1936: “El reembarcament” Alocución del Teniente Coronel Luís García Ruiz

El Teniente Coronel García Ruiz hizo el resumen de la campaña con la siguiente charla en Radio Mallorca el sábado 6 de septiembre

El teniente coronel García Ruiz hizo el resumen de la campaña, con la siguiente nota:

El teniente coronel Luis Garía Ruiz, medalla en pecho

“Españoles:

“Ya sabéis -lo ha reconocido la misma Generalidad de Cataluña- que Mallorca fue atacada, no porque necesidades militares lo aconsejaran, sino porque el capitán Bayo lo exigió al honorable señor Companys. El capitán Bayo -leed el “Anuario”- tiene cuarenta y cuatro años, lleva catorce de empleo y es sólo capitán. Cuando la honrada ambición de que nos hablan las Ordenanzas Militares no puede satisfacer en los campos de batalla no le queda otro recurso que intentar aplicarla en las intrigas políticas, traicionando a su Patria, a su dignidad y a sus compañeros de Ejército.

“El capitán Bayo -cuarenta y cuatro años de edad y catorce de empleo- era sólo capitán. No bastaban para cimentar su fama, ni la conquista de Cabrera, el islote poblado por conejos, ni el cautiverio de Ibiza, la mártir indefensa. Era preciso hacer algo más definitivo para que su nombre pasara a la posterioridad. Y por esto vino a Mallorca, a conquistarla con la ayuda de la Generalidad de Cataluña. Para que el capitán Bayo pudiera ascender vertiginosamente a mariscal de Tierra y Aire, el honorable Presidente señor Companys, accedió a una empresa tan inútil y costosa como sangrienta y ridícula, que hubiera hecho las delicias de un Tartarín si el héroe de Daudet, en vez de ser un burgués honrado y pacífico, hubiera sido un megalómano lindado con la anormalidad.

“Hay quisiera, en esta breve charla, daros idea de lo que fue el ataque a Mallorca. Pero como mis informes podrían parecer sospechosos de parcialidad hacia nuestro bando, daré de la do toda la documentación nuestra y os leeré únicamente algunos extractos de despachos cursados por el enemigo y captados por nuestro servicio de información.

“De la colección de radiogramas que tengo ante mí, lo primero que salta a la vista es el carácter de empresa catalana que tuvo la expedición contra Mallorca. Los partes se cursan al honorable Presidente de la Generalidad y los pedidos de material se dirigen a su no menos honorables Consejeros. Rara vez el capitán Bayo comunica con Madrid; infinitas con Barcelona. En su afán de congraciarse con los separatistas catalanes, el capitán Bayo llega a virtuosismos en adulación: “Hágole saber para su satisfacción, que en el desembarco sólo han intervenido fuerzas de Cataluña, que tienen un elevado espíritu y trabajan incansablemente”, Esto lo comunica un capitán español, que juró la bandera española a la antiespañola Generalidad de Cataluña.

“Los partes del capitán Bayo no pasarán a la história como modelos de literatura militar. Sus instrucciones, menos. Fuera de insultar a los fascistas con frases soeces de mancebía, al jefe de la expedición no se le ocurren otras concepciones estratégicas que aprobar el bombardeo de Inca (precisamente en jueves, por ser día de mercado) y solicitar insistentemente el de Palma, para romper la resistencia del frente de Son Servera. En las primeras comunicaciones, el tono es optimista y jaque: “Pronto acabaremos con esta pena de las Baleares, facciosa por obra y gracia de unos señoritos fascistas …”

Alberto Bayo Giroud

Luis García Ruiz

“Después se van acumulando dificultades. El torpedero 17 se le marcha a Mahón sin permiso. El capitán del Montenegro se insubordina y hay que relevarlo. El honorable Consjero de Gobernación de la Generalidad no remite los haberes a los milicianos, “creándole al Mando una situación dificilísima”. Los barcos, al recibir órdenes de acercarse a la costa, aseguran que no tiene objeto ninguno al cumplirlas. Se constituye un Comité de Marina y Aviación. Los jefes subordinados preguntan si deben obedecer a los mandos técnicos o a los políticos. Los soldados de Mahón reclaman porque los soldados catalanes no se incorporan a filas negándose a compartir con ellos los riesgos de la campaña anti-fascista.

