España en Alaska. La cuestión de Nutka

A finales del siglo XVIII, una serie de circunstancias iban a desembocar en que España tratase por fin de colonizar toda la costa norteamericana del Pacífico. Este proceso llevaría a la fundación de un pequeño asentamiento en Nutka (Canadá), lo que desataría una crisis diplomática de gran magnitud que estaría a punto de llevar a España, Inglaterra, Francia e incluso a Rusia a la guerra.

Antecedentes.- En 1761 el embajador español en San Petersburgo, marqués de Almodóvar, remitió un informe sobre los últimos movimientos rusos en la costa norteamericana del Pacífico. Rusia se había introducido en una zona que España consideraba propia y se temía que las intenciones rusas fueran expandirse hacia al sur hasta llegar a Nueva España.

Además los rusos no eran el único problema potencial. Franceses e ingleses habían estado intentando hallar el paso del Noroeste entre el Atlántico y el Pacífico.

Las primeras exploraciones.- Entre 1774 y 1793 España envió varias expediciones desde México para fortalecer y reafirmar sus demandas históricas y explorar la costa pacífica de Norteamérica. Se llegó al norte hasta el paralelo 61º, dando nombre a los puertos de Valdez y Córdova. Se exploró y cartografió la costa pacífica y se localizaron asentamientos de rusos dedicados al comercio de pieles que confirmaron la intención de la zarina de enviar una flota para establecer el dominio ruso en los territorios al norte de Nueva España, proyecto frustrado al estallar en 1787 la guerra entre Rusia y el imperio turco.

La cuestión de Nutka.- Más preocupante resultó ser el interés inglés por la zona. Ya en 1778 James Coock exploró la zona de la bahía de Nutka y más tarde la Compañía Británica de las Indias Orientales instaló un puesto en el poblado indio de Yuquot en la Isla de Nutka. Por ello, en 1789 por el capitán español Esteban José Martínez construyó el Fuerte San Miguel cerca de Yuquot con el fin de reafirmar la soberanía española de la isla.

Martínez llegó a apoderarse de barcos pertenecientes al inglés John Meares que navegaban bajo pabellón portugués. La noticia de los apresamientos provocó gran indignación en Inglaterra. Se hablaba abiertamente de guerra y tanto España como Inglaterra empezaron a movilizar sus fuerzas.

El gobierno de Carlos IV estaba dispuesto a rechazar las exigencias británicas e ir a la guerra. Por ello España invoca el Pacto de Familia y pide ayuda a la Francia de Luis XVI. Pero el poder en Francia desde 1790 lo ostenta la Asamblea Nacional, que decide que el pueblo francés no iba a apoyar una guerra por un territorio perdido en los confines del mundo y que ni siquiera era francés.

Sin la ayuda de Francia, la posición de España era insostenible. Afortunadamente, con el paso de los meses la indignación popular en Inglaterra remitió y se abrió la puerta a una solución pacífica. El 28 de octubre de 1790 se firma en Madrid la primera Convención de Nutca, por la que ambas potencias reconocen que la otra tiene derecho a hacer asentamientos en la zona en disputa.

Fuente:

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s