“El Valle de Los Caídos, uno de los mayores ejemplos de la falsa memoria histórica”

Decía Pablo Casado en 2018: “Nunca defenderé el Valle de los Caídos ni a quien está enterrado dentro, pero hay que mirar al futuro”. Todo pueblo que olvida su pasado está condenado a repetirlo. Y todo pueblo que no conoce su verdadera historia está condenado a ser manipulado por los que se han inventado una nueva.

Para poder elegir en libertad, hay que conocerlo todo. Cuanto menos se conoce, menos libre sé es. El Valle de los Caídos es un símbolo de la derrota del comunismo en España, de la derrota de la masonería anticlerical, y un símbolo de reconciliación entre los españoles. Destruirlo no es mirar al futuro, destruirlo es un símbolo de contribución a los que buscan la ruina de España.

El Consejo de Ministros ha dado este martes un paso adelante con la aprobación del proyecto de Ley de Memoria Democrática. Entre otras medidas, el texto plantea la «resignificación» del Valle de los Caídos para que no sea un recinto de exaltación de la guerra civil y de la dictadura franquista. Para entender lo que significa en realidad el Valle de los Caídos para España, habría que estar enterado de la verdad que se encierra tras ese gran monumento.

Muchos piensan que fue un campo de concentración, pero no fue así. Todo lo que vamos a contar, procede del único estudio serio que se ha hecho sobre este particular. Fue llevado a cabo por Don Alberto Bárcena. La información siempre estuvo para quien quiso estudiarla, pero como contravenía a la versión oficial, y todo el que se acercaba a ella se llevaba una gran sorpresa… Unos por no desentonar y otros (la mayoría) por contribuir con la Leyenda Negra; hasta que no llego Don Alberto, todos hicieron la vista gorda.

Don Alberto comenzó su tesis, a partir de un trabajo que ya había realizado y no publicado el prior del monasterio Don Santiago Cantera. La providencia hizo, que Bárcena descubriese en el Archivo General del Palacio Real de Madrid, un fondo documental de sesenta y nueve cajas con la información que se acumuló durante los años de la construcción (19 años), miles de documentos. Documentos que sin ninguna duda dejan muy claro, que aquello no fue un campo de concentración ni que los presos que trabajaban allí estuviesen sometidos a trabajos forzados, sino todo lo contrario. Aquello fue un mausoleo para todos los caídos y se construyo con el ánimo de reconciliar a todos los españoles.

Es indudable que el afán era pacificador y unificador. En ese mausoleo, están enterrados los muertos de un bando y de otro, también están enterrados sacerdotes y monjas víctimas de la represión eclesial. Es decir, están enterrados juntos, mártires y ejecutores. Es más, el New York Times, publico el día de la inauguración lo siguiente:

“Ante una muchedumbre de entusiastas formada por más de cuarenta mil personas, el General Franco ofreció el ramo de olivo de la paz a los millones de españoles que entre 1936 y 1939 lucharon al lado del gobierno republicano vencido”.

La documentación recoge desde las nóminas de todos los trabajadores (presos y libres), su alimentación (de presos y libres), hasta información de las viviendas donde esos trabajadores tenían a sus familias. Al principio se albergaron incluso en chabolas construidas por ellos mismos, pero poco a poco se construyeron viviendas dignas e incluso un colegio. Aquello llego a ser como un pueblo. A la escuela iban los hijos de los libres de los presos y de los funcionarios. Incluso los hijos de los profesionales que estaban allí dirigiendo las obras. Don Alberto recalca, que todo lo que revela la documentación, es totalmente opuesto a lo que manifiesta la leyenda negra.

El preso que quería trabajar en el Valle, tenía que dirigirse a un patronato creado al efecto que se ubicaba en el Ministerio de Justicia –llamado “Nuestra Señora de la Merced”–. Solicitaba su traslado desde la prisión en la que estuviese y se le concedía o no en virtud de la gravedad del caso. Esto demuestra que no hubo allí ningún tipo de esclavitud, porque eran los mismos presos los que solicitaban su traslado

Había condenados a muerte por delitos de asesinato durante la guerra (aprovechando la guerra habían asesinado a civiles), a los que tras una revisión del caso se les conmutaron las penas de muerte por la de 30 años de prisión. Muchos de estos, se redimieron trabajando en el Valle de los Caídos aunque no estaban incluidos en la remisión de penas. En muchas ocasiones, estás condenas a muerte estaban bastante justificadas, como en el caso de un tal Justo Roldan Sainero “el matacuras”. El archivo de su causa se encuentra en el histórico del Ministerio de Defensa, por lo que se dio en llamar “Los Sucesos de Pinto”, donde este hombre estuvo involucrado en el asesinato de civiles. También había presos como los que participaron en los asesinatos del “Tren de la Muerte” donde desalojaron un tren que venía de Jaén y mataron civiles, sacerdotes y monjas en el lugar llamado “el Pozo del tío Raimundo”.

