Fratricidios de la guerra civil: Castellón y el “isla de menorca”

.

El ‘Isla de Menorca‘, en foto del libro ‘De la marina de antaño. Notas para la Historia de Menorca: Siglos XVIII y XIX‘ [1968], Vol II, de Juan Llabres Bernal [España, 1930-1975]. Vía trasmeships.•

Guerracivilismo.

A propósito del artículo -que adjunto infra- de Jon Juaristi sobre la criminalidad indiferenciada de la Guerra Civil Española [1936-1939], relatando las circunstancias en que los finalmente derrotados asesinaron a dos hermanos de uno de sus abuelos -quien sobrevivió a la guerra también como perdedor, al haber pertenecido al mismo bando que los asesinos- me he prestado a indagar sobre una tragedia semejante que, curiosamente, también acabó con la vida de uno de mis tíos abuelos, preso en el barco carcelario ‘Isla de Menorca‘, atracado en el puerto del Grao de Castellón.

Para mi sorpresa, me he encontrado con la historia en Wikipedia -con nombres y apellidos- y pongo a lo más sagrado de cada quien por testigo de que jamás en mi familia, jamás, mis padres y abuelos me contaron nada que pudiera alimentar odio, rencor o deseo de venganza. Es más: desconocía, hasta ayer, los detalles de la masacre que transcribo a continuación.

Para que después alguien se sorprenda de la cantidad de gente indignada por los actuales tejemanejes de aquellos que, bajo los más diversos pretextos, están reavivando los rescoldos del fuego fraticida que toda guerra civil porta consigo.

EQM.•

 .

Fot. del dique de Levante del puerto de Castellón, en 1936. Vía Aula Militar Bermúdez de Castro.

.

La tragedia del ‘Isla de Menorca’ en Castellón. 

Vía Wikipedia.

El buque Isla de Menorca, fue utilizado como prisión y punto de partida del trayecto para el asesinato de numerosos ciudadanos de relevancia social, como políticos, religiosos, militares, guardias civiles y empresarios [que habían sido internados allí por el Gobernador republicano precisamente para salvaguardarlos de las turbas].

Sobre la una de la madrugada del 29 de agosto de 1936, tras ser acordonado todo el Grao de Castellón, comenzaron los crímenes por parte de piquetes ‘antifascistas’. Los cincuenta y siete presos fueron sacados del barco, atados con alambres de dos en dos, para ser conducidos por grupos, montados en camiones, a las playas del Serrallo, del Pinar y a la carretera de Almazora, donde los asesinadon a todos menos a Jaime Peris, que cayó arrastrado por el cuerpo de su compañero y pudo contarlo.

Entre los asesinados: 

– Francisco Javier Bosch Marín (abogado y diputado a Cortes en 1931 y 1936, concejal de Valencia, ex Subs. de Comunic. y de Obras Públicas, consejero de DRV), – Carlos Lago Mas Llorens(periodista y director del Diario de Castellón), – José Gómez Aznar (Capitán de Infantería y jefe de la Comunión Tradicionalista de Castellón), – José Pascual Viciano (alcalde de Castellón 1929-1930, con Miguel Primo de Rivera), – Manuel Cosín Fabregat (vocal de la Cámara de Comercio de Castellón), – Juan Mut Armengol(agricultor, concejal en mayo de 1936), – Manuel Breva Perales (abogado, diputado provincial de Castellón y alcalde de Castellón 1930-1931), – Jaime Rodríguez Agost, (jornalero tradicionalista) – José López Asins (sacerdote), – José Fidel Fuentes Colom(periodista), – Guillermo Beltrán Monferrer(sacerdote), – Emilio Comín Nicolau (conductor, 19 años), – Julio Adell Abad (carlista; su hermano Manuel fue asesinado el 2 de octubre), – Ramón Agustí Martínez(secretario de la Juventud Tradicionalista), – Juan Antonio Albiol Chaler(labrador carlista) – Manuel Albiol Chaler (labrador, hermano del anterior), – José Balaguer Olucha(comerciante), – Carlos Bellido Rubert (linotipista de El Siglo Futuro– Vicente Bellido Rubert (hermano del anterior y empleado del Registro de la Propiedad) – Enrique Manero Forés(abogado), – Melchor Monzonis Soler (Teniente Coronel, padre del laureado Teniente Fernando Monzonis Mozas, quien da nombre a una calle de Castellón)

Pd.- De Aula Militar Bermúdez de Castro: Posteriormente, fueron recogidos los cadáveres por un camión del Servicio Municipal de Limpieza, que los trasladó al cementerio municipal, registrándose su ingreso]. •

Entrada a la cárcel de Larrinaga. Vía El Correo.

