Es hora – Ángel Mas

Es hora

En cuanto se les permite tomar resuello, toman la iniciativa y nos envuelven a todos en su marco argumental, que es un campo de minas en el que siempre cae la oposición y, pise donde pise, explota y pierde.

Cuando estaban arrinconados contra las cuerdas, aquellos días en los que habían perdido el hilo del relato y andaban a la defensiva, los días en que los contagios subían, los muertos se multiplicaban, se evidenciaba la barbaridad del 8M, cuando se peleaban entre ellos, el gobierno de la Comunidad de Madrid iba tres cuerpos por delante, Amancio Ortega era la verdadera referencia, los medios comenzaban a boicotearlos y sus decretos eran un desastre de improvisación, aquellos días en que tenían cara de miedo y sus extensiones mediáticas no sabían como confundir, ahí tendría que haber ido la oposición del PP a por la puntilla exigiendo su dimisión.

Esos dias pasaron, los contagios se redujeron. Se vende como éxito que sólo mueran 500 personas diariamente. Se ha perdido sensibilidad a los números y la dimensión de la tragedia. Sus manipuladores empezaron a respirar, y con ello a intoxicar. Se sacan lo de los bulos (los que inventaron en España el agit prop en redes, los bots, las campañas, el pásalo…!), compran a unos medios, intimidaron a otros, prostituyen a los afines y usan sin pudor, ya sin limite alguno a los medios públicos. Restringen libertades, imponen vigilancias y censuras empiezan a repartir responsabilidades (Madrid, la OMS…). Comienzan a prometer pasta para todos (aunque no llegue, ni sepan de donde sacarla). E intentarán patrimonializar la reapertura. Entre tanto, tienen el cinismo de hablar de patriotismo y se disfrazan con impostura infinita de moderados hombres de estado en el Congreso llamando al dialogo. Ahora sacan a pasear los “Pactos de la Moncloa”. Los que hablaban de finiquitar el régimen del 78!!.

Ya sabemos de sobra que no saben gestionar, ni les importa. Son buenos en los malabares y las bombas de humo. Y también en crear estratos apesebrados de la población a base de aprobados generales y rentas mínimas. De una parte de la población que no aspira al éxito ni la excelencia sino a una mediocridad inane, adocenada y de subsistencia, subvención y pereza.

Son buenos en lo suyo. Pero la oposición es que es muy mala. Ahora, sin acudir a dialogar, se la meten (pues estos no quieren dialogar nada, mucho menos negociar o acordar. Sólo quieren mutualidad el desastre). Si no van, son la ultraderecha que en tiempos que demandan unidad y altura de miras van a sus pequeños politiqueos. Son tan hábiles que el galán apesadumbrado les invita al pacto de corazón y la perra rabiosa aprovecha para darles tres dentelladas cuando, confiados, se acercan. Y el PP sólo acierta a quejarse con lagrimones como el niño pera al que el crío de la calle le engaña y le birla el iPhone. Además, la coordinación de campañas con mensajes claros entre gobierno y medios afines es de una marcialidad germánica.

Ante esto, la oposición es hoy la imagen de la perplejidad y el desconcierto. como el boxeador que hace unos segundos tenia al contrincante contra las cuerdas y ahora, rodilla en tierra, recibe la cuenta de protección todavía preguntándose qué es lo que ha fallado y cómo se tornaron así las cosas.Se tornaron porque en la vida política, cuando el contrario esta desarbolado, hay que ir a por el KO. Ahora da pena verlos zigzagueando sin rumbo entre la agresividad y la moderación (no sabiendo a que segmento del partido acomodar cada día), proyectando la extraña melancolía de aquellos que deberían estar rozando el poder con un enemigo al borde del linchamiento pero son ellos los que en realidad parece estar al borde de la derrota, sin saber por qué.

La estrategia que le queda hoy a la oposición es la de no seguir aceptando el marco de referencia del gobierno, experto a invitarte a partidas con las cartas marcadas, a juegos en los que escriben las reglas, las cambian a mitad de partido y eligen el árbitro. No es que no haya que ir a Moncloa, es que no hay que hablar de eso. no hay que aceptar sus señuelos. Hay que cambiar las rdinámicas y el discurso y volver a tomar la iniciativa con coraje. Hay que creerse que la victoria, no sólo es posible, sino que es necesaria. Para el país y, probablemente, para la supervivencia de nuestra democracia constitucional y garantista. No es hora de nadar y guardar la ropa porque no sabemos si nos dejarán tener más oportunidades para una alternancia justa y equilibrada en mucho tiempo.

Qué marco de referencia se puede y se debe cuestionar con inteligencia?

La situación de estado de alarma que se prolonga porque al gobierno le conviene una población confinada hasta que los muertos están enterrados y la ira desactivada.

Un confinamiento que ya sólo existe por la incapacidad del gobierno para organizar una reapertura que no resulte en una cruel e imprevisible recaída.

Muchas de las medidas de gasto que caerán sobre una parte productiva de la población exhausta.

Toca exigir salir a la calle y ¡hacerlo de modo seguro, con equipos de protección, tests y cuidados especiales a la población vulnerable!. Salir YA. Con protección YA.

Toca la desobediencia civil contra cualquier intento de limitar libertades individuales y acentuar el control de los ciudadanos. Sin miedo a que nos intenten coaccionar.

Toca que los medios libres se sigan rebelando ante unas ruedas de prensa falsas en las que no hay preguntas y respuestas libres. Y seguir sin miedo poniendo ante el espejo a los esbirros mediáticos que sirven de correa de conexión de la desinformación del poder.

Toca que la oposición ponga nombres y apellidos a los que desde el empresariado favorecen mediáticamente a un gobierno que quiere acabar con nuestro orden constitucional. Y que favorezca de inmediato alternativas audiovisuales.

Ya es hora de lanzar iniciativas legales contundentes que judicialicen la imprudencia dolosa, las responsabilidades, las corruptelas y la aplicación excesiva e ilegal de medidas restrictivas. Deben tener temor de acabar arrastrados por los juzgados y en la cárcel.

Toca hablar con los que nos tendrían que prestar el dinero para que todo se siga derrochando, nadie pague y nos hundamos en la limosna perpetua, para recordarles que aquí no hay consenso en esa huida hacia adelante y que si nos prestan debe ser con un compromiso de regeneración y autoridad.

Toca saltarse su “relato” y exigir que se muestren nombres y apellidos de los muertos.

Ya toca saltarse su marco y sus tiempos y, antes de que se recuperen con su estrategia de ruido, dádivas y confusión, exigir que dimitan, sobre una base tan simple como incontestable: los ineptos que nos hicieron caer en esta tragedia, en este agujero de descrédito y en esta sima económica, no pueden ser los que mantengan el timón para sacarnos de ella.

No es hora de timideces taciturnas ni de tibiezas. El tiempo político en este momento es una suma cero: todo el que se le regale a Sánchez aproxima a Casado a su paso a la oscuridad del que pudo haber sido y no fue. La oposición no tiene nada que perder porque pronto le habrán puesto definitivamente el bozal y candado los grilletes.

Es hora de retomar la iniciativa y pasar al ataque. De movilizar a muchos y exigir y promover la dimisión del gobierno. A gritos, a empujones, sin descanso. Como habrían hecho ellos hace mucho tiempo.

Un comentario en “Es hora – Ángel Mas

  1. Esa es la verdadera situación. Casado es un mindundi que jamás ha tenido la iniciativa. ¿Que se puede esperar de un tipo que se ha criado en las covachuelas del PP a los pechos de Rajoy? Pues eso, lo que estamos viendo.

    Le gusta a 1 persona

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s