Sobre Trump – Sylvain Laforest

Este es un artículo de opinión escrito por Sylvain Laforest y publicado por el blog independiente OrientalReview.org el 15-NOV-2019. Mucho antes de la dichosa pandemia, antes que nos encierren en nuestras casas o nos obliguen a poner máscaras, antes del famoso juicio por ‘impeachment’ a Trump y también antes de los disturbios en las protestas por racismo, que solo ocurren cuando los medios masivos (y ciertos políticos) incitan la violencia.

ESCRITO POR SYLVAIN LAFOREST EL 15-NOV-2019.

Este momento es el adecuado para que todos entiendan lo que Donald Trump está haciendo y traten de descifrar la ambigüedad de cómo lo está haciendo. El controvertido Presidente tiene una agenda mucho más clara de lo que cualquiera puede imaginar tanto en política exterior como en asuntos internos, pero dado que tiene que permanecer en el poder o incluso mantenerse vivo para lograr sus objetivos, su estrategia es tan refinada y sutil que casi nadie puede verlo. Su objetivo general es tan ambicioso que tiene que seguir cursos elípticos aleatorios para ir del punto A al punto B, utilizando patrones que desalientan a las personas que tratan de comprender al hombre. Eso incluye a la mayoría de los periodistas independientes y los llamados analistas alternativos, así como también a los principales editores occidentales de noticias falsas y una gran mayoría de la población.

Sobre su estrategia, podría hacer una analogía rápida y precisa con la medicación: la mayoría de las píldoras están diseñadas para curar un problema, pero vienen con una variedad de efectos secundarios. Bueno, Trump está usando medicamentos únicamente por sus efectos posteriores, mientras que la primera intención de la píldora es lo que lo está manteniendo en el poder y con vida. Al final de este artículo, verás que esta metáfora se aplica a casi todas las decisiones, movimientos o declaraciones que haya hecho. Una vez que comprendas de qué se trata Trump, podrás apreciar la extraordinaria presidencia que dirige, a la cual ningún antecesor ha estado a la altura.

Para comenzar, aclaremos el único aspecto de su misión que es franco y terriblemente directo: es el primer y único presidente estadounidense en abordar el peor defecto colectivo de la humanidad, su total ignorancia de la realidad. Debido a que los medios y la educación están controlados por un puñado de multimillonarios que manejan el planeta, no sabemos nada sobre nuestra historia, que ha sido torcida por los ganadores, y no tenemos ni idea de nuestro mundo actual. Cuando entró en la arena política, Donald popularizó la expresión «noticias falsas» para convencer a los ciudadanos estadounidenses, y también a la población mundial, de que los medios siempre te mienten. La expresión ahora se ha convertido en algo común, pero ¿te das cuenta de cuán profundamente impactante es el hecho de que casi todo lo que crees saber es totalmente falso? Las mentiras de los medios no solo cubren la historia y la política, sino que han moldeado tu falsa percepción sobre temas como economía, alimentación, clima, salud, sobre todo. ¿Qué pasaría si te dijera que sabemos exactamente quién disparó a JFK desde la loma cubierta de hierba, que el conocimiento previo de Pearl Harbor fue probado en una corte, que el efecto invernadero de CO2 es científicamente absurdo, que nuestro dinero se crea a través de préstamos de bancos que ni siquiera tienen los fondos, o que la ciencia demuestra con un 100% de certeza que el 911 fue un trabajo interno? ¿Has oído hablar de un periodista convencional, un documental de PBS o un profesor universitario que te cuente algo de esto? 44 presidentes vinieron y se fueron sin siquiera decir una palabra sobre este gran problema, antes de que llegara el 45. Trump sabe que liberar a la gente de esta ignorancia insondable es el primer paso hacia la libertad general, por lo que comenzó a llamar a los periodistas convencionales y a sus medios de comunicación por lo que son: mentirosos patológicos.

