra pequeña Jerusalén todos podemos hacer algo. Más adelante expondremos algunas líneas de acción sobre cómo podemos llevar a cabo esa reacción que se espera del pueblo cristiano.
Particularmente esclarecedor para los tiempos que corren es el contenido del capítulo 5 de Mateo. Las bienaventuranzas nos describen el carácter esencial de los discípulos de Jesús, mientras que las metáforas de la sal y la luz nos describen su influencia en el mundo. En los tiempos antiguos la sal era altamente apreciada por su capacidad para preservar los alimentos de la corrupción, a tal punto que se comerciaba con ella, de cuya actividad se deriva precisamente la palabra “salario”. Pero lo auténticamente profético para nuestros tiempos no tiene que ver con sus cualidades, sino con lo que se hacía con la sal cuando ya no servía: “Vosotros sois la sal de este mundo, pero si la sal pierde su sabor, ¿Cómo seguirá salando? Ya no sirve más que para arrojarla afuera y que la gente la pisotee” .
La advertencia es clara y la Palabra afirma que cuando nosotros los cristianos que somos la sal del mundo, en estos tiempos donde estamos siendo atacados y avasallados por la modernidad líquida y sus doctrinas, no cumplimos nuestro cometido de oponernos con firmeza a la corrupción ideológica que nos están imponiendo, corremos el riesgo de ser pisoteados y arrojados fuera del escenario social. Si no reaccionamos pronto, seguirán pisoteando nuestros derechos fundamentales y arrinconándonos como colectivo marginado. Comenzamos el documento citando el Salmo 11 y abriendo la reflexión a la pregunta que plantea, ahora lo volvemos a mencionar para presentar propuestas claras: “Si fueren destruidos los fundamentos ¿Qué ha de hacer el justo?”

Prevención e intervención como acciones de visibilización social de la iglesia
Nos interesa reubicar y defender el enorme valor social del matrimonio y la familia natural como la institución más amenazada y como el antídoto natural para evitar ser arrastrados por la marea de esta sociedad líquida y a la deriva. La visibilización social a la que como creyentes somos llamados, debe tener dos claros frentes de acción, por un lado la prevención y por otro la intervención.
Prevención: Se trata, frente a la colonización ideológica que nos invade, de trabajar la colonización teológica, que comprende la importancia de educar en los principios bíblicos, sobre todo pensando en la capacitación del liderazgo y en la enseñanza en la iglesia:
Capacitación del liderazgo: Cursos o seminarios de formación en todos los temas relacionados con la familia y su realidad social, para que sean los líderes los primeros en capacitarse para así poder formar a sus congregaciones. Al final se ofrecerá una lista de recursos que contiene información sobre libros con temática familiar en general y páginas web de interés.
Capacitación de la iglesia: Escuelas de padres, conferencias sobre el valor del matrimonio y la familia, educación afectivo sexual, talleres sobre los peligros de la sociedad actual, consejería y orientación familiar personalizada y especializada. Por si en la iglesia local no fuera posible contar con personas cualificadas o formarlas, en los recursos mencionados añadiremos páginas web de ministerios especializados en formación e impartición de todo lo mencionado.
Intervención: La intervención cubre dos vertientes diferenciadas que llamaremos intervención paliativa e intervención defensiva.
Intervención paliativa: Creación en las iglesias locales o en la ciudad, de Centros de Orientación Familiar, COF, que como un brazo social de la iglesia, ofrezcan asesoría familiar general . Esto pasa por la formación de asesores, orientadores y consejeros familiares que se capaciten para ofrecer ayuda al cuerpo de las iglesias en cada ciudad, bien sea en los mencionados COF o de forma particular. Contando además con los profesionales cristianos formados en psicología o mediación familiar. A tal efecto y desde la Comisión de Familia de la Alianza Evangélica Española se proyecta la creación de un vademécum donde queden recogidos todos los profesionales, ministerios y pastores que trabajan temática de asesoría familiar.
Intervención defensiva: La protesta de Martín Lutero al clavar las 95
tesis en la puerta de la iglesia de Wittemberg dio origen a la Reforma protestante de la que este año celebramos su 500 aniversario. Seguramente que para una reforma de esta sociedad en asuntos de ética, moral y libertades de expresión, se necesite de nuestra parte que sepamos “clavar” nuestras protestas a través de los medios actuales: La presión y presencia social es necesaria para hacer oír nuestra voz mediante declaraciones, manifestaciones pacíficas que visibilicen la presencia del pueblo evangélico, campañas de recogidas de firmas, manifiestos difundidos a través de la redes sociales y mass media en general. Mentalización a los creyentes de la necesidad de contribuir a la financiación de todos estos objetivos, pues estamos defendiendo el futuro de nuestros hijos y la integridad de nuestras creencias.
Seguramente que para una reforma de esta sociedad en asuntos de ética, moral y libertades de expresión, se necesite de nuestra parte que sepamos “clavar” nuestras protestas a través de los medios actuales
Otro aspecto importante es la defensa legal y la asesoría jurídica que nos informe, oriente y defienda, frente a posibles demandas derivadas de distintas situaciones particulares fruto de nuestras declaraciones o actuaciones como creyentes. Asimismo que dicha asesoría se extienda a la posible inclusión en las declaraciones de fe o estatutos de las iglesias, de cláusulas que incluyan nuestra postura en temática de ética sexual, homosexualidad y matrimonios entre personas del mismo sexo.

