El Frente popular contra los nuevos nevios – Martín-Miguel Rubio Esteban

Martín-Miguel Rubio Esteban

Viernes 22 de noviembre del 2019


La censura aristocrática de la República Romana llevada a cabo contra el gran poeta Nevio quebró la comedia romana en sus mismos inicios rutilantes, no pudiendo ya enlazar con la Comedia Vieja del gran Aristófanes, sino que tuvo que tomar como referentes para poder mantener una vida cómoda los grandes autores de la Comedia Nueva, como Menandro, Dífilo, Filemón, Posidipo, Batón, Teogneto o Demófilo. Es el caso que Nevio, usando de la libertad republicana, utilizaba intencionadamente el teatro como vehículo de difusión de sus sentimientos políticos – como lo había hecho doscientos años antes el divino ateniense Aristófanes – y también como el griego conservador se mofaba de los personajes más relevantes de la República, como es el caso del hilarante escándalo de Publio Escipión Africano, excelso general que fue sacado por los pelos de un conocido burdel por su “pater familias”, y que esta noticia rosa el atrevido Nevio la subió a escena.

La respuesta de los Escipiones no se hizo esperar en forma de causa judicial. En otra obra Nevio dijo en verso saturnio “Fato Metelli Romae fiunt consules”, en donde el fatum puede apuntar al fraude electoral, y el cónsul Metelo respondió con una invectiva amenazante, “Dabunt malum Metelli Naevio poetae”. Nevio pagó su atrevimiento con la cárcel, y más tarde con el alejamiento de Roma, muriendo en la costa africana. Su castigo sirvió de advertencia a todo tipo de escritores, que evitaron de modo sistemático la alusión política o la invectiva nominal contra los dirigentes políticos. Diríamos que la desaforada libertad de expresión artística terminó en Roma con el castigo de Nevio, toda vez que este castigo degradaría para siempre la calidad democrática de la gran República Romana.

Los mismos títulos de las comedias de Nevio nos dan idea de esa libertad desenfadada que el gran poeta conquistó para Roma durante unos pocos años: Paelex ( El putón ), Testicularia ( La comedia de los cojones ), Triphallus ( Polla grande ), etc. La irreverente carcajada del genial Nevio parecía que había resucitado en Roma la figura colosal de Aristófanes. Pero Roma no era exactamente la Democracia Ateniense.

Pues bien, el castigo judicial contra Herman Tertsch de hace casi dos años remoza como una pócima eleutheróktona la vieja censura que degradó aquella República, la República por antonomasia. Tertsch ya es el Nevio de nuestra malherida Democracia, cuyos frágiles cristales se han roto, y su castigo pecuniario abre la puerta a la dictadura infame que está a punto de llegar. El castigo neviano fue una verdadera tragedia para la Literatura Romana, dado que el gracejo latino, la sal itálica, la propia satura, armonizan muy bien con la desenfadada e hirsuta comedia aristofánica. El castigo a Tertsch nos amenaza a todos los que escribimos y desangra a los que quisieran censurar el comportamiento totalitario de la extrema izquierda. Ya pocos se atreven a la “fabula togata” – sí EEUU con su HOUSE OF CARDS -, y casi todos abrazan a la acomodaticia “fabula palliata” – LA QUE SE AVECINA -.

Incluso ahora Pablo Iglesias, fiel a la mejor tradición comunista, y cuando todavía no ha entrado en el Gobierno de España, pide que se ilegalicen a sus adversarios, adversarios que defienden la vigente Constitución que él combate. Si puede nos meterá a todos en la cárcel, como hicieron los Metelos con Nevio, con la diferencia de que los tribunos de entonces le pedían al preso que siguiera escribiendo en la cárcel, y allí, disfrutando de ciertas prerrogativas carcelarias, escribió dos comedias. Yo creo, sin embargo, que por higiene democrática lo más perentorio sería secluir de nuestra sociedad occidental a todo movimiento comunista, causante de más de cien millones de muertos. Secluir no con la ley y la policía, no llevando a nadie a la cárcel, sino con la educación y espíritu liberal de sociedad abierta. No hay peor castigo para un comunista que el que reine la libertad política. Porque, además, los actuales comunistas retornan a las viejas maneras dogmáticas y totalitarias, olvidándose incluso de aquel eurocomunismo de Enrico Berlinguer, el único comunista que llegó a escribir “La verdad está repartida. Todos los partidos políticos tienen una parte de la verdad”.

Nadie niega la potencia intelectual de muchos comunistas, empezando por Marx, y siguiendo por Engels, Kautsky, Bernstein, Jules Guesde, Rosa Luxemburg, György Lukács, Henri Lefebvre, Plejánov, Trotsky, Althusser, Herbert Marcuse, Max Horkheimer, Theodor Adorno, Jurgen Habermas, Wilhelm Reich, Nikolai Bardiáev, Lenin, Gramsci, Mao Tse-tung, Henri De Man, Pierre Harvé, y muchos más que, junto a centenares de escritores y artistas, han convertido el comunismo más quizás en un movimiento cultural-religioso que en una fuerza política. Pero el comunismo, por su experiencia histórica, ya no sólo no tiene ninguna autoridad moral, sino que constituye toda una “aberratio” ( esto es, un error de itinerario ) histórica, y debe guardarse como parte de la filosofía política perversa en las Bibliotecas Públicas, como todos los libros que constituyen la República de Platón.

Martín-Miguel Rubio Esteban
Doctor en Filología Clásica

Origen: El Frente popular contra los nuevos nevios – Versión móvil :: ELIMPARCIAL.ES

Un comentario en “El Frente popular contra los nuevos nevios – Martín-Miguel Rubio Esteban

  1. Platón no era comunista ni nada parecido o equiparable salvo mediante una cabriola analógica al gusto de los que rechazan el verdadero sentido de su pensamiento como acto reflejo o como reacción meramente olfativa. Platón es la referencia suprema de toda la Civilización Occidental y, justamente, el froidomarxismo es un inversión más perversa y satánica. La chusmocracia liberal burguesita acomodaticia asienta sus reales sobre la ingeniería social sofística. Sólo una revolución tradicionalista puede devolver a Europa -y de paso al mundo- el esplendor de la única y eterna philosophia perennis, incluyendo, por supuesto, una nueva y eterna visión política transcendente.

    Me gusta

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s