La vida en silencio de Macarena Olona y sus otras razones

Puede seguirnos en nuestro canal sin censura de Telegram

Tras perder más de siete kilos en la campaña, y con un cáncer que necesitaba tratamiento urgente, Olona sondeó la posibilidad de alternar su escaño en el Parlamento andaluz con el Senado por designación autonómica, pero varios dirigentes de Vox convencieron a Santiago Abascal de que era imposible compaginar ambas tareas y que la candidatura idónea era mantener en ese puesto a Jacobo Robatto.

Para Olona aquello suponía también un varapalo económico pues veía cómo su sueldo de portavoz adjunta en el Congreso (117.698 euros brutos anuales) menguaba hasta los 64.316 euros en Andalucía teniendo que pagar un piso de alquiler al tener que abandonar su casa de Madrid con su bebé.

Cuando se supo que Robatto por la Ley de Paridad no podía ser senador autonómico ella pensó que tendría esa oportunidad. Sin embargo, el partido decidió que fuese una parlamentaria novel. Aquello fue un jarro de agua fría.

Le argumentaron desde la formación que no podía compaginar la portavocía en el Parlamento andaluz con el Senado y aquello sonó a excusa cuando se conoció que el socialista Juan Espadas sí iba a hacerlo

Aquello cayó como un jarro de agua fría en Olona que, a pesar de todo, decidió tirar del carro y tomar posesión en el Parlamento andaluz y empezar a acaparar la atención mediática.

En esos días no sintió el cariño de la formación y ella lo necesitaba por su maltrecho estado de salud. Sintió más cercanía del PP que de VOX y ella guarda una relación estupenda con Elías Bendodo y Juanma Moreno. Ella quería haber estado también en el Senado para estar cerca de su familia y curarse en Madrid con sus médicos de confianza. Pero sus deseos no se vieron satisfechos y Olona hizo crack.

En la constitución del Parlamento andaluz ningún primer espada nacional le acompañaba como sí habían hecho en Castilla y León. Ahí entendió Olona qué es la política y analizando su situación médica vio que lo mejor era cortar por lo sano.

Para qué entregar su vida en cuerpo y alma a un partido donde algunos, al margen de Abascal, querían impedir su crecimiento político. Para qué poner en riesgo su maltrecha salud por una profesión tan ruin como la política.

Ahora guarda silencio por lealtad a los españoles y no hará sangre contra VOX. Ella es una mujer de valores y de honor.

La vida de Macarena Olona cambió con un escueto comunicado hace dos semanas y dos días. Aquel viernes caluroso de julio la abogada del Estado provocó un tsunami informativo e interno en su formación tras anunciar su abandono de VOX y de la política. Los rumores sobre los motivos se dispararon, aunque ella dejó clara que la razón era un problema médico que era incompatible con su exposición mediática. Recibió un aluvión de mensajes de afecto tanto en redes sociales como en su móvil personal y decenas de peticiones de entrevistas. Rechazó todas y cada una de ellas. Tanto las de directores de medios amigos que sólo querían despedirse de ella con una portada de reconocimiento como de aquellos periodistas que solo buscaban en sus palabras carne para dinamitar a su partido. «No hablaré ni ahora ni nunca», dejó saber Olona que abandonó cualquier actividad en las redes sociales. Quiso cortar por lo sano. Pasó de postear y tuitear a diario a guardar un silencio sepulcral. Algo nada fácil para una mujer coraje que ha tenido que aguantar estos días habladurías de todo tipo. Olona decidió desaparecer. Y dejó a su partido en estado de shock, a la militancia huérfana y algunos que intrigaron contra ella usando su poder orgánico felices.

La ex dirigente de Vox se ha refugiado en Alicante junto a su madre y su hijo y ha preferido no entrar al trapo de ninguno de los artículos que han sido escritos al dictado de algunos de los que desde dentro de VOX trataron de denostarla por su enorme valía. Alejada de los focos, lo cierto es que Olona sigue a día de hoy recibiendo cientos de mensajes de agradecimiento. Hoy mismo volvía a ser Trending Topic. La militancia quiere su regreso, aunque ella solo piensa ya en recuperarse de su problema médico y volver a la Abogacía del Estado. Ha conocido en pocos días el lado más cruel de la política.