Páginas web de interés sobre formación, asesoramiento y temática familiar:
– Instituto de Formación Familiar: http://www.institutoinffa.com
– De Familia a Familia: http://www.defamiliaafamilia.es
– Enfoque a la Familia: http://www.enfoquealafamilia.com
– Libres para Amar: http://www.libresparaamar.org
– Salvemos a la Familia: http://www.salvemosalafamilia.com
– Asociación AESVIDA: http://www.aesvida.org
– Eirene Ministerio a las Familias: http://www.eireneargentina.com
– Family Life. Vida en Familia: http://www.vidaenfamilia.org
– Curso Matrimonios ALPHA: http://latam.alpha.org/curso-para-matrimonios/
– La Semilla de Trigo: http://www.lasemilladetrigo.org
– Grupo Citizengo: http://www.citizengo.org
– Educadores Cristianos: http://www.educadorescristianos.org
– Estudios Bíblicos para la Familia: http://www.palabradevida.net.ve/familia.htm
– Más por la Familia: http://www.masporlafamilia.es
– Fundación Solidaridad Humana: http://www.fsh.es
– Ministerio Familias Bendecidas. http://www.familiasbendecidas.com.co
– Encuentro Matrimonial ALMA. http://www.encuentromatrimonialalma.es
– Encuentro Matrimonial Mundial España. http://www.encuentromatrimonial.com
– Fundamentos para la Familia. http://www.fundamentoparalafamilia.org
– La Escuela para la Familia. http://www.laescuelaparalafamilia.org
– Alianza pro Educación Espiritual del Niño. http://www.apeen.com
– Asociación Cultural Proyecto Familia. http://www.retirocanarias.es
Bibliografía comentada sobre temas de familia y matrimonio
Dentro del apartado de RECURSOS, pretendemos ofrecer una guía práctica con información bibliográfica sobre los diversos temas relacionados con el matrimonio y la pareja: el concepto del amor, los conflictos, la comunicación, la relación sexual, el complejo mundo de la homosexualidad, la crisis de la masculinidad, diferencias de género, educación de nuestros hijos y el tema del divorcio. Desde luego no limitamos la corta bibliografía al coto cerrado del campo evangélico, por lo que hay algunos libros que vienen del entorno católico y aún del campo secular.
Con todos sin excepción debemos seguir “la teología del pescado”, es decir, cuando nos comemos una merluza a la romana, no por culpa de las espinas nos dejamos de comer la carne ¿verdad? ¿Qué hacemos con las espinas? Simplemente las apartamos y nos comemos el pescado. Con los libros pasa lo mismo, hay que acercarse a ellos con cierta cautela no sea que se nos cuele alguna espina. Forma parte de la capacidad crítica y de opinión propia que todos tenemos que cultivar. Pero mejor que la última palabra la tenga la propia PALABRA: “examinadlo todo y retened lo bueno.”
LIBROS SOBRE LA RELACION PAREJA
“EL SIGNIFICADO DEL MATRIMONIO”
Autor: Timothy Keller Editorial: Andamio
Reseña: El autor empieza el primer capítulo con estas prometedoras palabras: “Estoy harto de oír charlas sentimentales respecto al matrimonio”. Lo que pone Tim Keller en el lugar de ese sentimentalismo barato es un realismo bíblico. Tras un repaso de la historia del matrimonio, seguido de un análisis de la crisis por la que está pasando la institución del matrimonio hoy, el autor nos lleva a Efesios capítulo 5, el hermoso pasaje del apóstol Pablo, dirigido a las esposas y a los maridos, y nos invita a fijarnos en el amor de Cristo como el tipo de amor que tanto las esposas como los maridos necesitan saber dar y recibir.

“TU MATRIMONIO SI IMPORTA”
Autor: Juan Varela y M. del Mar Molina
Editorial: CLIE
Reseña: Esta obra plantea la relación de pareja con un enfoque original, como un edificio a construir entre ambos conyugues. Y en esta línea estructura las ideas aportadas, siguiendo la parábola de Jesús sobre la casa edificada encima de la roca (Mt. 7:24,25), en tres partes básicas: Edificando, Superando, Consolidando. El libro añade otros tres enfoques: el actual, el de bases bíblicas y el de principios prácticos; aportando el contexto necesario para reflexionar desde la teoría y la práctica a las relaciones del matrimonio en el día a día para la resolución de conflictos. La parte final del libro incluye dos apéndices interesantes: la experiencia real de los propios autores y una serie de tests y cuestionarios para ayudar a las parejas a conocerse más profundamente y mejorar su relación.

“EL SECRETO DE AMAR Y SER AMADO”
Autor: Josh McDowell
Editorial: Betania
Reseña: Se trata de un libro que ayuda a profundizar y resolver aquellas áreas de la relación que producen tensión y enfrentamiento. Trabaja temas como: la comunicación y pautas para mantenerla abierta, el perdón y como aprender a perdonar, características del amor maduro: respeto, deferencia, incondicional, realista, protector, responsable, comprometido…

“LOS SECRETOS DE UN MATRIMONIO PERDURABLE”
Autor: H. Norman Wright Editorial: Unilit
Reseña: Es un libro que inspira y guía a dar pasos para proteger su relación de pareja. Desde un enfoque reflexivo ayuda a revelar lo que hace que un matrimonio sea duradero y resista la prueba del tiempo. Entre los temas que trabaja destacan: ¿Cómo mantenerse sin dejar de amar, ¿cómo permanecer como al principio?, ¿qué hace que un matrimonio funcione?, la intimidad espiritual en los matrimonios que perduran. Amar a Dios juntos puede ayudar a que ustedes permanezcan juntos.
“CONFIDENCIAS DE CASADOS, FAMOSOS Y FELICES”
Autor: Gerardo Castillo
Editorial: Amat
Reseña: El autor quiere seguir contribuyendo a la recuperación de la narrativa del éxito amoroso, frente al actual abuso de descripciones de fracaso conyugal que suelen inducir al pesimismo. Considera que la difusión de estas 29 interesantísimas experiencias pueden contribuir a la felicidad de otros muchos matrimonios. En cada uno de los 29 capítulos el autor comenta las respuestas de uno de los 29 personajes para aprovecharlas como ocasión de aprendizaje en materia de amor conyugal. El lector encontrará muchas claves concretas y prácticas para crecer como matrimonio. Son claves para tener un amor siempre renovado en contraposición a la rutina.

“COMO MANTENER RELACIONES ESTABLES Y DURADERAS”
Autor: David Richo
Editorial: Amat
Reseña: Este libro nos muestra cómo la aceptación de compromisos firmes puede conducir a unas relaciones maduras y duraderas. El amor adulto está basado en una dedicación mutua, a la concesión de atención, al aprecio, aceptación, afecto y tolerancia. Estas son puertas que abren el camino a las alegrías y tesoros de la relación estable pero que frecuentemente no sabemos manifestarlas en la vida cotidiana. Esta obra nos indica: Cómo ser consciente de los patrones en nuestras relaciones. Cómo reconocer y atraer el amor adulto. La comprensión de las fases importantes de las relaciones. Cómo mantener unos límites sanos a medida que avanzamos en la intimidad. Cómo superar los miedos al abandono o la absorción. Cómo aprender a expresar las emociones. Cómo sobrevivir a las rupturas con la autoestima intacta. Cómo entender el amor como un viaje espiritual.

