Se acabó la tregua con el gobierno – Juan Manuel Jimenez Muñoz

Se acabó la tregua. Se acabó mi tregua. Me hice la promesa de moderar las críticas, pero me tiran de la lengua estos canallas. Me dicen que no es momento de polémicas, pero los políticos al mando y sus voceros se encargan de dividir. Me dicen que es mejor guardar silencio por ahora, pero veo que mi silencio sólo sirve para que otros hablen y construyan su relato. Me dicen que hay que estar con el Gobierno, pero el Gobierno no está conmigo. Me dicen que no hay que señalar, pero ellos, además de no ayudar, señalan con dureza a los profesionales sanitarios.

El Gobierno está acojonado. No cabe duda. Es la primera vez en medio siglo que los pacientes y los profesionales de la medicina vamos de la mano en algo. Ha tenido que ocurrir una desgracia para que la sociedad española comprenda que los políticos (todos) han esquilmado –literalmente– la sanidad pública, y que los médicos y las enfermeras no hemos sido los culpables, sino las víctimas. Tan víctimas como los pacientes. Y están acojonados los políticos. Muy acojonados. Esos aplausos a las ocho de la tarde, día tras día, les ponen los huevos de corbata porque entienden (con razón) que los pacientes y los médicos ya formamos una piña. Ya no vale la leyenda construida de que los médicos somos los despilfarradores del sistema, los vagos, los maleantes, los culpables de las demoras, los privilegiados en el sueldo.

Ha tenido que llegar un virus para mostrar a las claras las vergüenzas de estos mierdas: la falta de mascarillas, la falta de respiradores, la falta de buenas batas, la falta de profesionales, la falta de organización, la falta de protocolos y la falta de liderazgo.

El desastre organizativo ha sido tan absoluto, la incompetencia tan burda, la imprudencia tan visible, la mentira tan palpable, la desidia tan evidente, que el Gobierno (o los Gobiernos) nos piden ahora silencio para ir ellos construyendo su relato. El relato que los salve. El chivo expiatorio que revuelva de nuevo a los pacientes contra quienes se encargan de la salud. La ignominia llevada a un grado sumo. Maestros de miserables.

En un país donde los médicos y las enfermeras se protegen con bolsas de la basura para atender a sus pacientes, en un país donde se confeccionan mascarillas con papel higiénico o con bordados de punto de cruz, en un país donde ya están cayendo médicos, enfermeras y guardias civiles en acto de servicio, en un país que ya supera a China en número de fallecidos por el coronavirus, se dice por una consejera socialista de sanidad que los médicos se están contagiando por viajar mucho. Por viajar mucho. Por viajar mucho. No por trabajar mucho y en penosas condiciones. No. No por la criminal negligencia de quienes, a fecha de hoy, han tenido que pedir ayuda a la OTAN para traer a España los test del coronavirus. No. No por quienes han incumplido la promesa realizada hace dos semanas de que, “en pocos días”, tendríamos a nuestra disposición las mascarillas FPP2 y FPP3. No. No por quienes ya permiten, con manifiesta impotencia, que los propios profesionales nos vistamos con bolsas de la basura y con caretas de papel de celofán. No. Ha sido por viajar. Por viajar mucho. Los médicos nos contagiamos por viajar.

Ya estamos otra vez en lo de siempre. En lo de siempre. En escupir a la cara a quien nos cuida para salvar ellos el culo. En intentar explicar lo inexplicable atacando al punto débil del sistema. El jefe sioux haciéndole la vida imposible al indio. El general de cinco estrellas abofeteando al soldadito bajo su mando.

Un artículo publicado anteayer en El Paísdemuestra la incompetencia y la desidia criminal de este Gobierno. Un Gobierno que, durante los cruciales meses de enero, febrero y marzo, estuvo distraído en los tres problemas “más acuciantes” de España. A saber: la lucha contra el heteropatriarcado opresor de las mujeres, la colocación de Pablo Iglesias en el CNI y la satisfacción de los antojos a los desleales catalanes, incluido un proyecto inminente de amnistía. Y mientras tanto, mientras todo eso sucedía, afirmaba Pedro Sánchez con rotundidad que “la sanidad española estaba perfectamente preparada” (sic) para la pandemia de coronavirus que se nos venía encima. Hoy sabemos que no era así. Que nos mentía. Que le importaba una higa poner a los sanitarios a los pies de los caballos. Que lo suyo era el feminismo, y la formación sexual en las escuelas, y los talleres de masturbación para mujeres empoderadas, y el ofrecer millones de euros a quien decía sin pudor en el Congreso que la estabilidad de España le importaba una putísima mierda: a los independentistas catalanes.

