Documentos muestran que los Los Institutos Nacionales de Salud de EE.UU. financiaron investigaciones de ganancia de función en China – Zachary Stieber

Los Institutos Nacionales de Salud de EE.UU. (NIH) financiaron una investigación en China que creó una forma más potente de coronavirus de murciélago, según documentos recientemente divulgados.

Esta vista aérea muestra el laboratorio P4 (centro) en el campus del Instituto de Virología de Wuha Fuente: The Epoch Times en español

Un experimento realizado en el Instituto de Virología de Wuhan, situado cerca de donde se informaron los primeros casos de COVID-19, comparó ratones infectados con el coronavirus de murciélago original con ratones infectados con una cepa modificada creada por investigadores, según los documentos.

Los ratones infectados con la versión modificada “se enfermaron más que los infectados” con la versión original, dijo el 20 de octubre Lawrence Tabak, subdirector principal de los NIH, a los legisladores (pdf).

El “experimento limitado” tenía como objetivo ver si “las proteínas de los coronavirus de murciélago, que circulan naturalmente en China, eran capaces de unirse al receptor ACE2 humano en un modelo de ratón”, escribió Tabak, añadiendo que el “resultado inesperado” no era “algo que los investigadores se propusieran”.

Ya sea intencionada o no, la investigación se ajusta a la definición de ganancia de función, dicen algunos expertos.

“La manipulación genética tanto del MERS como del SARS, realizada en Wuhan, claramente constituyó experimentos de ganancia de función”, dijo Jonathan Latham, director ejecutivo de The Bioscience Research Project, a The Epoch Times en un correo electrónico. “Además, es absurdo por parte de los NIH describir la patogenicidad viral mejorada que se observó en los experimentos que financiaron como ‘inesperada’ cuando claramente estos experimentos se diseñaron expresamente para detectar una mayor patogenicidad”.

Los NIH “corrigen las afirmaciones falsas del director de los NIH, Collins, y del director del NIAID, Fauci, de que los NIH no habían financiado investigaciones de ganancia de función en Wuhan”, escribió en Twitter Richard Ebright, biólogo molecular de la Universidad de Rutgers.

Los documentos recién publicados consisten principalmente en el quinto y último informe de progreso (pdf) de la serie de subvenciones. El informe se presentó el 3 de agosto, más de dos años después de que concluyera la investigación.

El informe final de EcoHealth también contenía una descripción de la experimentación con clones de MERS-CoV, un virus que causó un brote en el Medio Oriente en 2012 y que tiene una tasa de mortalidad de aproximadamente el 35 por ciento, según la Organización Mundial de la Salud.

Los científicos dijeron que utilizaron una “estrategia de genética inversa similar” en estudios a los coronavirus de murciélago y, después de construir un “clon infeccioso de longitud completa de MERS-CoV”, reemplazaron el dominio de unión al receptor del virus con dominios de varias cepas de coronavirus identificadas en murciélagos del sur de China.

Jack Nunberg, virólogo y director del Centro de Biotecnología de Montana en la Universidad de Montana, le dijo a The Epoch Times en un correo electrónico que ambos virus usan la misma proteína receptora.

“Al mantener la misma proteína receptora, etiquetaría el experimento como demasiado arriesgado (debido a la columna vertebral patógena y sus hallazgos previos de mayor virulencia en algunas quimeras)”, dijo.

Tanto el Dr. Francis Collins, director saliente de los NIH, como el Dr. Anthony Fauci, quien dirige el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de la agencia, han negado que la agencia haya financiado la investigación de ganancia de función en China.

“Ni los NIH ni el NIAID han aprobado alguna subvención que hubiera apoyado la investigación de ‘ganancia de función’ de los coronavirus para aumentar su transmisibilidad o letalidad en los seres humanos”, dijo Collins en un comunicado de mayo.

El término generalmente se refiere a cualquier investigación que aumente la patogenicidad o transmisibilidad de un agente biológico como un virus.

La investigación en cuestión fue financiada a través de millones de dólares en subvenciones de los NIH a EcoHealth Alliance, que luego canalizó dinero al laboratorio en Wuhan.

Los NIH se han negado repetidamente a hacer públicos los documentos relacionados con la investigación y sólo han revelado muchos de ellos tras ser demandados o presionados por miembros del Congreso.

