La conexión marroquí: ¿Y si el caso Dina-Pablo Iglesias fuera más allá de unas fotos íntimas y conversaciones privadas?

El nombre de Dina Bousselham empezó a desafinar a mitad de 2016. La exasesora de Pablo Iglesias, que había sido estudiante en la Universidad Complutense de Madrid y luego su asesora parlamentaria, empezó a verse vinculada con publicaciones comprometedoras en diarios digitales para el partido. Los chats internos pertenecían a su móvil, y muchos dudaron de su versión de los hechos. El propio Iglesias desconfió de ella, pero evitó echarla del partido, tal y como ocurrió con decenas de otros compañeros. ¿Por qué? Para algunos sectores de Podemos la respuesta se halla en la relación entre la familia Bousselham y los reyes de Marruecos.

He aquí una serie de datos para reflexionar:

  • Dina Bousselham estuvo vinculada a los servicios de Inteligencia marroquíes, y su vinculación perdura y no puede extinguirse, entre otras cosas porque según el orden constitucional de Marruecos, ningún marroquí puede renunciar a su nacionalidad, y la falta de lealtad al sultán es un delito de alta traición condenado con penas que van de 20 años de prisión a la pena de muerte. (1)
  • El coronel Diego Camacho, ex-agente del CNI que estuvo destinado en Marruecos, ha confirmado recientemente que Bousselham estuvo vinculada a los servicios de Inteligencia marroquíes. 
  • También se afirmó en 2015, cuando Bousselham fué elegida como asesora de Podemos, que “en medios cercanos a los servicios de inteligencia españoles no se tiene dudas sobre la lealtad de la joven marroquí hacia su país”.
  • Dina también militó en Francia, donde estuvo con una Erasmus, en el Partido Autenticidad y Modernidad (PAM), una formación de centroderecha marroquí fundada en 2007 por Fouad Ali el Himma, gran amigo de Mohamed VI. (2)
  • Recordemos que allá por 2015, cuando Bousselham entró a formar parte de la Corte de Iglesias Turrión como consejera para asuntos políticos, Podemos dejó de apoyar al Polisario, alineándose con los intereses marroquíes en la cuestión saharaui. Ya por entonces se publicaba que “En medios cercanos a los servicios de inteligencia españoles no se tiene dudas sobre la lealtad de la joven marroquí hacia su país, sus instituciones y su política en relación con “la gran cuestión nacional”, como se conoce en Marruecos el conflicto del Sahara Occidental.” (3)
  • La influencia de Bousselham, también explicaría por qué se cerró la delegación consular en el Sáhara Occidental en febrero de 2020, obligando así a 12.000 saharauis con nacionalidad española a ir a Rabat para realizar gestiones administrativas (4)
  • Si Dina trabaja para los servicios secretos marroquíes, el asunto de la tarjeta del teléfono y la destrucción de información comprometida puede ocultar información que explicaría tanto el cambio de posición de Podemos en 2015 con respecto a la causa saharaui, como las confianzas que se está tomando el gobierno marroquí, que se permite ampliar sus aguas territoriales delante de nuestras narices mientras el gobierno español mira para otro lado. 
  • Marruecos hace oficial la ampliación de sus aguas territoriales, con España en estado de alarma. Cuatro páginas en el Boletín Oficial marroquí amplían la zona económica exclusiva en 200 millas y la plataforma continental en 350 millas. (5)
  • Dina fue asistente de Iglesias Turrión en Estrasburgo.
  • Dina Bousselham es ahora directora de la web “La última hora”, medio que dice luchar contra las noticias falsas y los bulos, pero en realidad a lo que se dedica es a ensalzar a Podemos y a atacar a los que les critican. 
  • Dina se ha quejado de que el sistema “colonial y racista” español no la dejaba presentarse a las elecciones por ser ciudadana marroquí, y exigía que se modificara la Ley de Extranjería. (6)

Los secretos de Dina Bousselham: del móvil a su relación con la familia real marroquí

Iglesias recibió una copia de la tarjeta del móvil de Dina Bousselham en enero de 2016, pocas semanas después del presunto robo. La tarjeta llegó a la redacción de la revista Interviú, que decidió entregársela a Iglesias. Tras visionar el contenido de la tarjeta, dirigentes cercanos al secretario general aseguran que no estaba preocupado por el dispositivo. Había fotos íntimas de su asesora, pero documentos de escaso valor para el partido. Aun así, Iglesias decidió no devolver la tarjeta a su dueña, que mientras tanto había denunciado la sustracción del móvil.