Y por todo eso, por esa criminal negligencia, porque a 25 de marzo estamos igual que en febrero, el Consejo Estatal de Médicos ha presentado una denuncia ante el Tribunal Supremo para que el nefasto Gobierno de ensoberbecidos inútiles que nos ha tocado padecer haga por fin su trabajo y nos permita realizar el nuestro sin enfermar, sin que caigamos como moscas en esta guerra en la que nos han metido sin un maldito fusil, sin una bala.

Hay tantos izquierdistas de caché ingresados en la Ruber que ya la llaman Ruberlingrado. Y allí, en Ruberlingrado, me imagino que estarán pensando y discutiendo la forma de dimitir. De dimitir, cabrones. De dimitir. Que no es un nombre ruso dimitir, sino la única acción honorable que le queda a un irresponsable cuando se ha demostrado sobradamente su irresponsabilidad.

Y no digo que dimitáis ahora, en plena crisis, sino luego: cuando estemos en la calle los que queden. Porque en la calle nos veremos, sí. No lo dudéis. Iremos todos, de la mano. Y se abrirán para nosotros las grandes alamedas, como decía Salvador Allende poco antes de morir asesinado. Y allí, en la calle, en esas grandes alamedas, estaremos todos juntos: las enfermeras, los celadores, las auxiliares de las residencias, los pacientes, los médicos, los conductores de las ambulancias, los taxistas, los bomberos, los jubilados, las cajeras, los transportistas, las amas de casa, los autónomos, los farmacéuticos… Todos. Todos juntos, de la mano. Todos en defensa de la Sanidad Pública. Todos contra el mal Gobierno. Y esta vez nada de batas blancas, ni de lazos amarillos, ni morados feministas, ni verde de los maestros. Todos de riguroso negro. De negro color de luto. De negro como las negras togas del Tribunal Supremo que os habrán de juzgar algún día. De negro como las negras bolsas de basura que se han de poner mis compañeros.

El autor, Juan Manuel Jimenez Muñoz,
es médico y escritor malagueño.

6 comentarios en “Se acabó la tregua con el gobierno – Juan Manuel Jimenez Muñoz

  1. Ha tenido que ser un miserable virus el que nos devuelva a las realidades de la política, para hacernos cargo de su degeneración profunda en el Estado de partidos. Toda la inteligencia pública que se suponía en las estructuras se ha evaporado. Para mí que estaba evaporada desde hace años, pero hoy nos hacemos conscientes como refleja este artículo. El Estado tercermundista que nos gobierna no se corresponde con la realidad de España. Ya solo puede enfrentarse a las realidades de la política con inteligencia tercermundista, confinando a la población como si no dispusiera el hombre de 2020 otros medios más inteligentes.

    Me gusta

    1. Yo tengo 77 años y lo que creo es que hay mucho listo en esta España y cuando no se está en el gobierno todos quieren estar pisando a quien sea y a las órdenes de estos malísimos empresarios que tenenos

      Me gusta

  2. Estamos en manos de unos politicos inutiles y genocidas

    Y NO ES UNA CUESTION IDEOLOGICA

    En Portugal el gobierno socialista comunista puso a su pais en cuarentena mucho antes que España y con muchos menos casos y fallecidos Ahora comparen las cifras de infectados y de MUERTOS!!
    Chapeau por el Gobierno Portugues!!

