Pacto de San Sebastián, primera declaración de independencia y Estatuto de Cataluña – Jose Luis Guerrero

Apenas nacida, a la II República se le creó un grave problema: nada menos que la independencia de Cataluña, su región más rica y poderosa políticamente.

Vamos a explicar otro de los asuntos que, junto con el problema religioso y la reforma agraria, causó profunda división entre la opinión pública española de los años 30.

Las elecciones municipales en Cataluña.

Como en el resto de España, las elecciones municipales que dieron lugar al derrumbamiento de la Monarquía, supusieron en Cataluña un importante vuelco electoral.En Barcelona, supuso la derrota de la Lliga Regionalista [partido del último Ministro de Hacienda de la Monarquía] y el triunfo de Esquerra Republicana Catalana, un partido creado un mes antes de las elecciones por la fusión de pequeños partidos independentistas de izquierdas, ninguno tenía un historial de representación parlamentaria importante.

En números redondos, E.R.C. obtuvo en Barcelona 45.000 votos;
la Lliga Regionalista 25.000 [autonomistas de ideología conservadora];
el Partido Republicano Radical: 23.000 [republicanos “de toda la vida”, españolistas y de izquierdas]
Acción Catalana Republicana 15.000, ésta última no se había querido fusionar en E.R.C. porque creían iba a un fracaso seguro.

La cabeza visible de E.R.C. era Francesc Maciá, un separatista apodado “l´avi” [“el abuelo”] que había vuelto del exilio dos meses antes de las elecciones. El “avi” tenía entonces 68 años, era un teniente-coronel decimonónico que había sido expulsado del ejército por un tribunal de honor a principios del siglo XX.

Durante la Dictadura de Primo de Rivera, Maciá había organizado desde el exilio una pintoresca “invasión” de Cataluña, pero la intentona acabó en un estrepitoso fracaso, abortada en la frontera con cuatro manguerazos de la Gendarmería francesa.

La “gesta” se realizó ante la indiferencia del pueblo catalán, y la vergüenza ajena de los españoles, sin embargo, el suceso granjeó al personaje una aureola de romanticismo, que posteriormente supo rentabilizar políticamente.

Propaganda electoral en las elecciones municipales del 12 de Abril de 1931.

Maciá declara la Independencia de Cataluña.

Ya hemos contado que el advenimiento de la República sorprendió a los propios republicanos, nadie esperaba que la Monarquía se desmoronara tras unas elecciones municipales.En medio de la confusión reinante, los de Esquerra Republicana se apoderaron de los resortes del Poder en Barcelona, y proclamaron en nombre de todo el pueblo de Catalán el:
“Estado Catalán bajo el régimen de la República catalana”.

Los barceloneses habían sido de los primeros en ondear por las Ramblas la nueva bandera republicana y al día siguiente se despertaron sorprendidos en un Estado Catalán Independiente.

Arrogándose prerrogativas de Estado, Maciá firmó numerosos nombramientos oficiales entre su gente de confianza —empezando por su propio Gobierno— y durante cuatro días, existieron en España [al menos en teoría] dos Gobiernos.

Pero al mismo tiempo que Companys y Maciá se adueñaban del Ayuntamiento y la Diputación de Barcelona, los españolistas del partido Republicano Radical ocuparon el edificio del Gobierno Civil, con un tal Emiliano Iglesias al frente.

Los piques venían de tiempo atrás, unos y otros llevaban desde principios de siglo compitiendo por los votos de las masas obreras catalanas. A punto estuvieron de liarse a tiros en medio de la confusión reinante. Finalmente los radicales tuvieron que desalojar el edificio, después que fueran desautorizados por telegrama desde Madrid. El Gobierno provisional confirmaba la designación de Luis Companys como gobernador Civil provisional de Barcelona.

El Pacto de San Sebastián o cómo la República Catalana se convierte en “Generalitat”.

