Miseria histórica del Comunista Alberti – Verdades Ofenden

Fueron muchos los criminales exonerados por el espíritu de la concordia en la Transición de 1978. Uno de ellos no menos importante fue Rafael Alberti, exiliado junto a “La Pasionaria“, y responsable de la Secretaría en la “Alianza de Intelectuales Antifascistas“, aquella macabra institución desde donde depuraban a los intelectuales y artistas caídos en desgracia por ser “desafectos al comunismo” del macabro, golpista y asesino Frente Popular.

Alberti fue uno de los principales responsables de la publicación “El Mono Azul” donde él y los otros miembros del denominado “Comité de Depuración” mantenían una columna llamada “A paseo”, en la que se señalaba el nombre de los intelectuales que debían ser “depurados”. Los denominados “paseos” se referían a los asesinatos de aquellos detenidos.

Los crímenes derechistas habían comenzado a destajo tras el pucherazo del 14 de abril que trajo la Republica, pero muy señaladamente tres semanas después, tras la quema de iglesias, un aciago 4 de mayo de 1931. Aquel macabro panfleto marxista se convirtió en el prefacio de los posteriores asesinatos.

Entre las personas “a depurar” señaladas por el comunista Alberti se encuentran Intelectuales y personalidades de la cultura tan relevantes como Miguel de Unamuno, Pedro Muñoz Seca, Manuel García Morente, Fernando Vela, e incluso sus amigos de años anteriores como Ernesto Giménez Caballero y Rafael Sánchez Mazas.

Don Torcuato Luca de Tena, acusó al poeta gaditano de haber pertenecido durante la guerra civil a la checa del Círculo de Bellas Artes, “donde dictaba sentencias de muerte”.

El estallido de la guerra le sorprendió en Ibiza, escondido en una cueva de las salinas, donde muy pronto organizo a las milicias desembarcadas en Pou des Lleo un 8 de agosto al mando del capitán Bayo, quienes asaltaron, profanaron y saquearon todos los templos de la isla. Huyo hacia Madrid ante el desembarco inminente de las tropas sublevadas de Franco, dejando tras de si un reguero de sangre de mas de 150 almas inocentes.

Aquel palacio de Bellas artes en Madrid ocupado y saqueado por milicianos, era su lujosa residencia de “trabajo”, aunque su residencia personal era el Palacio Zabalburu, donde se celebraban fiestas con lo saqueado, junto a su concubina Maria Teresa Leon, quien también dirigió el expolio del museo del Prado bajo la excusa de protegerlo de los bombardeos, despreciando la cámara del tesoro del banco de España – a apenas 500 metros de distancia – un modernísimo bunker renovado poco antes, perfecto por capacidad y de ultima generación a 34 metros de profundidad, entonces vacío tras el saqueo del famoso “oro de Moscú“, un robo ocultado por Negrin y Largo Caballero al presidente Azaña, entregando gran parte del tesoro del banco de España – la 4ª reserva de oro del mundo – a Stalin, un oro amonedado que fue fundido, literal, perdiéndose así el tesoro mas importante numismático conocido. Los de la cultura.

En un libro titulado Memoria de la melancolía escribio su concubina María Teresa León: “El caserón requisado era feo. Lo hemos oído quejarse, crujir, llorar, estremecerse, pero poco a poco lo fuimos queriendo”.

Así acabo el palacio expropiado de Heredia Spínola. “Había una habitación llena de armaduras antiguas y cotas de malla, como las que llevaba Don Quijote” narro en sus memorias uno de los okupas, el afroamericano Langston Hughes que compartió techo con Hemingway y el desencantado Dos Passos (“El marxismo no sólo fallo en promover la libertad humana, también ha fallado en producir comida“) un aristocrático palacio destinado tetricamente a ser la sede de la criminal “Alianza de Intelectuales Antifascistas” que señalaban a desafectos.

los hombres se vestían con chaquetillas de torero y las mujeres con vestidos de la Sevilla de antaño y celebraban, al son de mis discos de jazz, un improvisado baile de disfraces” contaba el poeta negro Hughes, quien descubrió que las habitaciones del servicio, en el semisótano, eran más cómodas y seguras. En el apartamento del ama de llaves se instalo Alberti con María Teresa León.

Neruda, Vallejo y Huidobro también vivieron allí, y junto a Alberti eran parte de aquellos aguerridos intelectuales que pedían desde lujosos palacios burgueses a los jóvenes marxistas dar su vida en el frente, mientras vivían a cuerpo de rey en retaguardia, dando fiestas libremente.