“EL MATRIMONIO UN CAMINO PARA DOS”
Autor: Josep Aragúas
Editorial: Andamio
Reseña: Este libro pretende mostrar diferentes situaciones y dinámicas que ocurren dentro del matrimonio. Algunos capítulos reflejan aspectos cotidianos y habituales para la mayoría de matrimonios y otros, describen situaciones de crisis, con su doble componente de sufrimiento y esperanza. Un libro que pretende provocar en el lector: una mayor comprensión y profundización en la situación, una diligencia en la búsqueda de soluciones y tratar de evitar tanto el estancamiento en la relación de pareja como su ruptura, ya que ambas disfunciones producirán indescriptible dolor en los cónyuges y en todos cuantos viven a su alrededor.

“EL AMOR ES UNA DECISIÓN”
Autor: Gary Smalley & John Trent Editorial: Betania
Reseña: Libro que enfatiza la importancia del amor como una decisión, un compromiso. Provee de claves para tener un matrimonio de éxito, para mantener vivo el romanticismo en la pareja, hace énfasis en el valor del hombre y la mujer como individuos. Trabaja el tema de la conversación significativa como lo que da vida y mantiene la relación de pareja.

“EL AMOR FUERTE COMO LA MUERTE”
Autor: Paul Goring
Editorial: Ediciones Certeza
Reseña: Es un libro que se centra en desarrollar cómo lograr que el amor rinda sus mejores frutos en la relación entre esposo y esposa y entre padres e hijos. Para ello trabaja temas como: El amor auténtico, la comunicación en la familia, el perdón como modalidad del amor, el lenguaje de la valoración.

“AMOR Y RESPETO”
Autor: Emerson Eggerichs
Editorial: Casa Creación
Reseña: La esposa tiene una necesidad que la impulsa: sentirse amada. El esposo tiene una necesidad que lo impulsa: sentirse respetado. Ahí está el secreto del matrimonio que cada pareja persigue, pero que pocas encuentran. Amor y respeto revela por qué los esposos reaccionan negativamente el uno con el otro, y cómo pueden tratar con este conflicto rapida, fácil y bíblicamente.
“CARA A CARA PARA LLEGAR A SER UN MATRIMONIO FELIZ”
Autor: Gabriel Calvo
Editorial: Sígueme
Reseña: Este es un libro de trabajo, por tanto no sólo para leer. No trata del matrimonio en abstracto, sino que está enraizado no tanto en ideas o principios como en las vivencias y experiencias de muchos matrimonios que son los verdaderos expertos en vida matrimonial y familiar. Este libro es una oportunidad para los esposos de crecer como personas honestas y como pareja sana y feliz.

“AMAR ES MÁS SENCILLO”
Autor: David Solá
Editorial: DSM
Reseña: Es un libro que habla del amor esencial en contraste con los amores, cuyo objetivo siempre tiene algún interés particular. Habla del amor como lo único capaz de llenar nuestra vida y concedernos la experiencia más gratificante que nunca hayamos vivido. El libro se divide en dos partes, una primera expositiva y otra parte práctica para ayudar al lector a una mejor comprensión del tema del amor.

“VIVIR EN PAREJA”
Autor: Raimon Gaja Editorial: Debolsillo
Reseña: Para la gran mayoría de las personas vivir en pareja constituye uno de los pasos más decisivos que han de dar en sus vidas. Lamentablemente, la ilusión y el amor no son suficientes: llegamos a la pareja sin la experiencia necesaria para construir una relación satisfactoria y duradera. Este libro enseña a adquirir una serie de habilidades imprescindibles, como la de establecer una comunicación fluida o la de enfocar correctamente el planteamiento y resolución de problemas, para que la relación en pareja, que no es fácil, nos proporcione una excelente oportunidad de enriquecernos emocionalmente.

“ETAPAS DEL MATRIMONIO”
Autor: Minirth, Newman, Hemfelt
Editorial: Betania
Reseña: Al igual que los niños atraviesan por ciertas fases en su desarrollo físico y mental, los matrimonios pasan por diversas etapas a lo largo de la vida.
– Amor joven: los primeros dos años.
– Amor realista: desde el tercero al décimo año.
– Amor confortable: desde el undécimo al vigésimo quinto año.
– Amor renovado: desde el vigésimo sexto al trigésimo quino año. – Amor trascendente: del trigésimo sexto año en adelante.

“FAMILIA EN CRISIS”
Autor: Esly Carvalho
Editorial: Puma
Reseña: Es un libro que plantea diferentes crisis muy concretas que pasan determinadas familias y cómo trabajarlas para que estas aún a pesar del dolor, puedan ser una oportunidad para crecer. El libro trabaja: la homosexualidad, el sida, la violencia doméstica, el abuso sexual, las adicciones… Es un manual muy útil para pastores, consejeros, terapeutas familiares y todas aquellas personas que quieran acompañar a los que pasan por uno de estos problemas en su familia.

“FUNDAMENTOS BÍBLICO-TEOLÓGICOS DEL MATRIMONIO Y LA FAMILIA”
Autor: Jorge E. Maldonado
Editorial: Libros Desafío
Reseña: El matrimonio y la familia tienen su origen en Dios mismo. Pertenecen al orden de la creación. En otras palabras, no son instituciones distintivamente “cristianas”, no se inician con Cristo ni se limitan al ámbito de la iglesia. Son más bien instituciones “humanas” que se desarrollan en constante interacción con el momento histórico. Sin embargo, el matrimonio y la familia cristianos alcanzan un significado y un valor muy elevado cuando redimidos por Cristo, pasan a pertenecer a la nueva creación y a ser agentes del Reino de Dios en la tierra. Este libro explora lo que esto significa con miras a iluminar la acción pastoral y estimular al pueblo de Dios a poner en práctica la enseñanza bíblica sobre el matrimonio y la familia.
“EL MATRIMONIO BAJO ATAQUE”
Autor: James Dobson
Editorial: Unilit
Reseña: Libro que ofrece los fundamentos de un plan de batalla para la preservación de los valores tradicionales en nuestro mundo. Defiende abiertamente el valor de la familia tradicional como un pilar para la sociedad actual. Un libro imprescindible para conocer la realidad social y el ataque a la familia.

