El martirio republicano a una embarazada de ocho meses: «Le abrieron el vientre y mataron a las dos»

Puede seguirnos en nuestro canal sin censura de Telegram

Un libro recupera las historias de 91 mártires valencianos asesinados durante la persecución religiosa de los años 30 del siglo pasado

Violadas, quemadas vivas y tiroteadas: víctimas de la persecución religiosa de la República en Valencia

Imagen de una iglesia arrasada durante la persecución religiosa republicana ABC

«Con amor en el perdón» recoge la biografía de 91 mártires valencianos de la persecución religiosa republicana de los años 30 del siglo pasado, que acaba de ser publicada, obra de Mª Asunción Sotillos Rubio, licenciada en Filosofía y Letras, sección Historia, por la Universidad de Navarra y, actualmente, secretaria de la delegación diocesana para las Causas de los Santos del Arzobispado de Valencia. Entre las asesinadas está una mujer embarazada de ocho meses, a quien abrieron el vientre sacando a la criatura y matando a las dos.

Mª Asunción Sotillos, casada, madre y también abuela, forma parte del Tribunal o de la Comisión Histórica en varias causas y conforme apunta, en una entrevista publicada en el semanario este libro es el resultado de la labor de investigación de muchas personas, que ella ha recopilado y a la que ha dado forma. about:blank«Lo que nos ha movido a publicar este libro es dar a conocer a los 91 siervos de Dios cuyo proceso de canonización por martirio en fase diocesana fue clausurado el pasado 22 de enero, fiesta de San Vicente Mártir, en la Catedral de Valencia», asegura.

Encabezado por Miguel Payá Alonso de Medina, vicario general del arzobispado y deán de la catedral de Valencia, este grupo está formado por 66 sacerdotes diocesanos, 8 religiosos y religiosas y 17 laicos y laicas. Todos ellos entregaron su vida en la persecución religiosa que hubo en España en los años treinta del pasado siglo XX. nullEsperando y respetando el veredicto de la Congregación para las Causas de los Santos, «hemos querido, no obstante, presentar una breve relación de las vidas y muertes de todas esas personas, porque hay en ellas muchas cosas que pueden estimularnos a imitarlos en su fe, esperanza, y amor a Dios y a los hermanos, como indico en la presentación del libro».«Los Mártires, memoria histórica de verdad»

En el libro, tras el prólogo del cardenal Cañizares, que titula ‘Los Mártires, memoria histórica de verdad’, hay una introducción de Ramón Fita Revert, delegado para las Causas de los Santos, en la que explica en varios apartados lo relacionado con la persecución religiosa de los años 30 del siglo XX en la diócesis de Valencia, la recogida de datos sobre los mártires y los procesos de beatificación y canonización por martirio incoados en esta diócesis desde los años 50 del pasado siglo hasta la actualidad.

Se presentan seguidamente lasbiografías de estas 91 personas. Debajo de la fotografía consta el cargo o la función que tenían en el momento de la muerte, el lugar y las fechas de nacimiento y defunción, así como la edad. A continuación, se presenta su biografía en tres grandes apartados: primeros años; formación; actividad pastoral o apostólica; persecución y martirio. Finalmente se muestran en un cuadro-tabla las vinculaciones de todas estas personas por nacimiento, actividad apostólica, lugar del martirio y sepultura con las distintas poblaciones en las que transcurrió su vida.

Este libro es el resultado del trabajo de investigación de muchas personas y durante muchos años. No es una obra de ficción, ni se trata de ‘leyendas piadosas’. La Congregación para las Causas de los Santos exige una adecuada justificación de todas las afirmaciones que se presentan, en este caso sobre la vida, martirio y fama de martirio de todos estos siervos de Dios. Partiendo de la importante documentación recogida desde los años 40 sobre todas las personas que se consideraba que habían sido asesinadas ‘in odium fidei’, por odio a la fe, en la persecución religiosa que sufrió España en la década de los años 30, y que se agudizó claramente a partir del 18 de julio de 1936, en el caso de Valencia esencialmente desde julio (el primero en ser asesinado por ese motivo es el siervo de Dios Rafael Ramón Llin, sacerdote, dedicado al mundo obrero, el 27 de julio) a enero de 1937, un equipo de varias personas ha ido recogiendo documentación en diferentes archivos con el fin de ratificar las afirmaciones recogidas.