«Miles de profesionales de la salud mental están de acuerdo con Woodward y el autor del artículo de opinión del New York Times: Trump es peligroso».
 Bandy X. Lee, La conversación 2018

«La pregunta no es si el presidente está loco, sino si está loco como un zorro o loco como un loco».
 Masha Gessen, The New Yorker 2017

Dejemos una cosa clara: para el establishment, Trump no tiene problemas mentales, pero definitivamente es visto como un posible enemigo de su mundo. Desde que se mudó a la Casa Blanca, Trump ha sido representado como un narcisista, un racista, un sexista y un escéptico del clima, cargado de historias pasadas sombrías y problemas mentales. A pesar de que aproximadamente el 60% de los estadounidenses ya no confían en los medios, muchos se han creído la historia de que Trump podría estar un poco loco o no apto para gobernar, y la estadística aumenta aún más cuando sales de los EE. UU. Por supuesto, Donald no está haciendo nada especial para cambiar la percepción profundamente negativa que tantos periodistas y personas tienen sobre él. Es abiertamente indignante y provocativo en Twitter, suena impulsivo y tonto la mayor parte del tiempo, actúa de manera irracional, miente a diario y arroja sanciones y amenazas como si fueran bastones de caramelo en la bolsa de un duende en un centro comercial en diciembre. De inmediato, podemos destruir un mito mediático persistente: la imagen que Trump proyecta es autodestructiva y es exactamente lo contrario de cómo actúan los narcisistas patológicos, ya que prosperan para ser amados y admirados por todos. A Donald simplemente no le importa si él te gusta o no, lo que lo convierte en el mejor antinarcisista, por su definición psicológica. Y eso ni siquiera es una opinión, es un hecho bastante simple e innegable.

Trump y el pantano

Su plan general exhala de uno de sus lemas favoritos: «Devolveremos el poder al pueblo», porque Estados Unidos y su red imperialista tejida en todo el mundo han estado en manos de unos pocos banqueros globalistas, industriales militares. y multinacionales por más de un siglo. Para lograr su plan, tiene que poner fin a las guerras en el extranjero, traer de vuelta a los niños, desmantelar la OTAN y la CIA, controlar la Reserva Federal, cortar todos los vínculos con aliados extranjeros, abolir el sistema financiero Swift, demoler el poder de propaganda de los medios de comunicación, drenar el pantano del estado profundo que dirige las agencias de espionaje y deshabilitar al gobierno en la sombra que está al acecho en el Consejo de Relaciones Exteriores y las oficinas de la Comisión Trilateral. En resumen, tiene que destruir el Nuevo Orden Mundial y su ideología globalista. La tarea es enorme y peligrosa, por decir lo menos. Afortunadamente, no está solo.

Antes de comenzar con sus técnicas y tácticas, tenemos que saber un poco más sobre lo que realmente está sucediendo en el mundo.

Rusia poderosa

Desde Pedro el Grande, toda la historia de Rusia es una demostración permanente de su voluntad de mantener su independencia política y económica de los bancos internacionales y el imperialismo, empujando a esa gran nación a ayudar a muchos países más pequeños que luchan por mantener su propia independencia. Dos veces Rusia ayudó a Estados Unidos contra el Imperio británico / Rothschild; primero apoyándolos abiertamente en la Guerra de la Independencia, y nuevamente en la Guerra Civil, cuando los Rothschild estaban financiando a los confederados para desmantelar políticamente a la nación para traerla de vuelta a la cooperativa del Imperio colonial británico. Rusia también destruyó a Napoleón y a los Nazis, quienes fueron financiados por bancos internacionales como herramientas para aplastar a las naciones económicamente independientes. La independencia está en su ADN. Después de casi una década de oligarquía occidental que se hizo cargo de la economía de Rusia después de la caída de la URSS en 1991, Putin tomó el poder y drenó el pantano ruso. Desde entonces, todos y cada uno de los movimientos que ha realizado tienen como objetivo destruir el Imperio Americano, o la entidad que reemplazó al Imperio Británico en 1944, que es el nombre de la teoría de la no conspiración del Nuevo Orden Mundial. El nuevo imperio es básicamente el mismo esquema de banca central, con un conjunto de propietarios ligeramente diferente que cambió el ejército británico por la OTAN, como su Gestapo mundial.

