Escudos humanos en “el Musel” Belarmino Tomás, Rafael Fernández y el barco prisión – Luís Caso de los Cobos” / @SheltonClyde2

Por @SheltonClyde2

“La guerra es la más trágica y estúpida locura humana. Buscarla o promoverla deliberadamente es un crimen contra la humanidad”.

General D. Eisenhower.

En España hubo un grupo de individuos que la buscaron de forma deliverada, para saciar sus ansias de poder y sangre y que hoy sus herederos intentan ocultar mediante la infame Ley de Memoria Histórica.

Viajemos unas décadas hacia atrás

ESCUDOS HUMANOS EN EL MUSEL

Belarmino Tomás, Rafael Fernández y el barco prisión “Luís Caso de los Cobos”

24 de agosto de 1937, en la fase final de la ofensiva Norte del Ejército Nacional, se constituye el Consejo Soberano de Asturias y León, como institución política soberana y por tanto independiente de la República, y que incluso llegó a emitir su propia moneda, los “belarminos” Este engendro duró hasta la huida masiva del “gobiernin” (nombre despectivo dado por Azaña), estando ya las tropas nacionales en Colunga.

Según Azaña, la política que Belarmino Tomás seguía, servía para fabricar fascistas. En Gijón, incautándose del pequeño comercio, de las pequeñas propiedades, han logrado hacerse odiosos.

Documentos originales, relación de objetos incautados, que por cierto jamás fueron devueltos a la familia

Encarcelaban a niños de 8 años porque sus padres eran acusados de derechistas.

Img. Documento original

  • Exigían pagos para financiar a las milicias del Frente Popular, bajo amenazas de arresto si se negaban *.

” ETA lo llamaba impuesto revolucionario

Solo en los 2 primeros meses del alzamiento, fueron asesinadas más de 600 personas en Gijón.

Durante el asedio al cuartel de Simancas, Belarmino, que entre otros, mantenía como rehenes a la mujer e hijos del coronel Antonio Pinilla – jefe de la guarnición sitiada les obligó a hablar por los altavoces conminándoles a la rendición, bajo amenaza de fusilamiento, a semejanza de lo ocurrido con el hijo del coronel Moscardó durante el sitio al Alcázar de Toledo.

Belarmino Tomás, que había participado en la salvajada de octubre del 34 y ahora presidente del Consejo Soberano, hacia las maletas mientras los hombres de Higinio Carrocera se batían el cobre en el Mazuco frente a las Brigadas Navarras.

Cuando Belarmino y sus consejeros tenían un pie en el barco, llegaron a declarar:” al militar que abandone el puerto, no hay que darle tiempo a explicar por qué lo hizo, se le fusila. No se pierde el tiempo escuchando las escusas de un cobarde. Si es una unidad que no responde a la llamada, se diezma, fusilando a uno de cada 10 o cada 5; si es un grupo disperso, se le ametralla”. Eso sí, no se iban con las maletas vacías. Belarmino había ordenado, bajo pena de muerte, que se le entregase todo el oro y las joyas, así como cambiar las pesetas por los “belarminos”, billetes como los del monopoly hechos por el sin ningún valor monetario. Una fortuna de la que jamás se supo más.

En esa situación, el crucero nacional Almirante Cervera frente a la costa gijonesa hostigaba a la flota republicana en El Musel, por lo que Belarmino advirtió que “los 2.200 prisioneros que tenía en el barco, serían fusilados al primer disparo”.

Ya había advertido por telegrama a la sociedad de naciones que “de continuar los ataques aéreos a Gijón, daría orden de ejecutar a todos los presos políticos” Y no era vana la advertencia: el 14 de agosto los aviones nacionales bombardearon objetivos militares en Gijón ( estación de ferrocarril, correos, emisora de radio y cuartel de Asalto), esa misma noche, sacaron a 116 prisioneros y los ejecutaron.

Siendo Rafael Fernández consejero de Justicia y Orden Público del Consejo Soberano, presidido por su suegro Belarmino Tomás, la iglesiona de Gijón se había convertido en una siniestra cárcel repleta de presos políticos y de un sin fin de gentes a quienes los frentepopulistas habían acusado de derechistas. Rafael Fernández realizó uno de los más inicuos mecanismos de represión puestos en práctica durante la guerra. La crueldad gratuita de este episodio, borrado de esa #MemoriaHistorica tan reivindicada por el @PSOE, adquiere una dimensión aún más terrible, cuando se sabe que en esas mismas y trágicas jornadas, los miembros del poder judicial, responsables de su situación, preparaban su huida de Asturias. Cosa que efectuarían desde el puerto de San Esteban de Pravia, la noche del 12 de octubre del 37.

Al producirse el bombardeo sobre el puerto de El Musel, de la iglesiona y de la cárcel de El Cotoson sacadas 150 mujeres y 365 hombres, siendo llevados todos al barco prisión Luís Caso de los Cobos, que es situado junto al destructor republicano “Ciscar”. El terror y los sufrimientos de aquellas gentes convertidos en auténticos escudos humanos, alcanzó cotas difícilmente imaginables.

Uno de los supervivientes relata:” nos llevó allí una orden del Consejero de Justicia y Orden Público, un mozo llamado Rafael, antiguo aprendiz de encuadernado que en el periodo revolucionario se había hecho yerno de Belarmino. En el Musel quedamos los presos, dícese en calidad de antiaéreos para defender el petróleo o lo que nos pongan al costado. Nosotros creemos que es para asesinarnos… “. Y allí quedaron, hacinados en las sucias bodegas del destartalado carbonero, aquellos hombres y mujeres agonizando, enfermando y enloqueciendo. “.. Así hubimos de estar, condenados a muerte por el Consejo Soberano de Asturias y León y a iniciativa del miserable Rafael Fer. durante 53 días de sufrimiento y vejaciones”.

Relata Guillén S.:”Lo primero que observamos fue que no disponíamos de espacio ni para dormir. Había que formar verdadera parra humana, estábamos en una bodega y en ella no había retrete, los primeros malos olores comenzaron a herirnos en aquella trágica madrugada, y no nos abandonaron durante los más de 50 días que vivimos en aquel estercolero… El yerno de la mala bestia Belarmino había inventado un infierno, que no se le ocurriera a Dante”.

Fin.

En memoria de quienes sufrieron lo indecible, por la bajeza de unos miserables. La historia, así como los archivos originales, me han llegado a través de un tuitero que quiere permanecer en el anonimato.

Su abuelo fue uno de los presos que sobrevivió a esos días, un ganadero sin afiliación política, cuyo crimen fue trabajar para mantener a su familia. En aquellos días le despojar on de todo, desde sus pertenencias hasta su futuro.

Una historia como la de miles de españoles que el @PSOE se encarga de ocultar con esa infame Ley.

Creo que es nuestro deber recordarles, que su historia no desapare A ti, que de entre todos me elegiste a mi para dar a conocer esta historia, te estaré eternamente agradecido.

A todos gracias por pasar y compartir.

Hilo

Un comentario en “Escudos humanos en “el Musel” Belarmino Tomás, Rafael Fernández y el barco prisión – Luís Caso de los Cobos” / @SheltonClyde2

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s