Los periodistas fliparon en Madrid cuando un compañero procedente de Barcelona les enseño un pasaporte sellado por la nueva República catalana. El flamante Gobierno provisional también debió flipar ante el primer asunto que se le ponía encima de la mesa (más tarde Indalecio Prieto lo calificó de traición).El 17 de Abril, tres días después de la proclamación, tres ministros [dos de ellos catalanes] tuvieron que tomar deprisa y corriendo un avión [transporte inusual para la época] para entrevistarse con el autoproclamado President del “nuevo” Estado Catalán.

A la vuelta, facilitaron una nota de prensa manifestando que habían almorzado con el señor Maciá, en un clima de “gran cordialidad y mutua comprensión” para tratar de “articular el hecho revolucionario catalán en el nuevo régimen” y —ateniéndose a lo apalabrado en el “Pacto de San Sebastián”—, acordaron que la entidad presidida por el señor Maciá, se denominara en lo sucesivo Generalidad de Cataluña “de gloriosa tradición” (literal) con atribuciones especiales, pero dentro del Estado español.

La fórmula quitaba la apariencia escandalosa al madrugón separatista pero, a cambio, entregaba a los hombres de Maciá todo el engranaje oficial del Estado en la región. 

Y así fue como la gran mayoría de los españoles [incluidos los catalanes] oyeron hablar por primera vez del “Pacto de San Sebastián”, un “pacto” que no conocía nadie excepto sus protagonistas, con el que los nuevos gobernantes justificaban la audacia de Maciá.

El verano anterior, se habían reunido en San Sebastián un grupo de antimonárquicos de muy variadas tendencias políticas, con el objetivo de aunar fuerzas para conspirar contra la monarquía. Los acuerdos alcanzados fueron posteriormente conocidos como “pacto” de San Sebastián.
El problema es que no se hicieron actas de la famosa reunión. Nadie estampó su firma en un acuerdo sobre el que habría de gravitar la política española en los meses siguientes. Un pacto que no se había dado a conocer a los ciudadanos y que sus protagonistas interpretaron después según sus propios intereses, constituyendo fuente permanente de polémica e inestabilidad política.

Alusiones en prensa al verdadero contenido del Pacto de San Sebastián.

Dimes y diretes.

La prensa está plagada de cruces de declaraciones que demuestran que ni el propio Gobierno se ponía de acuerdo sobre el alcance y significado del Pacto de San Sebastián.

Alcalá Zamora [Presidente del Gobierno] y Miguel Maura [ministro de Interior] no daban al pacto el mismo alcance que los ministros catalanes Marcelino Domingo [Instrucción Pública] y Nicolau d´Olwer [Economía], ministros en Madrid que al mismo tiempo participaban en el Gobierno de Maciá en Cataluña.

Para hacerse una idea del panorama, bastan las declaraciones de Miguel Maura del 29 de Abril, sólo 15 días después de la proclamación de la República:

“Habrán visto ustedes que la Generalidad de Cataluña ha dado a sus miembros nombres pomposos,
y me importa declarar que cualesquiera que sean los cargos y los nombres que le conceda la Generalidad,  las atribuciones que competen al Poder central ni se delegan, ni se renuncian, ni se entregan.”

¿Eh?

Pero cuando preguntaron a Maciá su opinión sobre las declaraciones del Ministro, respondió que suponía que eran falsas:

“Me inclino a creerlo de esta suerte, porque desvirtuarían lo acordado entre los ministros don Fernando de los Ríos,  don Marcelino Domingo,  Nicolau d’Olwer y otros.

Además, dado su tono, extrañaría en estos momentos de concordia, de tantas esperanzas vivas en unos y otros, se agravase el problema catalán, cosa que no puedo creer que esté ni de lejos en el ánimo del Gobierno provisional de la República española.”

Toma ya,

Autonomía política y luchas sindicales.