En el año cincuenta, el regidor del lugar hace circular una orden en la que dice que el valle no es un lugar de veraneo y a partir de entonces se exige que todo el que tenga alguien en su casa, explique la relación que le une con esa persona. El dueño de otra empresa que trabajaba en el valle (además de la empresa Huarte), un tal Juan Banus, eleva una protesta al Consejo de las Obras, en la cual manifiesta que al haberse disparado las cargas sociales en relación al año anterior, las condiciones habían cambiado de manera significativa. En esa protesta por escrito, refleja lo que estaba ganando todo el mundo, y se ve claramente que todos ganaban lo mismo (presos y libres). Además apostilla: a los presos, por estar desmotivados, la empresa les paga una peseta más que a los libres para motivarlos.

 Esta información o documento se encuentra en el archivo del Palacio Real. Por cierto, se habla mucho del tema de los presos, pero presos en el valle solo hubo durante siete años de los 19 que duro la obra. Durante los tres primeros años no hubo presos, solo libres, las obras comenzaron en el año 1940 y los primeros presos llegaron en el 43. En el año 50 fueron indultados los últimos presos que no habían redimido su pena, y las obras finalizaron en el 59. Muchos presos se quedaron allí trabajando como libres. Esto nos muestra de nuevo, que no estaban tan mal allí, pues después de cumplir las penas seguían trabajando como libres.

Otro mito, en torno al Valle de los Caídos, es el de la cantidad de presos que murieron durante la construcción, se llega a hablar de miles. Algunos incluso llegaron a decir, que los mataban cuando ya no los necesitaban. Esto es una “blasfemia”, porque la realidad fue todo lo contrario. Existe un documento muy importante que aclara todo esto en la dirección totalmente opuesta. Resulta, que una tal Geronima, viuda del primer accidentado con resultado de muerte de las obras que se llamaba Alberto Díaz Organista, manda una carta al arquitecto de las obras Diego Méndez, argumentándole que es la viuda del primer accidentado con resultado de muerte, y esta carta está fechada en el año 1948, ocho años después de haber comenzado las obras.

 Esta carta se la remite al arquitecto, porque existía una prerrogativa por la cual los presos o los trabajadores, una vez que terminaban el trabajo en las obras, podían solicitar una vivienda de protección oficial. Los presos fueron muy bien tratados durante las obras y después. La prueba es, que al apodado “matacuras” también se le concedió una de estas viviendas muy cerca de la Castellana.

La cantidad de pruebas documentales es abrumadora. Pruebas que nos llevan a pensar, que el monumento es una obra de arte arquitectónica, una obra de arte religiosa y una obra de arte de la máxima expresión de perdón tras una guerra. El que escribe este artículo, no es persona que mienta ni falte al rigor histórico. Si alguien cree que lo expuesto en este artículo es falso, no tendrá problemas por someterse a un careo con pruebas históricas.

Fuente

4 comentarios en ““El Valle de Los Caídos, uno de los mayores ejemplos de la falsa memoria histórica”

  1. Mucho me temo que a Pablo Casado, le pase lo que a Albert Ribera, el cual quiso quedarse con el centro derecha pactando con la Izquierda, que al final esta a punto de desaparecer solo por traicionar sistemáticamente al PP cuyo partido era su soporte en muchas comunidades. Ahora es VOX quien apoya al PP esperemos que el PP recapacite, o no quedaran pluma alguna de la gaviota….

    Me gusta

  2. El Valle de los Caidos, es una obra sin precedentes, magnífica obra, en la que se pretendió, la reconciliación entre las dos España. Los que no lo admitieron, es por que su odio, no tiene fin. VIVA ESPAÑA, UNIDA.!!!

    Me gusta

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s