El genocidio español en América y otros mitos – Rafael Dobado / EL PAÍS

En el continente americano conquistado por España no hubo mantanzas masivas. La catástrofe demográfica que sufrió la población nativa después de 1492 se debió a la gran mortalidad causada por el contagio de enfermedades traídas por los españoles

Con motivo de la Fiesta Nacional española, algunos locuaces políticos españoles se han llenado la boca con la palabra “genocidio”. Cuentan con innumerables votantes que comparten –al igual que no pocos creadores de opinión- la errónea idea de que España cometió un genocidio en América. Es esta una visión basada en la ignorancia de los hechos históricos debida al pésimo tratamiento que la historia de la América española recibe en los manuales de enseñanza.

La “leyenda negra” tiene mucho de anticatalana en su origen italiano medieval, cuando el Reino de Aragón contaba con un imperio mediterráneo. Mutaría en antiespañola tras la conquista de América y el ascenso, en el siglo XVI, de la Monarquía Hispánica a la condición de potencia dominante en Europa Occidental. Aunque, sorprendentemente, cinco siglos después sigue vivita y coleando. Ciertamente en España, pero también en América, donde personajes de la talla intelectual de Morales, Maduro y otros semejantes se encargan de seguir difundiéndola… a falta de cosas mejores que hacer por sus ciudadanos.

De esa “leyenda negra” forma parte también una supuesta explotación despiadada de la población aborigen. Esta habría contribuido sustancialmente al genocidio y se mantendría hasta la Independencia. De su carácter mítico da cuenta la frecuentemente utilizada imagen de que podría construirse un puente de plata entre Potosí y Madrid con la plata extraída del “Cerro rico”. ¿Se imaginan?

Cuando el epítome de ese pensamiento, Las venas abiertas América Latina, llevaba ya décadas como emblemático best seller internacional, su recientemente fallecido autor hizo un inusual alarde de honestidad. Reconoció que “no tenía la formación necesaria” cuando escribió ese pretendido ensayo y que no “sería capaz de leerlo de nuevo” pues “caería desmayado” (EL PAÍS, 05/05/2014). Ojalá el ejemplo de Eduardo Galeano tuviese más seguidores: ¡zapatero, a tus zapatos!

Eduardo Galeano reconoció que cuando escribió su libro “no tenía la formación necesaria”

La RAE define genocidio como “exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, de etnia, de religión, de política o de nacionalidad”. Por tanto, en la América española, ¡no hubo ningún genocidio! La catástrofe demográfica que sufrió la población nativa en las décadas que siguieron a 1492 tuvo como causa fundamental la gran mortalidad causada por el contagio de enfermedades traídas por los españoles. La mortandad, de la que se compadecieron y que intentaron atajar algunos españoles contemporáneos, se explica principalmente por la falta de resistencia inmunológica de unos grupos humanos que llevaban miles de años aislados del resto del mundo y que carecían de la protección ofrecida a euroasiáticos y norteafricanos por un prolongado contacto con una amplia variedad de animales domésticos y una relativamente intensa vida urbana. ¿Que hubo, además, violencia? Pues claro, al igual que en la expansión militar del Imperio Mexica (azteca) o del Tahuantinsuyo (Imperio incaico).

El “genocidio español” dista de ser excepcional. Se observa igualmente en Norteamérica. También en otras partes del mundo cuando concurren circunstancias semejantes a las de América. En las islas del Pacífico, sin necesidad de violencia, mortandades espectaculares seguían al primer contacto entre occidentales y nativos en los siglos XVIII y XIX. Pero también antes en la propia Europa. En 1241, la llegada de la viruela por vez primera a Islandia se cobró las vidas de una gran parte de los escasos habitantes de la isla.

Lo cierto es que, para la población aborigen que se salvó del hundimiento demográfico y sus descendientes, la probabilidad de que mejorasen sus vidas en el plano material es más alta que la de lo contrario. La llegada de nuevas especies animales –rápidamente adoptadas por los indígenas- mejoró la dieta al aumentar la oferta de proteínas. Los animales de tracción redujeron el enorme esfuerzo laboral realizado previamente en el transporte de mercancías y la construcción de monumentos tan espectaculares como los que todavía hoy vemos. Ese derroche de energía ha dejado huellas indelebles en los esqueletos de la población prehispánica. A la reducción de ese desgaste físico contribuyeron igualmente la rueda, los instrumentos de metal, la grúa y otros tantos componentes del cambio técnico sin precedentes en América que siguió a la conquista española. Todos ellos no pudieron tener sino efectos positivos sobre la productividad del trabajo y los niveles de vida. Pruebas del grado extremo de desigualdad alcanzado por las principales sociedades prehispánicas no faltan. Tampoco de que, en alguna de ellas, la población ejercía ya una presión excesiva sobre los recursos agrarios disponibles.