Para liar más las cosas, el 9 de Mayo, el socialista Largo Caballero [flamante nuevo Ministro de Trabajo] recibía en Madrid a su homólogo catalán, el señor Serra Moret, que venía a reclamar competencias sociales y de trabajo para la Generalitat.El socialista se negó en redondo, alegando que su Ministerio ya tenía una delegación en Barcelona para tales menesteres.

Estaba en juego el control de las masas obreras de Cataluña, donde la U.G.T. no se comía un rosco.

Oh my God!

Históricamente el sindicalismo catalán estaba controlado por la Confederación Nacional del Trabajo (C.N.T.) y los anarquistas habían apoyado a Esquerra Republicana en las elecciones.

Maciá había ofrecido a Ángel Pestaña un puesto en el Gobierno, pero éste no lo aceptó por miedo a perder influencia en un sindicato que tradicionalmente ha sido antigubernamental.

Oh my…

El desencuentro en las altas esferas sindicales no tardó en tener consecuencias:
el 9 de Junio hubo una huelga en el puerto de Barcelona con choque violento entre obreros de la C.N.T. y de la U.G.T.

Hubo 13 heridos, algunos de mucha gravedad.

Oh…

Maciá medió personalmente en el conflictoobligando a los patronos a readmitir en el trabajo a los obreros de la C.N.T., a los de U.G.T. les dieron por saco.

La C.N.T. pronto pasaba la cuenta por el apoyo prestado a Maciá.

Largo Caballero, muy mosqueado, alegó que sólo el ministerio de Trabajo tenía competencias para tales negociaciones y anuló el acuerdo de Maciá

La guerra entre la CNT y la UGT estaba servida, y ya hemos contado en el capítulo anterior las consecuencias que tuvo para la economía.

El 5 de Septiembre, después de dos días cerrado por una huelga general, La Vanguardia denunciaba en un editorial: “Cataluña Indefensa“, el marasmo al que había conducido la complicidad de Maciá con el sindicalismo extremista.

¿Y cómo espanto yo ahora estas moscas.?
Viñeta de La Voz el 17/08/1931. Maciá entrega el Estatuto en Madrid perseguido por un enjambre de moscas que representan el sindicalismo revolucionario.

Pacto de San Sebastián y aspiraciones autonómicas varias.

Según lo acordado con Maciá, la Generalitat debía elaborar un Estatuto que se sometería a plebiscito en Cataluña, después sería presentado a las Cortes Constituyentes en Madrid (todavía no habían sido elegidas) para su aprobación definitiva.

El Gobierno añadió que se haría lo propio en otras regiones con aspiraciones autonómicas, nacía así el trío calavera del nacionalismo periférico de los años 30:

Cataluña, Vasconia y Galicia.Sin embargo, el Estatuto vasco tuvo que esperar porque los independentistas eran profundamente católicos y se empeñaron en un Estado Vasco confesional, muy del gusto del Vaticano.
Indalecio Prieto (Ministro de Hacienda y diputado por Bilbao) dijo en un mitin en el frontón Euskalduna que no consentiría un “nuevo Gibraltar reaccionario y clerical” y que el primer proyecto de estatuto pretendía una “seudorepubliquita católica” dirigida por “los jesuitas de Loyola”

El PNV no había acudido al Pacto de San Sebastián, y su estatuto rociado con agua bendita no era prioridad para el nuevo Gobierno republicano.

Para enredar más las cosas, se empeñaron en un estatuto vasco-navarro que retrasó aún más el proyecto porque en Pamplona no estaban por juntar churras con merinas.

Se sometió referéndum a finales de 1933, pero no salió aprobado en Álava donde había mucho carlista que pedía sacar la provincia del Estatuto, y el proyecto volvió a paralizarse.

El Estatuto Vasco fue aprobado finalmente en Valencia, después de que las Cortes escaparan de Madrid al inicio de la guerra civil.