“VIDA EN COMÚN: Cómo amar sin perder nuestra propia identidad”
Autor: Sal Stone, Sidra Stone
Editorial: RIGDEN
Reseña: Vida en Común es la piedra angular de las más de tres décadas de estudio y trabajo conjunto de este matrimonio de innovadores y reconocidos doctores en psicología que ha sido traducido a nueve idiomas. Hal y Sidra Stone nos proponen la idea de una sociedad de dos, basada en la igualdad, el respeto y el desarrollo personal mutuo, donde descubrir cómo lograr el equilibrio entre nuestro deseo de compartir y nuestra necesidad de salvaguardar la propia identidad. Aprenderemos con ellos a renunciar a enjuiciar al otro, mejoraremos nuestra capacidad de decisión y de comunicación, así como a disfrutar de la sensualidad y de la sexualidad y a incluir a los niños en nuestra vida sin sacrificar nuestra relación de pareja.

“LA PAREJA ALGO MÁS QUE AMAR Y SER AMADO”
Autor: Beatríz García
Editorial: Libro-Hobby- Club
Reseña: ¿Cómo son hoy las relaciones entre los sexos? ¿Por qué la adaptación de la pareja pasa por ser fuente de conflictos casi siempre caóticos? ¿En qué términos se entiende actualmente la clásica diferenciación sexual? ¿Cuáles son las nuevas señales de identidad del hombre y de la mujer? Este es un libro que estudia los cambios en las relaciones de la pareja humana y los “reajustes” de los roles tradicionales de los sexos, a la nueva era en la que se vive.

“LOS CELOS”
Autor: Peter Van Sommers
Editorial: Paidos
Reseña: ¿Son los celos un síntoma de inmadurez?, ¿puede ayudar la terapia? Este libro trabaja el tema de los celos desde su conocimiento, comprensión, asunción de los mismos, su influencia en las relaciones amorosas, y cómo los celos afectan a la familia y la vida cotidiana.
LIBROS SOBRE RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS EN LA PAREJA
“SALVE SU MATRIMONIO: Claves para resolver los conflictos y prevenir el divorcio”
Autor: Howard Markman, Scott Stanley y Susan Blumberg Editorial: Amat
Reseña: El autor hace énfasis en el manejo del conflicto en la pareja. El mejor elemento para predecir el futuro de una relación no es el amor que se promete la pareja, sino la forma en que se dirimen los conflictos y los desacuerdos. Los autores proponen estrategias y herramientas concretas para mejorar la comunicación, la intimidad de las parejas, al mismo tiempo que la diversión, el compromiso, la amistad y la afectividad.

“EL CONFLICTO EN EL MATRIMONIO”
Autor: Ministerio Enfoque a la Familia
Editorial: Casa Creación
Reseña: Cada matrimonio tiene pruebas y problemas, pero todos ellos pueden resolverse si los encaramos adecuadamente. Este libro enfoca el conflicto desde cuatro aspectos: Las causas del conflicto, cómo pelear bien, sigan hablando, y amar tanto como para confrontar.

“PREVENCIÓN DE LOS CONFLICTOS EN LA PAREJA”
Autor: José Diaz Morfa
Editorial: Desclee de Brouwer
Reseña: Este libro presenta una aproximación profunda y accesible a las dinámicas y conflictos de la relación en pareja. Se desarrolla teniendo en cuenta la evolución de la pareja, desde las motivaciones conscientes e inconscientes de su elección, sus expectativas, las fases y crisis inherentes a toda relación de pareja, los principios generales básicos para un adecuado funcionamiento, los conflictos más frecuentes, así como la resolución de los mismos.

“DIFICULTADES Y CONFLICTOS DE PAREJA”
Autor: Julia Cole
Editorial: Hispano Europea
Reseña: libro dedicado a toda persona que haya discutido alguna vez con su pareja para ayudarle en los temas que siempre parecen causar conflictos. Las preocupaciones económicas, el comienzo de una familia y la educación de los hijos, la infidelidad, los problemas sexuales, el desarrollo y mantenimiento de la intimidad, en enfrentamiento a la enfermedad, son todos puntos que ponen la relación bajo fuerte tensión. Este libro da claves para manejar los conflictos de forma positiva y construir un lazo afectivo más fuerte con la pareja.
LIBROS SOBRE DIFERENCIAS DE GÉNERO
“LAS 5 NECESIDADES DE AMOR DE HOMBRES Y MUJERES”
Autor: Gary y Barbara Rosberg
Editorial: Unilit
Reseña: Es un libro que desarrolla las diferentes necesidades básicas de hombres y mujeres. Se trabaja el tema del amor incondicional, la intimidad que para el hombre se deletrea con sexualidad y para la mujer se deletrea con hablar; la necesidad de amistad, de intimidad espiritual y de ánimo que ambos cónyuges tienen.
“LOS HOMBRES SON DE MARTE Y LAS MUJERES DE VENUS”
Autor. John Gray
Editorial: Grijalbo Mondadori
Reseña: Hombres y mujeres parecen proceder de distintos planetas. Son biológicamente similares, usan las mismas palabras, comparten el mismo espacio geográfico; pero sus códigos de comportamiento, su idioma (lo que quieren expresar con sus palabras), su forma de entender el mundo es distinta. Esta obra es una guía para la comprensión de las actitudes y palabras del sexo opuesto como una propuesta para minimizar las consecuencias de los desencuentros. Un libro necesario para quienes, viviendo en pareja o con deseos de hacerlo, quieren dar y obtener lo máximo de su amor.

“EL Y ELLA”
Autor: John Gray
Editorial: Grijalbo Mondadori
Reseña: El autor amplía y sistematiza su mensaje: hombres y mujeres son distintos en su psicología y percepción de la realidad, por lo que la convivencia entre ellos tiene forzosamente que basarse en el conocimiento de las distintas pautas de comportamiento. Obra clave para aprender a convivir: porque descifra códigos, muestra que a menudo lo que parecen irracionalidades o agresiones gratuitas no lo son en absoluto. Enseña que la relación es cosa de dos que quieren estar juntos pero no ser iguales. Proclama que el amor es entrega a otro pero también apertura, comprensión.