Los mensajes de agradecimiento que recibe son de ciudadanos de a pie de calle como de miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que sentían especial debilidad por ella. Olona ha dejado claro en su perfil de Whatsapp cuál es su principal prioridad ahora: su hijo.

En su nueva vida en silencio Olona sigue pendiente de la actualidad y de los comentarios que postean sobre ella en redes sociales. Con la mayoría disfruta y no sabe cómo devolver tanto afecto. Personas que ni siquiera conoce se han enterado de su móvil y le escriben mensajes tan bonitos como éste: «Buenas tardes no se si lo leerás pero solo decirte que eres única y auténtica y aunque sé que hemos perdido a una de las mejores políticas y defensoras del mundo!!! me alegro pues no se te iba a valorar por envidias y demás cosas que tiene la política…Con los valores tu sabiduría tu saber estar tu belleza y tu autenticidad dejará huella hagas lo que hagas disfruta de tu tesoro más preciado que es tu hijo yo como madre de tres varones te digo que no hay partido ni dinero que valga lo vivido con mis hijos uno tiene 30 otro 25 y otro 18 mis tres tesoros y por ellos lucharé y por defender a España hasta mi último anhelo…Te fuiste tú y yo me borré del partido de Vox….Sin ti yo ya solo tengo obligación como ciudadana a votar pero no a luchar por un partido que no ha sabido valorar su mejor tesoro un abrazo muy grande de una gran patriota para ante todo madre esposa y pensando que nunca me abandonará el más grande Dios ahora mi tiempo libre es para su adoración y para que nos proteja ….Viva Macarena», le escribió una seguidora.

Olona ha reconocido a su entorno más próximo que a esas personas «les abrazaría llena de amor» y les ha manifestado su orgullo. También les ha reconocido el dolor que ha sufrido en sus últimas semanas en política. Porque Olona, a pesar de ser una buena persona, también ha sufrido eso que llaman el fuego amigo. Peor que un editorial de El País o un reportaje de Pedro J rebuscando en su pasado. Porque llegó agosto, pero los comentarios en torno a su abrupta salida no cesaron entre los cargos y militantes de Vox. «¿Qué le ha pasado a Maca? ¿Tiene una enfermedad grave? ¿Ha sido más un tema de estrés que ha convertido en excusa para salir de un partido con el que estaba desengañada?», son algunas de las preguntas que se hacían miembros del partido que se enteraron por la prensa de su dimisión de todos los cargos. Porque Olona pasó de tomar posesión en el Parlamento andaluz aparentemente feliz tras encontrar piso en Sevilla y guardería para su pequeño a abandonar la política de forma sobrevenida. Los rumores maldicientes en las redes sociales y en los grupos de WhatsApp circularon sin piedad. Tanto fuera como dentro del partido. Ella prefirió morderse la lengua. Lo cierto es que Olona era muy querida por la militancia, pero no tanto por algunos cargos orgánicos que no veían con buenos ojos que fuese un verso suelto en una estructura tan jerarquizada como Vox. Siempre contó con el apoyo férreo y cariño de Santiago Abascal, pero en la voraz dinámica de los partidos no se sobrevive solo con la venia del jefe.  Hay un día a día, decisiones que no pasan por él, que hacen mella. Olona fue acumulando sinsabores. Y explotó por dentro.

Fuentes de la formación hablan de la ausencia de feeling con el secretario general de VOX, Javier Ortega Smith, con quien apenas tenía trato. Su tuit de despedida dejó claro que ella a quien siempre estará agradecida es a Abascal. Subió varias fotos con él. Fue un encuentro con él lo que le llevó a Vox tras ser contactada por Iván Espinosa de los Monteros vía Linkedin.

