El evento que simuló una pandemia en 2019 presagió la censura de Internet – Ken Silva


Una señal del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, el 20 de enero de 2017. (Fabrice Coffrini/AFP Fuente

POR KEN SILVA
18 de Octubre de 2021

Apenas unas semanas antes de que se confirmara el primer caso de COVID-19, un grupo élite de funcionarios gubernamentales, empresarios y científicos se reunieron en Nueva York para planificar varias estrategias para guiar a la sociedad a través de una pandemia mortal.

El escenario podría parecer una especie de teoría conspirativa, pero sucedió hace dos años.

El 18 de octubre de 2019, el Foro Económico Mundial, la Fundación Bill y Melinda Gates, y el Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud organizaron el “Evento 201“–un “ejercicio de alto nivel contra la pandemia”, durante el cual los líderes mundiales simularon varias respuestas políticas ante un brote mundial de enfermedades.

Cuando se confirmó el primer diagnóstico de COVID-19 solo unas semanas después, abundaron las especulaciones sobre las similitudes–tantas que los organizadores emitieron una respuesta.

Si bien no se ha producido ninguna evidencia sólida para sustentar la especulación, el Evento 201 presagió cuántas de las mismas instituciones globales responderían a algunos de los problemas que surgieron sobre la COVID-19 meses después, incluida la forma en que impulsarían la censura de información.

Los participantes del evento incluyeron a la entonces investigadora principal de la Universidad de Columbia, Avril Haines, que ahora es la Directora de Inteligencia Nacional de EE. UU.; Chris Elias, presidente del programa de desarrollo global de la Fundación Bill y Melinda Gates; George Gao, director general del Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades; y Stephen Redd, entonces subdirector de servicios de salud pública y ciencia de implementación en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

A los participantes se les presentó un brote simulado de un “nuevo coronavirus zoonótico” transmitido de murciélagos a cerdos y a personas, provocando una pandemia grave.

“La enfermedad comienza en las granjas de cerdos en Brasil, de forma silenciosa y lenta al principio, pero luego comienza a extenderse más rápidamente en los entornos de atención médica”, según el escenario del Evento 201.

“Primero se exporta por vía aérea a Portugal, Estados Unidos, y China y luego a muchos otros países. Si bien al principio algunos países logran controlarlo, continúa extendiéndose y reintroduciéndose, y eventualmente ningún país puede mantener el control”, afirmó.

A los participantes se les presentaron decisiones de política para cuatro amplias categorías: respuesta médica, viajes y comercio, finanzas y comunicaciones.

En algunos temas, el Evento 201 difirió de la pandemia de la vida real, quizás más prominentemente con respecto a los viajes y confinamientos, ya que el Evento 201 no recomendaba los confinamientos y se oponía explícitamente a las restricciones de viaje.

“Los países, las organizaciones internacionales, y las empresas de transporte global deben trabajar juntos para mantener los viajes y el comercio durante las pandemias graves”, dijo Event 201 en sus recomendaciones. “Los viajes y el comercio son esenciales para la economía mundial, así como para las economías nacionales e incluso locales, y deben mantenerse incluso frente a una pandemia”.

Pero en las comunicaciones, las recomendaciones del Evento 201 son similares a las que sucedieron con la COVID-19–al igual que con los eventos en sí.

Durante la simulación, por ejemplo, Gao dijo que la “desinformación” se extendió por China y el resto del mundo.

“Hay información errónea, y la gente cree que esto es algo creado por el hombre, que una compañía farmacéutica creó el virus”, dijo, y agregó que hubo “muertes debido a esta información errónea”.

Redd también dijo que había información errónea relacionada con los tratamientos.

“Estamos viendo casos de personas que prueban tratamientos que presuntamente son efectivos, pero que en realidad son dañinos”, dijo durante la simulación.

Durante la pandemia simulada, algunos países recurrieron a cerrar Internet para reprimir el pánico. Otros trabajaron con empresas de redes sociales para censurar lo que dichos estados consideraban información errónea.

Los participantes expresaron su oposición a los cierres de Internet, pero acordaron que los gobiernos deberían trabajar con las empresas de redes sociales para controlar la narrativa.

Los organizadores del Evento 201 hicieron recomendaciones similares después de la simulación.

“Los gobiernos deberán asociarse con empresas de redes sociales y tradicionales para investigar y desarrollar enfoques ágiles para contrarrestar la desinformación”, afirmaron los organizadores. “Por su parte, las empresas de medios deben comprometerse a garantizar que los mensajes autorizados tengan prioridad y que se supriman los mensajes falsos, incluso mediante el uso de la tecnología”.

Redd también dijo que el gobierno debería vigilar las redes sociales para combatir la desinformación.

“Con las plataformas de redes sociales, existe la oportunidad de comprender quién es susceptible y de qué forma a la información errónea. Entonces, creo que existe la oportunidad de recopilar datos de ese mecanismo de comunicación”, dijo Redd, quien desde entonces se jubiló. “Con esa capacidad, podemos identificar información falsa más rápidamente”.

Las políticas del Evento 201 se manifestaron después de la COVID-19, con gobiernos y grandes plataformas tecnológicas trabajando en conjunto para vigilar y censurar el contenido sobre numerosos temas relacionados con la pandemia.

Durante y después de las conversaciones, se reveló que la pandemia simulada resultó en 450,000 casos y 26,000 muertes en un mes, 10 millones de casos y 660,000 muertes en tres meses y 65 millones de muertes en los primeros 18 meses. Se instó a los participantes a preparar a sus diversos sectores para una crisis de salud pública similar.

Se descubrió que el primer caso confirmado de COVID-19 se produjo pocas semanas después de la pandemia simulada del 18 de octubre de 2019.

Cuando las teorías de la conspiración comenzaron a extenderse sobre la relación entre los dos eventos, los organizadores emitieron una respuesta.

“Recientemente, el Centro de Seguridad Sanitaria [de Johns Hopkins] ha recibido preguntas sobre si ese ejercicio pandémico predijo el brote actual del nuevo coronavirus en China. Para ser claros, el Centro para la Seguridad de la Salud y sus socios no hicieron una predicción durante nuestro ejercicio de mesa”, declaró Johns Hopkins el 24 de enero de 2020.

“Para el escenario, modelamos una pandemia de coronavirus ficticia, pero declaramos explícitamente que no era una predicción”, agregaron los organizadores. “No estamos prediciendo ahora que el brote de la nCoV-2019 matará a 65 millones de personas. Aunque nuestro ejercicio de mesa incluyó un nuevo coronavirus simulado, las entradas que usamos para modelar el impacto potencial de ese virus ficticio no son similares a la nCoV-2019″.

Fuente: The Epoch Times en español

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s