Este jueves el actual vicepresidente del Gobierno ha reconocido no haber devuelto de inmediato el móvil para “no someterla a más presión”. Pero en el partido morado tienen otra versión. Afirman que Iglesias quería evitar que Bousselham pudiera seguir filtrando material comprometedor a la prensa, y a la vez frenar la polémica impidiendo una judicialización del caso de las capturas de pantallas.

En ese momento (primer semestre de 2016), Bousselham empezó a perder fuerza en el partido. “Ella misma se quejaba de esa circunstancia”, recuerdan fuentes de Podemos, que añaden: “Cree que se la trata injustamente”. Iglesias la dejó bajo el control de Ramón Espinar, el principal dirigente de Podemos Madrid y uno de sus hombres de confianza. Había estallado la guerra con Íñigo Errejón y empezaban las purgas.

Partido filomonárquico

“Hubo personas que fueron echadas por mantener una relación sentimental con los errejonistas. Pero Dina siguió en la formación. ¿Cómo es posible?”, se pregunta un miembro destacado del partido. En el partido creen que fue gracias a las relaciones de Bousselham con la familia real marroquí. Bousselham nació en Tánger y su familia es de las más adineradas del país, con vínculos estrechos con los reyes de Marruecos.

Tras llegar a España, Bousselham estuvo una temporada en Francia. En 2013, con 23 años, participa en París en un movimiento de centroderecha marroquí filomonárquico, el Partido Autenticidad y Modernidad (PAM). La formación fue fundada por Fouad Ali el Himma, gran amigo del rey de Marruecos. En la prensa local se le otorga el cargo de secretaria general adjunta de la sección francesa del PAM, aunque Bousselham defendió que nunca se afilió y se limitó a “asesorar” al movimiento durante la celebración del primer congreso.

Lobbies marroquís

De vuelta a España entró rápidamente en el círculo de Podemos y en 2015 Iglesias la elige para acompañarle en Bruselas. Podemos acababa de estrenarse en las elecciones europeas, y Dina Bousselham dirigía el equipo de asesores del eurodiputado.

Durante ese periodo, fuentes de Podemos aseguran que trabajó, entre otras cosas, en impulsar encuentros y reuniones con agentes de lobbies marroquís en Bruselas. El grueso de esos encuentros fue con sectores afines a la monarquía alauí, lo que llevó a miembros del partido morado a dudar de su postura e incluso de su presencia en el partido.

“Siempre hubo un halo de sospecha” sobre Bousselham, comentan miembros de Podemos que confirman la relación con la familia real marroquí. “Eso se decía, que influía en favor de la monarquía alauí y que no tiene ningún pasado de activista de izquierdas en Marruecos ni vínculo con ningún movimiento democrático marroquí”.

Las relaciones de Marruecos con la política española son históricamente estrechas. “Marruecos tiene interés en tener personas de su confianza en los movimientos políticos, y también en Podemos”, asegura un miembro destacado del partido de Iglesias. Busselham pudo representar ese enlace. Podemos, en este sentido, nunca fue un partido radicalmente en contra de la gestión del gobierno marroquí sobre la minoría saharaui, lo que sorprende dada la sólida tradición de la izquierda española en ese conflicto.

Iglesias: “No concibo ser imputado”

Después de dos años, el hallazgo de una copia de su tarjeta en la casa de Villarejo ha permitido a la exasesora de Iglesias volver a la primera línea. Podemos ha construido sobre ese hecho una intensa campaña electoral sobre las cloacas del Estado que, como desveló este diario, se activó en diciembre de 2018. Pero todo empezó a tambalearse cuando, en el pasado mes de marzo, la propia Bousselham por primera vez admitió delante del juez que Iglesias le había devuelto la tarjeta del móvil, en teoría en malas condiciones, y que ella no lo había señalado a los agentes que investigaban su robo.