“LOS HOMBRES SON OSTRAS, LAS MUJERES PALANCAS”
Autor: David Clarke, Ph.D.
Editorial: Unilit
Reseña: Hombres y mujeres son muy diferentes. Ella es la que habla y él es el “tipo fuerte y callado”. El es lógico y ella emocional. El tiene en sus manos el control remoto del TV, y los ojos de ella dan vueltas mientras él cambia los 54 canales en 36 segundos. Estas diferencias los pueden separar o unir como nunca antes. Este libro comparte consejos únicos y divertidos, sobre cómo entender las diferencias entre los sexos, así como estrategias probadas para crear intimidad profunda en el matrimonio.
“POR QUÉ LOS HOMBRES NO ESCUCHAN Y LAS MUJERES NO ENTIENDEN LOS MAPAS”
Autor: Allan y Barbara Pease
Editorial: Amat
Reseña: Las mujeres critican a los hombres por ser insensibles y descuidados, por no escuchar, por no ser afectuosos ni considerados, por no comunicarse, por no expresarles todo el amor que ellas necesitan, porque nunca encuentran nada, por no comprometerse en las relaciones, por preferir el sexo a hacer el amor y por dejar la tapa del inodoro levantada. Los hombres… critican a las mujeres por su forma de conducir, por mirar los mapas al revés, por su falta de sentido de la orientación, por utilizar los lavabos como sala de reuniones, por hablar demasiado sin ir al grano, por no tomar la iniciativa más a menudo en el sexo y por dejar bajada la tapa del inodoro.
LIBROS SOBRE COMUNICACIÓN EN LA PAREJA
“CLAVES PARA UNA MEJOR COMUNICACIÓN EN EL MATRIMONIO”
Autor: H. Norman Wright
Editorial: Unilit
Reseña: La clave más importante para un buen matrimonio sigue siendo la comunicación, pero esto incluye mucho más que palabras. Este libro enfatiza temas como: la conversación interna, el don de escuchar, ¿en qué se diferencian los hombres de las mujeres a la hora de comunicar?, el enfado y la comunicación, mensajes del pasado, limitando el potencial de la comunicación.

“LOS CINCO LENGUAJES DEL AMOR”
Autor: Gary Chapman
Editorial: Unilit
Reseña: El matrimonio fue instituido para suplir la necesidad de intimidad y amor del ser humano. Pero expresar este amor es muy distinto que simplemente tener la experiencia de estar “enamorado”. Entender los cinco lenguajes emocionales del amor y aprender a hablar el principal lenguaje de amor de su cónyuge puede afectar radicalmente su comportamiento.
– Palabras de afirmación
– Tiempo de calidad
– Regalos
– Actos de servicio
– Contacto físico

“LOS CINCO LENGUAJES DE LA DISCULPA”
Autor: Gary Chapman
Editorial: Tyndale House Publishers, Inc.
Reseña: En la vida real hay personas reales que cometen errores reales. A veces no basta con decir: “lo siento”, se necesita algo más que una disculpa. El libro habla de la importancia de disculparse, la aceptación de la responsabilidad, el arrepentimiento, la disculpa como una elección que la persona debe tomar.

“COMUNÍQUESE CON SU PAREJA: herramientas fáciles y efectivas para crear más amor y menos conflicto”
Autor: Jonathan Robinson
Editorial: Obelisco
Reseña: La mayoría de los problemas que surgen entre las parejas son el resultado de una mala comunicación. Existen muchos libros sobre comunicación entre las parejas, pero generalmente son demasiado complicados para ser puestos en práctica, especialmente en los momentos difíciles. En este libro se ofrecen pautas eficaces que le enseñará a: ayudarse a sí mismo y a su pareja a sentirse totalmente amados sin importar las heridas, conseguir que se pareja le escuche realmente y cambie, negociar los problemas y reparar la confianza perdida, hallar la mejor forma de crear una armonía duradera y mantener vivo el fuego del amor.

“LA COMUNICACIÓN EN LA PAREJA: errores psicológicos más frecuentes”
Autor: Pedro Martinez Cano
Editorial: Rialp
Reseña: Análisis del proceso de la comunicación humana y su influencia en la relación matrimonial, con las anomalías más frecuentes y orientaciones para mejorar la comunicación en el matrimonio.
LIBROS SOBRE LA SEXUALIDAD
“MÚSICA ENTRE LAS SABANAS”
Autor: Kevin Leman
Editorial: Unilit
Reseña: La relación sexual tiene que ver con la calidad de toda su vida amorosa. En este libro su autor descubre por qué una buena vida sexual es algo por lo que vale la pena luchar, los temas que pueden complicar la relación sexual, diversas posiciones para la relación sexual, consejos específicos para hombres y mujeres, cómo aumentar la intimidad, el mayor enemigo de la relación sexual, cómo comprender tu coeficiente intelectual sexual y otros temas que el autor desarrolla.

“EL PLACER SEXUAL ORDENADO POR DIOS”
Autor: Ed Wheat y Gaye de Wheat
Editorial: Betania
Reseña: Este libro es un manual completo, provee información básica, figuras ilustrativas y análisis franco sobre todas las facetas de la sexualidad humana. Todos los problemas sexuales comunes son descritos y se presentan técnicas para resolverlos. Es un libro que ayudará a todas las parejas a comprender y disfrutar su propia sexualidad.

“SEXUALIDAD Y EROTISMO EN LA PAREJA”
Autor: Bernardo Stamateas
Editorial: Clie
Reseña: El autor mediante un lenguaje realista y abierto invita a las parejas jóvenes a descubrir, bajo una perspectiva cristiana y mediante ejercicios prácticos, una sexualidad sana, creativa, erótica y placentera que fusione y mantenga vivo el amor.

