La Diócesis de Madrid celebra la diversidad sexual

MADRID- La Oficina de Pastoral Social de la archidiócesis de Madrid repitió en su página web el lema LGBTQ de “vivir la unidad en la diversidad”, un mantra propagado por la Comunidad de Vida Cristiana (CVC) administrada por los jesuitas.

Los sitios web de la arquidiócesis y de la CVC llevan notablemente los colores del arco iris de la bandera LGTBQ. La CVC afirma estar inspirada por la exhortación apostólica del Papa Francisco, Amoris Laetitia. Citando el controvertido documento, el sitio web afirma, “La Iglesia hace suya la actitud del Señor Jesús, que ofrece su amor ilimitado a cada persona sin excepción”. Así, la CVC advierte que “todo signo de discriminación injusta” y “toda forma de agresión y violencia” debe ser evitada.

“La diversidad sexual”, dice el manifiesto de la CVC, es un “don de Dios hecho de personas con diversas orientaciones sexuales”, añadiendo que “esta experiencia de diversidad en la Iglesia ha hecho crecer a la comunidad con profunda gratitud y alegría”. La CVC también afirma que “cada persona es, por naturaleza, hijo de Dios, creado a su imagen y semejanza”.

La CVC se describe a sí misma como un grupo formado por 1.100 personas en 35 comunidades de España. Coopera con organizaciones católicas afines en otras partes del mundo de habla hispana, organizaciones como el Programa de Alcance para la Diversidad Sexual (PADI+) de Chile. En 2018, el CVC recibió un premio de CHRISHOM, un grupo activista español que se describe a sí mismo como un lugar para que los jóvenes “LGBTI+HQ” menores de 35 años escuchen “testimonios sobre cómo hacer compatible su Fe con su orientación”.

La declaración de la CVC, que se repite en la página web de la archidiócesis, va más allá, afirmando que la discriminación es “siempre injusta”; sin embargo, la CVC se olvida de aclarar lo que entiende por discriminación. Además, los sitios web de la arquidiócesis y del CVC no aclaran por qué grupos específicos de personas han sido seleccionados para recibir atención especial en base a la orientación sexual o la perversión.

Ni el mensaje de la CVC ni el de la arquidiócesis de Madrid sobre el tema de la “diversidad” sexual se hace eco de la clara dicción del Catecismo de la Iglesia Católica, que dice en su sección sobre el matrimonio y la sexualidad: “No es despreciable el número de hombres y mujeres con tendencias homosexuales profundamente arraigadas. Esta inclinación, objetivamente desordenada, constituye para la mayoría de ellos una prueba”.

El Catecismo también afirma que los actos homosexuales son “intrínsecamente inmorales y contrarios a la ley natural”, expresando una visión negativa hacia la “orientación homosexual”.

El Catecismo establece además: “Aunque la inclinación particular de la persona homosexual no es un pecado, es una tendencia más o menos fuerte ordenada hacia un mal moral intrínseco; y por lo tanto la inclinación misma debe ser vista como un desorden objetivo.”

A diferencia de la página web de la archidiócesis de Madrid y de la CVC, el card Raniero Cantalamessa, predicador de la casa pontificia, dijo durante su primer sermón de Adviento el 4 de diciembre en el Salón de San Pablo VI ante el Papa y otros prelados: “¡Ay de los que mueren en pecado mortal!” De alguna manera, la advertencia de Cantalamessa parece más auténticamente católica y urgente. En efecto, el Catecismo llama a las personas que experimentan inclinaciones homosexuales a practicar la castidad.

Haciéndose eco de la arquidiócesis de Madrid y de la CVC, el editor de la revista America, el padre James Martin, autor de Construyendo un puente: How the Catholic Church and the LGBT Community Can Enter into a Relationship of Respect, Compassion, and Sensitivity, a menudo llama a los obispos y a los fieles católicos en general a prestar especial atención a lo que él llama la “comunidad gay”.

Tras el horrible tiroteo masivo en el club nocturno Pulse en Florida por un terrorista inspirado en el Islam, Martin denunció a los obispos católicos (excepto al card. Blase Cupich) por no hacer “referencia específica a la comunidad LGBT y llegar a ellos”. El sacerdote pro-LGBT continuó diciendo, “Ahora imagina, Dios no lo quiera, si esto hubiera sucedido en la reunión de algún grupo étnico en particular. Los líderes católicos condenarían los asesinatos y luego expresarían su solidaridad con ese grupo, con toda naturalidad”. Continuó: “Pero con una sola excepción, esto no se hizo para la afligida comunidad LGBT”.

Al igual que Martin, la arquidiócesis española aparentemente ha sucumbido a las corrientes ideológicas de la época. De especial preocupación para los católicos es la aparente admisión por parte de una importante arquidiócesis europea de que promueve la homosexualidad como una práctica activamente querida por Dios y como un rasgo que forma parte de la naturaleza esencial del individuo.

La CVC afirma que la diversidad de orientaciones sexuales es “un don de Dios”, canalizando los dudosos sentimientos del Papa Francisco sobre la pluralidad de las religiones del mundo, tal como se establece en el Documento de 2019 sobre la fraternidad humana para la paz mundial y la convivencia.

El documento afirma que “el pluralismo y la diversidad de religiones, color, sexo, raza e idioma son queridos por Dios en su sabiduría, a través de la cual creó a los seres humanos”. El otro cofirmante del documento fue el Gran Imán de la mezquita de Al-Azhar, Ahmed el-Tayeb.

Lo que las declaraciones sobre la diversidad sexual en el sitio web de la arquidiócesis y la CVC no consideran son las muchas otras orientaciones que están fuera del marco del LGBTQ. Por ejemplo, no apareció en ninguno de los dos sitios web ninguna validación de la pedofilia, la efebofilia o cualquier otra de la multitud de orientaciones que han sido prohibidas explícitamente en la Biblia y las enseñanzas milenarias de la Iglesia. Los que sufren de tales inclinaciones han sido así objeto de “discriminación” por parte de las autoridades arquidiocesanas y de la CVC, que no han dirigido un solo ministerio para acogerlos.

La ausencia de acogida de las inclinaciones sexuales que no encajan en el marco del LGBTQ plantea la cuestión de si grupos como la CVC (que son aplaudidos por algunos miembros de la jerarquía católica) están simplemente esperando una bendición magistral para atender las presuntas necesidades pastorales específicas de los grupos desatendidos. En una época en que el Papa Francisco ha validado las uniones civiles entre personas del mismo sexo, uno se pregunta cuánto tiempo pasará hasta que los pastores del rebaño de Cristo sucumban ante los precedentes recientes y eliminen la “discriminación” contra otras orientaciones sexuales perversas.

Fuente

Un comentario en “La Diócesis de Madrid celebra la diversidad sexual

  1. Ya lo dijo, apesadumbrado, al finalizar el Concilio Vaticano II quien había abierto las ventanas: “El huno de Satanás ha penetrado en la Iglesia”
    Pues de aquellos humos estas hediondas aberraciones

    Le gusta a 1 persona

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s