El juez García Castellón, sin embargo, exige claridad y quiere saber por qué los miembros de Podemos ocultaron la devolución de la tarjeta. Y si alguien realmente la dañó y por qué. El autor del supuesto destrozo puede verse involucrado en una investigación por delito informático y destrucción de prueba.

De momento, el juez ha quitado a Iglesias la calificación de “perjudicado” en el caso Dina. Y el líder de Podemos lucha por no acabar ahora como investigado: “No concibo esa posibilidad. Sería el mundo al revés. Resulta que le roban el móvil, después aparecen copias en el ordenador de Villarejo, lo que sale del teléfono se publica para dañar a Podemos y ahora hay quien pretende decir que nosotros tenemos que ser los acusados”.

Iglesias pidió a los dirigentes de Podemos financiar con más dinero el diario de Dina Bousselham

Pablo Iglesias pidió personalmente a decenas de dirigentes de Podemos financiar “por lo menos” con 10 euros mensuales (120 al año) el periódico lanzado en mayo por Dina Bousselham, su exasesora implicada en el caso del móvil robado que está analizando la Audiencia Nacional. Iglesias quiso que el patrocinio de los cargos de Podemos fuera mayor al que planteaba Juanma del Olmo, uno de sus más estrechos colaboradores. Para fuentes del partido morado, esa directriz tenía el objetivo de “comprar” el silencio de Bousselham.

“Yo me haré socio pagando por lo menos 10 euros que es lo que cuesta Neflix”, escribe Iglesias en el chat interno del partido al que ha tenido acceso Vozpópuli. Y añade: “Hacia falta ya que alguien se atreviera a contar ciertas cosas”. El secretario general contestó así a otro mensaje de su jefe de facto de gabinete en la vicepresidencia del Gobierno, Del Olmo, quien había propuesto un patrocinio mensual de 5 euros, como ya adelantó Vozpópuli.

“Van a poner en marcha algo que no parece novedoso, pero lo es, una forma de periodismo y medios de comunicación sostenible. Ojalá le salga bien esto a Dina porque será un precedente para sanear el universo mediático, demostrar que puede haber periódicos solo mantenidos por socios”, escribió Del Olmo. En ese mensaje aclara la intención del comentario: “Seguro que muchos queréis colaborar también y por eso os dejo por aquí el enlace”.

A lo largo de sus pocas semanas de vida, el nuevo medio dirigido por Dina Bousselham ha sido criticado en las redes sociales por su señalamiento a periodistas. Entre ellos, se encuentran los presentadores Àngels Barceló y Vicente Vallés.

Cloacas y filtraciones

Bousselham dejó la militancia en mayo para lanzar el nuevo medio La Última Hora. Iglesias respaldó la iniciativa en las redes sociales, y el partido envió una carta a todos los militantes para que patrocinaran el proyecto. En ese caso se habló de 5 euros, y Dina se la tildó de “nuestra compañera”.

Para sectores de Podemos todo ese plan respondió a la voluntad de la dirección estatal de alejar a Bousselham de la formación, y a la vez financiarle un medio afín que pudiera satisfacer a la exdirigente de Podemos Madrid y asesora de Iglesias involucrada en el caso Tándem que investiga el juez García Castellón.

En marzo de este año, una declaración de Dina Bousselham ante el juez dio un giro de 180 grados en la defensa de Iglesias sobre las “cloacas” y la llamada “policía patriótica”. Podemos argumentaba que el móvil robado a Bousselham en 2015 estaba vinculado a la filtración de chats internos polémicos aparecidos seis meses más tarde.

Sin embargo, el juez por un lado detectó que las capturas de pantallas fueron de la propia Bousselham, y sospecha que ella haya enviado esas imágenes a terceros. A la vez, descubrió que Iglesias se había hecho con la tarjeta del móvil de su asesora pocas semanas del robo, y que la había guardado durante meses hasta entregársela posiblemente en malas condiciones.

