El ‘franquismo friendly’ de los fundadores de Òmnium Cultural

La entidad secesionista Òmnium Cultural presume de ser una entidad que defiende la democracia, la libertad de expresión y los derechos humanos, y va dando lecciones a todo aquel que considera que la forma de actuar del secesionismo durante el ‘procés’ es cualquier cosa menos democrática.

De hecho, se arrogan un pasado de lucha antifranquista que es más que cuestionable. En su web oficial se asegura que esta entidad nació “el 11 de julio de 1961, en el punto álgido de los 40 años de dictadura franquista, Òmnium Cultural surgió para combatir la censura y la persecución de la cultura catalana y llenar el agujero dejado por las instituciones políticas y civiles de Cataluña prohibidas por la dictadura”.

Es cierto que fue clausurada, de manera aparente durante 1963 y 1967, por el franquismo, pero siguió funcionando de manera semiclandestina, gracias al perfil de sus creadores, todos ellos ricos empresarios con influencias en el régimen.

Sus cinco fundadores fueron Lluís Carulla Canals, Joan Baptista Cendrós, Fèlix Millet i Maristany, Joan Vallvé i Creus y Pau Riera i Sala. 

Lluís Carulla Canals fue un empresario que acumuló una gran fortuna durante el régimen franquista, como propietario de Gallina Blanca. Tenía un perfil de catalanista cultural y político, pero no le hizo ningún asco a prosperar durante la dictadura, cuya complicidad era necesaria para los  grandes negocios en aquella época. Los opositores no acostumbraban a enriquecerse durante el franquismo, dado que solían acabar en prisión.

En una época en la que para conseguir una licencia de exportación o poder hacer negocios con el extranjero era imprescindible el apoyo total del régimen franquista, Carulla convirtió a Gallina Blanca en un emporio internacional.

Joan Baptista Cendrós era otro empresario catalanista que consolidó su fortuna durante el franquismo, como socio de la empresa Haugrón Cientifical SA, que producía el conocido masaje facial ‘Floïd’, que también consiguió internacionalizar a pesar del férreo control que el régimen imponía al comercio con el extranjero.

Su figura, y sus contradicciones entre el catalanismo y su enriquecimiento durante la dictadura, fueron satirizadas por el grupo teatral Els Joglars en la obra ‘La increíble historia del Doctor Floit y Mister Pla’.

El periodista Arcadi Espadaen un artículo publicado en El Mundo, recordaba que Joan Baptista Cendrós “no tenía problemas a la hora de definirse: ‘Yo soy un fascista catalán’. A sus interlocutores franquistas -Òmnium fue fundada en 1961- la matización del gentilicio siempre les dio mucha confianza. Ya había entonces mucho tercerista. El otro era Félix Millet Maristany, uno de los principales catalanes de Burgos, alistados en el bando franquista, que luchó con pleno éxito contra la República”.

Maristany fue el primer presidente de Omnium (1961-68), y se exilió a Italia huyendo de la República durante la Guerra Civil, y es un hecho, y no una opinión de Espada, que volvió para combatir en el bando franquista. De hecho, su ‘oposición’ al régimen fue tan nula que en 1948 fue presidente del consejo de administración del Banco Popular Español y posteriormente fundó la compañía Hispano Americana de Seguros y Reaseguros (Chasyr).

Joan Vallvé i Creus, otro activista catalanista, era tan mal visto por el régimen franquista que en la empresa de la que era director gerente, Metales y Platerías Ribera, se acuñó durante la década de los sesenta la moneda oficial de España, la peseta, en una fábrica en Barcelona. Además, durante la dictadura fue presidente de la Asociación de Ingenieros Industriales de Cataluña y decano del Colegio Oficial de Ingenieros entre 1966 y 1975.

Era cuñado de uno de los propietarios de la empresa, Andreu Ribera Rovira. Este último durante el franquismo fue presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, presidente de la Feria de Muestras, consejero del Banco de España y concejal del Ayuntamiento de Barcelona durante el mandato del alcalde Porcioles.

Pau Riera i Sala es el que puede atestiguar un notable pasado antifranquista, dado que tras la Guerra Civil estuvo exiliado en Argentina hasta 1952, cuando volvió a España. Pero el escritor Javier Pérez Andújar, en un artículo en el diario ‘El País’ (‘Ser español es de pobres’) que tuvo bastante repercusión recordaba como Riera fue “presidente de las empresas Roldán y Seimex (su hermano Rosendo era hombre de confianza de Fèlix Millet padre [Millet Maristany]). Vamos, el cogollito de las 200 familias decisivas”. Vamos, otro rico empresario que también hizo negocios durante el régimen.

En un reportaje publicado por Luis Caldeiro en elCatalán.es, recuerda, citando el libro ‘Los industriales catalanes durante el franquismo’ (Carme Molinero y Pere Ysàs. Eumo Editorial=, que “la afiliación forzosa al sindicalismo vertical y la nueva legislación laboral” que impuso Franco supuso para los trabajadores “la privación definitiva de todo instrumento eficaz para la defensa de sus intereses más inmediatos”; mientras que para los empresarios significó “el restablecimiento de las relaciones tradicionales de dominación entre propietarios y asalariados, en unas condiciones sumamente favorables a los primeros como consecuencia, en definitiva, de la victoria militar en la Guerra Civil”.

Y Caldeiro apostillaba que “entra dentro de la lógica que los fundadores de Òmnium -burgueses al fin y al cabo- pudiesen promover una lengua proscrita por la dictadura, y a la vez no cuestionar el statu quo social y económico creado por ésta, al ser sus directos beneficiarios. He aquí una buena razón para explicar la nula presencia de Òmnium en cualquier lucha socialque se haya dado en Cataluña en el pasado”.

Y el historiador Roger Molinas, un conocido activista en redes sociales, difundió esta tesis: “Franco no paró a Òmnium porque era plenamente legal y respetada por el fascista porque fue fundada por combatientes falangistas y carlistas en la Guerra Civil como Fèlix Millet i Maristany. Clandestino pero tolerado y nunca reprimido, plenamente legal en 1967, con 11.000 socios en 1971 haciendo la Noche de las Letras Catalanas a bombo y platillo. Mientras los miembros del PSUC y CCOO eran torturados en comisaría“.

‘El complot de los desnortados’ es una visión valiente y sincera de los últimos años de proceso secesionista. El autor, el ex diputado del PSC Joan Ferran, revela cómo apostó por un frente constitucionalista con Cs, y como la postura de Rivera de competir con el PP le decepcionó. En estas páginas critica la deriva nacionalista de algunos sindicalistas y ‘progresistas’ diversos y relata aspectos de la intrahistoria de los socialistas catalanes. Lo puede comprar en este enlace de Amazon o en este de Iberlibro. Si lo compra mandando un correo a edicioneshildy@gmail.comy paga por transferencia bancaria o paypal también le mandaremos un ejemplar del libro ‘Desde la aspillera’, del mismo autor (PVP total: 18 euros).

El ‘franquismo friendly’ de los fundadores de Òmnium Cultural

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s