Cuando se aprobó el Estatuto, toda la provincia de Álava y media Guipúzcoa estaban en poder de los franquistas. Buena parte de los diputados electos no pudieron desplazarse hasta el famoso árbol de la Casa de Juntas de Guernica; un lugar donde según Azaña “había una porción de cachivaches que pretenden ser antiguedades y reliquias de una tradición” (Diarios 16/03/1933).
El caso del Estatuto Gallego también es chusco:
con el coruñés Santiago Casares nombrado Ministro de Marina, todo parecía más fácil para los gallegos, el propio Casares acudió a la reunión de San Sebastián.

En el caso gallego, fueron las diferencias entre los distintos partidos y facciones del autonomismo, los que impidieron el acuerdo. No se pudo convocar referéndum hasta Junio del 36.

El estatuto gallego se presentó en el Parlamento en mal momento: dos días después del asesinato de Calvo Sotelo y tres días antes del golpe de Estado.

Lo chocante es que fue aprobado 9 años después en un local cedido por el Gobierno de México a las Cortes del Frente Popular en el exilio. Como no había quórum suficiente, se contabilizaron como votos a favor las cartas de adhesión enviadas por los que no pudieron asistir…
En fin…

Nada que ver con el caso catalán, donde todo fue viento en popa desde el principio: Maciá convocó una Asamblea de Ayuntamientos, eligió a los delegados, y les puso encima de la mesa un proyecto de estatut previamente redactado. No hará falta decir que se aprobó por unanimidad.

El referéndum del “Estatut de Cataluña”

El 18 de Julio, Maciá se dirigió al pueblo catalán anunciando que había un Estatut, que para él ya tenía fuerza de ley y “para que la tuviera también ante los otros pueblos hispánicos” llamaba a todos los catalanes a que lo votasen con “el ímpetu del pueblo que se ve liberto después de más de dos siglos de esclavitud”

Tal cual.

La fecha del histórico referéndum se fijó para el 2 de Agosto.

La Generalidad quería impresionar en Madrid para demostrar que toda Cataluña estaba detrás de Maciá y echaron el resto en la campaña electoral.

Ya hemos contado en el capítulo dedicado a las elecciones a Cortes Constituyentes,  que los primeros procesos electorales republicanos padecieron los mismos vicios caciquiles que los de la monarquía.Sorprendentes declaraciones del Conseller de Sanidad el día antes de las elecciones. (La Voz. 1/08/1931. Portada)
Sirvan de muestra las fanáticas declaraciones del Conseller Carrasco Formiguera, que un día antes de la votación amenazaba ante la prensa —sin despeinarse— con una “lista negra de aquellas personas que no voten y de las que se sepa que no voten en favor del Estatuto, a fin de hacerles después la vida imposible”.
Con un par.
El conseller lo encontraba muy razonable porque“somos un pueblo civil en pie de guerra y es natural que acudamos a la santa coacción para ganar la batalla definitiva.”
(1/08/1931. Heraldo de Madrid, pág 9. La Nación, pág 8. La Voz, en portada.)

Curiosamente La Vanguardia omite lo de las listas negras, pero mantiene lo de la “santa coacción” e informa de:
“gestiones que se realizan en los pueblos donde hay veraneantes que tienen el voto en la ciudad para que el domingo vengan a Barcelona y voten el referéndum.”

Chúpate esa.

*   *   *
Una formidable propaganda a favor del Estatuto —auspiciada y financiada por la Generalitat— proporcionó un aplastante resultado de 595.205 votos a favor; 3.384 en contra, y 1.095 en blanco o nulos.
El censo total de Cataluña ascendía a 792.684 votantes.

No podían votar las mujeres pero (en compensación) se recogieron 235.467 firmas de adhesión “femenina”.

Oh!

