Lidia Falcón: Uno no cambia de sexo nunca, nunca. Les voy a llamar mutantes.

La histórica política feminista, Lidia Falcón, presidente del Partido Feminista, se ha rebelado desde el primer momento contra la ley trans de Irene Montero y losiluminati  del Ministerio de la Igualdad; un Departamento dominado por la reducida cuadrilla de la pareja del vicepresidente Iglesias, que no ha hecho más que alumbrar proyectos disparatados de ingeniería social desde su llegada al poder.

Pero el enfrentamiento provocado por las posiciones radicales e irracionales de la Ministra y su trup no solo ha afectado a la tradicional línea divisoria entre la izquierda y la derecha, sino que está dinamitando las relaciones en el interior de la coalición de gobierno y fracturando el mundo de la izquierda más feminista.  Gran política, Montero.

El importante partido de Lidia Falcón no participó, por ejemplo, en la insensata manifestación del 8 de marzo que actuó como una bomba vírica infectando a miles de mujeres con el Covid19.

Lidia Falcón ha alzado la voz contra la teoría Quer que sostiene Montero y que promueve la libre determinación sexual, como si el sexo fuera una cuestión de voluntad y no de biología.

Falcón ha sido entrevistada en La noche de Dieter de Es Radio: “Me han abierto un expediente y tuve que ir a declarar el 14 de diciembre pasado porque consideran que odio a estos personajes, que ya no sé cómo llamarles. Mutantes. Les voy a llamar mutantes. Y tengo el expediente abierto con alguna denucia más de una asociación homosexual”.

Lidia Falcón ha denunciado: «Así nos encontramos, que están dispuestos a llevar adelante esta distopía». «La Ley Trans es un constructo completamente fantasioso que si nos lo imponen como ley tiene unas consecuencias sociales y personales muy graves».

«El problema es que permiten el cambio de sexo. A los personajes que se les ocurra decir que ahora en su deseo, en sus pensamientos y en su afición está el cambiar de sexo tienen que ser considerados como del sexo opuesto».

Un señor con barbas aparece en algún debate y dice: no, yo me llamo Rosa García y tú me tienes que hablar en femenimo. Esto está pasando continuamente”, sentencia Falcón.

Como dice con toda contundencia, «un hombre jamás será una mujer: «Uno no cambia de sexo nunca, nunca. Desde que te fecundan en la primera inseminación del óvulo ya tienes el sexo determinado y lo tienes hasta que te mueres. Y al cabo de siglos te desentierran los restos y el ADN de tus huesos es masculino o femenino, y eso es así”. 

«Con el simple hecho de manifestar tu deseo de ser mujer o hombre, el estado pone a tu servicio las instituciones para que puedas hacerlo realidad. Perdonen, señores, pero es que el sexo es una construcción genética que no se puede cambiar”, explica. “Y no solo eso, sino que contempla sancionar a todos aquellos que opinen en contra o que no lo acepten y lo expresen públicamente. ¿Pero qué clase de disparate es este?”.

“Me indigna y me fastidia que me tomen el pelo, y eso es lo que hacen los activistas y representantes del ‘colectivo minoritario’ que está detrás de esta ley, que ni es un colectivo, ni es minoritario. ¿O acaso podría un colectivo oprimido movilizar a la opinión pública a nivel internacional como lo está haciendo este?”, señala Falcón. “No se engañen, detrás de esta ideología hay un negocio inmenso, manejado por el patriarcado y el capitalismo”.

Lidia Falcón denuncia la desprotección en la que deja la ley a los menores. “El tratamiento hormonal a niños sanos prepúberes no está siendo estudiado con rigor en sus efectos patológicos a largo plazo, lo cual representa una vulneración de los derechos de la infancia”. “No entiendo porque los colectivos profesionales (de médicos, cirujanos estéticos, psicólogos, psiquiatras) no están reaccionado y posicionándose en contra de esto, desde aquí hago un llamamiento para que lo hagan”.

Fuente

Un comentario en “Lidia Falcón: Uno no cambia de sexo nunca, nunca. Les voy a llamar mutantes.

  1. Esta señora tiene toda la razón, pero hay que ir más allá y pensar en lo que hay detrás de estos disparates. Dividir, enfrentar, sembrar la mutua desconfianza y la ignorancia de sí mismo y del otro….El mal líquido y prácticamente inasible que se extiende, imparable, como una mancha de aceite. No se la oirá porque los medios de comunicación están comprados y con el bicho impiden que nos relacionemos en la calle. Un saludo.

    Me gusta

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: