“Cometimos un gran error” – La proteína de la vacuna COVID se desplaza desde el lugar de la inyección y puede causar daños en los órganos

La investigación obtenida por un grupo de científicos muestra que la proteína de la vacuna COVID puede viajar desde el lugar de la inyección y acumularse en órganos y tejidos como el bazo, la médula ósea, el hígado, las glándulas suprarrenales y en “concentraciones bastante elevadas” en los ovarios. 

Los investigadores de la vacuna COVID habían asumido previamente que las vacunas COVID de ARNm se comportarían como las vacunas tradicionales. La proteína de pico de la vacuna -responsable de la infección y de sus síntomas más graves- permanecería sobre todo en el lugar de la inyección, en el músculo del hombro o en los ganglios linfáticos locales.

Pero nuevas investigaciones obtenidas por un grupo de científicos contradicen esa teoría, según afirmó la semana pasada un investigador canadiense de vacunas contra el cáncer.

“Cometimos un gran error. No nos habíamos dado cuenta hasta ahora”, dijo Byram Bridle, inmunólogo viral y profesor asociado de la Universidad de Guelph (Ontario). “Pensábamos que la proteína de pico era un gran antígeno objetivo, pero no sabíamos que la proteína de pico en sí era una toxina y que era una proteína patógena. Así que al vacunar a la gente estamos inoculando inadvertidamente una toxina”.

https://omny.fm/shows/on-point-with-alex-pierson/new-peer-reviewed-study-on-covid-19-vaccines-sugge/embed

Bridaque recibió una subvención de 230.000 dólares del gobierno canadiense el año pasado para investigar el COVID dijo que él y un grupo de científicos internacionales presentaron una solicitud de información a la agencia reguladora japonesa para tener acceso al “estudio de biodistribución de Pfizer.”

Los estudios de biodistribución se utilizan para determinar por dónde viaja un compuesto inyectado en el cuerpo y en qué tejidos u órganos se acumula.

“Es la primera vez que los científicos han podido ver dónde estas vacunas deARN mensajero[mRNA] están después de la vacunación”, dijo Bridle en unaentrevistacon Alex Pierson, donde reveló por primera vez los datos. “¿Se puede asumir con seguridad que se quede en el músculo del hombro? La respuesta corta es: absolutamente no. Es muy desconcertante”.

El Sars-CoV-2 tiene una proteína de pico en su superficie. Esa proteína en forma de pico es la que le permite infectar nuestro cuerpo, explicó Bridle. “Por eso hemos estado utilizando la proteína de pico en nuestras vacunas”, dijo Bridle. “Las vacunas que estamos utilizando hacen que las células de nuestro cuerpo fabriquen esa proteína. Si podemos montar una respuesta inmune contra esa proteína, en teoría podríamos evitar que este virus infecte el cuerpo. Esa es la teoría en la que se basa la vacuna”.

“Sin embargo, al estudiar el COVID-19 grave, hay […] problemas cardíacosmuchos problemas con el sistema cardiovascular, hemorragias y coagulación, todos ellos están asociados a COVID-19″, añadió. “Al hacer esa investigación, lo que ha descubierto la comunidad científica, es que la proteína de pico por sí sola es casi totalmente responsable del daño al sistema cardiovascular, si entra en circulación”.

Cuando se inyecta la proteína de pico purificada en la sangre de los animales de investigación, éstos experimentan daños en el sistema cardiovascular y la proteína puede atravesar la barrera hematoencefálica y causar daños en el cerebro, explicó Bridle.

El estudio de biodistribución obtenido por Bridle muestra que la proteína de pico COVID llega a la sangre, donde circula durante varios días después de la vacunación y luego se acumula en órganos y tejidos como el bazo, la médula ósea, el hígado, las glándulas suprarrenales y en “concentraciones bastante altas” en los ovarios. 

“Hace tiempo que sabemos que la proteína de la pico es una proteína patógena, dijo Bridle. “Es una toxina. Puede causar daños en nuestro organismo si entra en circulación”.

Un gran número de estudios han demostrado que los efectos más graves del SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID, como la coagulación de la sangre y las hemorragias, se deben a los efectos de la proteína de pico del propio virus.

Un estudio reciente en “Clinical and Infectious Diseases”dirigido por investigadores de Brigham y del Hospital de Mujeres y de la Facultad de Medicina de Harvard midió muestras de plasma longitudinales recogidas de 13 receptores de la vacuna deModerna 1 y 29 días después de la primera dosis y 1 a 28 días después de la segunda.

De estos individuos, 11 tenían niveles detectables de la proteína SARS-CoV-2 en el plasma sanguíneo ya un día después de la primera dosis de la vacuna, incluyendo tres que tenían niveles detectables de la proteína de pico. También se detectó una proteína “subunidad” llamada S1, que forma parte de la proteína de pico. 

La proteína de pico se detectó una media de 15 días después de la primera inyección, y en un paciente se detectó la proteína de pico el día 29 -un día después de una segunda dosis de la vacuna- que desapareció dos días después.

Los resultados mostraronque la producción de antígeno S1 tras la vacunación inicial puede detectarse al primer día y está presente más allá del lugar de la inyección y de los ganglios linfáticos regionales asociados.

Ante la hipótesis de un volumen sanguíneo medio de un adulto de aproximadamente 5 litros, esto corresponde a niveles máximos de aproximadamente 0,3 microgramos de antígeno libre circulante para una vacuna diseñada sólo para expresar el antígeno anclado a la membrana.

En un estudio publicado en “Nature Neuroscience”, en la actualidad, los animales de laboratorio a los que se les inyecta la proteína de pico purificada en el torrente sanguíneo desarrollan problemas cardiovasculares. La proteína de pico también atravesó la barrera hematoencefálica y causó daños en el cerebro.

Según Bridle, fue un grave error creer que la proteína de pico no pasaría a la circulación sanguínea. “Ahora, tenemos pruebas claras de que las vacunas que fabrican las células de nuestros músculos deltoides fabrican esta proteína – que la propia vacuna, más la proteína – entra en la circulación sanguínea”, dijo.

Bridle dijo que la comunidad científica ha descubierto que la proteína de pico, por sí sola, es casi totalmente responsable del daño al sistema cardiovascular, si entra en circulación.

Una vez en la circulación, la proteína de pico puede unirse a los receptores específicos de la ECA2 que se encuentran en las plaquetas de la sangre y en las células que recubren los vasos sanguíneos, dijo Bridle. “Cuando eso sucede puede hacer una de dos cosas. Puede hacer que las plaquetas se aglutinen, lo que puede dar lugar a la coagulación; por eso hemos visto trastornos de la coagulación asociados a estas vacunas. También puede provocar una hemorragia”, añadió.

Tanto la coagulación como la hemorragia están asociadas a la trombocitopenia trombótica inducida por vacunas (VITT). Bridle también dijo que la proteína del pico en la circulación explicaría problemas cardíacos notificados recientemente en adolescentes vacunados.

Stephanie Seneff, investigadora principal del Instituto Tecnológico de Massachusetts, dijo que ahora está claro que el contenido de las vacunas llega al bazo y a las glándulas, incluidos los ovarios y las glándulas suprarrenales, y se desprende en el medio para acabar llegando al torrente sanguíneo causando daños sistémicos.

“Los receptores ACE2 son comunes en el corazón y el cerebro”, añadió. “Y así es como la proteína de pico causa problemas cardiovasculares y cognitivos”.

El Dr. J. Patrick Whelan, reumatólogo pediátrico, advirtió a la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU.(“Food and Drug Administration”, FDA por sus siglas en inglés) en diciembre que las vacunas de ARNm podrían causar lesiones microvasculares en el cerebro, el corazón, el hígado y los riñones de formas no evaluadas en los ensayos de seguridad.

En una presentación pública Whelan trató de alertar a la FDA sobre la posibilidad de que las vacunas diseñadas para crear inmunidad a la proteína de pico del SARS-CoV-2 causen, en vez de ello, lesiones.

Whelan estaba preocupado por el hecho de que la tecnología de vacunas de ARNmutilizada por Pfizer y Moderna tenía “el potencial de causar lesiones microvasculares (inflamación y pequeños coágulos sanguíneos denominados microtrombos) en el cerebro, el corazón, el hígado y los riñones de formas que no se evaluaron en los ensayos de seguridad”.

Fuente

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s