De la Gripe Española a la Gripe Porcina actual – Thomas & C. Coast / Paz digital

Paz Digital informa de que, a pesar del silencio mediático, tiene las pruebas de que en la actualidad existen casos confirmados de personas enfermas de gripe A en España. Si alguno de nuestros lectores conoce paliativos o tratamientos, se ruega que nos envíen la información al “Contactar” de nuestro sitio. [Paz Digital, 23-02-2012].

 

Paz Digital, 26-04-2009.-

A día de hoy no hay vacuna contra la actual Gripe o Influenza Porcina, que incluye la Influenza Humana, la Influenza Porcina y la Influenza Aviar.

Cambio genético en una cepa de gripe: De la Gripe Española a la Gripe Porcina actual

Thomas & C. Coast

Paz Digital, 26-04-2009.- La gripe de ahora -con supuesto origen en México-, conocida como Gripe Porcina, tiene sus orígenes en lo que dieron en llamar la Gripe Española.

La Gripe Española -que en realidad no era española, sino que era traída por los voluntarios norteamericanos a Europa durante la Primera Guerra Mundial- se llamó española por ser España el país que más se hizo eco de esta pandemia mediante la prensa, puesto que España, al no ser participante de dicha guerra, no padeció la censura mediática que otros países. Pero, como suele ocurrir casi siempre con España, no estuvimos exentos de leyenda negra y, pese a que se conocía que el primer afectado era de Estados Unidos, todos los países dieron por válida la procedencia española de dicho virus. Si bien, es cierto que esta pandemia afectó menos a Estados Unidos que a Europa, pero no fue debido a que se originara en el continente europeo, sino porque, a diferencia de lo que se hizo en Europa, en Estados Unidos los enfermos eran trasladados a centros de control y se respetaba la cuarentena; con lo que la pandemia pudo ser mejor controlada en Norteamérica, llevándose, eso sí, la vida de muchos millones de personas.

La mal llamada Gripe Española originó un brote de Influenza virus A del subtipo H1N1 (de las H5Nl y H5N2), y, entre los años 1918 y 1919, mató, aproximadamente, a cien millones de personas en todo el mundo. Alrededor del 3% de la población mundial pereció y el 20% estuvo afectado por ella. El subtipo de virus al que se enfrentaron es mucho más virulento que los subtipos del virus de la gripe común. Como hemos dicho, se observó por primera vez en Estados Unidos, concretamente en Kansas, en enero del año 1918. Fue una pandemia de nivel 5(ver más abajo la tabla de niveles, según la OMS) y superó con creces la cantidad de muertos por la famosa Peste Negra, incluso murieron muchos millones de seres más a causa de esta gripe que en la misma guerra. Cómo en los casos que se están dando en la actual Gripe Porcina, las más afectadas fueron personas adultas sanas, y no niños y ancianos que suelen ser los que más padecen la gripe común.

Volviendo sobre el H1N1 -un subtipo de la especie A de virus de la influenza, familia Orthomyxoviridae-, se sabe que el H1N1 ha mutado en diversos subtipos que incluyen la Influenza Española, la Influenza Porcina y la Influenza Aviar, y que se mantiene en circulación después de haber sido reintroducido en la población humana.

En el año 2005 -en un cementerio de Islandia y con el permiso de las autoridades religiosas-, se exhumaron varios cadáveres de personas que habían muerto por una enfermedad gripal; se tomaron muestras pulmonares y se comprobó que era un virus aviar de origen norteamericano. Fue también en el año 2005 cuando se reconstruyó el virus de la Gripe Española de 1918, después de ser un virus totalmente extinguido. Este virus fue reconstruido in vitro, a partir de las secuencias obtenidas del análisis de tejidos, con ayuda de técnica genética inversa para “devolverle la vida” en laboratorio. Sus efectos fueron estudiados en ratones, en embriones de pollos y en células pulmonares de humanos. Emplearon diversas versiones, fabricadas con genes de otros virus gripales, y así pudieron hacer comparaciones para descubrir los elementos que lo hicieron tan letal.

Lo mismo que el virus original de la Gripe Española, el virus reconstruido en 2005 mató en pocos días a todos los ratones y a los embriones de pollos con los que se hicieron las pruebas.

 
FASES PANDEMIA POR NIVELES (1 a 6), SEGÚN LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD (OMS)
 

Entre los virus que hemos citado encontramos uno muy peligroso, el H5N1 o virus de la Gripe Aviar, que se suele originar en los países asiáticos debido a lo precario de las instalaciones en las que se crían las aves. Cuando se produce una gripe aviar, las personas que están en contacto con las aves, pueden contaminarse y el resultado -con frecuencia- es mortal, pero el poder de propagación es escaso cuando la contaminación se produce de ave a humano.