“Gracias al arduo trabajo de los republicanos del Comité de Supervisión, ahora sabemos que el dinero de los contribuyentes estadounidenses financió la investigación de ganancia de función en el laboratorio de Wuhan”, dijo el miembro principal de supervisión de la Cámara, James Comer (R-Ky.), a The Epoch Times en un correo electrónico.

Los documentos fueron enviados a Comer y la representante Cathy McMorris Rodgers (R-Wash.), la principal republicana en el Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes.

Los NIH dicen que una revisión al plan de investigación de EcoHealth, antes de asignar los fondos, determinó que su investigación no se ajustaba a la definición de investigación que involucra “patógenos mejorados con potencial pandémico” porque no se había demostrado que los coronavirus de murciélago infecten a los humanos. Sin embargo, “por mucha precaución”, el lenguaje en los términos y condiciones de la concesión de la subvención indicaba que una revisión secundaria se desencadenaría por múltiples escenarios, incluido uno en el que la capacidad de replicación del virus se incremente a 10 veces su capacidad normal.

“Esto significa que EcoHealth debería haber informado si alguno de los virus que se estaban probando se replicó 10 veces más rápido o más de lo que lo haría el virus de control sin sus nuevas proteínas de pico”, dijo un portavoz de los NIH a The Epoch Times en un correo electrónico.

EcoHealth no cumplió con las condiciones de la subvención, dijo Tabak, y se le notificó que tiene cinco días a partir del 20 de octubre para enviar a los NIH todos los datos no publicados de los experimentos y del trabajo realizado con la subvención.

Ante la acusación de algunos de que los nuevos documentos muestran que Fauci y Collins le mintieron al Congreso, el portavoz de los NIH dijo que la acusación es incorrecta.

La impugnación parece girar en torno a diferentes definiciones de la investigación de ganancia de función. Los NIH la han definido como la investigación que “se anticipa razonablemente para conferir atributos a… los virus de tal manera que el virus resultante tiene una mayor patogenicidad y/o transmisibilidad (a través de la vía respiratoria) en los mamíferos”. Su oficina matriz, el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), define los “patógenos pandémicos potenciales mejorados” (pdf) como un patógeno altamente transmisible y altamente virulento que se mejora a través de las investigaciones.

“Si bien los hallazgos de este experimento limitado en ratones fueron algo inesperados, el NIAID revisó el informe de progreso y determinó que la investigación descrita en el informe de progreso no habría provocado una revisión, bajo el Marco P3CO del HHS, porque los coronavirus de murciélago utilizados en esta investigación no han demostrado infectar a los humanos y no se esperaba razonablemente que los experimentos aumentaran la transmisibilidad o la virulencia en los humanos”, dijo el portavoz.

La subvención está suspendida mientras los NIH llevan a cabo una revisión que incluye trabajar con EcoHealth para obtener más información sobre su incumplimiento.

EcoHealth no ha respondido a las solicitudes de comentarios, incluidas las preguntas enviadas el mes pasado después de que se hiciera público otro conjunto de documentos que detallaban otros trabajos que la organización sin fines de lucro financió con dinero de los contribuyentes estadounidenses.

Las nuevas revelaciones se suman a la preocupación por la transparencia gubernamental, dijo Gary Ruskin, director ejecutivo de U.S. Right to Know, en un correo electrónico a The Epoch Times.

“Ha sido obvio durante décadas que nuestro gobierno federal no es lo suficientemente transparente, que no hay suficiente supervisión del Congreso y que la Ley de Libertad de Información necesita urgentemente un fortalecimiento. Los ciudadanos necesitamos mejores herramientas de transparencia para descubrir todo tipo de corrupción, mala gestión, despilfarro, fraude, abuso de poder y desastres inminentes”, dijo, y agregó que los NIH en particular tienen un historial “pésimo” de transparencia.

“Incluso si la investigación EcoHealth realizada bajo la subvención de los Institutos Nacionales de Salud no se ajusta con precisión a la definición de ganancia de función, que deben decidir los científicos y no los analistas de políticas, la transparencia del gobierno ciertamente requería que los NIH revelaran esta información al principio de la pandemia de COVID-19. Llegados a este punto, es obvio que los NIH y otras agencias sanitarias del gobierno requieren una reforma y una supervisión mucho más intensa por parte del Congreso y, en algunos casos, la abolición total”, añadió S.T. Karnick, director de publicaciones de The Heartland Institute.

Fuente: The Epoch Times en español

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s