Defensa de Iglesias

Iglesias está tratando de defenderse de las sospechas sobre el caso. El juez ya le ha quitado la condición de “perjudicado”, y el líder de Podemos teme acabar imputado o investigado en un caso de destrucción de pruebas. El pasado jueves, en una intensa entrevista en RNE, Iglesias admitió por primera vez que devolvió la tarjeta de Dina Bousselham meses después de acceder a ella. Pero negó que la destruyese y argumentó que no la devolvió de inmediato para evitar más “presión” a su compañera. La tarjeta contenía imágenes íntimas de su asesora.

Varias fuentes de Podemos aseguran que, en realidad, en el partido siempre consideraron que la publicación en los medios de comunicación de esos chats correspondía a filtraciones internas en el marco del conflicto con el sector errejonista. El propio Iglesias, según estas fuentes, no quiso judicializar esas publicaciones y perdió la confianza en Dina Bousselham, que fue paulatinamente apartada de la formación, aunque nunca alejada del todo por sus supuestos vínculos con la familia real marroquí.

La tesis de las cloacas resucitó en diciembre de 2018, cuando Podemos descubrió gracias a una llamada de la policía a Dina Bousselham de que existía una copia de esa tarjeta SD en la casa del ex comisario Villarejo.

Medio “independiente, pero no imparcial”

Durante el lanzamiento de la web, Podemos entregó a los militantes instrucciones sobre cómo viralizar el proyecto. Entre los “objetivos de la campaña”, según ha podido ver este diario, se recalca la idea de dar a conocer el nuevo instrumento como “un medio incómodo para el poder, independiente, pero no imparcial, y que va a contar muchas cosas que otros no se atreven a contar”. Esa campaña cuenta con una guía para la difusión en Twitter.

El mensaje que Iglesias escribió poco antes de la celebración de Vistalegre 3 para lanzar el medio de Dina Bousselham llegó, además de los dirigentes de la primera fila, a los cuadros del partido. Siendo un mensaje del secretario general, todos lo interpretan como una recomendación casi obligatoria para los que trabajan y viven de la formación morada.

El fiscal del ‘caso Villarejo’ bajo el foco por los chats internos de Podemos

La Fiscalía General del Estado ha anunciado una investigación interna tras la publicación de unos mensajes del chat que compartían los abogados de Podemos en el caso Villarejo. Analizará hasta dónde llegó el intercambio de información de los letrados del partido, personados en la causa contra el excomisario, y uno de los fiscales anticorrupción, Ignacio Stampa. A la espera de conocer el resultado de esas pesquisas, el polémico Villarejo ya ha cargado desde prisión contra los investigadores que le piden -de momento- más de cien años de cárcel.

Stampa permaneció 12 años como fiscal en Canarias. Asumió casos de corrupción local que tenían que ver con empresarios, soborno a funcionarios, licencias fraudulentas, urbanismo, delitos contra el Medio Ambiente… Dio el salto a la Fiscalía anticorrupción en Madrid en 2016 y desde entonces ha participado en causas de envergadura, incluida la trama Gürtel. Pero ninguna hasta ahora había tenido para él la repercusión de Tándem.

El caso se dio a conocer con el arresto del comisario José Villarejo en noviembre de 2017 y se ha convertido en una macrocausa con más de 20 piezas separadas y decenas de investigados. De nuevo hay empresarios, funcionarios corruptos y banqueros, pero esta vez son algunos de los más importantes del país. Quienes conocen su trabajo destacan el conocimiento profundo de las investigaciones que aborda y el carácter incisivo de sus interrogatorios. Casi desde el principio, denominó a la trama encabezada por Villarejo como un “clan policial mafioso” que “infectó” a la Policía.

Lo que investiga ahora internamente la Fiscalía en los mensajes de los chats de Podemos es si este fiscal de 47 años traspasó la normal relación entre el Ministerio Público y una acusación popular como la que ejerce el partido morado. Es decir, si compartió información confidencial de la causa. En el seno de la Fiscalía anticorrupción muestran en privado su apoyo a Stampa. Sostienen que son conversaciones en las que él no interviene y donde se escucha solo a una de las partes, principalmente a la abogada de Pablo Iglesias.