“DESEO Y TERNURA”
Autor. Eric Fuchs
Editorial: Desclée de Brouwer
LIBROS SOBRE ATRACCIÓN AL MISMO SEXO, IDENTIDAD SEXUAL
“COMPRENDER Y SANAR LA HOMOSEXUALIDAD”
Autor: Richard Cohen Editorial: LIBROSLIBRES.
Reseña: La homosexualidad tiene hoy una presencia notoria en nuestra sociedad. Parece que está de moda salir del armario y son muchas las personas que conocen a alguien con una orientación homosexual (un vecino, un compañero, un pariente, un amigo). Comprender y sanar la homosexualidad arroja luz sobre un asunto que ha estado rodeado de incomprensión durante mucho tiempo. En este libro se abordan preguntas sobre las causas de la atracción hacia las personas del propio sexo y acerca de cómo se puede pasar de ser homosexual a ser heterosexual. Este texto –que recoge los testimonios de muchas personas que han logrado realizar esa transición- resultará iluminador y abrirá un horizonte de esperanza para aquellas personas que han buscado durante mucho tiempo una orientación para comprender y sanar su propia vida o la de alguien cercano.
Reseña: Un libro básico para profundizar en las bases de una ética cristiana sobre la sexualidad. Escrito con rigor y sensibilidad. Un libro que ahonda en el “alma” de la sexualidad y rescata su componente olvidado de espiritualidad.

“SEXO Y DIOS”
Autor: Francisco Mira
Editorial: Andamio
Reseña: Espiritualidad y sexualidad son dos temáticas amplias y genéricas. Separadamente tienen entidad en sí mismas para ocupar un amplio espacio, pero cuando pretendemos establecer relaciones entre ambas las posibilidades se multiplican. Estos dos binomios encierran las claves que nos ayudan a entender lo que está ocurriendo en Occidente desde hace dos mil años y especialmente en las últimas décadas, en un área de la existencia que es muy significativa.
“PASTORAL DE LA ATRACCIÓN AL MISMO SEXO”
Autor: Juan Varela
Editorial: CLIE
Reseña: Un libro con respuestas psicológicas, espirituales y familiares, así como herramientas prácticas que nos enseñarán e informarán sobre uno de los temas en el que la iglesia necesita, más que nunca, tener un criterio bien formado: la homosexualidad. El libro consta de tres partes: Comprensión: Entendiendo y conociendo; Prevención: Situando y explicando; Intervención: Actuando y consolidando. La última parte toca lo que el autor llama daños colaterales: pornografía, masturbación compulsiva, lujuria, etc. Explica las causas de la homosexualidad y las etapas en el proceso de recuperación de la heterosexualidad.

“¿QUÉ ES LA HOMOSEXUALIDAD?”
Autor: William Consiglio
Editorial: CLC
Reseña: Es un libro para triunfadores y para todos aquellos que quieran ayudar. Práctico y comprensivo incluye estrategias para lidiar con la tentación sexual, sugerencias para el consejero, y el relato de uno de sus pacientes que salió de la homosexualidad. El autor es el fundador y director de los ministerios Esperanza donde ofrece servicios de apoyo, educación y consejería para cristianos que están triunfando sobre la homosexualidad.

“CÓMO PREVENIR LA HOMOSEXUALIDAD”
Autor: Joseph Nicolosi
Editorial: EDUCOM
Reseña: Este libro nos permite identificar los potenciales bloqueos de desarrollo de la personalidad y ofrece consejos prácticos para ayudar a que los hijos afiancen una segura identidad sexual. ¿Qué es la homosexualidad? ¿Se aprende?¿Es algo biológico? ¿O quizá ambas cosas? ¿Puede prevenirse? La respuesta a estas preguntas interesa profundamente a los padres que buscan lo mejor para sus hijos. Es un hecho el que la mayoría de los padres prefieren para ellos una orientación heterosexual, pero existe una gran presión, y mucha mala información, para hacerles creer que no se puede hacer nada en ese sentido y que no hay que traumatizarles. La experiencia clínica del doctor Nicolosi y otros profesionales, junto con numerosos estudios, indica lo contrario.
“CUANDO EL HOMOSEXUAL PIDE AYUDA”
Autor. Esly Carvalho
Editorial: Certeza
Reseña: Este libro expone una realidad: hay homosexuales que piden ayuda. Presenta testimonios reales desde una perspectiva actual, muy respetuosa y compasiva. Pone de manifiesto la existencia de puntos de vista diferentes, ya que no existe una sola visión y un pensamiento único en relación a la homosexualidad. Pensar distinto sobre este tema no es homofobia, es libertad de pensamiento. Se pone a prueba la tolerancia que debe existir hacia las formas distintas de pensar y opinar. No sólo es un libro basado en la biblia, sino también es testimonial. Encontrarás varios testimonios de personas que dejaron la homosexualidad, y ahora disfrutan vidas heterosexuales plenas.

“HOMOSEXUALIDAD Y ESPERANZA”
Autor: Gerard Van Den Aardweg
Editorial: EUNSA
Reseña: ¿Somos todos homosexuales? ¿El homosexual nace o se hace? Mientras la propaganda homosexual que se transmite desde los medios de comunicación insiste en que la homosexualidad es una condición normal y que el estilo de vida gay es algo hermoso, este psicólogo holandés con muchos años de experiencia clínica en terapia de la homosexualidad desenmascara la mentira y abre al mismo tiempo la puerta a la esperanza: la homosexualidad no tiene fundamento genético, escribe Gerard van den Aardweg, demostrando que radica en una problemática psíquica que puede ser restaurada con éxito.

LIBROS SOBRE LA CRISIS DE LA MASCULINIDAD
“TU IDENTIDAD SI IMPORTA”
Autor: Juan Varela
Editorial: CLIE
Reseña: Como hombres vivimos tiempos complicados donde la autenticidad de nuestro cristianismo está siendo diluida entre la confusión de género y el virus de la pasividad. La imagen del hombre, su identidad y su propósito han sufrido un desgaste que partiendo desde Génesis llega hasta nuestros días. La pérdida de identidad, y por tanto de autoridad, ha sumido al hombre en una desorientación tal, que le ha incapacitado para cumplir con su misión convirtiéndole, a lo largo de todo un proceso que analizaremos, en una triste caricatura del modelo que Dios planeó.

