Así traicionó y asesinó el Frente Popular a uno de los grandes héroes de España – Manuel P. Villatoro / ABC

Oswaldo Capaz, el último militar que ensanchó el territorio patrio en Ifni, murió fusilado de un tiro en la nuca por negarse a dirigir a milicianos y «gentes alborotadas» al combate durante la Guerra Civil

Manuel P. Villatoro Actualizado:30/01/2020 13:52h
El general Oswaldo Capaz pasó una vida entera al servicio de España y se dejó el alma por dilatar nuestro territorio en Ifni. Sin embargo, le bastaron unas pocas (y desafortunadas) palabras para ganarse un billete hacia el otro mundo; un boleto solo de ida. La frase que lo condenó fue rememorada por el mismo  Ramón Serrano Suñer en un extenso artículo publicado en el diario ABC allá por 1985: «Yo soy un jefe que manda soldados, no gentes alborotadas». Con ella se negó a dirigir, durante la Guerra Civil, a los exaltados miembros del Frente Popular. Por desgracia para él, aquellos mismos hombres a los que no quiso liderar fueron los que le pegaron un tiro en la nuca en la mañana del 22 de agosto de 1936. Y eso, a pesar de que siempre se mantuvo leal a la Segunda República. 

Suñer, ministro durante la dictadura y cuñado del mismo  Francisco Franco, no tuvo reparos a la hora de alabar la figura de Capaz en el mencionado reportaje. En parte, porque fue el último oficial de nuestro país en expandir el territorio patrio; pero también por sus capacidades como militar. «Era un hombre íntegro, razonador, serio y respetable. Nunca hablaba de sus méritos», escribió. Ambos, de hecho, compartieron los pasillos de la cárcel madrileña poco después de que comenzara la Guerra Civil y de que fueran detenidos por el gobierno. En aquel confinamiento, el general se mantuvo siempre estoico y no rechazó a la Segunda República. Lo que sí fue es crítico con las fuerzas armadas organizadas por sus superiores y admitió que los alzados contaban con un contingente «perfectamente organizado y jerarquizado». Pagó cara su sinceridad.

Infancia y primeros éxitos

Oswaldo Fernando de la Caridad Capaz y Montes (su nombre completo lo especificó el mismo Serrano Suñez en una corrección enviada al diario ABC en 1985) vino al mundo en Puerto Príncipe, Cuba, el 17 de marzo de 1894; cuando la isla era todavía territorio español antes de la gran debacle de las últimas colonias. Según explica el historiador Juan José Primo Jurado en  «Los generales de África» (Almuzara, 2017), el futuro héroe de Marruecos «inició su carrera militar en la Academia Militar de Infantería de Toledo» cuando sumaba 16 primaveras a sus espaldas. Tras graduarse, en 1922 pasó a servir en África, donde trascurrió la mayor parte de su vida como hombres de armas. Su primera parada fue la Policía Indígena, en la que sirvió como capitán y donde se destacó como uno de sus principales mandos.

Desde su juventud, Capaz fue el ejemplo de oficial comprometido con los hombres a los que dirigía y con el territorio en el que debía prestar servicio. Así lo atestiguó el propio Serrano Suñer: «Fue desde muy joven un gran conocedor de los marroquíes, que le admiraban y respetaban de manera especial». En palabras del cuñado de Franco, también hablaba («dominaba») el árabe y, «al frente de la harka que llevó su nombre alcanzó un prestigio enorme» a nivel militar. «Por sus virtudes, su valor en el combate y su singular personalidad, lo consideraban como un “santón”», completa. En 1926, ya ascendido a comandante, volvió a demostrar que andaba sobrado de valor al someter en la región de Gómara (tal y como apunta Primo Jurado) a una decena de tribus a las que confiscó 3.000 fusiles.

Lo más llamativo es que aquella gesta no la hizo solo a golpe de espada y fusil, sino mediante la palabra. En ese momento se dejaron ver también sus dotes como parlamentario y diplomático. «Su acción política fue muy hábil y eficaz como interventor primero, y más tarde al ejercer el cargo de Delegado General de Asuntos Indígenas», añade en el artículo de ABC su compañero de prisión. En este último cargo (que mantuvo hasta 1931) organizó un sistema eficaz para controlar a las cábilas rifeñas y evitar que se alzasen contra los mandos peninsulares. Y lo hizo ya como coronel, después de recibir varios ascensos. Capaz era, si me permiten el sencillo juego de palabras, un perfecto y muy capaz militar africanista. 

Permaneció en el cargo hasta que Manuel Azaña (presidente del Consejo de Ministros y Ministro de Guerra entre 1931 y 1933), orquestó una reforma militar que castigó duramente a los militares africanistas. Así lo atestigua el que Capaz fuera destituido de su puesto tras la aprobación de aquellas modificaciones y, a la postre, se le enviara a Canarias con el grado de coronel. Algo que, una vez más, recogió Suñer en su artículo para ABC de forma escueta, pero nada sucinta: «Fue confinado en Canarias durante el gobierno de Azaña».

Héroe de Ifni

Sin embargo, poco después fue llamado de nuevo a primera línea para participar en la toma de Ifni (al suroeste de Marruecos y conocida también como Santa Cruz de la Mar Pequeña); una región ansiada por nuestro país desde el siglo XV, cuando fue atisbada por los primeros conquistadores peninsulares. Así lo recordaba Serrano Suñer en su artículo para ABC: «El territorio había sido descubierto por el español don Diego de Herrera, que allí instaló un castillo. En los tratados concertados por España con Marruecos se le había concedido a nuestro país solamente el establecimiento de una pesquería». El deseo de todos los gobiernos de hacerse con la región se hizo patente a partir de 1777 a través del explorador y militar Jorge Juan (que no pudo tomarla) y una infinidad de peticiones diplomáticas.