Hasta que apareció Trump, Putin estaba luchando sin ayuda contra el Nuevo Orden Mundial, cuya obsesión centenaria es el control del mercado mundial del petróleo, ya que el petróleo es la sangre que corre por las venas de la economía mundial. El petróleo es mil veces más valioso que el oro. Los buques de carga, aviones y ejércitos no funcionan con baterías. Por lo tanto, para contrarrestar a los globalistas, Putin desarrolló los mejores sistemas de misiles ofensivos y defensivos, con el resultado de que Rusia ahora puede proteger a todos los productores de petróleo independientes como Siria, Venezuela e Irán. Los banqueros centrales y el gobierno en la sombra de los Estados Unidos todavía están aferrados a su plan moribundo, porque sin una victoria en Siria, no hay ampliación de Israel, lo que pone fin a la fantasía centenaria de unir la producción de petróleo de Oriente Medio en manos del Nuevo Orden Mundial. . Pregúntale a Lord Balfour si tienes alguna duda. Esa es la verdadera apuesta de la guerra siria, es nada menos que hacerlo o morir.

Putin con el presidente de Siria.

Un siglo de mentiras

Ahora, debido a que un gobierno en la sombra está dando órdenes directas a la CIA y la OTAN en nombre de bancos e industrias, Trump no tiene control sobre los militares. El estado profundo es un rosario de funcionarios permanentes que gobiernan Washington y el Pentágono, que solo responden a sus órdenes. Si todavía crees que el «Comandante en jefe» está a cargo, expliame ¿por qué cada vez que Trump ordenó retirarse de Siria y Afganistán, entraron más tropas?. Mientras escribo este texto, las tropas estadounidenses y de la OTAN se retiraron de las zonas kurdas, fueron a Irak y regresaron con equipos más pesados alrededor de las reservas de petróleo de Siria. Donald tiene mucho más pantano que drenar antes de que el Pentágono escuche de verdad todo lo que dice. Trump debería estar indignado y denunciar en voz alta que el comando militar no se preocupa por lo que él piensa, pero esto provocaría un caos inimaginable, y tal vez incluso una guerra civil en los EE. UU., si los ciudadanos que poseen aproximadamente 393 millones de armas en sus hogares se enteraran que intereses privados están a cargo de los militares. Esto también llevaría a una pregunta muy simple pero dramática: «¿Cuál es exactamente el propósito de la democracia?» Esas armas (las de los ciudadanos de EEUU) son las cercas de titanio que protegen a la población de un Gran Hermano totalitario.

Uno tiene que darse cuenta de los problemas que el ejército de EE. UU. y las agencias de espionaje han estado atravesando para crear operaciones de bandera falsa durante más de un siglo, para que sus intervenciones siempre parezcan correctas, en nombre de la promoción de la democracia, los derechos humanos y la justicia en todo el planeta. Hicieron explotar el barco Maine en 1898 para entrar en la guerra hispanoamericana, luego el Lusitania en 1915 para entrar en la Primera Guerra Mundial. Presionaron a Japón para atacar Pearl Harbor en 1941, sabían sobre el ataque con 10 días de anticipación y no dijeron nada a la base hawaiana. Inventaron una agresión de torpedos nor-vietnamitas contra sus barcos en la bahía de Tonkin para justificar el envío de botas a tierra vietnamita. Inventaron una historia de soldados iraquíes destruyendo guarderías para invadir Kuwait en 1991. Inventaron armas de destrucción masiva para atacar nuevamente a Irak en el 2003, y organizaron el 911 para destruir la Constitución de 1789, atacar Afganistán y lanzar una Guerra contra el terror. Esta máscara de virtud totalmente falsa tiene que ser preservada para controlar la opinión de los ciudadanos estadounidenses y su arsenal doméstico, quienes deben creer que usan los sombreros blancos  de vaquero de la democracia.