Origen de la polémica

Vozpópuli ha tenido acceso a algunos de los mensajes compartidos en esos chats de Podemos que comenzó a publicar El Confidencial. La letrada utilizaba expresiones como “preparaos para la boda”, en referencia a ella y el fiscal. Algunos de esos mensajes están aportados en un Juzgado de Madrid donde se investiga una denuncia de la abogada por acoso sexual contra otro letrado que fue expulsado de Podemos. En esas conversaciones internas, la abogada de Iglesias también reconoce a sus compañeros haber sido “muy bocazas” y haber “dado a entender lo que no es” en relación a Stampa.

La Inspección Fiscal, que depende de la Fiscalía General del Estado, abrió ya en marzo una investigación interna en torno al fiscal tras recibir la denuncia de una locutora de Canarias que denunciaba los hechos. Este departamento del ministerio público consideró que no se había producido ninguna actuación incorrecta. De su paso por Canarias aún colean algunas causas judiciales que le enfrentaron a medios de comunicación, según recuerdan fuentes jurídicas. El año pasado, la Audiencia Provincial de Las Palmas condenó a un locutor de radio local a pagar 50.000 euros a Stampa por difundir informaciones falsas contra él en relación a una de las causas que investigó.

El escenario de esta subtrama del caso Villarejo que ha situado al fiscal en el ojo del huracán es la Pieza 10. Tiene que ver con el robo en 2015 de un móvil a Dina Bousselham, la exasesora del líder de Podemos, Pablo Iglesias. El contenido de ese teléfono acabó publicado en Ok Diario en el verano de 2016. De ahí salieron, por ejemplo, las conversaciones privadas entre dirigentes del partido en las que el actual vicepresidente del Gobierno decía que azotaría hasta sangrar a la presentadora de televisión Mariló Montero. Tuvo que pedir disculpas por ello.

Podemos y “las cloacas” 

Entre las propiedades incautadas a Villarejo, la Policía halló en 2018 un pendrive con los archivos de la tarjeta del móvil robado. Para entonces, Podemos ya estaba personado en la causa como acusación popular, pero de pronto se topó con el hallazgo de una información que le ubicaba como perjudicado directo del comisario. Eso encajaba con otras maniobras policiales denunciadas por Podemos como la elaboración de un informe sobre una presunta financiación iraní del partido, que también se difundió en varios medios de comunicación.

Luego, la poca consistencia de aquel documento llamado Pablo Iglesias S.A. (PISA) no mereció siquiera que los tribunales abrieran una investigación. Desde la dirección adjunta operativa de la Policía que dirigió el comisario Eugenio Pino durante los gobiernos de Mariano Rajoy (2012-2016) se hicieron otras investigaciones sobre Podemos sin control judicial. Incluyeron el traslado a Estados Unidos para entrevistarse con opositores al Gobierno venezolano en busca de conexiones entre la formación morada y el chavismo.

Por eso Iglesias usó esta pieza separada del caso Villarejo para justificar sus denuncias contra lo que denomina “la cloaca” policial. Pero la conocida como Pieza Dina entró en una nueva dimensión cuando la Fiscalía y el juez decidieron hace semanas retirar a Iglesias la condición de perjudicado. La razón es que tardó meses en devolver la tarjeta a su exasesora después de que se la entregase en mano el presidente del Grupo Zeta en enero de 2016.

Discrepancia con el juez

La tarjeta había llegado a la revista Interviú, propiedad de Zeta. Iglesias se la devolvió a Bousselham presuntamente destruida, según sospecha el juez. El actual vicepresidente lo niega. En este punto existe disparidad de criterio entre el magistrado al frente del caso, Manuel García Castellón, y la Fiscalía. El juez apunta a que Iglesias pudo cometer un delito informático y de revelación de secretos al acceder a la tarjeta y luego destruirla.

La Fiscalía, sin embargo, sostiene que para que exista delito es preciso que la asesora se sienta agraviada, pero no es el caso. Bousselham niega cualquier problema con Iglesias y en su última versión dijo que la tarjeta estaba en buenas condiciones. Sin embargo, el juez mantiene la causa abierta. En caso de investigar a Iglesias, sería competencia del Tribunal Supremo al ser aforado.