Para que las mujeres, los niños y los hombres no incluidos en el censo pudieran manifestar su opinión, se establecieron en las Tenencias de Alcaldía y en las calles largas mesas con pliegos donde estampar la firma aprobadora. (Ahora. 4/08/1931. Portada.)
Las cifras oficiales del escrutinio, publicadas el 7 de Agosto, reflejan un 75% de participación y un 99% de votos a favor del sí.

¿Hubo pucherazo tal y como denunciaron los “enemigos del régimen”.?

No sé, no sé.Lo cierto es que se trata del resultado electoral más apabullante de la historia del nacionalismo catalán; ni siquiera ha sido superado en las urnas de plástico del 1 de Octubre de 2017.

Que cada uno saque sus propias conclusiones.

Entrega del Estatuto en Madrid.

El 13 de Agosto, el Presidente del Gobierno Alcalá Zamora anunció, que “su antiguo y querido amigo” el señor Maciá, venía a entregar el Estatuto al Parlamento; y declaró eufórico a los periodistas que la relación de Cataluña con España no había conocido mejor momento desde el reinado de Felipe IV.Ni más ni menos.

Preparativos del Gobierno para recibir al señor Maciá. (Ahora. 13/08/1931)
Maciá llegó a Madrid con su Estatuto “lujosamente encuadernado” bajo el brazo.

Ambos presidentes dieron discursos protocolarios y acabaron abrazándose en medio de grandes aplausos.

Después se cogieron unas merecidas vacaciones. Maciá aprovechó para visitar Toledo, Aranjuez, Ávila y El Escorial, donde fue recibido por los alcaldes en olor de multitudes.

*   *   *

El rechazo del pueblo español.

La Comisión que redactaba el anteproyecto de Constitución había negociado previamente con los diputados catalanes para ensamblar un articulado que no cerrara después el camino del Estatuto por inconstitucional.

Titular del Siglo Futuro. 31/08/1931
Según Alcalá Zamora, lo pactado en San Sebastián significaba la “reconciliación de España con Cataluña.”Todo parecía sencillo.
Sin embargo, la opinión pública española nunca se vio vinculada con el Pacto de San Sebastián, entre otras cosas, porque su contenido no se dio a conocer hasta después de proclamada la República.
Cuando se negoció el Pacto en 1930, sus protagonistas no tenían más representación que la de sus propias personas.
“El famoso pacto, del que se habló tanto y tan a tontas y a locas, no fue otra cosa que el pretexto para crear una Junta Revolucionaria que empezaba en Don Niceto y acababa en Galarza…(Alejandro Lerroux. La pequeña historia de España. 1937)
Nadie conocía la exitencia del pacto (ni el compromiso con los separatistas) y la opinión pública asistía atónita al cruce de declaraciones de los políticos que no se ponían de acuerdo sobre su contenido.
El llamado “hecho diferencial” se negoció en una reunión de conspiradores antimonárquicos que no habían pasado por las urnas. Llegaron al poder un año después tras unas elecciones municipales, sin un programa político que lo respaldase.
Una autonomía política y administrativa no hubiera alarmado a casi nadie, eran tradicionales las demandas de la oligarquía catalana para proteger sus intereses.
Sin embargo, los continuos desafíos de Maciá, cuando manifestaba que no aceptaría la resolución final de las Cortes si no coincidía con la “voluntad de Cataluña”, eran percibidos como un privilegio contrario a la propia Constitución republicana, que en su 2º artículo decía:
“Todos los españoles son iguales ante la ley”.

La opinión pública no estaba acostumbrada a que los políticos se jactaran públicamente de no quedar obligados por las leyes que no fueran de su gusto.
La inmensa mayoría de los españoles no aceptaron un estatuto que declaraba en su primer artículo que Cataluña era una nación (después sustituído por comunidad autónoma) y la totalidad del texto estaba inspirado en la idea del primer artículo.
Lo iremos viendo en los próximos capítulos de nuestra Crónica Política de la 2ª República.

Fuente

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s