“EL HOMBRE GUÍA”
Autor: Steve Farrar
Editorial: Mundo Hispano
Reseña: Dirigir la familia a través de la confusión moral de estos años, es como dirigir una patrulla de soldados por medio de territorio enemigo. El libro enseña como el hombre debe ser líder en su hogar y asumir la identidad que como varones Dios nos da para dirigir y servir a nuestras esposas e hijos.

“SALVAJE DE CORAZÓN”
Autor: John Eldredge
Editorial: Betania
Reseña: Todo hombre fue niño una vez. Y todo niño tiene sueños, sueños de ser héroe, de vencer a los malos, de hacer proezas audaces y rescatar a la damisela en apuros. ¿Pero qué le pasa a esos sueños cuando crecemos? Vaya a la mayoría de las iglesias, eche un vistazo alrededor y pregúntese: ¿Qué es un hombre cristiano? En Salvaje de Corazón, el autor invita a los hombres a recuperar su corazón masculino, definido en la imagen de un Dios apasionado, e invita a las mujeres a descubrir el secreto del alma de los hombres, y a deleitarse en la fortaleza y valentía con que fueron creados.
“EL CORAZÓN DE UN HOMBRE DE DIOS”
Autor: E. Glenn Wagner
Editorial: Unilit
Reseña: Es un libro de lectura obligatoria para cuantos deseamos ser hallados fieles por nuestro Señor en nuestra relación con Él, con nuestras esposas, nuestros hijos, trabajos y ministerios. Toca la adoración, la oración, el ayuno, la espiritualidad y los valores de un hombre de Dios.

“EL SILENCIO DE ADAN”
Autor: Larry Crabb
Editorial: Centros de literatura cristiana
Reseña: Ofrece una fresca mirada sobre la manera como Dios diseñó a los hombres. Recurriendo a datos bíblicos pocos observados y a su experiencia profesional como consejero, el autor nos ayuda a explorar la visión perdida de la hombría y la importancia de tener amigos maduros que nos aconsejen. Basado en Gn.3 y en la pasividad en el hombre.

“LA TRAVESÍA DEL CORAZÓN SALVAJE”
Autor: John Eldredge
Editorial: Grupo Nelson
Reseña: La travesía de la vida masculina es peligrosa. En algún momento, en algún lugar, cada uno de nosotros ha tropezado echando de menos la iniciación y la sabiduría que nos ayudasen a entrar en la etapa siguiente. Somos todos hombres incompletos. Necesitamos preparación, necesitamos una figura paternal. Necesitamos La travesía del corazón salvaje.

“LA BATALLA DE CADA HOMBRE”
Autor: Stephen Arterburn, Fred Stoeker, Mike Yorkey Editorial: Unilit
Reseña: La Batalla de cada hombre es un libro que presenta un plan detallado y práctico, para todos aquellos hombres que desean pureza en la sexualidad, para los hombres que han caído en el pecado y para todos los que desean superar la tentación en el futuro. Un libro imprescindible escrito con franqueza y desde la propia experiencia de sus autores.

“EL HOMBRE FRENTE AL ESPEJO”
Autor: Patrick M. Morley
Editorial: Vida
Reseña: “El hombre frente al espejo” es un libro de fácil y amena lectura, que revela algunos secretos para el éxito en la vida. Algunos de los temas que el libro explora son: Quiero ser diferente, que mi vida tenga sentido, ¿cómo lograrlo?; algunas decisiones difíciles nos han causado grandes sufrimientos, ¿cómo puedo mejorar en esto?; a veces me incomodo tanto que parece que voy a explotar, ¿cómo puedo mejorar esto?; haría cualquier cosa por dominar mis pensamientos, ¿tienen otros el mismo problema que yo?

“ESTA NOCHE NO, QUERIDA”
Autor: Sergio Sinay
Editorial: Integral
Reseña: Tras el estereotipo masculino que propone y exige nuestra cultura, tras la apariencia de la resistencia física y emocional, tras la capacidad de producir y proveer, de rendir económica y sexualmente y de tener respuestas y soluciones para todo, los varones esconden silencio, temores, desconciertos, enfermedades… Muchos hombres empiezan ya a cuestionarse este modelo que los abruma, los deteriora y los aleja de su plenitud como personas. Muchos hombres están empezando a decir “no”.

LIBROS SOBRE EL PROBLEMA DEL DIVORCIO
“SALGA ADELANTE DESPUÉS DEL DIVORCIO”
Autor: David & Lisa Frisbie
Editorial: Casa creación
Reseña: Libro que trabaja la forma de encontrar nuevos caminos hacia la renovación y la esperanza después del divorcio. Criar hijos saludables y maduros, aunque lo haga estando solo. Convertir intereses, sueños y destrezas en nuevas oportunidades profesionales. Hallar los amigos necesarios para sobrevivir esa difícil jornada. Entender sus emociones y dirigirse hacia la sanidad y restauración.

“ESPERANZA PARA LOS SEPARADOS”
Autor: Gary Chapman
Editorial: Portavoz
Reseña: “La separación no es necesariamente el comienzo del fin de una pareja”. El autor cree que el ideal bíblico para una pareja separada es la reconciliación y muestra cómo dar los pasos para alcanzarla. Trata muchas preguntas que se formulan las parejas separadas como: ¿Es apropiado salir con otra persona mientras estoy separado-a?, ¿cómo trato a mis hijos durante este tiempo?, ¿Qué hago si mi pareja no desea una reconciliación?

“MATRIMONIO, DIVORCIO Y NUEVO MATRIMONIO”
Autor: Jay E. Adams
Editorial: CLIE
Reseña: Cuando empecé mi ministerio como pastor, los cristianos apenas hablaban del divorcio y del nuevo casamiento. Virtualmente, tampoco nadie escribía sobre estas cuestiones. Hoy los estantes de las librerías cristianas están abarrotados de libros sobre el matrimonio y el divorcio, aunque, francamente, después de haber dado una hojeada a varias páginas, uno pierde las ganas de seguir leyendo la mayoría de ellos. Hoy el divorcio no es simplemente una enfermedad infecciosa que se da en Hollywood entre las estrellas, sino una realidad que afecta de pleno a nuestras iglesias evangélicas, no tan sólo por los problemas que pueda plantear el divorcio entre sus miembros, sino por los nuevos convertidos que vienen a ellas después de haberse divorciado y que quieren saber cuál es su situación en la Iglesia de Cristo.