En medio de estas informaciones ha reaparecido Villarejo por medio de un comunicado desde la cárcel en el que acusa a la Fiscalía de ser el “felpudo” de Podemos. La tesis es que Stampa facilitó al partido de Iglesias el discurso central de su campaña electoral para las elecciones generales de abril de 2019 en las que una y otra vez se presentó como víctima de “las cloacas del Estado”. Luego esos argumentos desaparecieron de los discursos de Podemos en la repetición electoral de noviembre.

Cronología: de los chats a los escritos 

El Confidencial ha publicado esta semana conversaciones de los abogados de Podemos en las que los fiscales se coordinaron con los abogados del partido para dirigir la investigación contra los enemigos de la formación morada –incluyendo periodistas- en una pieza propia tras una reunión celebrada en septiembre de 2018. El acuerdo incluía levantar el secreto de sumario y Podemos contaba con poder explotarlo políticamente. Según el citado medio, esta reunión hacía referencia a la causa principal de Tándem (el caso Dina todavía no existía).

– El 11 de octubre de 2018 Podemos pidió investigar en esa pieza principal si en la trama de Villarejo “coexisten más miembros y el papel que podrían tener en todos los niveles de esta organización delictiva, ya fuera proveyendo ilegalmente de información confidencial, difundiéndola en medios de comunicación o encubriendo su existencia”. En su escrito presentaba hasta 19 solicitudes de pruebas.

– El 23 de octubre de 2018, los fiscales contestaron a esas solicitudes pidiendo a la Policía que buscase entre la documentación de Villarejo pruebas relacionadas con trabajos como el informe PISA así como datos sobre colaboración y pagos entre las empresas del comisario y periodistas. Stampa y su compañero pidieron mantener en secreto esta solicitud. El juez procedió a encargar esa búsqueda al Grupo III de Asuntos Internos.

– El 5 de noviembre de 2018 la abogada de Iglesias celebraba en un chat que Stampa le había contado que el juez había aceptado las diligencias aunque no le precisó cuáles. Ella interpretó que se refería a las solicitadas por la Fiscalía. A día hoy, dos años después, no consta que exista una pieza centrada en las actividades que perjudicaron a Podemos incluyendo una “pata mediática”.

– Diciembre de 2018 es, según fuentes del partido, el inicio de la estrategia política centrada en las cloacas, tres meses después de aquella reunión con los fiscales. El punto de partida fue la llamada de la Policía a Bousselham para declarar como perjudicada una vez que encontraron fotos y los archivos publicados por Ok Diario entre la documentación incautada a Villarejo.

– No es hasta el 4 de abril de 2019 cuando Podemos presentó el primer escrito pidiendo una batería de pruebas, entre ellas el registro de OK Diario por haber publicado la información. Quedaban 24 días para las elecciones generales. Pero la Fiscalía se opuso y el juez también.

-El 8 de abril de 2019, los abogados de Podemos fueron más allá y presentaron un escrito en el que pidieron investigar a todos los protagonistas de lo que consideran la cloaca. Iglesias ya llevaba unas semanas de actividad electoral tras su baja de paternidad. El partido trasladó al juez un listado de nombres a los que tomar declaración como imputados entre los que se encontraban policías y periodistas. Eran los artífices, a juicio de Podemos, del informe PISA y de otra información que se publicó en la prensa sobre un presunto cobro del partido en Islas Granadinas.

“Forma parte de una estrategia estable y prolongada para difamar a mi representado Pablo Iglesias Turrión ante la ciudadanía durante los años 2015 y 2016”, decía Podemos en el escrito firmado por la abogada de Iglesias, Marta Flor Núñez. Solicitaba citar a seis policías y a Nervis Villalobos, exdirigente chavista detenido en España y reconvertido a colaborador de la Policía.

– Sin embargo, el 12 de abril de 2019, Stampa y su compañero rechazaron esta estrategia: “En el estado actual de las actuaciones no constituyen el objeto procesal de la presente pieza separada, por lo que se entienden prematuras y/o improcedentes”. La ofensiva contra las cloacas en el ‘caso Dina’ llegaba medio año después de la reunión del presunto pacto con los fiscales que recogía el chat de Podemos.