Que Macarena Olona destacase en el Congreso y sus discursos fuesen más virales que el de otros cargos con más peso orgánico en el partido no gustaba a algunos de ellos. Como en todos los partidos el destacar genera muchos aplausos fuera, pero también rivalidades dentro. Lo que se conoce como el fuego amigo. La decisión de Macarena Olona y Santiago Abascal de probar suerte en Andalucía como cabeza de cartel no gustó a determinados dirigentes del partido que optaban más por un candidato desconocido como se hizo con éxito en Castilla y León con Juan García Gallardo o uno autonómico como Manuel Gavira. Vox es un partido joven, pero ya cuenta con veteranos cargos que llevan desde su fundación en 2013 y algunos de los cuales no les gusta la llegada de «paracaidistas», personajes ajenos a la estructura del partido con una trayectoria profesional encomiable y que no vivieron la dura travesía del desierto que le tocó a Vox a hacer en sus comienzos donde eran ninguneados por los medios de comunicación. Olona, como decimos, gozaba de simpatizantes dentro de la formación, pero también de detractores que han intrigado contra ella y que usaron su fracaso en Andalucía para intentar ‘matarla’ políticamente. Algo habitual en los partidos políticos. Personas que internamente ridiculizaron su candidatura desde que prácticamente se oficializó y que incluso intentaron colocar a este medio de comunicación la idea de que Santiago Abascal había decidido lastrar su proyección mandándola al destierro en Andalucía. Nada más lejos de la realidad.

Abascal y Olona se profesan un cariño mutuo. El líder de Vox siempre la defendió internamente de los ataques que recibía. Así lo reconoció Olona en una entrevista en EDATV tras las elecciones andaluzas donde hablaba de los códigos de lealtad que le guiaban y el papel de protector de su líder. «Santi Abascal siempre está ahí. Si yo me llevo golpes tengo un mando cuya espalda miro porque siempre está por delante para llevarse los primeros golpes», reconoció.

Fue idea de Abascal mandarla a Andalucía pensando que las críticas que recibía de los entornos del presidente andaluz Juanma Moreno eran sinónimo de temor en el PP. Asesorado por un reducido grupo de sabios entre los que se encontraba el ex ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, que le recomendó que a Andalucía tenía que llevar a un primer espada porque ahí comenzaba la muerte del sanchismo, Abascal habló con Olona y sondeó esa posibilidad. Había visto el enorme cariño que le tenía el público andaluz cuando se dejaba ver por el sur y creyó que era la mejor opción. Apostó por ella con todas las consecuencias y ella solo le pidió tener control de su campaña. Impuso, según fuentes de la dirección de Vox, en el partido al ex director de RTVE, Álvaro Zancajo, como director de comunicación, y aquello no gustó a algunos dirigentes de Vox que consideraban que era una persona de la confianza del PP.

La primera fricción de campaña fue la decisión de Olona de aparecer ella sola en el cartel, un hecho que no gustó a algunos dirigentes que consideraban que era fundamental vender la marca Santiago Abascal como se hizo en las primeras andaluzas o en las de Castilla y León. «Fue una idea suya y convenció a Santiago de que era buena idea. En el transcurso de la campaña nos dimos cuenta de que fue un error porque había gente en los pueblos que no tiene redes sociales y que conocía a Santiago montado en caballo y alguno en el partido se lo echó en cara», explica un dirigente de VOX, aunque otros miembros del partido desmienten este extremo. Olona pidió poder de decisión en la campaña y con su equipo diseñaron una campaña muy presente en las fiestas populares que permitió a la izquierda frivolizar su candidatura por intentar parecer que era andaluza. Estalló la polémica del empadronamiento de Olona en Salobreña y la representante de Vox recibió ataques feroces por parte de medios de comunicación que también habían buceado en su vida privada para sacar trapos sucios. Aquello lo llevaba mal Macarena como las críticas y los memes que surgieron en torno a su andalucismo impostado. Lo que Olona pensaba que iba a ser un camino de rosa con los andaluces entregados a sus pies, se tornó en un auténtico calvario. Con una campaña agotadora con pugnas con la dirección nacional por el planteamiento de campaña y ataques constantes de los medios. Olona comenzó a sentir la presión y el agotamiento tras una legislatura muy intensa en el Congreso. Y el asunto de Salobreña le hizo pensar que la mejor idea era dormir todos los días de campaña en Salobreña, incluso cuando la ubicación de los actos recomendaba hacerlo en un hotel para ahorrarse unas horas de conducción. «Si tenían un acto en Sevilla y al día siguiente cerca de la ciudad, Macarena decidió que tenía que irse a dormir a Salobreña para luego volver y eso es matador», cuentan desde su equipo de campaña.