.

Turbas

Jon Juaristi, en El Imparcial, 041108.

El 4 de enero de 1937, nueve Junkers de la Legión Cóndorbombardearon Bilbao. Mi padre, a la sazón un niño de once años, recuerda cómo, después del bombardeo, vio a las turbas —ha usado siempre esta palabra en su relato de los hechos- subir hacia Begoña, donde estaba la cárcel de Bilbao y varios conventos que habían sido habilitados como prisiones. Los hermanos mayores de mi padre combatían en el frente como gudaris. Mi abuela envió a los dos únicos chicos que quedaban en casa, mi padre y su hermano Jon, de trece años, a ver qué pasaba en las cárceles, porque temía por la suerte de uno de sus cuñados, el abogado carlista José María Juaristi, antiguo concejal y diputado a Cortes por Bilbao, encarcelado en el convento de los Ángeles Custodios.

Mi padre volvió a casa espantado de la visión de las turbas, que se habían armado con machetes en los puestos del mercado. Lo que sigue es un resumen de los acontecimientos del 4 de enero. El bombardeo causó tres muertos y tres heridos (más tres tripulantes alemanes de un Junker, derribados por el joven piloto Del Río, as vasco de la aviación republicana). Los directores de las prisiones solicitaron la inmediata protección de las mismas al Gobierno de Euskadi, pero los nacionalistas vascos, mayoritarios en dicho gobierno, se negaron a mandarles fuerzas de la policía autónoma, con el argumento de que su intervención podría desatar una guerra entre el PNV y las izquierdas.

Finalmente se optó por encomendar la defensa de las cárceles a un batallón de la UGT, que, como primera medida, colocó piquetes de guardia en todos los accesos a las prisiones, con instrucciones de frenar a cualquier cuerpo de policía que tratara de interferir. En Larrínaga, los milicianos de UGT asesinaron a 71 reclusos indefensos, lanzando bombas de mano dentro de las celdas. En la aneja Casa de Galera, los asesinados por los supuestos protectores fueron 33. En el convento de los Ángeles Custodios, entre los milicianos de UGT y las turbas exterminaron a los 96 presos (a la mayoría de ellos, a machetazos).

Sólo el convento del Carmelo, defendido por seis guardias armados y por oficiales rebeldes allí recluidos, que utilizaron botellas medio llenas de agua contra los asaltantes, quedó relativamente a salvo del linchamiento (aunque los de UGT consiguieron asesinar a cuatro presos). Cuando todo terminó, Telesforo Monzón, Consejero de Interior del Gobierno de Euskadi, llegó a imponer el orden, al mando de una columna motorizada de la Policía Autónoma.

Todos los asesinados en los Ángeles Custodios (entre ellos, mi tío abuelo José María de Juaristi) eran ancianos monárquicos y tradicionalistas, a los que se anunció su muerte sucintamente (“Ya habéis vivido bastante”). Mi tío abuelo contaba cerca de ochenta años, como su correligionario Juan de Olazábal Ramery, que cayó a su lado: viejos próceres del carlismo vasco que llevaban mucho tiempo jubilados de la política.

Junto a ellos murieron otros muchos sobrevivientes de la derecha vizcaína de la Restauración. En 1956, durante la celebración en el exilio del I Congreso Mundial Vasco, el lehendakari José Antonio Aguirreasumió la responsabilidad de los asesinatos ante el mutismo de Telesforo Monzón, que se portó como si aquella enojosa historia de dos décadas atrás no le concerniera.

Los datos que he resumido no proceden de la Causa General ni de obra alguna de la historiografía franquista, sino de The Tree of Gernika. A field study of modern war (1938), de George Steer, y de la biografía de este último –Telegram from Guernica. The Extraordinary Life of George Steer (2003)-, de Nicholas Rankin. Es una historia más de la Guerra Civil que, en este caso, toca a mi familia.

Mi abuelo, nacionalista vasco, se contó entre los derrotados, pero perdió a sus dos únicos hermanos varones a manos de las turbas de su bando. De turbas (mobs) habla también Rankin, y de turbas hablaba mi abuelo. Probablemente, muchos milicianos de aquel batallón de UGT que tan valientemente protegió a las turbas, el 4 de enero de 1937, fueron fusilados por los vencedores. Si yo fuera Cándido Méndez, no me empeñaría en averiguarlo.•

NOTAS.-

La guerra civil española [1936-1939] es conocida por muchos como la ‘guerra del 36‘. . Para conocer la historia del buque ‘Isla de Menorca’. Como curiosidad, decir que su desguace se produjo también en el puerto de Castellón.

– Enlaces, corchetes, negritas [con perdón] e imágenes son aportados por EQM.

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s