Feliz 804 Aniversario! – Arturo Pérez Reverte

Gracias a un montón de ineptos, embusteros, interesados, desgraciados, chusma, incultos, maricomplejines,… traidores y cobardes (insisto) que han dirigido, dirigen y dirigirán las mentes… de los que se dejen, de esta gran nación que es España.
Cuando paso cerca de Despeñaperros, sitio donde se despeñaron miles de perros invasores e impositores de sus ideas políticas, religiosas, filosóficas, siempre salgo despotricando que no haya nada allí para conmemorar algo tan importante, tan épico, tan cristiano.
He estado en Normandía, y estuvimos cuatro días viendo museos, cementerios, edificios históricos de la batalla de Normandía; en Estados Unidos de cualquier escaramuza sin importancia hacen un centro histórico con museo incluido, y aquí tenemos el 800 aniversario de lo que considero la batalla más importante de la historia de Europa y no hacemos nada…

Los americanos tienen

 El Álamo, Gettysburg,

Los franceses Alesia.

Los judíos, Masada.

Los griegos, el Paso de las Termopilas.

Los alemanes, los bosques de Teutoburgo.

Los ingleses, Trafalgar.

Los portugueses, Aljubarrota.

Los rusos, Stalingrado.

Hasta los zulúes tienen algo… Insaldwana.

Y los españoles, debido a los traidores por un lado y los cobardes por otro, no tenemos…

Las Navas de Tolosa, por insidiosa

La Batalla del Ebro, por fascista

Lepanto, por intolerante

Tenochtitlán, por genocida

Bailén, por retrógrado

Amberes, Breda, Northlinghen, por no herir sensibilidades.

¿Sigo?

Ya ni siquiera se estudia en los colegios, creo. Moros y cristianos degollándose, nada menos. Carnicería sangrienta. Ese medioevo fascista, etcétera. Pero es posible que, gracias a aquello… mi hija no lleve hoy velo cuando sale a la calle.
Ocurrió hace ocho siglos, cuando tres reyes españoles dieron, hombro con hombro, una carga de caballería que cambió la historia de Europa. Hoy 16 de julio se cumple el 804 aniversario de aquel lunes del año 1212 en que el ejército almohade del Miramamolín Al Nasir, un ultra radical islámico que había jurado plantar la media luna en Roma, fue destrozado por los cristianos cerca de Despeñaperros. Tras proclamar la yihad -seguro que el término les suena- contra los infieles, Al Nasir había cruzado con su ejército el estrecho de Gibraltar, resuelto a reconquistar para el Islam la España cristiana e invadir una Europa -también esto les suena, imagino, debilitada e indecisa. Los paró un rey castellano, Alfonso VIII.

Consciente de que en España al enemigo pocas veces lo tienes enfrente, hizo que el Papa de Roma proclamase aquello como Cruzada contra los sarracenos, para evitar que, mientras guerreaba contra el moro, los reyes de Navarra y de León, adversarios suyos, le jugaran la del chino, atacándolo por la espalda.

Resumiendo mucho la cosa, diremos que Alfonso de Castilla consiguió reunir en el campo de batalla a unos 27.000 hombres, entre los que se contaban algunos voluntarios extranjeros, sobre todo franceses, y los duros monjes soldados de las órdenes militares españolas. Núcleo principal eran las milicias concejiles castellanas -tropas populares, para entendernos- y 8.500 catalanes y aragoneses traídos por el rey Pedro II de Aragón; que, como gentil caballero que era, acudió a socorrer a su vecino y colega. A última hora, a regañadientes y por no quedar mal, Sancho VII de Navarra se presentó con una reducida peña de doscientos jinetes -Alfonso IX de León se quedó en casa-.

Por su parte, Al Nasir alineó casi 60.000 guerreros entre soldados norteafricanos, tropas andalusíes y un nutrido contingente de voluntarios fanáticos de poco valor militar y escasa disciplina: chusma a la que el rey moro, resuelto a facilitar su viaje al anhelado paraíso de las huríes, colocó en primera fila para que se comieran el primer marrón, haciendo allí de carne de lanza. La escabechina, muy propia de aquel tiempo feroz, hizo época.

En el cerro de los Olivares, cerca de Santa Elena, los cristianos dieron el asalto ladera arriba bajo una lluvia de flechas de los temibles arcos almohades, intentando alcanzar el palenque fortificado donde Al Nasir, que sentado sobre un escudo leía el Corán, o hacía el paripé de leerlo -imagino que tendría otras cosas en la cabeza-, había plantado su famosa tienda roja. 