En cambio, cuando el virus ha mutado y se ha producido la contaminación de un humano a otro, ha ocasionado grandes pandemias que han asolado la población.

Sin embargo, el virus de la Gripe Porcina es un tipo de virus que tiene gran susceptibilidad para el ganado porcino y no tiene la virulencia del virus aviar. Ahora bien, cuando el virus de la Gripe Porcina se dispersa y se combina con el de la gripe aviar o con el de la gripe humana, produce un tipo de cepa muy virulenta que no responde a ningún tipo de vacuna de virus anteriores. Entonces, hay que elaborar una vacuna específica contra la nueva cepa contagiosa entre humanos. No existe vacuna y ésa es la labor de los epidemiólogos que tratan de detectar los primeros casos y poder así preparar una vacuna ante la gran epidemia. 

Es cierto que, gracias a un estudio riguroso, hace poco que se pudo llegar a teorizar sobre los factores responsables del índice tan alto de mortalidad del virus. Por una parte, las citoquinas (proteínas de control) ejercen una función reguladora en las células que la producen, y la autocrina, una inmuno-hormona, produce efectos variables que pueden inhibir. Las citoquinas son un grupo de proteínas o glucoproteínas secretadas con escaso peso molecular y son esenciales para que se produzca la respuesta inmune. El desarrollo del ADN recombinante ha permitido obtener grandes cantidades de citoquina purificada que ha ayudado a paliar el tratamiento de muchas enfermedades. Sin embargo, cuando se trata de un virus nuevo -como el actual de la Gripe Porcina-, las defensas inmunológicas no actúan sobre el virus; el virus penetra en la célula y se reproduce; mientras que la misma célula no envía el mensaje a las otras células que están siendo atacadas; por eso las epidemias son tan virulentas y el virus se reproduce en las células-diana sin oposición alguna.

 La contaminación de la Gripe Porcina  se puede producir en laboratorio o porque una persona que tenga el virus de la gripe humana se contagie a la vez del virus de gripe porcina (incluso del de la gripe aviar al mismo tiempo), o a la inversa; después el virus se recombina, muta y se vuelve altamente virulento para los humanos; pasándose, como la gripe común, de persona a persona mediante la tos, los estornudos, etc. Una persona también puede contagiarse si el virus le llega por las vías respiratorias, bien por el aire, o mediante un objeto contaminado, incluso si toca algo en donde se encuentra el virus y después se toca la nariz o la boca. El aseo, el uso de utensilios desechables o bien esterilizados, el empleo de mascarillas (tapa-boca) y el no acudir a lugares contaminados ni a grandes aglomeraciones son medidas preventivas básicas al alcance de cualquiera.

Los síntomas de la llamada Gripe Porcina presentan un cuadro de intensas fiebres, mareos y fatiga extrema, e inclusive vómitos y diarrea que pueden llevar a la muerte, incluyendo a adultos jóvenes y fuertes. Ante estos síntomas hay que acudir al médico, pero recomendamos llamar previamente a los servicios sanitarios para saber a qué lugar dirigirse sin arriesgarse a contagiar a otras personas.

En estos tiempos de globalización y turismo, el resultado del contagio de la Gripe Porcina podría ser mucho peor que el de la Gripe Española de 1918, ya que los viajes intercontinentales e internacionales se han incrementado enormemente, mientras que la infraestructura hospitalaria, a causa de los modelos de máximo rendimiento económico actuales, ya no está diseñada para soportar pandemias masivas como lo estaba en el pasado.

En realidad, el avance de una epidemia de estas características es cuestión de horas, ya que hay muchas personas que están incubando el virus, sin tener todavía sintomatología, y están expandiendo la epidemia por el mundo. Lo más prudente en estas circunstancias es poner en cuarentena a las personas procedentes de los países que están padeciendo la epidemia y detener el flujo hacia esos países (los que conocemos con certeza ahora son México y Estados Unidos), por su propio bien y porque a su retorno podrán estar incubando la enfermedad y contagiar a la población del país al que vuelven.

En algunos países dicen las Autoridades sanitarias y políticas que no se debe generar alarma; pero, si la llamada gripe española generó una alarma tremenda -y no exagerada- porque la capacidad de transmisión de una gripe de este tipo es altísima, opinamos que, en las actuales circunstancias -en las que es mucho más fácil el desplazamiento por todo el mundo-, la alarma debería ser mayor.

Thomas & C. Coast

Paz Digital, 26-04-2009

Fuente

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s