“Apenas pueden rellenarse con mentiras las comunicaciones. El 21 de agosto se dice que Córdoba ha capitulado. Al día siguiente, las tropas de Bayo, siempre “invictas”, dicen que han apresado en el frente a un comandante de Estado Mayor de la guarnición de Mallorca. El 27 aseguran que hay huelga general en Palma y el 2 de septiembre afirman oír desde Porto Cristo el cañoneo que en Palma sostiene el Ejército para sofocar una revuelta del pueblo. Y aseguran también que en Mallorca, por cada bomba de Aviación, son fusilados cinco presos del Frente Popular. 

“Cuando aparecen nuestros aviones, el`pánico es general en las huestes de Bayo. El Marqués de Comillas pide insistentemente su relevo. “La defensa de su barco -tiene que radiarlo Bayo a su capitán- está poniéndose al costado del Almirante Antequera, cuyos cañones antiaéreos son perfectos; en cuanto al tiro de las baterías de tierra, ya le dije lo que tenía que hacer. Queda usted destituido. Entregue el mando al segundo y venga a esta base, pues por su falta de decisión ha quedado sin víveres la columna”. Todos los barcos sienten la necesidad de ir a aprovisionarse a Mahón. El buque hospital, tan pronto quiere estar aislado de los demás, para que no se le confunda con ellos, como reclama su compañía, pues la soledad le empavorece. El Giralda asegura que no escapará del paso si le cae una bomba encima. Por todas partes se ven aviones de “doble cola”. Cómo será de agitado el día, que a las ocho y media de la noche los tripulantes y milicianos de un vapor se dirigen al capitán Bayo manifestándole que “enterados de la orden de regresar a Punta Amer, no creen acertado hacerlo, pues entienden que careciendo el buque de defensa y después del bombardeo, tanto aéreo como terrestre, de la mañana, lo más acertado será regresar a un puerto cualquiera para ponerse en condiciones de defensa y evitar un sacriicio estérail” y Bayo termina por exclamar el 31 de agosto: “Imposible resistir bombas enemigas. Urge venga Jaime I bombardear Palma. Concentraciones enemigas nos atacan ambos flancos·.

Desembarco de las tropas expedicionarias del capitán Bayo

“Llega, por fin, la anhelada orden de evacuar Mallorca. Bayo trata de reivindicarse ante el tribunal de la Historia con la arrogancia de un Napoleón regresando de Egipto: “Accedo a las indicaciones del Gobierno -dice- y consiento en reembarcar mi columna, sin ponerme a meditar si es buena o mala medida de gobierno … Pero aseguro a la opinión española que cuando quiera el Gobierno actuar, tomará la isla con algunos elementos de guerra mayores de los que tuvo mi columna de cuatro mil hombres, con sólo cuestión de cuatro o cinco días.

“Y así termina la epopeya de esta capitán que llevaba catorce años de empleo y soñaba ser el Mariscal de la República catalana. Vosotros sabéis, españoles, que los defectos más difíciles de perdonar en nuestra Patria son la envidia y el resentimiento. Yo no sé si será posible llegar a perdonar algún día a los envidiosos y resentidos de la Generalidad catalana. Pero sí sé que hay seres para los cuales nunca podrá haber perdón. Por ejemplo, ese capitán que llevaba catorce años de empleo, y en vez de continuar mandando soldados españoles prefirió asumir el mando de los pistoleros internacionales y separatistas.

Memoria Civil, núm. 25, Baleares, 22 junio 1986

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s