    a NUESTROS GOBERNANTES HABRA QUE TRATARLOS COMO LO QUE SON; INUTILES CRIMINALES

    yo espero que el PSOE empiece a INTENTAR RECUPERARSE DE LA UNICA MANERA POSIBLE

    PSOE. SI
    SÁNCHEZ. NO

    Si no reniegan del inutil el psoe merecerá desaprecer

    Me gusta

  3. Te as ceñido a,España en tus justas criticas, pero detras de esta,pandemia universal, esta la mano del enemigo de la humanidad el lobi judio mason que dirige el club BILDERBERG, que son criminales. Sin conciencia ni escrupulos, su nido habitual son los EEUU, y sin escrupulos los golpean como con las torresgemelas , y ahora el covid 19, a España la golpearon con los atentados de Atocha y ahora con el virus ,al resto del mundo con guerras como la de los Valcanes, la de Iran, el genocidio palestino, y ahora china que egenomicamente en el campo del dinero les estaba quitando el sitio, el Soros ese peon del club Bilderberg , que una de sus dirigentes es la sofia y el cebrian del pais y amo de psoe,veran como nadie del gobierno ni de sus familias mueren porque tienen el antidoto, lo mismo que seguro pocos judios caeran , alguro dejaran que muera,seria muy cantoso que no,el antidoto podria ser la CICLODEZTRINA, que extermina al virus atacando se envoltura de grasa que le sirve de escudo, tres laboratorios en europa lo han desmostrado y los tienen silenciados, y aqui en España el gobierno genocida, en silencio y con alevosia la esta retirando del mercado la CICLODEXTRINA, asesinos sin conciencia, todos los miembros del gobierno, eso son, despues de este ensayo general de sometimiento y confinamiento carcelario, y dominio apsoluto de la raza humana , deberemos actuar, y primero hechar a esta plaga,de politicos, corruptos , y destruir la mal llamada union europea que es un medio economico al servicio del club bilderberg, por que si les dejamos una segunda vez , el ensayo de reducir la humanidad a la mitad, sera un hecho, visto lo visto,esperemos que detras de este movimiento no este su larga mano, .

    Me gusta

  4. ¡Pobre lengua española!
    Querido Francisco,
    Sería bueno que antes de criticar a otros aprendieras a escribir correctamente y sin tantas faltas de ortografía. K

    Me gusta

  5. Ya está bien de tanto engaño, de tanta mierda por parte del gobierno, me siento estafado…… me da vergüenza ser español últimamente. Tengo 50 años, trabajador en una fundación para discapacitados, mi fundación aunque no ha sido de las más rápidas en aplicar epis a los trabajadores puso remedio en cuanto pudo, creando un gabinete de crisis y aplicando todas las normas que se difundían y repartiendo a buenas los epis de que disponía, pero no es a eso a lo que quiero referirme, si bien no me siento afectado directamente, me parece vergonzoso lo que está ocurriendo con el personal sanitario y los profesionales de seguridad, no olvidemos esos primeros días donde la guardia civil patrullaba sin mascarillas, a pelo…. la mala gestión de todo se respira y se siente en cualquier ejemplo que pongamos.

    La putada de todo esto, es que parece que “la naturaleza” (hasta que se demuestre lo contrario, que pasará, tiempo al tiempo) se ría de nosotros de esta forma, y lo digo por que un virus que se neutraliza con agua y lejía nos está matando, coño, no quiero pensar si fuera otro tipo de virus más resistente, o que atacara al SNC, pa cagarse.

    Vivimos con la falsedad de la seguridad, pensamos que somos europeos, que pertenecemos al clan de los buenos…. y una mierda, estamos más cerca de ser cubanos que europeos, nos faltan los plátanos en la cabeza.

    La corrupción del gobierno está a un nivel tan alto y desmesurado y es tal la ceguera de los españoles…… lo siento, me he sentido orgulloso de ser español mucho tiempo, pero desde hace unos años…. es mierda, más mierda y cuando de canses de comerla… pues sigues a cucharones, esto se tiene que acabar, la gente tiene que salir a la calle y decir basta, por eso me gustaría que se recogieran firmas, que se protestara de una forma coherente, presentando un proyecto de ley por todos los españoles y que la falsedad de este gobierno y de otros tanto de derechas como izquierdas, se acabe, no olvidemos Atocha, dos semanas antes ya se sabía y no se hizo nada, ahora el coronavirus y nada de nada, chapuza sobre chapuza, basta, son vidas, son personas muertas, no son números ni estadísticas.

    Hay que reinventarse, es bien cierto, pero la política y los políticos también, va siendo hora de que los españoles abramos los ojos.

    Mi total apoyo a su escrito y a las futuras querellas que se interpongan, gracias D. Juan Manuel Jiménez Muñoz por no callarse, por decir basta.

    Le gusta a 1 persona

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s