Y, además, se acabó con el generalizado tributo en sangre en forma de sacrificios humanos masivos. Algunos autores dan cifras escalofriantes. Uno de los conquistadores de México dice haber visto en las afueras de la ciudad un “expositor” con casi 150.000 cráneos. Tal vez exagere, pero si se toman la molestia de indagar acerca del término “tzompantli”, se quedarán aterrados de su finalidad. En algún caso, también de sus dimensiones. En los Andes, unos 4.000 sirvientes de variado rango y concubinas habrían “acompañado” al Inca Huayna Capac en su viaje al más allá. De nuevo ¿exageración? Quizá, dejémoslo en varios centenares…

La llegada de nuevas especies animales mejoró la dieta al aumentar la oferta de proteínas

Rafael Dobado González es catedrático de Historia e Instituciones Económicas y académico correspondiente de la Real Academia de la Historia

Origen: El genocidio español en América y otros mitos | Opinión | EL PAÍS

2 comentarios en “El genocidio español en América y otros mitos – Rafael Dobado / EL PAÍS

  1. No se engañen
    España cometio un genocidisimo ( en superlativo) a los pueblos originarios
    De hecho no queda ni un indigena ni un mestizo en la America Hispana
    Los que van alli y creen ver indigenas y mestizos son peligrosos propagandistas de VOX y similares cuya vision esta sesgada por el topico de que lso españoles se mestizaron
    No Señor ya esta bien de propaganda fascista
    En el unico lugar que existen aun miles de millones ed indigenas americanos es en Estados Unidos Especialemnte en la costa Este
    y sino se lo creen pregunten a Evo Morales uno delso dictadores Arios de la comarca (descendiente en linea directa del mismisimo Witiza)

    Me gusta

  2. Los españoles pelearon las batallas de un mediocre militar llamado George Washington. Los franceses invitadodo de honor a cada 4 de julio, contuvieron a la flota británica y los españoles proveyeron a los revolucionarios de dinero, pertrechos, armas, uniformes con un genio en estrategia llamado Bernardo Gálvez. Cuyo retrato se colgó en la galería del congreso de USA recientemente con más de 200 años de retraso y con la insistencia de una sociedad hispana de USA. Mientras que los franceses están allí desde el principio. La historia oficial de USA ha borrado completamente la huella de la contribución española, mucho más intensa que la francesa.
    El carácter mezquino y traicionero de USA ya se mostró con el 7º presidente Andrew Jackson, contemporáneo de la guerra de independencia. Este tipo si fue un genocida. Sin declaración de guerra, ocupó Florida e hizo distribuir mantas entre los nativos mantas infectadas de viruela. Probablemente no hiciera efecto, pues en 1.804 Carlos IV ordenó que toda la población del imperio español fuese vacunada en la expedición Balmis. España debilitada por la invasión francesa no pudo mantener Florida y al final hubo un arreglo económico.
    Ésa fue la primera puñalada por la espalda de “agradecimiento” de USA. Luego vendrían Cuba, Puerto Rico, Filipinas. El incidente de falsa bandera del acorazado Maine era vital, antes que entraran en vigor las cartas autonómicas de Cuba y Puerto Rico. Es deciir tener el “casus belli” para una declaración de guerra a España.
    LO de quedarse con Cuba era ansiado desde años. USA hizo varias ofertas de comprar la isla a España que no quiso. Parece que los planes destinados para Cuba era desplazar a la población negra, carentes de derechos plenos de ciudadanía a la isla.
    La leyenda de Lincoln como “liberador” de la esclavitud a la población negra, es una historia muy bonita pero irreal. Los USA ocuparon en el occidente de Africa y fundaron una nación llamada Liberia. La idea es que la población negra volviera a África. No todos lo hicieron. Los negros recibieron sus derechos de ciudadanía plena en la presidencia de Lyndon Johnson. Después de una dura lucha. la democracia USA era para blancos, protentantes y anglosajones. El pueblo destinado a heredar la Tierra.
    No sé como España mantiente alianzas con semejante gente.

    Me gusta

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s