“TUS HIJOS, LOS MÍOS, Y NOSOTROS”
Autor: Ron L. Deal
Editorial Mundo Hispano
Reseña: El autor explora a fondo el tema de las familias reconstituidas, proporcionando soluciones prácticas y realistas a los asuntos que enfrentan. Trabaja la problemática de la familia origen, los problemas cotidianos en la convivencia entre padrastros e hijastros, la relación con los ex-cónyuges, el miedo legítimo a volver a equivocarse, y la creación de nuevos hábitos de comunicación, pautas y tradiciones familiares.

“EL INESPERADO LEGADO DEL DIVORCIO”
Autor: Judith de Wallersytein, Julia Lewis, Sandra Blakeslee Editorial: Atlántida
Reseña: Un libro que debe ser leído antes de tomar la decisión de divorciarse. Hoy por hoy hay muchas parejas que piensan en el divorcio como la gran solución a sus problemas matrimoniales y se auto convencen de estar haciendo lo mejor para sus hijos. Un gran error en muchos casos. Este libro es el resultado de 25 años de investigación continuada, sobre varios grupos paralelos de hijos: los de matrimonios normales, con problemas normales, los de matrimonios divorciados y los de matrimonios disfuncionales y su comparación en el tiempo. Todo realizado por profesionales en psiquiatría y psicología de alto renombre, pero a la vez escrito de una forma tan amena y cautivadora que uno no puede dejar de leerlo.

“LOS HIJOS DEL DIVORCIO”
Autor: Gérard Poussin y Elisaberth Martin
Editorial: Trillas
Reseña: El individuo forja su personalidad en el seno familiar. Cuando se produce una separación en dicho entorno, el niño pierde sus marcos de referencia. Ser “un hijo del divorcio” se ha convertido en algo común, aunque sigue provocando un trauma para quienes experimentan sus estragos. ¿Qué preocupa más a los hijos de los padres divorciados, la separación de éstos o los conflictos que se generan en la familia por este motivo? Este libro analiza la realidad de los hijos afectados por esta circunstancia, e incluye puntos de vista de psicólogos que los tratan regularmente con el propósito de ayudarlos a adaptarse cuanto antes.
LIBROS SOBRE PADRES Y EDUCACIÓN
“EDUCAR SIN MALTRATAR”
Autor: David Solá
Editorial: Recursos
Reseña: Educar sin maltratar es un arte que pocos padres consiguen. Como ocurre con otras artes, no es que muy difícil o reservado para privilegiados, sencillamente hay que aprenderlo. Cuando se habla de maltrato, no sólo nos referimos a la violencia física, sino también a la psicología que de una forma consciente o inconsciente se aplica sistemáticamente a los hijos. Generalmente el comportamiento de los hijos y sus desajustes, vienen a ser el resultado o consecuencia de la educación que han recibido. Los padres a menudo se sorprenden negativamente de las reacciones de los hijos y se sienten culpables. Este libro trata de dar una visión amplia y eficiente de cómo educar a los hijos, convirtiendo esta aventura en una experiencia apasionante, enriquecedora y altamente satisfactoria

“COMO CRIAR A LOS VARONES”
Autor: James Dobson
Editorial: Unilit
Reseña: Finalmente, consejos sensibles y estimulo acerca de cómo criar a los hijos varones. De la autoridad más confiable en el tema de la crianza de los hijos, el Dr. James Dobson. Con tanta confusión en referencia al papel del hombre en la sociedad, no es ningún asombro ver como tantos maestros y padres se sienten perdidos acerca del tema. Nuestra cultura ha difamado la masculinidad y como consecuencia, los muchachos están sufriendo. En Cómo criar a los varones, el Dr. James Dobson responde las preguntas de aquellos padres, maestros y otros quienes tienen inquitudes acerca del tema y están interesados en saber cómo moldear el carácter de los muchachos. En este libro el Dr. Dobson tambén aconseja y estimula a los lectores basado en los firmes principios bíblicos.

“PADRES QUE SUFREN POR HIJOS ADOLESCENTES”
Autor: John Withe
Editorial: Certeza
Reseña: John White escribe acerca de las posibles causas que han vuelto tan complicada la crianza de los niños. Comparte sugerencias prácticas sobre cómo mantener una sana relación padre-hijo una vez que se deteriora la confianza y también aumentan las discusiones. Nos enseña que no podemos tratar a nuestros hijos como si fueran posesiones, pero que debemos disciplinarlos y orar por ellos.

“TODO LO QUE NECESITAS SABER PARA EDUCAR A TUS HIJOS”
Autor: Bernabé Tierno Jiménez
Editorial: Debolsillo
Reseña: ¿Cómo preparamos a los niños para una sociedad multicultural?, ¿de verdad las niñas tienen las mismas oportunidades que los niños?, ¿qué problemas puede sufrir un hijo de padres divorciados?, ¿qué ocurre si el niño pasa horas navegando por internet?, ¿qué hacer ante un caso de anorexia?, ¿cómo tratar a un niño agresivo? Estos temas y muchos más se comentan en este nuevo libro de Bernabé Tierno Jiménez dirigido a padres y profesores. Es un manual básico, fácil y de ágil consulta, que expone las principales fases de desarrollo del niño, los problemas más frecuentes que pueden surgir -así como consejos y sugerencias para superarlos- y los retos que deparan los cambios sociales y tecnológicos del nuevo milenio.

“NECESIDADES QUE DEBEN SUPLIRSELE AL NIÑO EN EL HOGAR”
Autor: Ron Hutchcraft
Editorial: Unilit
Reseña: Nunca ser padre o madre ha sido un reto tan grande. En este libro el autor traza e lmapa que ha de guiar hacia la crianza de niños estables en un mundo inestable. No importa cuánto hayas avanzado en el camino de criar a tus hijos, pues hay que aprovechar al máximo los días que te quedan con los tuyos. El libro detalla las 5 necesidades básicas que deben suplírsele al niño en el hogar: seguridad en sí mismo, honestidad sexual, amor satisfactorio, autoridad estable, realidad espiritual.

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s