Donna Haraway y el “Manifiesto Cyborg”: contra el patriarcado capitalista blanco.

Manifiesto cyborg: ciencia, tecnología y feminismo socialista a finales del siglo XX” es un ensayo escrito por Donna Haraway (USA; 1944) en 1985 y publicado en su libro “Simios, cyborgs y mujeres: la reinvención de la naturaleza”, en el cual examina los discursos científicos y tecnológicos que considera cómplices del patriarcado-capitalista-blanco, y cuyos postulados implican la demolición de la familia y el papel biológico reproductor de la mujer, considerado como una tiranía utilizada por el patriarcado capitalista blanco, y superándolo gracias a la ciencia y al relativismo moral.

Estudiantes universitarias chilenas: discursos y prácticas contra la  violencia sexista*

Donna argumenta que hasta que no seamos capaces de superar el género, las mujeres seguirán sufriendo victimas del abuso y la explotación. Por lo tanto, para que la mujer sea libre no basta con otorgarle derechos que sean iguales a los que se le otorgan a los hombres. Según Haraway el sexo es en sí una forma de desigualdad: tal problema sería resuelto si el sexo fuera abolido, junto con la humanidad misma, y nos transformáramos en máquinas asexuadas.

Haraway, desde su feminismo postmoderno, introduce la metáfora del cyborg para argumentar en contra de la construcción esencialista de la identidad que determina la biologia. En su lugar, defiende identidades abiertas, en constante desarrollo, atravesadas por diferencias y especificidades. En este sentido, se vuelve fundamental la disolución de los viejos dualismos del pensamiento occidental: mente/cuerpo, hombre/mujer, realidad/apariencia, cultura/naturaleza, que, a través de la historia, establecieron la dominación de todos los que se constituyeron como “los otros”.

El Manifiesto Cyborg es un ensayo en él que, por medio de la sátira, se establece una lectura del denominado feminismo esencialista y una relectura de diferentes corrientes ideológicas, como el marxismo y el existencialismo. El Manifiesto afirma que no existe nada en el hecho de ser “mujer” que vincule de manera natural a las mujeres, subvirtiendo la biología; para ella, existen afinidades políticas basadas en lo que Haraway denomina “conciencias opositivas”. Conocido por generar gran controversia en el mundo académico y feminista por su propuesta de “erradicar el género” como noción y sus reflexiones sobre la noción de cyborg, en donde se concibe al ser contemporáneo como un ser fusionado-confundido entre humano-máquina, que no necesita de distinciones.

El anhelo (feminista) es una realidad primordial del ser humano. Según la estructura autónoma del discurso feminista de la insaciable Donna, el anhelo no puede ser saciado. El anhelo es parte de un vacío incluso mayor, de un problema mucho más profundo. Y la maquina es en su esencia el triunfo absoluto de la melancolía femenina: es un anhelo insaciable. Es en este sentido que se materializa la voluntad feminista: la mujer alcanza su máxima libertad al convertirse en una máquina. Es la libertad para convertirse por fin en un anhelo que lo consume todo por completo.

· Por lo tanto, resulta ridículo quedarse simplemente en las primeras fases del feminismo; debes ir directamente hasta la última fase y alcanzar lo más rápido posible la meta final que no es otra que el ciber-feminismo. El hecho de que la mujer se identifique con la máquina coincide plenamente con las ideas del post-humanismo (la inteligencia artificial, la nanotecnología, etc.).

“Debemos hablar con claridad: ha llegado el momento en que las mujeres se conviertan en máquinas, solo entonces su profunda identidad metafísica llegará a coincidir con su esencia. Las fases anteriores están colapsando poco a poco, algo anda mal con ellas. Debemos ir ahora directamente hasta el final, de todos modos ¿por qué razón deberíamos detenernos en las etapas intermedias?”

En su ensayo, el concepto de cyborg es un rechazo a los límites rígidos, especialmente aquellos que separan lo “humano” de lo “animal” y lo “humano” de la “máquina”. Haraway plantea que: “El cyborg no sueña con una comunidad que siga el modelo de la familia orgánica aunque sin proyecto edípico. El cyborg no reconocería el Jardín del Edén, no está hecho de barro y no puede soñar con volver a convertirse en polvo”.

En su crítica de las nociones tradicionales de feminismo, el manifiesto se concentra en revisar enfoques feministas relacionados con políticas identitarias. Además, plantea la necesidad de promover una coalición a través de afinidad, para lo que usa la metáfora del cyborg como una manera de llamar a las mujeres feministas a moverse más allá de las nociones establecidas de género y feminismo​. Marisa Olson resumió el pensamiento de Haraway como una creencia en que no existe distinción entre vida natural y máquinas artificiales hechas por el hombre.

Es la cultura de la alta tecnología, propia de la postmodernidad, la que desafía y quiebra ese pensamiento dicotómico. Según Haraway, no está claro quién hace y quién es hecho en la relación entre el humano y la máquina.

En esta instancia surge el cyborg, entendido como un organismo cibernético, un hibrido de máquina y organismo, una criatura de realidad social y también de ficción. Se trata de un ente transgresor sin sexo, raza ni clase social, que rechaza una identidad estable y esencialista. Por eso la autora considera que “los cuerpos –cyborg- son mapas de poder e identidad”, al definir posibilidades políticas y límites diferentes de los propuestos por los mitos occidentales en torno al hombre y la mujer.”

Manifiesto completo en pdf

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s