Presidente George W. Bush de EEUU habla al Ejército y sus 
familias en Fort Hood, Texas, Enero 3, 2003. Bush habló de el aumento de
tensiones con Nor Korea y la posibilidad de acción militar contra
Irak.
REUTERS/Jeff Mitchell PP03110073 NKRA
JM/jm – RTRG34S

Entonces, ¿cómo reaccionó Trump cuando se enteró de que las tropas estadounidenses estaban volviendo a entrar en Siria? Repitió una y otra vez en cada entrevista y declaración que «hemos asegurado los campos petroleros de Siria», e incluso agregó «Estoy pensando en enviar a Exxon a la región para cuidar el petróleo sirio». Los neoconservadores, los sionistas y los bancos estaban encantados, pero todos los demás están indignados, porque la gran mayoría no entiende que Trump se está tragando esta píldora únicamente por sus efectos secundarios. En este único frasco de píldoras está escrito en letra pequeña que «el uso de esta droga podría forzar a las tropas estadounidenses-OTAN a salir de Siria bajo la presión de la comunidad mundial unida y la población estadounidense estupefacta». Trump hizo la situación insostenible para que la OTAN permanezca en Siria, y el cómo ha estado repitiendo esta posición profundamente impactante y políticamente incorrecta muestra claramente su verdadera intención. Destruyó más de un siglo de falsa virtud en una sola oración.

Trump es una anomalía histórica

Trump es solo el cuarto presidente en la historia de Estados Unidos en luchar verdaderamente por el pueblo, a diferencia de los otros 41, que canalizaron principalmente el dinero del pueblo en una tubería de dólares que termina en bancos privados. Primero fue Andrew Jackson, quien recibió un disparo después de que destruyó el Segundo Banco Nacional (Banco Central de la época), al que acusó abiertamente de ser controlado por los Rothschild y The City en Londres. Luego estaba Abraham Lincoln, quien fue asesinado después de imprimir sus «billetes verdes», dinero nacional que el estado emitió para pagar a los soldados porque Lincoln se había negado a pedir dinero prestado a Rothschild al 24% de interés. Luego estaba JFK, quien fue asesinado por una docena de razones que en su mayoría iban en contra de las ganancias de los bancos y las industrias militares, y ahora es Donald Trump, quien gritó que «devolvería EEUU a la pueblo».

Como la mayoría de los empresarios, Trump odia a los bancos, por el formidable poder que tienen sobre la economía. Eche un vistazo al único libro de Henry Ford, «El judío internacional» para descubrir cuán profunda era su desconfianza y odio hacia los bancos internacionales. Las empresas de Trump han sufrido mucho debido a esas instituciones que básicamente te venden un paraguas, solo para recuperarlo tan pronto como llueva. El control de la banca privada sobre la creación de dinero y las tasas de interés, a través de cada Banco Central de casi todos los países, es un poder permanente sobre las naciones, muy por encima del ciclo efímero de los políticos. Para el año 2000, esos saqueadores de la nación estaban a solo unos pasos de su sueño planetario totalitario, pero un par de detalles los detuvieron: Vladimir Putin y 393 millones de armas estadounidenses. Luego llegó Donald con cara color  naranja, la última pieza del rompecabezas que nosotros, la gente, necesitábamos para terminar 250 años del imperio bancario.

Técnicas y tácticas.

Al principio de su mandato, Trump intentó ingenuamente el enfoque directo, rodeándose de rebeldes del establishment como Michael Flynn y Steve Bannon, luego molestó a todos y cada uno de sus aliados extranjeros, triturando sus tratados de libre comercio, imponiendo impuestos a las importaciones e insultándolos en su cara en las reuniones del G7 del 2017 y 2018. La reacción fue fuerte y todos duplicaron sus esfuerzos en el absurdo Rusiagate, ya que parecía la única opción para detener al hombre en su camino de destrucción del globalismo. Como era de esperar, el enfoque directo no fue a ninguna parte; Flynn y Bannon tuvieron que irse, y Trump se vio envuelto en un puñado de preguntas que le hicieron darse cuenta de que no lograría nada con transparencia. Tenía que encontrar la manera de aniquilar a las personas más peligrosas del planeta, pero al mismo tiempo, mantenerse en el poder y con vida. Tenía que ser más astuto.