En 1934, el gobierno de Alejandro Lerrouxrecurrió a Capaz después de que, apenas un año antes, la expedición enviada desde la península para tomar por las bravas Ifni (al mando del almirante Nieto Antúnez) fallara de forma estrepitosa. Nuestro militar tomó otro camino para cumplir su misión… En primer lugar, se trasladó hasta el sur del Protectorado Español para, a continuación, entablar desde allí conversaciones con las mismas tribus que habían evitado la invasión de su predecesor. Y le fue a pedir de boca. «Gracias a esta acción política y diplomática, el 6 de abril de 1934, desembarcó y ocupó pacíficamente Ifni al entrar en su capital, Sidi Ifni», añade, en este caso, el autor español. Aquella victoria, alcanzada sin una sola gota de sangre, fue aplaudida por todo el Congreso de los Diputados. Y no era para menos, pues parecía algo imposible. 

Oswaldo Capaz
Oswaldo Capaz

Lerroux, agradecido y sorprendido, ascendió a Capaz a general de brigada y gobernador de Ifni. Bondades que recogió el diario ABC ese mismo año en varias noticias que recalcaron los «excelentes servicios prestados». Este oficial se encargó de erigir la ciudad a su gusto. Y lo cierto es que la convirtió en la capital del África Occidental Española. Algo que recalcó el mismo Lerroux poco después al incidir en que aquel territorio yermo se había convertido en «un pedestal donde el derecho de España planta el mástil de su bandera». En la práctica, nuestro protagonista fue el último conquistador hispano y logró, como dejó escrito el entonces Presidente de la República, «ensanchar el mapa» y «hacer crecer la tierra española». El político siempre le estuvo agradecido: «Rindo tributo de justicia a los que concibieron y ejecutaron el plan».

Traicionado y asesinado

En julio, cuando se barruntaba la Guerra Civil, Capaz era comandante general de Ceuta. La mayor parte de los autores coinciden en que, al conocerse el alzamiento, se mantuvo fiel a la Segunda República. Así lo atestigua, por ejemplo, el doctor en historia Arturo García Álvarez-Coque en su tesis  «Los militares de Estado Mayor en la Guerra Civil española». En la misma especifica que, tanto nuestro protagonista (entonces Jefe de la Circunscripción Occidental) como Manuel Romerales Quintero (Jefe de la Circunscripción Oriental), «fueron leales al gobierno». Por su parte, Caballero Jurado sentencia que «probablemente sabría de la conspiración militar, aunque no estaba implicado en ella». Algo que demuestra el que, el 17 de ese mismo mes (una jornada antes del golpe de Estado) pidiera permiso para viajar hasta la capital. 

No pudo tomar peor decisión. Tras el golpe, y después de negarse a dirigir a milicianos a la batalla, fue detenido en su domicilio por miembros del Frente Popular e inmediatamente internado en la cárcel Modelo de la capital. Un hecho que corroboró, en 1985, el doctor de los servicios médicos de Marruecos Carlos Rico-Avello en una carta a ABC. Desde aquella jornada hasta el 22 de agosto de 1936 Capaz fue compañero de Serrano Suñer, quien lo definió de esta guisa en el mencionado artículo a este diario: «Era Capaz un hombre íntegro, razonador, serio y respetable. Nunca hablaba de sus méritos y jamás toleró la menor vejación de los milicianos ni entabló con ellos conversación. Fue allí, para todos, paradigma de dignidad, integridad y aplomo». 

Revista de 1934
Revista de 1934

Serrano Suñer explicó también en el texto que «nos paseábamos juntos por el patio de la cárcel durante las horas que nos permitían hacerlo». En estos ratos le confesó que había sido atrapado por negarse a dirigir a los milicianos hacia el combate y que la Segunda República poco podía hacer para frenar el avance Nacional. «Los militares -me decía- tenían un Ejército perfectamente organizado y jerarquizado, mientras que el Gobierno republicano, aunque contaba con algunos jefes y oficiales valerosos, como el coronel  Vicente Rojo, carecía de soldados disciplinados, cosa que agravaban las interferencias políticas». 

También le desveló que la única forma en la que podrían sobrevivir sería «adueñarnos de la prisión, arrollando y desarmando a los milicianos y vigilantes» cuando arribaran los franquistas ya que, de otro modo, «nos matarían a todos». 

Serrano Suñer
Serrano Suñer

No tuvo oportunidad de llevar a cabo su plan antes de morir. En la madrugada del 22 de agosto (según Suñer) o el mismo 23 (en palabras de Rico-Avello) un grupo de anarquistas del Frente Popular tomó la Modelo y, acorde con lo que narra Caballero Jurado, organizaron un tribunal improvisado que no tardó en dictar sentencia. «Sentados todos los presos en el suelo de la galería primera, varios milicianos con pequeñas linternas en la mano gritaron: “Ese que llaman el general Capaz”; lo cogieron en la galería, tratando de atarlo, cosa que no consiguieron, y a empujones lo sacaron y lo mataron. 

Así se perdió para España un gran soldado», completó Suñer. Un hombre que el historiador Stanley G. Payne definió como «republicano moderado». Sus últimos momentos también fueron narrados por Rico-Avello: «Los generales Capaz y Villegas, y el ex ministro Rico Avello, fueron sacados juntos de las celdas de la prisión celular de Madrid para ser vilmente asesinados en la Pradera de San Isidro».

Fuente

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s