La vanguardia cristiana, mandada por el vasco Diego López de Haro, con jinetes e infantes castellanos, aragoneses y navarros, deshizo la primera línea enemiga y quedó frenada en sangriento combate con la segunda. Milicias como la de Madrid fueron casi aniquiladas tras luchar igual que leones de la Metro Goldwyn Mayer. Atacó entonces la segunda oleada, con los veteranos caballeros de las órdenes militares como núcleo duro, sin lograr romper tampoco la resistencia moruna. 
La situación empezaba a ser crítica para los nuestros -porque sintiéndolo mucho, señor presidente, allí los cristianos eran los nuestros-; que, imposibilitados de maniobrar, ya no peleaban por la victoria, sino por la vida.
Junto a López de Haro, a quien sólo quedaban cuarenta jinetes de sus quinientos, los caballeros templarios, calatravos y santiaguistas, revueltos con amigos y enemigos, se batían como gato panza arriba. 
Fue entonces cuando Alfonso VIII, visto el panorama, desenvainó la espada, hizo ondear su pendón, se puso al frente de la línea de reserva, tragó saliva y volviéndose al arzobispo Jiménez de Rada gritó: «Aquí, señor obispo, morimos todos». Luego, picando espuelas, cabalgó hacia el enemigo. Los reyes de Aragón y de Navarra, viendo a su colega, hicieron lo mismo. Con vergüenza torera y un par de huevos, ondearon sus pendones y fueron a la carga espada en mano.
El resto es Historia: tres reyes españoles cabalgando juntos por las lomas de Las Navas, con la exhausta infantería gritando de entusiasmo mientras abría sus filas para dejarles paso. Y el combate final en torno al palenque, con la huida de Al Nasir, el degüello y la victoria.
¿Imaginan la película?… ¿Imaginan ese material en manos de ingleses, o norteamericanos?.. Supongo que sí. Pero tengan la certeza de que, en este país imbécil, acomplejado de sí mismo, gobernado por políticos aún más imbéciles carentes de toda identidad… no la rodará ninguna televisión, ni la subvencionará jamás ningún ministerio de Educación, ni de Cultura, porque aquí prima ese cine de paredes rojas, ya me entienden, sino gente real que por amar a su tierra luchaban a morir.
¡Ojo! ¡Importante! Tardamos 8 SIGLOS, o sea, ¡¡800 AÑOS!! en echarles de la península, nuestra tierra! Fue por nuestra desunión, porque España la formaban distintos reinos y no uno solo. Combatíamos entre nosotros -como ahora con las 17 autonomías innecesarias- y no tuvimos un solo Rey, una sola nación, un único mando militar para expulsarles, de eso se aprovecharon durante ¡8 siglos! y ellos, los de la media luna sí que lo recuerdan, por eso se aprovechan, de nuestra actual desunión, para una segunda invasión silenciosa… bajo la permisividad de políticos de bajo perfil, acomplejados, miedosos de llamar las cosas por su nombre…, nada que ver con aquellos valerosos guerreros cristianos que combatieron y derramaron su sangre ¡para…. nada! Ellos recuerdan nuestra desunión, la misma que tenemos ahora y que muchos políticos fomentan. Y ellos lo saben… y de paso, se frotan las manos, se ríen y se aprovechan para su segunda invasión… Nosotros hemos olvidado la historia, pero ellos no…. mal asunto.

9 comentarios en “Feliz 804 Aniversario! – Arturo Pérez Reverte

    1. Gracias Reverte x esta clase magistral de historia, hacen falta más como tú, lastima que no tomen nota muchos políticos de hoy en día.

      Me gusta

  1. HE ENCONTRADO EL TEXTO AQUI
    http://www.belt.es/articulos/articulo.asp?id=11183
    Un comentario urgente
    urgente porque aqwi la s cosas o no no sals cuentan o nos las cuentan a amedias o directamente nso mienten
    De la baltaa de la snavas de tolosa nos cuentan Si acaso lo de los 3 reyes españoles una vez confesados y comulgados “porque iban a morir todos ” a manos de aquellos cientos de miles de musulmanes, rompen las cadenas que portegian al Miramomolin y vencen inexplicablemente o milagrosamente en aquella batalla /secula de la misma el msiterioso pastsor que guio a las tropas luego identificado en el cuerpo incorrupto de San Isidro

    lo queno nos cuentan es de que iba aquella batalla

    Los españoles lo qu ehicieron fue nimas ni menos que detener la invasion de EUROPA con un ejercto traido solo para ello, con s us probelmas de logistica incorporados

    Se movilizaron torpas hasta del actual Iran y aqui se estrelalron contra la divina porvidencia en formato de unos locos españoles que decidieron morir matando invasores
    Aquello nos salio bien

    Pero nos salio mucho mejor de lo qu ejamas nadi e nos ha contado ( yo lo tive que leeer en un libro Ingles si INGLÉS!!!! manda huevos-con perdon-)

    Resulta que para colocarnos aqui aquel inmenso ejercito el imperio arabe realizó un esfuerzo economico sin precedentes Un esfuerzo que realmente estaba por encima de sus posibilidades La derrota supuso la bancarrota del imperio musulman y que durante los siguientes 200 años no pudieran volver a intentarlo

    Si ese “detallito” no lo contaban en la escuela de Franco, lo que es ahora, seguro que ni mencionan el nombre de la batalla a no ser para denigrar a los españoles y alabar a los pobrecitos invasores que venian a darnos la paz …del islam

    Como en todos los partidos partidetes sindicatos sindicatillos y demas perreras, tenemos a muchos necios analfabetos convendira recordarselo ( o enseñarselo) a todo el mundo

    Me gusta

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s