Los fiscales también se opusieron a la petición de levantar el secreto de sumario de la pieza separada del móvil de Bousselham. Para convencer al juez incluso le advirtieron de que ya el mero escrito de Podemos estaba en todos los medios de comunicación. “El propio escrito de solicitud ha sido difundido por los medios de comunicación con gran repercusión desde primera hora del mismo día de su presentación, 9 de abril de 2019”. El Juzgado decidió prolongar el secreto.

– En las elecciones del 28 de abril de 2019 Podemos perdió 29 escaños, descendió a cuarta fuerza parlamentaria, pero conservó los apoyos suficientes como para ofrecerse a Pedro Sánchez para formar gobierno.

Razones geopolíticas para el actuar del lobby promarroquí en España: Marruecos ofrece a EEUU una base para cerrar Rota

A España le ha salido un competidor en lo militar y, quién lo iba a decir, es el vecino y amigo Marruecos. A menos de un año para que acabe el acuerdo que España tiene con Estados Unidos para permitir el uso de la base de Rota por las fuerzas estadounidenses, el país norteafricano ha ofrecido su enclave naval de Alcazarseguir para que sea la nueva Rota. De llegar a formalizarse, los buques del Ejército norteamericano podrían hacer escala antes de entrar y salir del Mediterráneo, controlarían El Estrecho y forzaría a España a concesiones territoriales. Y todo esto es visto con preocupación por parte de la Armada española.

La oferta del país vecino llega a punto de que expire el acuerdo entre España y EEUU, firmado en 1988, para permitir el uso de la base de Rota. El conservar las bases dependerá de las negociaciones que tendrán que mantener antes de mayo de 2021 que vence el contrato. Y a ello hay que sumar el contratiempo de la petición estadounidense de aumentar 600 marinos y de cuatro a seis los destructores en el puerto español, lo que obligaría a cambiar el convenio bilateral y, al convertirse en un tratado internacional, pasar por el Congreso de los Diputados.

“La política de defensa se hará siempre en función de lo que diga el parlamento español”, que tendría que aprobar una posible ampliación de las bases, le dijo “muy claro” la ministra de Defensa, Margarita Robles, al secretario de Defensa de EEUU, Mark Sper, según una nota enviada a EL ESPAÑOL desde el ministerio. Sería la cuarta modificación y tendría que ser efectivamente aprobada en el Congreso de los Diputados. Sin embargo, Robles negó, en una comparecencia en mayo en el Senado, que EE UU hubiera hecho “ninguna petición formal” de ampliación de sus bases en Rota.

España compite con los planes militares ambiciosos de Marruecos con cuatro bases en pleno funcionamiento en el norte del país y tres proyectos de construcción de nuevas bases militares: Guercif, Taourirt, Alcazarseguir y Monte Arruit. Estas dos últimas, en fase de crecimiento, no solo controlan El Estrecho, si no que van a forzar a España a concesiones territoriales.

La opción en Marruecos es Alcazarseguir, la primera base marroquí exclusivamente militar a unos kilómetros de Cádiz. Mohamed VI ordenó su construcción en 2008, y cinco años más tarde estaba operativa. Entonces, ya se la ofreció a EEUU, pero el Pentágono la rechazó por no tener calado para las maniobras de grandes buques y portaaviones. Sin embargo, “en estos últimos ocho años han desarrollado la base y ya está equipada incluso para acoger submarinos. Además, se ampliará hasta cuatro veces su tamaño”, adelanta a EL ESPAÑOL una fuente militar marroquí.

Los americanos la visitaron al principio de su construcción y, además, la equiparon con el primer radar que detecta todo tipo de blancos marítimos desde el aire, de tal manera que controla los buques que navegan por El Estrecho. De hecho, EEUU es su gran proveedor de material armamentístico.

Marruecos prueba ahora una segunda oportunidad para llevarse el contingente americano de España. Y aprovechando el poco margen de tiempo de negociación y las fricciones entre Madrid y Washington, podría adherirse al menos los 600 marinos y los dos destructores que los americanos quieren aumentar en la base de Rota. Así, la base naval de Alcazarseguir se convertiría en un apéndice de la española. Sería, en realidad, un dolor de cabeza menos para el Gobierno español a la hora de firmar una ampliación del acuerdo con EEUU y tener que contar con el apoyo del Congreso.