El “Comité de Intelectuales Antifascistas” de Alberti y Maria Leon tenía en su lista negra a Muñoz Seca desde un principio, señalado por monárquico y de derechas debido a su colaboración en el periódico ABC.

Foto de Alberti con una delegación soviética; está señalado con una flecha. Desarrollaban postulados de propaganda comunista junto a ”intelectuales” marxistas como Mijail Kolsotv o Illa Ehrenburg, dedicados plenamente a la propaganda revolucionaria… en retaguardia.

Alberti visitaba las checas donde estaban detenidas las personas señaladas por ellos de ideología derechista, religiosos o simplemente quienes habían sido denunciados por aquellos que les odiaban.

Cuenta Luca de Tena y el religioso Antonio Hortelano que en esas visitas era aficionado a hacer uso del método de tortura “la cabina”, que consistía en introducir al detenido en una cabina de teléfonos con las paredes metálicas electrificadas y aplicarle descargas hasta que confesaba lo pretendido si no moría electrocutado.

El escritor Alfonso Ussia, nieto de Pedro Muñoz Seca, es una de las personas que más ha investigado las circunstancias que rodearon el asesinato del dramaturgo y la participación de Alberti en ello.

El hermano de Rafael Alberti, Vicente, y gran amigo de Pedro Muñoz-Seca, portuense como ellos, le rogó que hiciera algo para sacar a don Pedro del cautiverio de la “checa de San Antóny salvar su vida. No movió ni un dedo. Finalmente, a mediados de diciembre de 1936, Alberti contacto con su hermano para darle noticias de Muñoz-Seca. «Lo fusilamos en noviembre».

Asesinado en Paracuellos un 27 de noviembre de 1936. Su juicio-farsa había tenido lugar el día antes. «Me lo podéis quitar todo, menos el miedo que os tengo»,dijo.. pero, al oír la sentencia, rectifico «No. Hasta el miedo habéis conseguido quitarme»

La ejecución de Pedro Muñoz se produce tras la “saca” de la checa de San Antón en la madrugada del 28 de noviembre de 1936, en una expedición de presos, y ejecutado por las milicias encargadas de su conducción en Paracuellos del Jarama.

La orden de “saca“, como todas las que se produjeron desde el día 7 de noviembre (tras constituirse la junta de defensa de Madrid) aparece firmada el 27 de noviembre de 1936 por el Delegado de Orden PúblicoSerrano Poncela, miembro de las Juventudes Socialistas Unificadas

Se conservan cientos de estas ordenes.


Junta de Defensa de Madrid. Entre otros: Caminero (1º izqda), Santiago Carrillo (centro, con gafas), Miaja (5º drcha) y el cenetista Amor Nuño (3º drcha.)

Serrano Poncela era gran amigo y protector de Santiago Carrillo, firmaba las órdenes en blanco y los jefes de milicias se encargaban de poner la fecha y nombres de los ejecutados.

Y como Muñoz Seca otros miles, sin pruebas ni culpa. El 27 de Noviembre de 1936 milicianos Socialistas sacan a golpes al pintor Álvaro Alcalá Galiano máximo representante del impresionismo español, quien trasladado a Paracuellos del Jarama es también fusilado por el delito de ser artista. Eran las depuraciones hacia la cultura marxista-leninista.

Alberti al finalizar la guerra y durante muchos años hasta la muerte de Franco viviría su exilio dorado cobrando directamente de Moscú de las rentas llevadas por Negrín al exterior tras el saqueo del banco de España y del “Vita”. A su vuelta a España llegaría a gozar de popularidad siendo elegido incluso diputado a las Cortes. Al regresar exclamo:

«Me fui con el puño cerrado y vuelvo con la mano abierta».

Alberti retorcía una vez mas la verdad: fueron sus víctimas, ganadoras de la guerra civil, quienes le ofrecieron el perdón con la mano abierta y la concordia. El comunismo jamas hizo algo así.

Así era este repugnante personaje, hoy blanqueado por socialistas y comunistas, exonerado gracias a la ley de amnistía “por la concordia” de todos, decretada por el Falangista Adolfo Suarez, permitiendo su retorno de aquel cómodo exilio en la union sovietica junto a la criminal “Pasionaria”.

«A una colectividad se le engaña siempre mejor que a un hombre».Pío Baroja.

Fuente

Un comentario en “Miseria histórica del Comunista Alberti – Verdades Ofenden

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s