El manifiesto comunista (1848) y el origen del feminismo.

Los que no hayan leído el manifiesto comunista (1848) desconocen (o son desvergozadamente hipócritas) que la destrucción de la familia, “liberación” de la mujer como clase, e igualitarismo como objetivo político-colectivo, es decir, el feminismo (que es el programa oficial actual en Occidente a nivel global), lo introdujeron los comunistas marxistas. La ignorancia de la gente hace que muchas mujeres (y hombres) que se dicen conservadoras mantengan exáctamente el mismo discurso (explícita o implícitamente) del manifiesto comunista, y después van por ahí de anticomunistas conservadoras o tradcon. Veámos algunas pinceladas del manifiesto comunista de Marx y Engels sobre este tema en concreto dejando de lado el asunto obrero o del proletariado que no es nuestro asunto. Dice el manifiesto comunista de 1848:

“¡Abolición de la familia! Al hablar de estas intenciones satánicas de los comunistas, hasta los más radicales gritan escándalo. Pero veamos: ¿En qué se funda la familia actual, la familia burguesa? En el capital, en el lucro privado. Sólo la burguesía tiene una familia… ¿Nos reprocháis acaso que aspiremos a abolir la explotación de los hijos por sus padres (familia)? Sí, es cierto, a eso aspiramos.”

Como se puede observar para estos iluminados la relación paterno-filial es una relación de explotación cuando en todo caso podríamos decir que es al revés, la “explotación” vendría del hijo hacia el padre que no es lo mismo. Pero es que la cosa no queda ahí, sino que señalan lo de la explotación de la mujer por el hombre y toda esta retórica que se mantiene actualmente en el discurso feminista. Así dicen:

“¡Pero es que vosotros, los comunistas, nos grita a coro la burguesía entera, pretendéis colectivizar a las mujeres!… No advierte que de lo que se trata es precisamente de acabar con la situación de la mujer como mero instrumento de producción.”

¡Genial! Otra vez lo mismo, en todo caso es la mujer la que explota al marido que no es lo mismo y ahora sí que es la mujer un elemento de producción y explotación, lo han conseguido, marxistas, han destruído la familia y han convertido a la mujer en masa en una esclava corporativa y esto secundado por quienes van de conservadores. Como se puede apreciar estos degenerados sólo ven las relaciones matrimoniales desde un punto de vista económico y a su manera, y el matrimonio (que para más inri fue en realidad el gran triunfo de la mujer tal como señala R. Westermarck en su “Historia del matrimonio en la especie humana”) como un intrumento del hombre para explotar a la mujer.

Lo peor del caso es que han triunfado, porque como todos sabemos han convertido a la mujer en una prostituta, es decir, ha pasado de su condición de esposa a la de una especie de puta colectiva oficial, trabajadora explotada y teleñeco político. Enhorabuena, marxistas.

Esto que surgió a mitad del siglo XIX, se ha ido estableciendo gradualmente a golpe de episodios revolucionarios violentos o de reformas graduales, con objeto de pervertir y aniquilar las bases naturales y tradicionales de la sociedad, que tras la seria oposición histórica que trató de plantear las contrarevoluciones conservadoras (y fascistas) de mitad del siglo XX, tienen ya el camino expedito y cuesta abajo para llevar a término sus perversas intenciones, ya bastante avanzadas pero aún en proceso porque, para estos iluminados, el proceso nunca acaba y tendremos aún que tragar mucha mierda, porque actualmente nadie hace verdadera oposición, excepto desde núcleos minoritarios y muy marginales, y como vemos, esta agenda está ya desde 1848 propuesta por los comunistas en su manifiesto y fue secundada por movimientos como el sufragismo anglosajón y posteriores movidas feministas incluyendo nuestros actuales “conservadores”. (Desdati Magazine)

Fuente

2 comentarios en “El manifiesto comunista (1848) y el origen del feminismo.

  1. Los liberales se llaman a sí mismos conservadores. Qué cosas no?
    Por algo se llama liberalismo. Viene de la palabra liberar, como en liberar a las mujeres de su rol de madres y amas de casa, y así puedan dedicar su vida a construir la riqueza de perfectos extraños, trabajando para otros.

    Libertad para traicionar la sangre a cambio de unos sucios papeles con cara de gente muerta.

    Libertad para traicionar la familia a cambio de servir a desconocidos a cambio de unos sucios papeles con cara de gente muerta.

    Libertad para vender la tierra de uno a cambio unos sucios papeles con cara de gente muerta.

    Libertad para matar a los hijos y a los padres, y tener más tiempo para servir a completos desconocidos a cambio de unos sucios papeles con cara de gente muerta.

    Libertad para entregar los sucios papeles con cara de gente muerta a un gobierno que representa a monopolios capitalistas internacionales.

    Por eso chinos, musulmanes y judíos corren alrededor nuestro. Sus civilizaciones trascienden el sucio papel que es idolatrado en occidente.

    Me gusta

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s