Fue entonces cuando su genio explotó en el mundo. Cambió por completo su estrategia y enfoque, y comenzó a tomar decisiones absurdas y tuitear declaraciones escandalosas. Tan amenazante y peligrosos como se vieron algunos de estos la primera vez, Trump no los usó por su significado de primer grado, sino que apuntaba a los efectos genuinos de segundo grado que tendrían sus movimientos. Y no le importaba lo que la gente pensara de él mientras lo hacía, ya que solo los resultados cuentan al final. Incluso jugaría bufón en Twitter, lucía ingenuo, lunático o totalmente idiota, tal vez con la esperanza de impregnar la creencia de que no sabía lo que estaba haciendo y que no podía ser tan peligroso. Está deliberadamente siendo políticamente incorrecto para mostrar la cara fea que Estados Unidos esconde detrás de su máscara.

Cumbre Trump-Kim en Hanoi

La primera prueba sobre su nuevo enfoque fue tratar de detener el creciente peligro de un ataque e invasión de Corea del Norte por parte de la OTAN. Trump insultó a Kim Jung-Un a través de Twitter, lo llamó Rocket Man y amenazó con derribar nuclearmente a Corea del Norte. Su furiosa incorrección política continuó durante semanas hasta que todo el mundo pensó que esas no eran buenas razones para atacar a un país. Paralizó a la OTAN. Trump luego se reunió con Rocket Man, y caminaron por el parque en el comienzo de una hermosa amistad, riendo juntos, sin lograr absolutamente nada en sus negociaciones, ya que no tienen nada de que negociar. Muchos estaban hablando del premio Nobel de la paz, porque muchos no saben que generalmente se entrega a criminales de guerra como Obama o Kissinger.

Luego vino Venezuela. Trump llevó su táctica un paso más allá, para asegurarse de que nadie pudiera apoyar un ataque contra ese país libre. Puso a los peores neoconservadores disponibles en el caso: Elliott Abrams, anteriormente condenado por conspiración en el acuerdo Irán-Contras en los años 80 y John Bolton, famoso belicista de primer grado. Trump luego confirmó a Juan Guaidó como su elección para presidente de Venezuela; una marioneta vacía tan tonta que ni siquiera puede ver cuánto lo están usando. Una vez más, Trump amenazó con quemar el país en escombros, mientras la comunidad mundial observaba con asombro la total falta de sutileza y diplomacia en el comportamiento de Trump, con el resultado de que Brasil y Colombia retrocedieron y dijeron que no querían tener nada que ver con un ataque contra Venezuela. La medicina de Trump dejó solo 40 países satélites en todo el mundo, con presidentes y primeros ministros con la muerte cerebral suficiente para apoyar tímidamente a Guaidó el Bufón. Donald marcó la casilla junto a Venezuela en su lista y siguió desplazándose hacia abajo.

Luego vinieron los dos regalos a Israel: Jerusalén como capital y los Altos del Golán sirio como su posesión confirmada. Netanyahu, que no es el lápiz más afilado de la caja, saltó de alegría y todos gritaron que Trump era sionista. El verdadero resultado posterior fue que todo el Medio Oriente se unió contra Israel, al cual ya nadie puede apoyar. Incluso su cómplice histórico, Arabia Saudita, tuvo que desaprobar abiertamente esta enorme bofetada al Islam. Los dos regalos de Trump fueron de hecho puñaladas en la espalda al estado de Israel, cuyo futuro no parece demasiado brillante hoy en día, ya que la OTAN tendrá que mudarse de la región. Revisalo de nuevo.

A medida que la realidad se asienta

¡Pero hay más! Con su falta de control sobre la OTAN y el ejército, Trump está muy limitado en sus acciones. A primera vista, la multiplicación sobresaliente de las sanciones económicas en países como Rusia, Turquía, China, Irán, Venezuela y otras naciones parece dura y despiadada, pero la realidad de esas sanciones expulsó a esos países del sistema financiero de Swift, diseñado para seguir esclavizando a las naciones a través de la hegemonía del dólar, y todos se están escapando del control de los bancos internacionales. Obligó a Rusia, China e India a crear un sistema alternativo de pagos comerciales basado en monedas nacionales, en lugar del todopoderoso dólar. La realidad bipolar del mundo ahora es oficial, y con sus próximas sanciones, Trump sacará a más países del sistema Swift para unirse al otro lado, mientras que los bancos importantes están comenzando a caer en Europa.