Testimonios de fe, esperanza y amor a Dios Como historiadora, en esta obra, «he disfrutado un montón» y como cristiana «he podido comprobarverdaderos testimonios de fe, esperanza y amor a Dios y a los hermanos en personas… como nosotros, como puedo ser yo misma». Como indicaba san Juan Pablo II, «el siglo XX fue el siglo de los mártires; el siglo en el que más mártires ha habido hasta ahora». Al leer los testimonios sobre todas estas personas «no puedes dejar de interrogarte a ti misma: ¿Y si de pronto llamaran a mi puerta y viniera un grupo de personas con fusiles preguntando por mí? ¿Y si me llevaran detenida y me encarcelaran? ¿Y si oyera que pronunciaban mi nombre y me sacaran en un coche hacia donde claramente iban a asesinarme? ¿Daría gozosa mi vida por Cristo? ¿Podría perdonar de verdad a mis asesinos?», explica.

Según Mª Asunción Sotillos, «contamos con testimonios preciosos de cómo estos siervos de Dios, hombres y mujeres como nosotros, respondieron en esos momentos. Testimonios recogidos en esos primeros años de personas que los conocieron y trataron, que fueron testigos de sus detenciones y en algunos casos incluso de su cruenta muerte. Y lo que más me ha impactado, como es lógico, es el amor con el que fueron capaces de perdonar. El título del libro, ‘Con amor en el perdón’ es fruto precisamente de esa reflexión. En este grupo «hay varias mujeres decididas y valientes que no dudaron en acompañar al martirio a las personas a las que querían. Es el caso de Julia Mateu Ferrer, que no abandonó a su hija, la beata María Climent Mateu; Pilar Ribas Gravet, quien también quiso acompañar hasta el final a su hermano Pedro, sacerdote; María Marticorena Delgado, que -pudiendo haberlo hecho- no quiso escapar y acompañó a su tío sacerdote y a su hermana cuando salían detenidos; María Ortells Gimeno, que ayudó a varias religiosas facilitándoles alojamiento y compañía cuando estas tuvieron que abandonar sus conventos, que subió serenamente también con ellas en la camioneta que las llevaba al martirio y que curiosamente es la única de ese grupo que todavía no ha sido beatificada».

También admiro la «valentía de algunos jóvenes como Eduardo Gimeno Palomares, albañil y presidente de los jóvenes de Acción Católica de Tabernes de Valldigna, de 25 años, quien en marzo de 1936, tras la profanación de una ermita, fue recogiendo una a una todas las formas consagradas desparramadas por el suelo sin hacer caso de los insultos y escarnios de los que contemplaban su acción; Emilio Solanes Escrihuela, el más joven, quien con 18 años prefirió también morir antes que adjurar de su fe».Y como ejemplo de perdón «me impresiona especialmente el caso de Hortensia Serra Poveda, embarazada de ocho meses, a quien abrieron el vientre sacando a la criatura y matando a las dos.

Igualmente, Mª Asunción Sotillos destaca la valentía de los más jóvenes, que recibieron la ordenación sacerdotal «en un momento en el que se había iniciado ya claramente la persecución religiosa (aquí en la diócesis valentina los ejemplos son abundantes desde febrero de 1936) y que no dudaron en seguir su vocación, la llamada del Señor, desoyendo los avisos de sus familiares más cercanos»«Destacando un aspecto u otro podría nombrarlos a todos, porque creemos que, con la ayuda del Señor, entregaron su vida como mártires de Cristo». Según la autora, «en este momento en el que parece surgir en muchas personas un odio acumulado durante mucho tiempo es bueno que conozcamos a todas esas personas en las que lo que brilla es el amor y el perdón».

Fuente

Un comentario en “El martirio republicano a una embarazada de ocho meses: «Le abrieron el vientre y mataron a las dos»

  1. No es exactamente «persecución religiosa»

    Fue «persecución CATÓLICA «, porque sólo hubo persecución, torturas y ejecuciones en masa contra los miembros de esa religión.

    No lo hubo contra protestantes musulmanes o judíos.

    Por el número de las personas asesinadas, todas por ser de la misma religión, en menos de 6 meses, bien puede hablarse de un genocidio CATÓLICO.

    Y cuando se va con listas, en grupo y armados buscando por las casas o yendo directamente a conventos y seminarios, tampoco podemos hablar de «disturbios» o «descontrolados».

    Esto además es la misma persecución que los mismos hacen poco antes contra los mexicanos (guerras cristeras) y contra los franceses (decretos anticatólicos de 1902 y 1904)

    Me gusta

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s