Drones y helicópteros Apache

Las bases de Monte Arruit y Guercif, en Nador, cerca de Melilla, cuentan con drones y acaban de recibir una veintena de helicópteros de ataque Apache AH-64E, según ha podido saber EL ESPAÑOL. A finales de 2019, la agencia americana que exporta equipos militares recomendó al Congreso autorizar la venta de 36 Apache. La capacitación de pilotos y mecánicos se llevará a cabo durante los próximos dos años en Marruecos y EE UU.

En esa parte oriental del país, está previsto construir un destacamento militar en Jerada y en el futuro convertirlo en base a solo un kilómetro de la frontera de Argelia. El decreto para expropiar más de 23 hectáreas de tierra destinadas a la creación de esta infraestructura militar se publicó el 21 de mayo en el Boletín Oficial de Marruecos.

Esta política de rearme preocupa a la Armada española, en un momento en que Madrid negocia con Washington el mantenimiento de los americanos en las bases de Rota (Cádiz) y Morón (Sevilla). Por eso el ejército español amplió las patrullas y la vigilancia en El Estrecho. A pesar de las buenas relaciones entre Rabat y Madrid, el país sigue reclamando los peñones, Ceuta y Melilla y tiene previsto realizar controles marítimos en las dos ciudades autónomas.

De todos modos, Marruecos ya no necesita el apoyo de las fuerzas militares de estas ciudades en caso de una revuelta porque lleva décadas adquiriendo armamento subvencionado precisamente por EEUU. Además, con el aval de los norteamericanos y Gran Bretaña en El Estrecho, Marruecos pretende cerrar en el futuro el espacio aéreo a las ciudades españoles.

Marruecos ya ‘robó’ el Africom

No sería la primera vez que Marruecos le ganase la batalla a España. El país magrebí consiguió que se instalase en su territorio el Comando Africano de Estados Unidos (Africom), creado por el Pentágono en 2007 con la excusa de una protección humanitaria en la llamada “guerra contra el terrorismo”, pero que realmente intenta rivalizar con China en el continente africano. En su momento se pensó que podría instalarse en España, pero finalmente se optó por el país en el norte de África con el que mantiene relaciones en materia de seguridad y defensa desde décadas.

Con el visto bueno de Mohamed VI, el Pentágono construyó la mayor base militar norteamericana en África, en la localidad costera de Tan Tan, frontera entre Marruecos y el Sáhara Occidental. Desde entonces el Reino alauita ha recuperado el papel de cooperación militar con los americanos que tuvo después de la independencia de Francia.

“Marruecos es un gran aliado militar de EE UU, un socio estratégico en la región”, afirmó Towensend, el comandante del país americano para Africom, en su visita a Marruecos en agosto de 2019. También destacó “el papel de Marruecos en la seguridad regional, sobre todo en el Sahel”, y tildó la cooperación militar entre ambos países de “rica y diversa”.

EEUU ya se había instalado en Marruecos en 1951. Crearon cuatro bases militares en la época del protectorado, incluida la base aérea Nouasseur, donde posteriormente se construyó el Aeropuerto Internacional Mohamed V.

Después de obtener la independencia de Francia, los estadounidenses se quedaron hasta 1963. Incluso, tras una visita del rey Hassan II a EE UU, la base de Kenitra siguió como centro de telecomunicaciones de los americanos hasta 1978. Y la base abandonada en Ben Guerir, destinada al control de satélites, se convirtió en el sitio de aterrizaje para el transbordador espacial de la NASA en 1987.

La cooperación de seguridad entre los dos países está consolidada, pero además cuentan con el apoyo de Francia, interesada en que soldados americanos se instalen en Marruecos como refuerzo a sus tropas desplegadas en el Sahel.

En todo este tiempo, varios acuerdos han permitido a los militares americanos el acceso y los derechos de tránsito a las bases de la Fuerza Aérea de Marruecos, como durante las Guerras del Golfo. Actualmente, EEUU ha solicitado a Marruecos desplegar las fuerzas militares del Africom en Túnez de cara a la posible opción de intervenir en Libia.

NOTAS

 

Fuentes: Propias, Vozpopuli, El Confidencial, El Español

Fuente

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s