Incluso en el huracán político en el que se encuentra Trump, todavía encuentra tiempo para mostrar su humor arrogante casi infantil. Mire su grandiosa burla a Hillary Clinton y Barack Obama, mientras se sentaba con los generales de cara más dura que pudo encontrar, para tomar una foto en una llamada «sala de situación» mientras simulaban el monitoreo de la muerte de Baghdadi en algún lugar donde no podía estar, exactamente como lo hicieron sus predecesores criminales hace mucho tiempo con el falso asesinato de Bin Laden. Incluso presionó a la farsa hasta agregar los detalles de un perro que reconoció al falso califa de Daesch olisqueando su ropa interior. Ahora que comprendes de qué se trata realmente Trump, también podrás apreciar el espectáculo, en todo su esplendor y verdadero significado.

«Hemos asegurado los campos petroleros de Siria». De hecho, con esta breve frase, Trump unió su voz a la del general Smedley Butler, que sacudió el mundo hace 80 años con un pequeño libro llamado «La guerra es un escándalo». Saquear y robar petróleo definitivamente no es tan virtuoso como promover la democracia y la justicia. Lo que me sorprende son esos numerosos periodistas y analistas «alternativos», que conocen con la punta de los dedos todos los problemas técnicos sobre el 911 o la realidad científica sobre la absurda historia del calentamiento global, pero aún no tienen idea de lo que Trump está haciendo, a 3 años de su mandato, porque creyeron a los principales medios de comunicación que convencieron a todos de que Trump tiene problemas mentales.

Para aquellos que aún tienen dudas sobre la agenda de Trump, ¿realmente creen que la implosión obvia del imperialismo estadounidense en el planeta es una coincidencia? ¿Todavía creen que es debido a la influencia rusa en las elecciones del 2016 que la CIA, el FBI, todos los medios de comunicación, el Congreso estadounidense, la Reserva Federal, el partido demócrata y la mitad belicista de los republicanos están trabajando en su contra e incluso están tratando de acusarlo (impeachment que al final lograron en febrero del 2020 sin ningun resultado)? Como la mayoría de las cosas que salen de los medios, la realidad es exactamente lo contrario de lo que te dicen: Trump podría ser el hombre más dedicado que haya puesto un pie en la oficina Oval. Y sin duda el más ambicioso y políticamente incorrecto.

Conclusión

El mundo cambiará drásticamente entre el 2020 y el 2024. El segundo y último mandato de Trump coincide con el último mandato de Putin como presidente de Rusia. Puede que nunca haya otra coincidencia como esta durante mucho tiempo, y ambos saben que es ahora o tal vez nunca. Juntos, tienen que acabar con la OTAN, Swift y la Unión Europea debería desmoronarse. El terrorismo y el calentamiento global antropogénico saltarán en el vórtice y desaparecerán con sus creadores. Trump tendrá que drenar el pantano en la CIA y el Pentágono, y tiene que nacionalizar la Reserva Federal. Junto con Xi y Modi, podrían poner fin a la banca privada en los asuntos públicos, al negarse a pagar un solo centavo de sus deudas y restablecer la economía mundial cambiando a las monedas nacionales producidas por los gobiernos, ya que los bancos privados caerán como dominó, sin más sirvientes como Obama para rescatarlos a costa tuya. Una vez hecho esto, la paz y la prosperidad insoportables podrían recorrer el planeta, a medida que nuestros impuestos pagan el desarrollo de nuestros países en lugar de comprar equipo militar inútil y pagar intereses sobre préstamos de banqueros que ni siquiera tenían el dinero en primer lugar.

Si aún no comprendes a Donald Trump después de leer lo anterior, no tienes remedio. O puede que seas Trudeau, Macron, Guaido o cualquier otro tonto útil, inconciente de que la alfombra debajo de tus pies ya se ha deslizado.


Fuente (en inglés):

https://orientalreview.org/2019/11/15/about-trump/

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s