La licencia y la kafkiana indecencia con la casa de Rocio e Ivan Espinosa – Rocio Monasterio

Por @MonasterioR

Ante la campaña de intoxicación de ciertos medios, voy a explicar el tortuoso proceso que llevamos sufriendo desde 2013 para lograr la famosa licencia de funcionamiento para mi despacho profesional. Kafka no hubiera imaginado la burocracia que a menudo padecemos los españoles.

2010: adquirimos una vieja casa. Aunque nos suele gustar más la rehabilitación de espacios antiguos, en este caso lo mejor que tenía la casa que compramos era una edificabilidad no agotada. Así que diseñamos con mucha ilusión una casa nueva para nuestra (creciente!) familia.

2011: Nos embarcamos en la aventura de empezar de cero nuestra nueva casa!

En pleno embarazo de mi cuarta hija, acometemos la demolición de la casa anterior, con la preceptiva licencia. La demolemos con unos especialistas con los que no hubo problema alguno.

Mientras, pagamos y esperamos la obtención de la licencia de obra nueva, y pedimos varios presupuestos a constructores para empezar la nueva casa.

Agosto 2011: nos otorgan la licencia de obra que habíamos pedido para construir nuestra nueva casa con despacho profesional en una parte del sótano. Pagamos las respectivas tasas administrativas más el impuesto de construcción.

2012-2013: tras seleccionar a un constructor recomendado por un tercero (vaya “favor” nos hicieron), aguantamos dos largos años de obra. Pese a errores graves cometidos por el constructor, le pagamos el 95% del presupuesto acordado, e innumerables “extras” que le van saliendo.

Al final de 2013, surge el primer conflicto con el constructor por las cantidades restantes, y sale de la obra sin rematarla.

2014: tenemos que meter a nuevos contratistas para rematar y corregir lo que no ha hecho o ha hecho mal el anterior. Por fin terminamos la obra!

Pagamos por primera vez las tasas de licencia de primera ocupación y funcionamiento. El Ayuntamiento nos exige el certificado de fin de obra, suscrito por el arquitecto y el aparejador. Preparamos el nuestro, pero el aparejador, que es del entorno del constructor, no responde.

2015: ante la evidencia de que hemos acabado la obra, que tenemos una nueva vivienda, y que estamos intentando obtener la licencia de primera ocupación, realizamos la correspondiente nueva inscripción en el Catastro.

Así, el Ayuntamiento de Madrid nos cobra un nuevo Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) por la totalidad de los m2 construidos. El nuevo IBI es 5 veces más que por el anterior. La casa, no. Pagamos.

2016: Seguimos sin que el aparejador responda. Llevamos más de dos años esperando! Desesperante. Finalmente conseguimos que el aparejador nos vise el final de obra. Y en julio de 2016, volvemos a pagar (van dos) la tasa para obtener la licencia de primera ocupación.

2017: Un técnico del Ayuntamiento inspecciona la obra.

2018: Nos requieren que actualicemos los planos, y modifiquemos la licencia original. Cumplimos con todo para adecuarnos a la ordenanza municipal. Se interrumpe la licencia de ocupación, mientras se modifica la licencia.

Parecía que al fin obtendríamos la licencia. Nada más lejos de la realidad. El litigio con el constructor se judicializa. Y además el propio constructor nos denuncia ante el Ayuntamiento por la falta de licencia de actividad en el despacho…que él mismo ha estado bloqueando.

Mientras tramitamos esa licencia, el Ayuntamiento nos exige cerrar el despacho. Recurrimos administrativamente y el Ayto. lo acepta, pues comprueba que está en trámite la modificación de la licencia. Pero ay! Mientras tanto caduca la licencia de obra que teníamos desde 2010 🤦

Y así llegamos a verano de 2019, donde el Ayuntamiento notifica el precinto de la oficina, salvo que obtengamos en este plazo tanto la licencia de funcionamiento como la reactivación de la licencia de obra caducada. ¿Estáis ya aburridos? Pues imaginaros nosotros.

Llegados a este punto, llevamos 9 años cumpliendo con cada paso de la ordenanza para intentar llegar al final del proceso. Años pagando todas las tasas necesarias (alguna, dos veces). Años pagando el IBI actualizado, sin la licencia actualizada. Años perdiendo tiempo, dinero y esfuerzo para obtener definitivamente la licencia de primera ocupación y funcionamiento. Años, también, haciendo perder el tiempo a ímprobos funcionarios del Ayuntamiento, que están constreñidos por procelosos procesos burocráticos.

Años en un laberinto burocrático agravado por un denunciante rencoroso. Y últimamente, sufriendo las filtraciones de algún apparatchik que avisa a la prensa antes de que nos lleguen a nosotros mismos las notificaciones.

Muchos españoles conocen la sensación de que la burocracia les asfixia pese a sus intentos por crear, trabajar, crecer, mejorar, avanzar. Este es sólo un ejemplo de ello, pero uno más que explica por qué en @vox_es hablamos siempre de simplificar procesos y reducir la burocracia.

Fuente

2 comentarios en “La licencia y la kafkiana indecencia con la casa de Rocio e Ivan Espinosa – Rocio Monasterio

  1. Bueno…. Eso no es nada. Es lo habitual.

    ¿Por cierto, no es posible en Madrid que otro arquitecto técnico o arquitecto superior hubieren emitido y firmado el Certificado de Final de Obra y Habitabilidad?

    Desde hace algún tiempo ante los problemas para la obtención de licencias de obra (la construcción y el diseño es un mero apéndice, rápido y con menor importancia con respecto al tema de las licencias, reconocían en una cena unos importantes arquitectos españoles y sudamericanos), lo mejor es judicializarlo ante los Juzgados de lo Contencioso-Administrativo:

    las posibilidades de éxito son mayores y en román paladino “putean” menos. La licencia es un acto reglado y tan ilegal es darla cuando no procede, que no darla cuando procede.
    -va más RÁPIDO (que ya es decir….)
    el Magistrado y, en apelación, la Sala se portarán mejor con el súbdito o administrado que la todopoderosa administración y los dioses cambiantes con criterios cambiantes
    en ciertos casos se ve de lejos que el asunto acabará en los Juzgados tarde o temprano: seamos realistas (no me refiero a ser del SanSebastían C.F.) y empecemos antes a pedir ayuda a la jurisdicción contencioso-administrativa
    Las licencias de obra son, una vez concedidas, públicas; pero deberían sopesar lo de actuar contra el filtrador, y cuando se termine el caso civil con el constructor, si acaba bien, reclamarle a él también por los daños y prejuicios causados, si procede. Y cuidado que ahora no entre Patrimonio a buscar restos arqueológicos bajo el sótano. Una calzada romana o lo que digan que podría haber… No es broma.

    Me gusta

  2. Como señala el comentario que me antecede, esa es la”normalidad en el funcionamiento de la Administración, que considera que “su negocio” es ese. Los españoles deberían saber que casi un 50% del precio final de la vivienda en España son impuestos y costes financieros como consecuencia del mal funcionamiento de la Administración Pública. La Administración no tiene prisa, pero mientras el tiempo pasa, los costes financieros van sumando. Pero los políticos achacan los precios finales a “la especulación”, cuando son su actuación ineficiente y costosa, más los impuestos, la partida principal del coste de la vivienda. ¿De qué va toda esa retórica sobre el “derecho a la vivienda”, etc, etc.?

    Me gusta

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s