Llegaban los primeros sondeos internos a Vox de la única encuestadora de la que se fían y los malos augurios redoblaron la presión sobre Olona. Ella era consciente que gran parte de la cúpula del partido no había estado de acuerdo con su nombramiento y sabía que un fracaso se utilizaría en su contra. La candidata de Vox llegaba a los mítines exhausta, con cara de cansada que incluso le obligó a contratar a la maquilladora del Toro TV, que se ha convertido también en su confidente durante la campaña. Olona presentaba un aspecto con siete kilos menos pese a no hacer deporte y eso a los que la conocía auguraban que algo no iba bien. Pero ella no confesó problema médico alguno a su equipo de campaña. Arrastraba estos problemas médicos, pero prefirió guardárselos para sí y llevar la penitencia por dentro. «Maca estuvo irreconocible en campaña. No era ella. Empezó a cancelar entrevistas con gente a la que aprecia, también con medios que son necesarios para sacar un buen resultado en Andalucía y tampoco conectaba con el público como solía hacer», cuenta una persona que formó parte de su comitiva.

Olona tampoco estuvo cómoda en los debates. Primeramente, porque en la preparación del mismo surgió un gran desencuentro con la dirección nacional. «La propuesta de cerrar Canal Sur no era de su agrado, pero en la dirección le obligaron a decirlo en el primer debate contra su criterio porque iba en el programa nacional de Vox el cierre de las televisiones autonómicas. En la dirección de Vox reconocen que era una medida acertada porque Canal Sur no es como otras autonómicas que apenas se ven, pero que tenían que ser fieles a su discurso. En el segundo debate Olona consiguió convencer a Abascal de que había que cambiar el discurso y no optar por el cierre sino por la racionalización», explican desde el que fuera su núcleo duro de campaña.

Y llegó el día D, el 19 de junio, y Olona pasó nerviosa toda la jornada. Los augurios no eran buenos y ella nunca había vivido un fracaso profesional. Siempre había sido una ganadora desde que era estudiante universitaria y no encajaba bien las derrotas. También como abogada del Estado había labrado una trayectoria exitosa desmontando casos de corrupción como Mercasa. Olona fue a buscar paz interior a la basílica de la Macarena en Sevilla en la más absoluta soledad. Cayó la noche y la mayoría absoluta de Juanma Moreno dejaba KO a Olona que había pronosticado durante la campaña que el malagueño sería su vicepresidente. Vox subía en dos escaños, pero la mala gestión de las expectativas convirtió esa subida en un fracaso y en una excusa para los detractadores de la alicantina para afilar sus cuchillos.

Olona se refugió en su familia, principalmente su madre y su hermana, para digerir el palo. Conoció de primera mano lo que era el fuego amigo y fue desagradable para ella ver cómo personas sin trayectoria profesional más allá del partido trataban de cargar contra ella. Los mismos, que según reconoció a ella, habían buscado eliminar la meritocracia de Vox en su proceso de implantación territorial. Olona había criticado internamente en más de una ocasión determinadas decisiones orgánicas y había pedido una mayor profesionalización de Vox y aquello no gustó entre algunos gerifaltes de Vox. Olona sondeó la posibilidad de alternar su escaño en el Parlamento andaluz con el Senado por designación autonómica, pero varios dirigentes de Vox convencieron a Santiago Abascal de que era imposible compaginar ambas tareas y que la candidatura idónea era mantener en ese puesto a Jacobo Robatto

Fuente

Un comentario en “La vida en silencio de Macarena Olona y sus otras razones

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s